Peligros del imaginario colectivo - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Peligros del imaginario colectivo
Conspiranoias sobre torre Pemex, niños sin sexualidad, un EZLN "inútil" y otros seres amorfos del imaginario colectivo.
Por Jorge Hill
8 de febrero, 2013
Comparte

pemex-men


Internet, nunca te mueras.

Una semana con varias noticias de interés para comentar, opinar y moverle al atole, just for the lulz, veamos.

 

Peña Nieto encabezando al PRI en la conspiración de la torre de Pemex.

Qué en México nunca podemos dejar pasar cualquier oportunidad para crear un “región 4” de todo lo que nuestros vecinos del norte hagan, así que ahora con la tragedia de la torre de Pemex, nuestros conspiranóicos locales (region 4 en todas sus características) se han empeñado en crear nuestro propio “9/11” ¡yujú! pura sabrosura.

 

tin-foil-hat

¡Los explosivos que usó EPN son creados en una nave madre que 

orbita la tierra desde tiempos inmemoriales!

Mire usted, que si la explicación oficial le parece a algunos “medio floja” es una cosa, pero hacer teorías de que lo que pasó en la torre fue una gran conspiración desde lo más alto, me causa, aparte de ternura, unos torzones medio raros en el estómago de tanto reírme. ¿Descartar esta opción? ¡Claro que no! ¿Ponerla como una de las últimas en la lista de cientos de opciones más probables? ¡Claro! si el principio de parsimonia y la navaja de Occam no existe ahí nomás a lo pendejo. Más bien, nos apendejamos nosotros.

La cosa está en la imaginación, en el imaginario colectivo. Se imagina uno una explosión y lo primero que viene a la mente es lo que desgraciadamente gracias a Hollywood y no a la ciencia, todos conocemos, o creemos conocer: una impactante y melodramática bola de fuego expansiva que genera ondas de choque mayores a la velocidad del sonido, hace que todo vuele en pequeñitas astillas generadas en Maya o After Effects, ilumina una noche estrellada de Nueva York y hace volar hacia la cámara a Bruce Willis o a su pelele de acción mamerta favorito.

explosion-michael-bay

 

¡Las explosiones son divertidas! ¡Yay!

Aunque muchas cosas se han dejado más que claras, la terminología no está ayudando mucho, en términos oficiales se sigue hablando de una “explosión difusa” con todas las características que hacen a una “explosión” diferente a una “deflagración“, esta última es una combustión súbita de una mezcla de algún gas inflamable con oxígeno, sin explosión, que no necesariamente causa combustión de otros objetos, pero puede hacer serios daños a las estructuras que contienen la mezcla y obviamente, a todo ser viviente capturado en ella.

Pero total, que ¿para qué moverle más? luego vienen los credencialistas a decir que para hablar o escribir de estas cosas uno necesita ser un experto. Ponerse a buscar información de fuentes científicas y leer sobre otros casos parecidos no importa. Aunque pa mamar sobre esto mismo o hacer conspiranoias parece que no hace falta ser un experto. Ya ven cómo es la cosa en ese mundo mental en el que los argumentos no funcionan, sólo la necedad hasta el fin del mundo, digamos que “mentes de tintes religiosos”.

Entre lo más sonado se encuentra el escrito de “Jorge Yorch”, que se dice, es químico y tacha de reduccionismo hacia lo científico todo lo que ha sido versión oficial, en una entrada de blog que en un principio resultaba tremendamente reduccionista y que se ha ido alargando y editando a lo largo de la semana, aquí se puede leer. La entrada cuenta con unas cuatro lapidarias generalizaciones científicas e incluso  una  invitación al sentido común, mismo que todo científico debería saber que es uno de los más grandes enemigos de la ciencia ¿pero yo qué sé de eso? nada, nada. Lo que sí sé es que la entrada anterior del mismo químico Jorge Yorch, en ese mismo blog es “Pemex: las mañas privatizadoras” en el que encontramos esta suculenta cita:

Incluso, la historia nos da cuenta, que es el mismo método, que aplicaron algunos gobiernos para justificar acciones posteriores; El incendio de Roma fue el pretexto de Nerón para comenzar las persecuciones de cristianos; acusaciones de herejía infundadas fueron el pretexto de Felipe IV de Francia para acabar con la Orden de los Caballeros templarios y quedarse con su fortuna, o la quema de Reichstag que sirvió para perseguir a los comunistas de Alemania y que a la postre ayudaría al ascenso del régimen nazi encabezado por Adolfo Hitler.

Esto de escribir a veces no ayuda para expresar algunas cosas, pero usted, lector, puede ayudarme imaginándome (un pelón barbón) subiendo y bajando rápidamente las cejas mientras le dice “¿Quiubo?”

