close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Samgyetang, caldo de pollo con ginseng
El ingrediente estrella de este platillo es la raíz de ginseng, conocida por sus múltiples beneficios al cuerpo y por ser, dicen los asiáticos, casi milagrosamente medicinal.
Por Jorge Hill
18 de agosto, 2018
Comparte

Ya que llevamos varios meses en este congal con puros clásicos de la comida thai, viet y coreana, vámonos con este clásico coreano considerado hasta medicinal.

El ingrediente estrella de este platillo es la raíz de ginseng, conocida por sus múltiples beneficios al cuerpo y por ser, dicen los asiáticos, casi milagrosamente medicinal.

En Corea es un plato reconfortante, te lo cocinarán si traes gripa o en los días de mucho calor. Se sirve hirviendo y la teoría es que se debe luchar contra el calor con más calor.

Fuera de las creencias tradicionales, nos encontramos con un plato simple pero delicioso y nutritivo, aparte de todo, es fácil de hacer. La raíz de ginseng se puede conseguir en algunos mercados comunes o en un súper oriental.

INGREDIENTES (1 porción):

1/2 taza de arroz para sushi

1 pollo entero pequeño y limpio por dentro (600-700 gramos). Si prefieres piezas, te recomiendo un par de muslitos de tamaño común.

16 dientes de ajo

2 jujubes (si no consigues, usa ciruela pasa grande)

2 raíces de ginseng

5 tazas de agua.

Una olla pequeña

Para la salsa de dipping (opcional): 2 cebollas de verdeo (o cambray)

PREPARACIÓN

Lava el arroz para quitarle el almidón, unas tres veces hasta que el agua salga clara está bien. Déjalo reposar en agua fría durante dos horas y después cuélalo para tirar el agua.

Rellena el pollo con el arroz, jujubes y raíz de ginseng.

Pon el pollo en la olla pequeña, las 5 tazas de agua, llévalo a hervor y baja a flama media o a un hervor ligero. Déjalo así durante una hora.

Preparación de la salsa para dipping: 2 cebollas de verdeo picadas, una cucharada de ajonjolí, una cucharada de sal, una pizca de pimienta negra, 5 cucharadas de aceite de ajonjolí. Mezcla en un pequeño recipiente y listo. Si lo quieres picante, pícale un par de chiles verdes ahí mismo, es coreanamente legal.

Sirve en un plato hondo el pollo completo, añade todo el caldo, puedes decorar con un poco de cebolla de verdeo picada encima del platillo.

¡Listo!

Si todo sale bien, tendrás algo así al final:

Saca pedazos del pollo, mójalos en la salsita y padentro. Campechanea con sorbos del caldo hirviendo. Ya verás.

Provechito.

 

@JorgeHill

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte