Mi mundial ideal: Chupigamer 2014 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Mi mundial ideal: Chupigamer 2014
Para los que no están interesados en el fútbol, hago un ejercicio imaginario de un mundial gamer borracho, mi mundial ideal.
Por Jorge Hill
13 de junio, 2014
Comparte

20140121221257!TheInternational2012

“¿Acerca de qué escribiré hoy? si medio mundo va a estar más interesado por el mundial” pensé.

¿Sobre fútbol? no sé nada de eso, y a pesar de que no tengo ningún problema con el “deporte del esférico” en sí, tampoco me despierta el menor interés. Lo que tal vez sí “odio” un poco es a la gran maquinaria del espectáculo y consumo que se ha aprovechado de la popularidad del fútbol en México y otros lugares del mundo, a veces corrompiendo al deporte mismo y creando algunos de los fans más irracionalmente pasionales y consumidores; podrían ser la envidia de los fanboys de los Beatles, la serie gringa de moda o Jesucristo.

fans

¡Dragoncitos! ¡Muertos vivientes! ¡Crystal Meth! ¡Laura en América! 

Tampoco creo que el fútbol sea un método de control o de enajenación desde los altos mandos para usarse como cortina de humo para todas y cada una de las barbaridades que pasan en este país por culpa de mandatarios ineptos y un estado corrupto controlador. Esta es una idea que considero tremenda idiotez de esa izquierda radical conspiranóica mexicana con un ojo tapado y con una cantidad grotesca de atajos mentales, ojalá las cosas fueran tan simples. Más bien, creo que cada quién decide enajenarse o no, con lo que tenga a la mano o le parezca más adecuado, y que lo hace para olvidar sus propias condiciones, calidad de vida, frustraciones o para llenar diversos vacíos por unos efímeros momentos. Tampoco creo que esa enajenación sea algo generalizado o constante, ya veo a algún pambolfan criticando este texto con un “Entonces todos los que ven fútbol están enajenados”. No, no. No todos, pero definitivamente los hay… muchos.

Como con toda buena adicción irracional, la maquinaria del espectáculo y consumo que se ha apropiado del deporte, invita a a regresar al objeto paliativo una y otra vez. Lo mismo da si es porno, apostar, el alcohol, drogas “suaves” o drogas “duras”, el futbol o las telenovelas.

Yo soy de los que prefiere el alcohol y los videojuegos, sería interesante tener mundiales de los dos y que todo mundo esté hablando, twitteando y facebookeando sobre eso, incansablemente, inmamablemente, durante un mes o más; tal vez así los futboleros, los sobrios y los que creen que los videojuegos son cosas del diablo, que nublan la razón y carcomen el cerebelo, comprenderían lo que es vivir en épocas mundialistas y no morir en el intento.

Así, imaginemos el hipotético mundial que sería ideal para mí:

MUNDIAL CHUPEGAMER 2014, EN SU PRIMERA EDICIÓN:

Maracana_2_embed

– Todos los restaurantes, fondas y antros tendrían pantallas gigantes donde se transmitiría, durante las 24 horas, a gente jugando diversos juegos y tomando de manera maratónica hasta vomitar y/o quedar inconsciente.

– Quinielas para ver quién pierde o gana los juegos, si los gana o los pierde estando más o menos sobrio que la persona con la que compitió. Cuando los juegos son masivos o multiplayer habría modalidades interesantes de apuesta, como esas de las carreras de caballitos, la trifecta y la no sé qué.

– 2×1 en todos los chupes, en antros, bares, changarros, fondas, tiendas y Oxxos, en to-dos lados.

– La gente andaría en la calle con camisetas en las que estaría impresa la cara nerda y nada carismática de su gamer favorito o favorita.

– Cámaras y comentaristas centrados en hablar sobre las “bellezas” que van a ver a los gamers en los estadios, plagados de pantallas gigantes. Chichis y nalgas en todos lados. Ya sé, esto de todas maneras pasa todos los días en Televisa y TV Azteca, así que no necesitarían de grandes cambios en sus contenidos, “actrices”, “cantantes”, edecanes, las “chicas que dan el clima” y las “comentaristas”.

– Los niños y jóvenes tendrían nuevos role models a seguir ¿si un chavito de 21 años que gana millones de dólares pateando balones es símbolo nacional, por qué no un chamaco borracho que acaba el Mario Bros en 15 minutos?

dota 2 gente

Ya existen copas mundiales de algunos juegos, como Dota 2, sus jugadores profesionales ganan miles de dólares.

– La industria videogamer ya es casi tan corrupta, mentirosa, aprovechada y abusiva como la del deporte, puede lograr la misma aceptación, injerencia y permeo cultural si se lo propone.

– La industria del alcohol puede buscar originales maneras a la Mad Men para publicitar sus productos, se me ocurre medir la cruda de los gamers al siguiente día y hacerle publicidad a los chupes que dejaron menos jodidos a nuestros e-deportistas más queridos.

original

 

Portal 2 sería muy difícil ya pedón.

– Las chicas gamer tienen desde hace años una muy buena presencia en algo que se pensaba exclusivamente masculino, la tendencia sólo muestra que esto ha ido creciendo. ¿Deportes para machines? nel, aquí sí, todos serían iguales ¡Venga, chicas gamer y borrachas! sería su momento para gritarle al mundo: ¡Mato a headshots y aparte empedo!

Clan PMS, un grupo de gamers profesionales de Corea

Clan PMS, un grupo de gamers profesionales de Corea

– Patrocinios interesantes de las tiendas de videojuegos y consolas, así como las revistas y páginas de juegos en México, igual y así consiguen dinero para más adelante pagarle decentemente a sus empleados, escritores y reseñistas, o de mínimo un crash-course para que tengan la menor idea de lo que están hablando.

– Tremenda peda sería la inauguración, aunque a la clausura no llegue nadie porque todos están destruidos y ver un sólo pixel te haría vomitar.

– No habría fiesta, situación social o plática en las que el estúpido tema de los juegos y las pedas de tal o cual gamer fueran “deconstruídas” hasta el cansancio, analogándolas con la vida, la filosofía, la situación del país y los grandes eventos de la historia mundial.

– Todos se convertirían durante un mes en cyberdirectores técnicos: “Si hubieran sacado a Hill de la banca en los últimos minutos, hubiéramos ganado, güey, no mames”.

– Los taxistas platicadores tendrían, finalmente, otro tema.

cab-driver-taxi

Aunque tal vez sólo hablarían del “Cab Driver”, aburidísimo.

– El Perro Bermudez diciendo “¡Headshotcititito!” o “¡Tremendo counter!” o “Este joven gamer… salido de las fuerzas básicas del cibercafé coreano Soon Wok Pak”

– ¿Carreras cortas pero brillantes y llenas de dólares? bitch please, si logras pasar dos mundiales de estos, serías una leyenda el resto de tu alcohólica, gamer y corta vida.

Así, con este pequeño experimento de la imaginación, termino un escrito corto y relajado, porque ya sabemos que anda usted, querido lector, más interesado en ese mundial que sí existe y al que algunos a los que no nos interesa, tenemos que fletarnos. No hay de otra, es omnipotente y omnipresente, como la mirada de Dios según los cristianos: ni cuando estás masturbándote puedes huir… ya qué.

Sígueme en @JorgeHill y visita mi página Bufonismo.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.