Ahora, detrás de toda gran conspiración tiene que haber una finalidad secreta ¿no? ¿si no como que para qué hacer tanto pedo? a menos de que sea uno el Joker de Heath Ledger y sólo lo haga “para ver el mundo arder” o un Anonymous y haga uno las cosas “Sólo para los lulz”, aunque en este segundo caso, nunca hay muertos o gente lastimada, por lo menos físicamente.

lulz

La respuesta constante a las preguntas que incluyen un “¿Por qué y para qué?” se engalanan con la siguiente respuesta: “Así Peña Nieto puede impulsar su reforma energética”. ¿Cuáles son los detalles a través de los que volar una torre burocrática ayuda a impulsarla? pos quién sabe, pero la cosa es que todo es bien secreto y detrás se mueven cosas que uno ni se imagina ¡Pero seguro es por eso! Rollerz Lollerz.

Así, entonces, imagino la plática que tuvieron que tener, en el búnker secreto, Peña Nieto, Slim, Azcárraga, diversos funcionarios de Pemex, cabecillas de la PGR, cabecillas de rescatistas, el futuro único sobreviviente que dio su testimonio de primera mano y el equipo de Peña Nieto, mismos que imagino oscurecidos, como villanos de animé, desde la boca para arriba, la boca obviamente con una mueca torcida, maquiavélica:

– EPN: Bueno, entonces ¿cómo vamos a impulsar esta madre de la reforma ener… energumena… energetistrocchon… eso que nos va a dejar un chinguero de lana a todos los presentes, pues?

– Slim: Fácil, con mi lana, con otra parte de la lana de Emilio, sobornamos a todos las cabecillas de la oposición, compramos sus pinches changarros y con ellos ponemos toda la infrastrucchur… avedá, es broma (EPN no ríe), la infraestructura para energetizar a este país con eso que nosotros queremos impulsar ¿qué era?

– Azcárraga: No me acuerdo, pero algo. Y mira, con mis medios simulamos que todo es así, ya sabes, normalón, que todo se manejó como se debe, hasta ponemos a la Lucerito a gimotear como tortuguita desovando y al juayderrito y a Loret a que hagan lo que siempre hacen, no decir nada de nada de lo importante, pero en plan cabrón, o sea, ahora sí una cosa tan descarada que ni mi papá se hubiera atrevido, cawn.

– Sobreviviente: ¿Yo qué hago aquí?

– Equipo EPN: usté cállese, su papel será sufrir algo terrible y después dar un testimonio falso. Ya veremos dependiendo del plan cómo nos ajustamos.

– EPN: Lo veo complicado, o sea, usar los medios y nuestro poder, sobornos y todo eso de siempre ya está como muy visto ¿no? es lo que llevamos haciendo toda la pinche vida, me aburro.

– Equipo EPN: … volemos la torre de Pemex.

Todos quedan silenciosos por un momento.

– EPN: ¡Genios! mañana mismo empezamos.

*Redoble con platillazos*

conspiranoia

 

El secreto mundo de los poderosos

 

Ah, sí, que aparte resulta muy indignante que el copetes anduviera de vacacionstrucchurs mientras la tragedia estaba en pleno, dicen varios de los que piensan que no es indignante y sin una pizca de respeto ante las victimas el pensar que todo esto fue parte de una gran conspiración desde el gobierno sin explicación o motivos, o parte de un atentado de alguna facción rebelde para dar un mensaje, mensaje mismo que no se dio, facción misma que no se asomó a decir “Nosotros somos tales y nosotros fuimos los del atentado contra la torre de Pemex, por tal cosa”, estos rebeldes tan pendejos y misteriosos que dan mensajes sin darlos, crípticos, para ser leídos, interpretados, analizados y deconstruídos sólo por aquellos pocos elegidos.

Ellos, nuestros conspiranóicos de atar.

—-*—-


virginmary

No sabía el desmadrito que iba a causar con el choro

que tuvo que aventarle a José

Escandalazo con las niñas de nueve y diez años embarazadas.

Unos se escandalizan porque “¿Oye, pero cómo es posible eso?” y resulta que esto de que los humanos estemos listos para la reproducción a una edad cada vez más temprana, es motivo de maravilla.

No, que la cosa es indignarse porque, ah bárbaro, ¿niños de diez años poniéndole? eso debe ser una invención para destruir la moral de esta nuestra Nueva España victoriana que prefiere olvidar y reprimir a pensar, explicar y actuar de manera acorde a la maldita realidad, así sea contraria a lo que queremos o esperamos de ella.

La cosa se ve, moralmente, tan fea y digna de esconder bajo llave y convertirse en esqueleto del clóset comunitario, que la explicación más cercana y oficial, tendría que ser que la mayoría de estos casos se hayan generado por abuso sexual. En efecto, así se ha manejado en la mayoría de los diarios y en el mentado imaginario colectivo, siempre tan acomodadizo en el lugar más calientito, para después olvidar. ¡Si los “niños” ni piensan en sexo! sobre todo cuando ya están embarazadas o son capaces de embarazar ¿qué tan “niños” podrán estar, por lo menos físicamente hablando? Haga usted esta aclaración y reciba a cambio, le prometo, hasta en promoción de 3×1 un “Ah chingá, o sea ¿cómo? ¡Si tienen 9 años!”, tendrás los años que quieras, pero cuando la calentura llega, a la hormona le anda valiendo madre cuánto mides, cuánto pesas, qué edad tienes y si estás preparado, o no, mental y físicamente para sobrellevar un embarazo y todo el valle de lágrimas y risas que viene después.

BBvvuzvCMAEVzVcjpg

Ya desde las reprimidas épocas de sonrojamiento de Freud y sus primeras teorías que darían vida a la pseudociencia que es hoy el psicoanálisis, se hablaba de la sexualidad infantil. Una sexualidad que está ahí desde que se tiene cuerpo ¿la infancia qué? Independientemente de pseudociencias y otros postulados aventados al mundo como verdades absolutas sin paso por el laboratorio o el método propiamente científico, no hay que darle mucha vuelta al axioma “coger es rico”, pues.

Desgraciadamente, la versión de que la mayoría de los casos de embarazo anteriores a los catorce años son resultado de abuso sexual, no viene acompañada de estadísticas o estudios, sólo se hace “la mención” por ahí, como no queriendo la cosa.

Con esto no quiero decir que no creo que sea posible, sólo llamo la atención a la manera en la que rápidamente tomamos como “verdadero” lo que resultaría más cómodo para la moral o nuestro entendimiento del mundo, sea apegado a la realidad o no.

Luego vienen, obviamente, la iglesia y los religiosos a decir que qué horrible todo esto y que es una muestra de cómo se está desmoronando nuestra sociedad. Lo bueno es que los niños, los varones, no se embarazan, si no imagínense, curitas y padres del muy correcto, psicológicamente sano, adaptado y nada desmoronado mundo eclesiástico ¡Uy, qué nervios!

—*—-

caricatura_marcos

Los rollos del Marcos

Se aparece el EZLN de nuevo, muchos comiéndose las uñas, poco más de un mes para saber qué va a pasar o qué va a hacer o con qué se va a comer o ke ase.

Total que Marcos nos avienta uno que otro poema y luego una caricatura críptica, seguida de una “explicación” igual de críptica, para decirnos que no habrá respuesta armada ni se insertarán por la vía electoral.

¿Y antons apá? eso es lo que la mayoría nos preguntamos, la respuesta viene de manera magistral, pienso, con esto.

Seré sincero al escribir que nunca he sido un fan de Marcos, tampoco un “detractor”, el EZLN siempre me pareció una respuesta, si no adecuada, por lo menos obvia, un resultado claro de lo que se vive en este país, de lo no mirado, de esta realidad que muchos decidimos simplemente evitar, y en los casos de nuestros habitantes de “primer mundo”, completamente ajenos a su alrededor, ni preguntarles: los “rebeldes” y los “revoltosos” son únicamente flojos, perdedores, nacos, resentidos sociales y tontos que no se han sabido ganar un lugar en el mundo y ahora piensan que las armas o el alejamiento de esta torcida idea que tenemos de “civilización” es la única opción para ellos, esos otros.

a_winner_is_you_1024

Así la cosa con nuestros “roles” y “pilares socioeconómicos”

Marcos expresa todo de manera muy clara a través de la idea de la mirada, esa que nos separa del todo en un principio, que hace entendernos a nosotros mismos como un otro separado, alguien más nos puede ver, alguien más nos da una existencia separada, nos convierte en otro, entendemos también que es otro el que nos mira, que podemos ver a alguien mirando a otro, también. Lo no mirado, se vuelve entonces, inexistente, se va hasta el rincón más oscuro y amorfo de la otredad.

Así entiendo, o creo entender, el mensaje general de Marcos, que forma una espiral sobre sí mismo y explica, con amargo humor, que comprender la inserción política o social sólo por las posibilidades de las armas o de la vía electoral no es otra cosa mas que insertarse en el gran juego del acomodo, la decisión de tomar forma de un diente más del engrane para hacer funcionar de manera más efectiva a la gran maquinaria, jugar el juego de brindar el cuerpo y la mente al otro para ser revestido y utilizado, etiquetado y puesto a funcionar bajo sus términos y necesidades: están aquí para morir luchando, luchar muriendo o para ser otra opción política, porque no hay más, no hay otras opciones, en este nuestro juego con nuestras reglas, en el que nos hemos dedicado, incluso, a llenar el imaginario con estas dos opciones, hemos logrado que no quepa otra en la mente.

La otra opción, la que parece tomar el EZLN es, al parecer simple, pero estratégicamente perfecta y compleja: estar ahí, presente, para obligar a las miradas, darles dirección, obligar al otro a mirar, y por lo tanto a reconocer lo que se ha deshechado, cómodamente, en esa grieta de olvido que se forma en el rabillo de los ojos.

Buen fin.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.