Nuestras ondas y las de Francisco - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Nuestras ondas y las de Francisco
De ondas gravitacionales, visitas papales y nuestras limitaciones, ignorancias y prejuicios ante la ciencia.
Por Jorge Hill
14 de febrero, 2016
Comparte
pope_surfing_by_mahkohime

Dibujo: Mahkohime.deviantart.com

Dos eventos de talla cósmica nos llegaron al mismo tiempo a México. Primero llega el anuncio de que los científicos ya pudieron detectar las ondas gravitacionales que las teorías de Einstein proponían. Por un lado que se me aparece opuesto, llega la visita del papa, surfeando triunfal hasta nuestro terruño sobre las ondas gravitacionales causadas por un objeto más masivo que cualquier choque y fusión de hoyos negros: nuestra voluntaria ignorancia agachona de atribulado ranchito postcolonial.

Y es que hablar de los fenómenos en sí tiene su encanto ¡qué belleza que las cosas pasen! Pero lo que se nos escapa casi siempre es lo más importante de los fenómenos o los descubrimientos: sus implicaciones.

*Este sí tiene subtítulos en español, pa que no se queje de mi maldito anglocentrismo. Púchele al engrane, ponga “español”, luego púchele al “CC”.

Gifs, pictogramas y minivideos nos explican en qué consiste el fenómeno “onda gravitacional”, y me parece maravilloso que exista hoy en día este tipo de rápida y fácil divulgación científica que hacen en internet tantos geeks que no son científicos de profesión, y son, más bien, como diría mi querido Penn Jillette “porristas de la ciencia”. No tome a mal la frase, que para nada es peyorativa, me considero uno de ellos, muy orgullosamente y sin el menor arrepentimiento, al igual que el magazo que acuñó la frase y a quien medio le perdono que sea tan horrendamente libertarian.

i regret nothing dalek

Es únicamente un llamado a separarnos con humildad de aquellos que no sólo divulgan la ciencia, sino que la aplican, la hacen, la desarrollan, nos cambian la vida, nos la hacen más fácil sin que muchas veces nosotros lo sepamos y se hunden en muy complicadas especulaciones, ecuaciones y un cuerpo históricamente inmenso de conocimientos para poder generar más conocimiento sobre esa cosa majestuosa en la que existimos, esta cosa rara que nos contiene y nos incluye, esta cosa que somos. Nosotros, el universo viéndose a sí mismo, diría Sagan, con su siempre poético y profundamente amoroso acercamiento a los grandes huecos que nuestra limitada mente, evolucionada (que no “hecha”) para huir de depredadores, reproducirse a lo pendejo y hacer cositas sociales irrelevantes, intenta comprender.

sagan deal

Las implicaciones de que se hayan captado ondas gravitacionales son inmensas y sobrepasan a toda mini-divulgación, y claramente sobrepasan a este texto que no tiene intención -o capacidad en el autor- de exponer todas o la profundidad de cada una, pero hagamos un rápido intento:

  • La ciencia ha juntado una cantidad de conocimientos en su historia lo suficiente amplios y certeros como para predecir, con grandes posibilidades y exactitud, fenómenos que describen las propiedades fundamentales del universo.
  • El universo y el espacio no son, ni tienen por qué ser, adecuados o comprensibles para la vivencia y experiencia humana cotidiana. Ahí tenemos a la mecánica cuántica de la que tanto charlatán místico ha querido abusar sin tomar en cuenta que el mundo de lo muy pequeño no se comporta de la misma manera que el mundo de lo “material”. Ejemplazo de esta tara -o muy consciente charlatanería- es la bazofia hecha pasar por “documental” llamado “What The Bleep Do We Know”, que hace magistrales cherry pickings y tergiversaciones de las teorías cuánticas para decirte que puedes cambiar tu vida y hasta la materia sólo con el poder del pensamiento. Y es que no les desea uno el mal, pero sería magnífico ver a sus productores, entusiastas y otros tantos místico-mamadores de este mundo intentar cruzar una pared a millones de kilómetros por segundo, así como lo hacen las partículas subatómicas que dicen poder manipular con la mente.
  • Mi teoría favorita de el universo da otro pasito adelante: que bien podría sólo tener una propiedad, a la que llamaríamos “matemática”, y todo lo demás sólo serían interpretaciones de nuestra conciencia, siendo esta misma un complejo pero aún así muy limitado “subsistema” matemático que surge de una base de datos puros con funciones aleatorias.  Esta es una teoría que hoy se toma bastante en serio por científicos como Max Tegmark con su “Nuestro universo matemático” o Leonard Susskind (amigo e histórico rival teórico de Hawking) con su teoría del universo, y por lo tanto nosotros, como un tipo de holograma. En los links anteriores sus pláticas extendidas en inglés. Aquí una probadita, también tiene subs en español:

