Evidencia científica y su importancia durante la pandemia de COVID-19 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Contagio
Por PADeCI. Proyecto de Análisis de Decisiones en Contextos Inciertos
PADeCI es un equipo interdisciplinario enfocado en promover la toma de decisiones basadas en evid... PADeCI es un equipo interdisciplinario enfocado en promover la toma de decisiones basadas en evidencia científica para la generación de políticas públicas. Nos dedicamos a crear modelos de decisión, análisis de información y generación de evidencia en ciencias de la decisión, salud pública, epidemiología, medicina, políticas públicas, economía, matemáticas y estadística. Compartiremos diversos análisis con técnicas novedosas de manera accesible sobre temas de coyuntura en políticas de salud. (Leer más)
Evidencia científica y su importancia durante la pandemia de COVID-19
Diseminar los hallazgos científicos de una manera clara y objetiva es de primordial importancia para evitar confusiones y decisiones no acertadas por parte de la población, pero también de autoridades en la materia.
Por Hugo Berumen Covarrubias, Andrea Luviano y Yadira Peralta
3 de junio, 2020
Comparte

Nota aclaratoria: El día 22 de mayo del 2020 fue consultando un estudio publicado en The Lancet para escribir parte de este artículo. Sin embargo, el día 04 de junio la revista médica decidió retractar el estudio debido a que no se pudo constatar la veracidad de los datos usados para realizarlo. Como mencionamos, las recomendaciones pueden cambiar a la luz de nueva evidencia o de una verificación más precisa de la misma.

 

Durante la pandemia de COVID-19 ha habido un aumento en el uso de la informática y de la tecnología, lo que ha permitido tener un mayor acceso a la información en plazos menores de tiempo. También se ha visto un aumento en la infraestructura tecnológica aplicada para investigación científica en busca de respuestas a un problema que ha tenido un impacto global extraordinario. Sin embargo, el valor de dichas respuestas y su efectividad son dependientes de la transmisión de la información producida a medios de comunicación, autoridades sanitarias y la sociedad en general. Diseminar los hallazgos científicos de una manera clara y objetiva es de primordial importancia para evitar confusiones y decisiones no acertadas por parte de la población, pero también de autoridades en la materia. En esta entrega se explora cómo el uso de evidencia científica ayuda a informar la toma de decisiones, sobre todo en una época como la actual.

En semanas recientes creció una confianza poco fundamentada sobre la efectividad de la combinación de dos fármacos como potencial tratamiento para el COVID-19: la hidroxicloroquina y azitromicina. La hidroxicloroquina es un medicamento que se usa para tratar enfermedades infecciosas –como la malaria– y también se usa como tratamiento para enfermedades reumáticas, como el lupus eritematoso. La azitromicina es un antibiótico usado para tratar infecciones bacterianas.

El revuelo mediático hacia la hidroxicloroquina y la azitromicina como posible tratamiento para el COVID-19 provocó que varios países como Estados Unidos y Canadá compraran grandes lotes de dichos medicamentos. Esto causó el desabasto de hidroxicloroquina para pacientes con enfermedades para las que sí está indicado su uso, como el lupus eritematoso. Sin embargo, desde marzo de 2020 la FDA (Food and Drug Administration), la agencia encargada de regular los medicamentos en Estados Unidos, advirtió de los riesgos del uso de la hidroxicloroquina. Entre dichos riesgos se encuentran alteraciones en la función renal y en el ritmo cardiaco, mismos que se ven potenciados al combinarla con otros medicamentos como la azitromicina.

La popularidad de estos fármacos para tratar el COVID-19 provenía, al parecer, de la publicidad generalizada de pequeños estudios que sugerían que esta combinación de medicamentos reducía la reproducción del virus dentro de las células de los pacientes infectados.

Sin embargo, en mayo de este año se publicó un estudio en The Lancet, una revista científica de renombre, donde se muestra evidencia en contra del uso de la combinación de hidroxicloroquina y azitromicina como potencial tratamiento para pacientes con COVID-19. El estudio está basado en un registro multinacional de 671 hospitales en seis continentes con datos de 96,032 pacientes con COVID-19 tratados con hidroxicloroquina o cloroquina solos o combinados con azitromicina (u otros medicamentos de la misma familia). Los autores de este estudio encontraron que existe un incremento en el riesgo de alteraciones en el ritmo cardiaco y de muerte intrahospitalaria relacionada con su uso y no encontraron una mejoría clínica en pacientes con COVID-19. Por lo que los autores sugirieron que estos incrementos en el riesgo a la salud, aunados a no poder confirmar un beneficio clínico, provocan que el uso de estos medicamentos como tratamiento para pacientes hospitalizados con COVID-19 sea no recomendado.

