¿Para qué escribir? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
¿Para qué escribir?
Una pregunta que tal vez nos hemos hecho todos lo que escribimos o pretendemos escribir. Un díalogo interno que responde personalmente a ¿Para qué escribir?
Por Jorge Hill
12 de septiembre, 2014
Comparte

¿para qué escribir?

Más de una semana con un gripón vengativo, que calcula su intensidad basándose en ausencia: “Si no te he dado en dos años, ahorita te voy a dar hasta por debajo de la lengua”. Y se pone uno insportable, más de lo normal, que ya es mucho. La enfermedad deprime y enoja, nos hace ver nuestras vulnerabilidades más básicas: un delicado saco de tripas más en el mundo.

Impensable echarse unos tuits, de por sí se tiene fama de amargueitor nadateembona. Mejor evitarnos mutuamente los “Pffft…”. Antes de cerrar Tweetdeck encuentro un volador “Yo no sé para qué escriben todos lo mismo”. El contexto es lo de menos y su importancia se diluye.

Para qué escriben todos lo mismo. Para qué escriben todos. Para qué escriben. Para qué escribir. Para qué escribo.

Cuando se es pobretón y se goza de una psique a la que hay que arrancarle la motivación a golpes hasta para ir al baño, las cosas que más valen la pena en esta vida matraca y marrana pasan de ser “lujos” a ser dioses casi intocables: Darse el lujo de querer y poder escribir esa novela que sigue en un diagrama sin sentido, un esqueleto endeble que da pena repasar; nadie lo puede ver, nadie lo debe ver. Darse el lujo de retomar esa recopilación de cuentos en la que ninguno llega a los estándares autoimpuestos; nada llega nunca a los estándares autoimpuestos.

También esas canciones siguen ahí esperando a que las termines y publiques, Jorge. No te hagas, deja de inventarte que les vas a hacer algo mágico que las haga sonar mejor, llevas un año sin sacar una canción.

Y a diario se leen, ven y escuchan cosas que logran el deseo de pedir como limosna una lobotomía “¿Cómo es posible que esta chingadera haya sido publicada?”, “¿Cómo es posible que esta chingadera sea tan exitosa?”.

—Ni le eches la culpa a tu país tercermundista y sus condiciones, esas en las que dices que tal vez el mero hecho de intentar ni siquiera valga la pena y sea una pérdida de tiempo. Deja de hacerte pendejo.

—Pero, pero, pe… 

Y entonces se acuerda uno que tiene un espacio privilegiado para venir a escribir aquí sus rants y sus opiniones sobre lo que se quiera, sin censura.

¡YAY!

Pero dicen que es un blogsucho, como todos los blogsuchos del mundo.

Pero bien sabes y te han confirmado que es uno de los más leídos del Animal Político.

Pero no es literatura, tampoco es académico.

Y como diría Lucerito: “¿Yyyyy? ¡¿YYYYYY?!”. Tú decidiste alejarte totalmente de lo académico desde que saliste de la carrera y es imposible que un blog sea verdaderamente académico o literario, como se lo hemos explicado pacientemente a uno que otro trollecillo o confundido que viene a dejar comentarios clichosos que nos hacen perder un poco más la ya prácticamente nula fe en la humanidad.

¿Estás escribiendo eso como continuación de un diálogo interno o como un adelanto a una posible crítica, hablándole directo al lector y saliéndote de este formato? ¿Necesitamos otra escisión, una tercera voz, un tipo de dialogoception?

¡No, espérate! Jajajaja, soy tlemendo.

—¡Sí, ya sé! LOL… pinche payaso. ¿Y los videos de cocina? les estaba yendo bien y eso que sólo fueron 4.

No quiero ser confundido con un pinche Youtubestar o un pinche Tuitstar que sólo quieren andar enseñando la jeta y no pueden construir un puto chiste ni a la viejita y clásica “setup – punchline”, cyberadalramonesdelaverga… no hay nada que aprender, no hay nada que analizar, no hay metaforita ni jiribilla, lo único que se encuentra por todos lados es una flagrante y grotesca búsqueda por el culto a su personalidad, cosa que logran rápidamente gracias a los millones de borregos de allá afuera tan necesitados de adorar alguna imagen facilita, la que sea, pero que sea bien pinches facilita. Por eso y tantas cosas no avanza este pinche mundo y mucho menos este pa-

¡¿Te calmas?!

OK

Acuérdate que esos “pendejos” y tú tienen más en común de lo que querrías, también estás utilizando la apertura que da internet para poder crear, exhibir y exponer sin necesidad de credenciales u oficializaciones, simplemente con un “Esto hago. A quien le guste, y a quien no, pues a chingar a su madre”.

¿Otra vez justificándote defensivamente ante el lector?

No, es neta… chale, ¿entonces Lujambio habrá tenido razón esa vez que en su casa, después de su maldita risa contagiosa, profirió con toda seguridad un “Todos somos inventados y farsantes en un grado u otro”?.

No pongas un punto después de un signo de interrogación, idiota, ya sabes que están los que aman desacreditar todo un texto por un pendejo typo o que llegan blandiendo a la RAE como espada flamígera de verdad y autoridad ante palabrejas inventadoides como estas dos que justo acabas de escribir. Bueno, respondiendo a la pregunta, vaya retórica: Se me hace que sí tiene razón Lujambio… pero El Gran Señor Tiempo va separando, poco a poco, lo valioso de las montañas de basura. Ahí es donde apostamos, mijo.

