También en México se juega a la ruleta rusa - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
También en México se juega a la ruleta rusa
Por Jorge Hill
17 de agosto, 2012
Comparte

 

Dos años de prisión para las Pussy Riot por echar un bailesuco de a puñetazo punk y cantar una oración que le pide a María que se lleve a Putin, todo dentro de uno de los mejores escenarios que pudieron haber escogido: la catedral del Cristo Salvador de Moscú.

 

 

Este congal no es de dar noticia, así que aquí se la dejo si no está enterado o quiere conocer los detalles. Aquí se trata de darle un par de vueltas, pensadas y rantear al respecto. Con suerte, atinarle al movimiento del poder y sus desgracias, sus abusos; los túneles por los que se mueve, debajo de todo, para hacer de las suyas.

¿Por qué preocuparse por un trío de punketas en un país que no tiene nada que ver con nosotros, con diferentes tradiciones y una historia tan diferente? ¿Por qué dejar que nos haga daño hasta lo que no comemos? “¡¿Por qué hacen pedo POR TODO pinches activistoides pseudorevolucionarios de sillón?!”

O sea, we, entiéndeme ¿por qué?

No se vaya con la finta, conozco hasta metaleros más dependientes del status quo.

Tal vez sea porque algunos volteamos alrededor para ver un mundo global, que dejó de ser local hace mucho. Tal vez porque algunos entendemos que estos países “tan diferentes y tan lejanos” en realidad no lo son. Tal vez por saber, no por suponer, que lo que pasa al otro lado del mundo, no sólo es un espejo, es parte de un ecosistema llamado “Planeta Tierra” que está plagado de problemas humanos y de problemas en la concentración del poder, mismos que de una u otra manera se tocan e influyen entre ellos para llegar hasta nosotros, hasta esa incómoda visión de la que tantos huyen: el darse cuenta que se es parte de un todo y que nuestras acciones y decisiones sí influyen, a corto o largo plazo, en la manera en la que ese todo funciona. Desgraciadamente, el “paradigma global” y el comunitarismo todavía son conceptos-magia para gran parte de la población mundial, es como haberle enseñado a Sócrates que la esclavitud no estaba cool, habrá sido un genio, pero la época es la época y el paradigma es el paradigma, como diría algún filósofo de Guemez.

Digamos que “hay gente confundida todavía”

 

Pero ¡Uy, qué nervios! mejor “cállense y pónganse a trabajar”, la frase favorita del cobardón, glorificado y legitimado al 100% por un sistema que premia su silencio, su sumisión y su trabajo duro, a cambio de la fantasía de que más tarde será recompensado como un héroe solitario y misterioso, muy a la Charles Bronson y a la Clint Eastwood; habrá pantallas gigantes, casas grandes y autos lujosos. Pero habrá que recordar que las funciones del poder no tienen gran memoria y se valen de quien se deje, en el momento en el que se deje, para continuar su recorrido sin detenerse. Tomando en cuenta que “el poder” y “el sistema” no es un grupo de iluminatis, ni un televisora, ni un gobierno, ni juntas secretas en bunkers, es preciso marcar que ese premio casi nunca llega, tal vez la gente debería escuchar más a sus abuelos, sobre todo cuando se están muriendo y dicen cosas como “En vez de dedicar mi vida a x hubiera hecho y”. Caray, una vida entera de silencio y sumisión, esperando a que al amo se le caiga un pedazo de comida desde su plato o nos regale las sobrinas al final, mientras tanto, algunos de estos cachorrillos hasta aprovechan para echarse unas burlas sobre el “idealismo” y la “inocencia” de “chairos, ninis y resentidos sociales” dentro de los marcos que los poderes fácticos les prestan con gusto: medios corporativos, publicidades millonarias y hasta redes sociales.

 

Ay, manita, paciencia, un mes más y ya nos alcanza pa todo

lo que ponen en los comerciales entre las novelas y el fut.

 

Parece ser que las Pussy Riot, como muchos otros en el mundo, tienen claro que seguir siendo un cachorrillo hambriento y babeante debajo de la mesa del amo no es muy digno y aparte no sirve de nada en el gran esquema de las cosas, ni para uno mismo ni para los demás; todo lo contrario, de lo que se sirve y alimenta una oligarquía abusiva y corrupta es de la confianza en la gente en un sistema individualista que mantiene separadas a las personas por naciones, por estados, por comunidades; pero de manera más importante y efectiva, dividir a personas por personas, individuos separados uno del otro, pequeños, sin importancia, sin poder. Más y mejores premios de estatus y fantasías de éxito y poder para aquellos que más se separen, para los que más utilicen a los demás para subir como únicos reyes de una pequeña colina de nada.

