¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Prepara tu propio curry verde tailandés
Existe una gran variedad de curry thai, pero podemos dividirlos a grandes rasgos en 3 colores, según ingredientes y chiles: rojo, verde y amarillo.
Por Jorge Hill
13 de abril, 2019
Comparte

El curry se puede encontrar en toda Asia, pero es más común verlo en cientos de platillos de la India y de Tailandia. A diferencia del curry hindú, donde predominan los sabores secos y ahumados, en el tailandés encontramos más humedad y frescos sabores aromáticos.

Existe una gran variedad de curry thai, casi cada casa y restaurante cuentan con su propia receta, pero podemos dividirlos a grandes rasgos en 3 colores, dependiendo de sus ingredientes y chiles: rojo, verde y amarillo. Eso sí, casi todos llevan algunos elementos que hacen al curry thai diferente de los demás: hojas de lima kafir, galanga (una raíz fresca parecida al jengibre) y lemongrass (tallo de “té de limón”).

Aunque un par de esos ingredientes son difíciles de encontrar fuera de Tailandia, no te desanimes, podemos usar algunos sustitutos que harán muy bien el trabajo.

Galanga se puede conseguir en polvo en tiendas orientales, si no, es mejor no usarlo; algunas personas usan jengibre por su parecido físico, pero el sabor no tiene nada que ver. Las hojas de lima kafir se pueden sustituir por hojas o rayadura de limón o lima. El lemongrass suena sofisticado, pero es en realidad el tallo aromático de lo que se le llama en México “té de limón” entre las hierberas. Eso sí, cuida que esté fresco, es común encontrarlo seco y duro. No uses la hoja delgada y larga (amarga), solo el tallo robusto y grueso.

INGREDIENTES (esta cantidad de pasta de curry te servirá para 4 porciones de un platillo):

  • Chile serrano al gusto, empieza con 4
  • 4 hojas de lima kafir (o 4 hojas de limón/lima, o 1 cucharada de rayadura de limón/lima)
  • 2 cucharadas de galanga en polvo (si no consigues, solo sáltatelo)
  • 3 cucharadas de cilantro
  • 5 hojas de albahaca
  • 2 chalotes
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cucharada de comino
  • 2 cucharadas de semilla de cilantro
  • 1 cucharada de pimienta blanca
  • 1 cucharada de sal
  • 1 cucharada de pasta de camarón fermentado (opcional, se puede conseguir en tiendas orientales. como sustituto se puede usar pasta de miso japonés)

PREPARACIÓN

Muy fácil, aunque con algo de trabajo manual con mortero, a menos de que uses un procesador de alimentos potente. No recomiendo usar molcajete poroso, la pasta de curry es algo densa y se queda en los huecos.

Si no lo quieres muy picante, abre los chiles a la mitad y retira las semillas.

Pica los ingredientes frescos en trozos medianos para hacerte la vida más fácil con el mortero o al procesador.

Muele primero los ingredientes secos (semillas, pimienta, comino, etc), si no los frescos crearán una capa o cama que impedirá que puedas moler efectivamente lo demás. Cuando quede un polvo fino, ve añadiendo los ingredientes frescos. Aconsejo empezar con el lemongrass, suele ser un poco duro.

También puedes moler ingredientes secos y frescos aparte, después mezclarlos.

Muele y muele hasta que tengas una pasta uniforme.

¡Listo! Ya tienes tu pasta de curry que podrás usar en muchos platillos y presumir que no la compraste en alguna tienda. El sabor verdaderamente fresco, sin conservadores y otros elementos artificiales hará la gran diferencia en el paladar. Aparte, para ocasiones posteriores, podrás añadir o disminuir cantidades de ingredientes para hacer tu curry completamente único y a tu gusto. Incluso añadir algo por ahí. Tu propio curry.

Un par de tips para cocinarlo: los tailandeses suelen freír un poco la pasta de curry antes de añadir otros ingredientes del platillo a preparar, a veces lo hacen con aceite de coco, te dará un mucho mejor sabor. ¿No sabes cómo prepararlo? La leche de coco es su mejor acompañante, cuece camarones, cerdo, pescado o pollo en esa mezcla, acompaña con un poco de arroz jazmín y ten a Tailandia en tu cocina.

 

@jorgehill

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Comparte