¡Eso, chingao!… Cómo te encanta hacerle a la mamada. Pero ¿y si acabamos yéndonos con todo y la bolsa de basura? qué nervios, jeje.

—Pus ya ni pedo, supongo. Así son las apuestas, sobre todo las de la vida. Tal vez deberías crear un personaje como el del Tippi, que en su adorable locura se presenta como “una inventada” que confronta a los inventados y otras exoticadas de nuestros tiempos posmo, una máscara de inventado tapando algo que puede ser demasiado confrontativo en la realidad encarnada. O sea, un chingoncito detrás de la máscara de inventado, fucking genius dude!

—Para de mamar, necesito 5 grados más de histrionismo para eso y superar ese patológico y paralizante pánico escénico, aparte ya de por sí hay quien piensa que soy gay por tener amigos locotas y por “sensibloide”. Mejor sigo congaleando.

Oye, acuérdate que aunque se diga misa, en 4 años de Congal Postapocalíptico has tenido y tienes, efetiva y físicamente, mucho más lectores de los que muchos escritores publicados quisieran.

¿Impresionante, no? igual que ese pedo de que algunos youtubestars tengan efectiva y físicamente más rating que muchos programas estelares de la tele… qué chido, pero qué oso al mismo tiempo. 

— ¯\_(ツ)_/¯

¿Entonces para qué escribo? ¿Para qué creo que escriben los que escriben algo? ¿Para qué escribir?

Igual esperas uno de esos muy esporádicos comentarios escritos o en persona que confiesan haber cambiado algo en su forma de pensar o actuar gracias a algo que leyeron aquí. Tipo esos que confiesan por DM, o ya borrachos y en persona, que “La neta sí están chidas tus DOS rolas”, con énfasis en el número porque parece abrir la posibilidad de que sólo haya sido un cometa Halley de creatividad y así quedarse con ese cochino y secreto y placentero sentimiento que tenemos todos los humanos al pensar ni-tan-especial o ni-tan-bueno a alguien cercano o lejano a nosotros, que no vamos a tener que aceptar otra vez tales tributos humillantes en esas confesiones temerosas, con la mirada alejada de todo posible contacto y que hacen parecer sucio y corrupto a todo el hecho, como monja mexicana de la postconquista en confesionario después de enterrar en el patio trasero del claustro unos fetos recién abortados, el de ella, los de sus cuatachas y hasta el de la Madre-MILF Superiora. Se puede leer siempre un tácito y medio cómico “Pero porfitas no le digas a nadie”.

—No seas culero ni arrogante, ya sabemos que lo bueno y la admiración, señor don psicólogo “outcast“, son lo más difícil de expresar, a diferencia del ardor que suele ser el vehículo que lleva a la mayoría de las personas a convertirse en verdaderos merolicos o a quitarse la hueva y dejar algo escrito en las secciones de comentarios de todo texto en internet. Ese extraño fenómeno humano de que sea el malestar y el odio lo que nos mueve más que otros sentimien- 

Te estás desviando. Tus “Bob Esponjas”, como Paula bautizó a las escisiones internas que a veces se pelean en voz alta mientras intentas explicar algo y sólo te alejan del tema para luego no recordarlo, quieren asomarse otra vez. Imposible congalear así. Control, chavo, o ya te me vas despidiendo y le pones tantita cerrazón a todo este desmadre que abriste, porque como es costumbre, no estás escribiendo sobre el tema que supuestamente expones al principio, estás escribiendo sobre ti, como esos pinches youtubestar y tuitstar que tanto quesque “criticas”.

Cierto, balebergalabida. También se me está yendo la onda de cuál eres tú-yo y cuál soy yo-yo, y los dos me están cagando… o sea que ya somos tres. Y estoy escribiendo frases demasiado largas otra vez y estaba pensando ya no hacerlo, luego llegan a comentarme que tienes y tengo y tenemos una “terrible redacción”.

¿No habíamos quedado en que no es tu pedo el que haya personas que usan la mente como pulmón y que exijan “tomar aire” para poder seguir pensando, leyendo e ir construyendo el concepto que se va desarrollando durante las frases y el párrafo? ¿No habíamos quedado en que es muy fácil caer en la tentación de sentirse mal porque después de confrontar involuntariamente a alguien con una incapacidad, lo primero que suele hacer es proyectarla? 

—OK OK OK. No muerdo el anzuelito, di no a la seducción de la normalización y estandarización ¡DI NO!, y todo eso.

*Da vueltas solo en un escenario completamente oscuro, delimitado por el círculo de luz de un reflector, con una pancarta que dice “¡DI NO A LA NORMALIZACIÓN! – ¡VIVA SAN FOUCAULT!*… *Da vuelta a la pancarta y del otro lado dice “¡Normalización es mediocrización! ¿Cuántos más @EPN? #RenunciaCladerón #UrgeLegislar*

—Bueno, basta, entonces supongo que escribo y todos escriben con la esperanza de conmover a alguien, sea con risa o enojo o sarcasmo o tristeza, y que “conmover” finalmente se trata de “mover” a alguien en la realidad, que algo que sintió y que se quedó encarnado sirva  como un pequeñito motor que lo lleva a hacer algo -alguito- diferente un día, o varios, o todos.

¿Y seguro que sí pasa?

Sí, mi chingón, a veces sí pasa, lo sabemos todos los que ya estamos aquí… y cómo les encabrona a tantos, de los de allá afuera.

Jejejeje, eles tlemendo.

—… ¡Sí, ya sé! LOL

eles telible

Pinche payaso.

 

Sígueme en @jorgehill

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.