“¿Dónde está tu corona? rey de la nada”

 

“Pussy Riot se lo estaba buscando” es la frase que más leo y escucho al respecto desde las bocas y plumas de los más tradicionales, entre ellos, muchos que no se consideran como tales, ya ven cómo es esto de ser “crítico” cuando el crítico está tan inserto en el status quo y es tan defensor de él, que pareciera una inconsciente simbiosis. Dando y dando, pajarito zombieficando.

Me imagino, entonces, a tres mujeres que rondan por los treinta años de edad, dos de ellas con hijos, que seguramente estaban buscando ser llevadas a la cárcel por esto y por sus anteriores acciones contra Putin en la mismísima Plaza Roja.

 

 

 

Todo un raciocinio digno de un gran pensador, supongo. ¿Qué habrá sido eso que “se estaban buscando”? ¿Que un país dividido y destruido por un “nuevo capitalismo” movido por mafias y la oligarquía rusa las usara como ejemplo de lo que no se puede decir y hacer? ¿Que el enorme poder de la iglesia cristiana ortodoxa meta sus manos, como es costumbre, a las leyes más básicas de una constitución o un sistema jurídico que debe estar completamente libre de religiones y de sus añejas e incoherentes creencias sobre lo que es la libertad de expresión o “el respeto”? ¿Que mientras millones de rusos mueren de hambre y frío, excluidos y olvidados, el sistema político del país todavía se encargue, enfoque y se dé el lujo de reprimir y pasar por encima de derechos humanos básicos en un escándalo internacional?

Ah ¿eso buscaban?

Es aquí donde llegamos al centro, no sé si a ustedes les suene conocido o los nihilistas-cool-individualistas de hoy puedan tener un mínimo atisbo de asociación iluminada, pero ¿qué no podría tener el párrafo anterior la misma congruencia si cambiamos todo lo “ruso” por “mexicano”?

Esto nos indicaría que las diferencias no son más que fantasías para poder seguir viviendo con esta cómoda localidad, con nuestra supuesta soberanía. También nosotros tenemos una oligarquía clásica, de libro, tal vez una de las más marcadas del mundo entero, con los hombres más ricos del mundo conviviendo al lado de millones de personas que mueren de hambre.

¿Monopolio? ¿Qué es eso, tú? 

¡Si yo nomás ando chambiando!

También tenemos una millonaria iglesia católica que mete sus podridas, añejas y corruptas narices (y penes) en todo asunto político y mediático que le convenga, pasando sobre quien sea que debe de pasar.

Yo tampoco sé de qué hablas.

También tenemos una constante represión sobre artes o discursos que vayan en contra de lo establecido.

No, nada, yo nomás venía a decir que me cae rebien

el señor ese copetudo que no lee.

También tenemos una constitución que es letra muerta, asesinada después de ser tan confusa y contradictoria para ir sirviendo a los diferentes amos a través de nuestra historia.

 

Total, a nosotros nos pagan por echar la huevita, no por

entender y actualizar el libro ese.

 

También tenemos a un país dividido en los muy pocos cómodos que se sirven con cuchara de plata gracias a el trabajo de los demás, esos otros demás divididos entre los que están satisfechos con una moderna y disfrazada esclavitud; y están aquellos no satisfechos que buscan un cambio y claman por él, esos a los que los anteriores llaman “revoltosos”, esos que “deberían callarse y ponerse a trabajar”. Aunque callarse y ponerse a trabajar todavía no ha dado resultados tampoco, me pregunto con qué chaqueta mental (otra más de las tantas) lograrán justificar nuestros héroes silenciosos individualistas el que gracias a ellos, tampoco hay ningún cambio. Oh, claro, no tienen que justificar nada, ya que en el fondo esto es lo que buscan: la ilusión de “estabilidad”.

 

“Cállate y ponte a trabajar lololol… ¡somos un desmadre!”

Y U NO predican con su propio ejemplo y de verdad

se callan y se ponen a trabajar.

También nuestro país está destruido, al igual que prácticamente todo el mundo, por un capitalismo y un concepto de empresa sin regulaciones que quita mucho y da muy poco, pero premia de vez en cuando al silencioso, aunque sea con domingos de futbol y viernes de suspenso en la telenovela; un sistema económico en el que se confunden bancos, banqueros, políticos, narcos y grandes empresarios, nadie sabe de dónde viene tal dinero o para que se usó, y allá arriba, en lo alto de las instituciones y en las cúpulas de los medios corporativos:

Los changos no son muy brillantes,

pero siempre saben de qué lado conviene ponerse.

Más que preguntar ¿Que se estaban buscando las Pussy Riot? quisiera preguntar ¿Qué se están buscando todo esos silenciosos, esos “calladitos se ven más bonitos”, mientras el mundo va crisis tras crisis, económicas, bélicas y de derechos humanos? ¿Estarán buscando alguna nueva manera para hacer que al amo se le caiga un huesito de pollo desde su plato?

Ya mero, ya mero…

Aguas, dicen los veterinarios que esos huesos se astillan y se les pueden enterrar en la garganta.

Yatusabé.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.