Vapear y fumar no es igual - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Vapear y fumar no es igual
Algunos mitos del vapeo, mi experiencia como fumador y vapeador, la guerra sucia que existe hoy contra vapear.
Por Jorge Hill
6 de febrero, 2016
Comparte

No_Vaping_Sign_(18562436519)

Cerca de 25 años fumando y alrededor de 3 vapeando. Definitivamente no soy una institución del vapeo pero la obsesiva curiosidad por las cosas que me interesan me ha llevado a buscar muchos videos, estudios y noticias al respecto.

Habrá que romper con los primeros mitos de una tendencia que apenas crece y que se topa con grandes barreras, desde los prejuicios sociales hasta el cabildeo político en su contra.

“Amar y querer no es igual”, lamenta el príncipe de la canción, y es que el diablo está en los detalles. Lo mismo pasa con vapear y fumar.

El primer mito es que vapear es “fumar”, que los dispositivos para hacerlo son “cigarros electrónicos”. Esa etiqueta que les dio fama al principio y sirvió para las ventas, hoy se ha convertido en nido de malinterpretaciones y problemas.

Fumar es quemar alguna planta seca o material para inhalar su humo. El tabaco que fumamos en los cigarros comerciales, como bien sabremos todos, tiene miles de tratamientos químicos para asegurar que se conserve, que tenga un mejor sabor o que se sienta más suave o más fuerte al golpe con la garganta y pulmones. Bien sabido es también que cientos de esos químicos son cancerígenos o dañan al cuerpo de diversas y brutales maneras.

Los fumadores somos bastante imbéciles, porque no puedo llamarnos de otra manera. Sabemos que nos estamos envenando de una manera mucho más grave que con cualquier otro producto comercial de hoy en día, pero ahí seguimos. No es que nos demos una envenenadita con una tacha o un ácido de vez en cuando a cambio de una experiencia increíble que nunca olvidaremos. No, es una envenenada pendeja y constante sólo para tener un ligero buzz de nicotina, que irónicamente, es una de las pocas sustancias de un cigarro que no se consideran realmente dañinas, pero sí “adictivas”. Pero, en fin, adictivo hasta el porno se considera. Nos da por hablar mucho de cosas adictivas y no de personalidades que tienden a la adicción, nos da por juzgar rápido al “adicto” en nuestra sociedad con tufillo protestante que considera mal visto, y hasta pecado, cualquier cosa que aleje al humano de ser una aceitada e incansable máquina de trabajo que sólo obtiene valor y “dignidad” a través del mismo.

Vapear es, como lo dice su nombre, inhalar vapor. Los líquidos para vapeador están hechos a base de propilenglicol (glicerina) o glicerina vegetal, llevan algún saborizante artificial, y pueden llevar o no nicotina en diversos grados. La resistencia que se calienta en el dispositivo con un algodón mojado de e-liquid­ lo vaporiza, lo inhalas y listo. Algunos líquidos y algunas marcas saben muy bien, otros saben a lo que huele un baño público de hombres.

Los vapeadores pirata andan por ahí desde hace tiempo y los productos chafas saturan un mercado en el que la información y clavarse en la textura son partes vitales para la experiencia y compras correctas. Es una industria que apenas crece, pero lo hace a pasos agigantados y sufre de los problemas típicos de esa explosión. Aparte de estos problemas, la industria del vapeo se topa con la máquina rapaz de las grandes empresas a las que les está quitando los billones de dólares que estaban acostumbrados a ganar. Las grandes tabacaleras y las diversas compañías que se benefician de ellas se andan jalando los pelos junto a sus amigos en la política, en los congresos, en la opinión pública, en el palanqueo chayotero que estará siempre dispuesto a ayudar en el cabildeo por el precio correcto, las acciones de las empresas correctas, las fiestas correctas, los favores correctos de vuelta. Sabrá usted, cosa de todos los días en la “democracia”.

Lo mismo se le paga a quiensabequién para sacar estudios que “demuestran” que los e-cigs hacen hasta más daño que fumar, que se pone presión desde el dinero y el poder a la FDA o la OMS para que “regulen” los vapeadores y que así sólo inmensas compañías como Phllip-Morris y otros poquitos suertudotes puedan fabricarlos. ¿Quiénes son Philip-Morris? la gigante tabacalera internacional que hace Marlboro… hágame usted el cabrón favor. La pura democracia, libertad y la sana competencia freemarketera. 

Y si esto pasa en lugares como Estados Unidos y Europa ¿qué cosas podrían pasar en Mexicalpan De Las Tunas, este terruño olvidado donde ley e instituciones están cínicamente al servicio del mejor postor, sin chistar o hacer muchas preguntas incómodas?”.

Aquí el mensaje que está desde hace tiempo en la página de Smoking Bullet, pequeña compañía mexicana de líquidos para cigarros electrónicos (sí están buenos, por cierto):

Screenshot

Un mensaje anterior nombraba a COFEPRIS, que están muy interesados en el tema, claramente. Un poquito de bullying a la mexicana, con institución por delante y toda la cosa, pa no andarse con pendejaditas. México mágico.

La realidad es que por más que le echan ganas los poderosos con la malamaña, los científicos serios y respetables que sólo quieren hacer ciencia y no unos rápidos varos con resultados amañados, repiten una y otra vez que si bien el e-cig no se podría considerar “sano”, es una opción muchísimo más sana que seguir fumando.

Si le masca usted al inglés, aquí le dejo un par de artículos sobre la sucia guerra contra el vapeo, sus pros, sus contras, sus mitos y realidades: “Behind The Vapor” y “The War Over Vaping’s Health Risks Is Getting Dirty” de Wired.

Pero, bueno, vayamos a lo que usted quiere saber en realidad “¿Voy a dejar de fumar con esa chingadera?”. Pues mire, todo depende, a mis 25 años de fumador, la única cosa que me ha hecho bajarle al cigarro, es mi vapeador. ¿Qué tanto es “bajarle”? un 80% en mis buenos días, un 20% en los malos. Pero, tome en cuenta dos cosas: 1) Nunca he estado muy decidido de dejar completamente el cigarro 2) Está leyendo a una persona que está convencida de que el cuerpo es un templo maravilloso, un templo-receptáculo-generador de placeres que se acaba rápido, y que hay que aprovecharlo lo más que se pueda, aunque se acabe más rápido en el proceso… calidad, cantidad, demasiado relativismo para mí.

Aquí, entonces, el otro mito. El vapeador no es un milagro para dejar de fumar, no es un “cigarro electrónico”, no es magia, no sabe igual y no es un auténtico “sustituto sano del cigarro”. Quien le venda esta idea o lo está tratando de hacer pendejo o simplemente no sabe de lo que está hablando. Un vapeador es sólo eso, un vapeador. Vapear y fumar no es igual. De usted dependerá todo. Eso sí, es una muleta maravillosa para aventarse a dejar de fumar y un bonito vicio-hobbie si quiere clavarse a crear sus propias resistencias y mods.

No se decepcione, pues. Tal vez usted, como miles y miles de personas allá afuera, sí encuentre en el vapeador un verdadero sustituto permanente, mucho menos dañino, a seguir envenenándose con humo de tabaco tratado químicamente, y a seguir regalándole su dinero a esos culeros.

Acá le dejo a Rip Trippers, un vapero de YouTube que hace buenas reseñas y tutoriales de productos, es medio escandaloso, histriónico y cagantillo como la gran mayoría de los youtubers famosos (pareciera que esas son las cualidades necesarias), pero hace bien su chamba:

@JorgeHill

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts