Romper expectativas junto a Jojo - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Romper expectativas junto a Jojo
Jojo's Bizarre Adventure, un manga y anime que nos confronta con nuestras propias limitaciones culturales.
Por Jorge Hill
7 de mayo, 2016
Comparte

06648dd8a399607d5c25e3c332109f10

Son movidos por un honor de samurai, por el respeto a la amistad y a las promesas, por un profundo sentido de justicia. Son poseedores de extraños poderes sobrenaturales y de mentes excepcionalmente agudas. Pero la perfección no puede ser tal si sólo está en la mente. Son guapísimos, mamadísimos, con más estilo y poses que modelos de cualquier género en la pasarela más glamorosa del año. Así son los personajes y las torcidas narrativas de “Jojo’s Bizarre Adventure”.

nOZZi49

Las preguntas al empezar a ver “Jojo” suelen rondar por las líneas de “¿me río o es en serio?”, “¿se están burlando o están haciendo tributos?”, “¿son súpermachos o son súpergays?”, “¿tienen género?”… y finalmente se llega a un “¿importa?”. Con Jojo las cosas no son tan simples, no es una u otra. Casi nunca es así en el manga y anime para adultos jóvenes o adultos. Porque nunca es así en una cultura que en vez de tener unos muy occidentales binarios opuestos en el corazón de los vórtices que la generan, tiene diametralmente opuestos Ichi wa zen, zen wa ichi (El uno es todo, el todo es uno).

Reseñas, resúmenes y análisis hay miles. Este texto no tiene la intención de ser ninguno de los anteriores y no cubre el manga. Más bien, es una opinión con la intención de que vayas a ver “Jojo’s Bizarre Adventure” si no las has visto y te gusta el anime, o si tienes cosquillas por el anime. Si odias el anime o tienes la idea de que son “caricaturitas raras para niños”, te excusamos con un beso de buenas noches y puedes pasar a tus aposentos… o seguir leyendo.

jojo beso

El delicioso absurdo -sin intención peyorativa, todo lo contrario- empieza desde el primer segundo de Jojo y es parte fundamental en la médula espinal de su trama. La familia Joestar, que vive el sueño victoriano ideal Candy Candy desde una interpretación oriental del refinamiento inglés de épocas imperialistas, descubre que tiene poderes sobrenaturales y que debe usarlos para el bien después de que el hijo que han adoptado, Dio, se ha puesto una antigua máscara “azteca” y lo ha convertido en un poderoso ser maligno que estaría entre la divinidad, el vampiro típico occidental y el kyuuketsuki (“monstruo chupasangre”) japonés.

572db2ceb8297fb10a2ad53b165a1902

PUM

Puede ser Jonathan Joestar, Joseph Joestar o Jotaro, pero la pelea de “los Jojos” de diferentes generaciones y sus aliados contra Dio, sus secuaces e incluso los antediluvianos dueños de las máscaras “aztecas”, se extiende desde finales de 1800 hasta la actualidad, pasando por 8 arcos narrativos en diferentes épocas, de los cuales el anime va en el cuarto después de tres temporadas completas. Épico es poco, y no vamos ni a la mitad.

Pero el encanto de Jojo no está en este típico bien contra el mal, eso está en el corazón de casi todas las historias, sean de donde sean. Está en su extraña, inesperada, original, diferente y bizarra manera de contarla y representarla. Sí, ya sabemos que la RAE dice que “bizarro” significa “valiente”, ahorre tiempo, policía del lenguaje.

jojo

Hirohiko Araki, creador e ilustrador de Jojo, nos deja muy claro su amor tanto al folklore japonés como a formas artísticas occidentales clásicas, renacentistas, neoclásicas e impresionistas con sus perfectos cuerpos y detalladas poses, con sus duros rostros griegos, con los colores imposibles de sus estilizados cielos y naturalezas. Ha citado a Gauguin como una de sus principales influencias y su amor por la cultura pop (y rock) está hasta en los nombres de sus personajes: Dio, Speedwagon, Zeppeli, Dire y Straizo (Dire Straits), Bruford (el legendario baterista que pasó por Yes, King Crimson y Genesis), Banira Aisu (Vanilla Ice) y muchos otros. La primera temporada no nos despide con el clásico Jpop experimental de todas las series, sino con “Roundabout”, una de mis canciones favoritas de Yes; en la segunda nos despide con “Walk Like An Egyptian” de las ochenterísimas The Bangles. La pose Jojo regresa en proceso de retroalimentación a los escenarios de rock y el “Estilo Araki” resulta ser tan estilizado que recibe tributo en las tiendas Gucci.

gucci araki jojo

Las peleas de Jojo se dan tanto en cuerpo como en mente, son una espiral donde un inesperado as bajo la manga es respuesta preparada al saber que el oponente tendría un as bajo la manga, ad absurdum. Casi todo es posible dentro de las laxas pero claras reglas de ese universo: Lo mismo se puede manipular el poder del sol desde el cuerpo que se puede honrar al oponente y admirar su poder, confesarse ante su cabeza aún con vida. Los valores típicos y medio inocentones del anime y manga shounen (la amistad, el heroísmo, el honor) se transforman para dar lugar a nuevas representaciones torcidas de los mismos. Mentes tan perfectas en cuerpos tan perfectos son al mismo tiempo burla, parodia y tributo tanto a las artificialmente complicadas narrativas del animé comercial más popular como al amor desmedido, obsesivo y superficial de occidente hacia el cuerpo. Se manifiesta un rechazo a las expectativas de género, estilo, glamour y masculinidad empapada de testosterona convirtiéndolas en una parodia exacerbada a la cual se puede amar al mismo tiempo por su propio mérito.

jojo pose 2

La burla y crítica a la narrativa simplona gringa y hollywoodera aparece francamente en un capítulo en donde el narrador da tres opciones al público y a Polnareff ante la muerte inminente: 1) El guapo Polnareff piensa en un sorpresivo contraataque, 2) Los amigos lo salvan de la nada (como en película, cómic o narrativa americana, reflexiona Polnareff) o 3) No puede evitar el ataque, la vida es cruel (bien podría ser, estas alturas han muerto muchos héroes y protagonistas en la serie, no hay nada sagrado, reflexiona el público).

Es imposible cubrir una mínima parte de todo a lo que Jojo apunta en cuanto a estilos, representaciones, tramas, y sobre todo, subtextos. Sólo se puede esperar que esto haya prendido la mecha de curiosidad del lector, haberle dado un gustito a “fans” y a hacer refunfuñar lo menos posible a fanboys y fangirls (misión imposible). Se puede amar, odiar o de plano quedarse pasmado sin opinión frente a “Jojo’s Bizarre Adventure”, y está bien, para todos hay gustos. Lo que es innegable es que en su corazón está eso mismo que nos hace amarla, odiarla o quedarse pasmado frente a ella: la confrontación a la arbitrariedad que existe en nuestras sacralizadas reglas de valoración, límites, apreciaciones y cánones.

Así que, ¿posas o no posas?

jojo pose

“Jojo’s Bizarre Adventure” se puede ver de manera gratuita, legal y con subtítulos en español en este link de Crunchyroll.

 

@JorgeHill

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.