  • Que “la humanidad” ha llegado a desarrollar decodificadores (nuestra matemática y física, nuestro método científico) a grados en donde los códigos y lenguaje del universo, sus “secretos”, empiezan a ser legibles y claros para aquellos que han estudiado su lengua o le echan muchas pinches ganas a sus representaciones lingüísticas, o sea, las teorías verbales a las que ignaros matemáticos como yo nos tenemos que ceñir, forzando durísimo al hámster para que revolucione la ruedita mientras vemos diez documentales seguidos.

hamsters

  • De la que se habla más: pinche Einstein, tenía razón otra vez, de tantas y tantas que se han demostrado. Lo importante de esto sería dejar de ver a Einstein como un profeta científico que le atinaba a cosas, narrativa común en los medios, para empezar a ver que teorías sólidas tienen a su vez miles de implicaciones y fenómenos que podríamos llamar “secundarios”, que son en sí demostraciones de la mismas. Si quieres llegar a la enfermedad, busca sus síntomas con un buen diagnóstico diferencial, si quieres llegar a una madre busca a sus hijos, si quieres encontrar un invisible hoyo negro busca a las estrellas que bailan a su alrededor. Las cosas, sus funcionamientos y sus verdades están ahí -aunque sean construcciones matemáticas-, “esperando” a que tengamos el conocimiento, los medios, la evolución o la capacidad de procesamiento para entenderlos. El universo sólo es, y afortunadamente “le vale madre” lo que creas, o no, sobre él.

1-12-14-neil-degrasse-tyson-inside-alternate-ftr

  • Que es muy de nuestras épocas, y tal vez de todas, andar muy en el mame celebratorio de lo que anda en auge, pero que nos da una hueva inmensa averiguar bien y entender las implicaciones, si es que de refilón las vislumbramos; ahí, de pasadita por la ventana del tren. Y es que el universo y sus leyes son complicadas, muchas veces son contrarias a nuestra intuición, y pues… qué hueva, mejor ir a ver al papa y que nos hable de moral divina, eso sí lo entendemos, aparte cuenta con el gran gancho: la esperanza y la vida después de la muerte, aunque sea en un pinche infierno por abortar, o ser gay. Violar niños no, de eso no se habla.
  • Que a pesar de lo que tanto progre repite hasta el cansancio en esta horrenda oleada que vivimos hoy, la ciencia nunca había estado más en contacto con las masas. Sí, falta mucho y sería maravilloso que todos tuvieran más acceso al método y a los conocimientos que genera. Usamos la ciencia a diario, de hecho está embebida en nuestras mentes, todos somos un poco científicos, a menos de que seas #EspecieFallida e intentes cruzar paredes a diario. La ciencia es sólo un método y los conocimientos que genera son sólo eso, conocimientos. La ciencia no es creencia, ni fe y mucho menos religión, la ciencia no es poder ni élite de machos blancos trepados en inalcanzable torre de marfil, el poder y las élites son poderes y élites. El método no tiene consciencia, y si caemos en el gran error de otorgársela simbólicamente para forzar nuestra ideología, se esperaría que rápido lleguemos a que a un método “le vale madres” si usted es hombre, mujer, blanco, negro, pobre o rico. No se confunda, échele la culpa al sistema económico y al patriarcado de esas cosas, no a la ciencia, no haga usted el oso como su tía de Facebook que le echa la culpa al átomo mismo y hasta a Einstein de la bomba atómica. Vamos, no caiga en la tentadora y facilota oleada contemporánea de apuntar dedo flamígero a todo, sólo para nutrir su ya muy forzada agenda política e ideológica, cuidao, no le vaya a explotar un día como caja de Pandora.

Grafico ciencia y fe1

Añada, si gusta, “ideologías” al lado de “fe”.

Spoiler universal: normalmente ahí van.

  • Poder estudiar el universo a través de ondas gravitacionales, y los experimentos que se pueden desarrollar gracias a su confirmación, representa una ventana completamente nueva para el entendimiento científico y el entendimiento público del universo. Como algunos científicos lo describen: “es como si un sordo escuchara por primera vez”.

8af71855144459541173173911_700wa_0

  • Finalmente: Se demuestra una vez más que la ciencia es el único método que tenemos para poder dejar de hacernos pendejos a nosotros mismos y llegar a conclusiones veraderamente sólidas, aunque todas nuestras queridas ideologías, pseudociencias y religiones se caigan y mueran en el proceso. Será que nunca se necesitaron o sólo han funcionado como endebles muletas en esta churida adolescencia de la humanidad, de la que con tristeza parece que no queremos salir.

Me clavé más de lo que debía con la ciencia, sí, súper fanboy #SorryNotSorry. Pero así llegamos al cósmico fenómeno papal, que es encantador y al cuál tocaré sólo de refilón, porque ya fue mucho choro y porque la verdad es que ni merece más, y aunque lo mereciera… chale ¡es que ni da pa más!

El papa “progresista” llega a nuestro terruño medieval con entrada suavecita, mantequillosa, como en su casa, pues. Nada tonto, mi francis, se avienta unas buenas como que la creencia en Dios (en el suyo, eh, el de otros no) no está peleada con “las ideas científicas” -así les dicen ellos a las leyes del universo- como la evolución o el big bang. La cosa es que obviamente Dios causó el big bang y programó un sistema genético, ya luego echó la hueva al séptimo día y ahora se dedica a ver con desdén, desde su locochona dimensión ajena a nuestro alcance, cómo te masturbas para después juzgarte por todas y cada una de las cosas que haces, o que no haces. Veamos el universo según Panchi y sus cuates:

OB8J5U1

Y es que unos hablan de “progreso” en la iglesia cuando la humanidad y la ciencia dan veinte pasos mientras que las religiones dan uno, si es que lo dan. Ni cómo comprender cómo es que esto representa algo bueno, “consuelo de muchos, mal de tontos” o “consuelo de tontos, mal de muchos”, supongo. Así, millones de consolados andaban muy pendientes estos días, a ver si el Dios-En-La-Tierra les echaba un ojito mágico que cambiaría sus vidas para siempre. El papa que heróicamente sacó a la iglesia y a la religión del medioevo para dejarla quién sabe en qué mezcla de siglos para que no nos parezca tan irrisoriamente ridícula y psicóticamente delirante ¡viva el progreso!

Veamos las implicaciones de la visita del papa, pues.

  • Regañaron “como no sabiendo la cosa”, tipo tuit indirecto, a los políticos y empresarios corruptos mexicanos. No pudieron dormir.
  • Los medios masivos corporativos tradicionales tuvieron miles de oportunidades para hacer notas clickeables como “El papa dijo que”, “El papa hizo”, “Al papa le”.
  • La primera dama pudo producir su disco de elevado arte sacro dedicado a El Hombre Dios.
  • Se cumplió la función social y antropológica que hasta algunos ateos dicen que “sostiene” a la religión como fenómeno digno de mantenerse en el mundo: el consuelo efímero de una sociedad. Mientras, el alto precio cultural y social del “detallito”, las imposiciones morales y los lastres del progreso gracias al autoengañito chiquito cosita de nada,  se sigue pagando en el mundo. Claro, esta parte es la que habría que evitar y la que ya no gusta tanto a las “neutralidades”. Aviéntese usted una obviedad como “La religión no es el único problema del mundo ni el más importante” y siga su camino, imaginando que algo explota tras de usted con épica intelectualidad.
  • Nada más.
  • Pues… no, ya, nada.
  • Ah, sí, el ateísmo y la ciencia siguen creciendo en el mundo ¡YAY!

giphy asdf

Y podrá decir usted que qué tontería que ande yo extrapolando dos cosas que no tienen nada que ver, como la visita del papa y las ondas gravitacionales, y es probable que tenga unos cachos de razón: es tan arbitrario y mañoso como casi cualquier sistema de binarios opuestos en los que basamos toda nuestra cultura occidental… pero, esdeque tenía ganas de escribir sobre las dos cosas.

Entonces: Gracias, papa, por todas tus ondas, toda tu buena onda y tus deseos, valió muchísimo la pena que nuestros amados líderes paralizaran a una ciudad que con trabajos “funciona” en su estado “normal”. Porque de deseos y magiecitas milagrosas está hecho el mundo, es lo que lo mueve, lo moldea y lo cambia. Gracias miles, gracias totales.

Ay, San Asimov, te rogamos que el big data y la computadora cuántica sean los primeros pasos para tu psicohistoria, o de mínimo para un cuetito terraformador que nos saque, montado en verdaderas ondas gravitaciones, de este torcido y extraño planeta al que luego ya ni se le ve pa dónde.

@jorgehill

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.