Al final, todos tenemos un interés en común: encontrar el camino de regreso a la vida cotidiana. Sin embargo, queda un problema difícil y delicado por resolver: seleccionar y filtrar la información producida por fuentes científicas fidedignas, valorar sus resultados y la aplicabilidad de los mismos a nuestras acciones en la vida pública y privada, así como mantener una actitud escéptica hacia los rumores y la opinión pública no especializada. El SARS-Cov-2 es un virus nuevo, lo que implica que cada día se aprende sobre su impacto en la salud de la población, sobre cómo prevenir su contagio, cómo tratar la enfermedad que produce y las mejores prácticas para rehabilitar a los pacientes que se recuperan. Por ejemplo, actualmente existen varios equipos de científicos en muchos países que están investigando todo tipo de aspectos alrededor del SARS-CoV-2 que puedan llevar al desarrollo de un tratamiento efectivo, pruebas diagnósticas más precisas y una vacuna que sea segura y que pueda ser producida y distribuida en todo el mundo. Esta búsqueda acelerada de evidencia que ayude a combatir al SARS-Cov-2 hace que las recomendaciones emitidas por los científicos y las autoridades sanitarias vayan cambiando conforme se genere más información sobre el virus, y nosotros como población debemos estar atentos a dichos cambios. Nuestro más grande aliado en estos tiempos de pandemia, incertidumbre y sobre-flujo de información es la evidencia científica.

 

* Qué es PADeCI

El Proyecto de Análisis de Decisiones para Contextos Inciertos (PADeCI) es un grupo multidisciplinario de profesionales en diversas áreas de la ciencia que busca explicar de manera sencilla las situaciones que emergen de los contextos inciertos, como el que estamos viviendo a partir de la propagación del COVID-19.

PADeCI surge a principios de 2020 en el Centro de Investigación y Docencias Económicas (CIDE) en la sede Región Centro en Aguascalientes. Esta iniciativa es liderada por el Dr. Fernando Alarid-Escudero, quien en los últimos meses ha reunido un equipo de investigación conformado por jóvenes investigadores del Bajío mexicano con interés en la Ciencia de las Decisiones, siendo el primer equipo de investigación con este enfoque en México.

La Ciencia de las Decisiones se caracteriza por reunir distintas herramientas de recolección y análisis de datos para la creación de modelos que ayuden a la toma de decisiones informadas, por lo que el equipo a cargo del Dr. Alarid-Escudero se conforma por profesionales en economía, ingeniería, matemáticas, computación, epidemiología, bioestadística, salud pública, sociología, historia, ciencia de datos y ciencia de la decisión.

A pocas semanas de la conformación de PADeCI, este equipo de investigación ha creado e implementado, en colaboración con expertos de la Universidad de Stanford en California, Estados Unidos, el modelo SC-COSMO (Stanford-CIDE COronavirus Simulation MOdel), un modelo epidemiológico matemático para dar seguimiento a la epidemia de COVID-19. El modelo SC-COSMO permite proyectar cómo se comportará la pandemia de COVID-19 bajo diferentes intervenciones no farmacológicas (INF) (como “La Jornada Nacional de Sana Distancia” decretada en México) y contempla las distintas maneras en que interactúan diferentes grupos demográficos en la población sobre la que se quiera obtener proyecciones, pues los patrones socioculturales de convivencia influyen directamente en la manera en que se puede extender el número de contagios.

El Dr. Alarid-Escudero es profesor investigador de la División de Administración Pública y miembro del Programa de Política de Drogas del CIDE-Región Centro y nivel 1 del Sistema Nacional de Investigadores. El Dr. Alarid-Escudero tiene una larga trayectoria en la investigación y desarrollo de modelos de decisión utilizados en prevención, control y tratamiento de distintas enfermedades crónicas e infecciosas. Es parte de la Red de Modelos de Intervención y Vigilancia del Cáncer (CISNET), consorcio de investigadores patrocinados por el Instituto Nacional de Cancerología de Estados Unidos que se enfoca en el uso de modelos de simulación para evaluar el impacto de intervenciones de control del cáncer sobre las tendencias de la población en la incidencia y la mortalidad. También es miembro fundador del grupo de trabajo Análisis de Decisiones en R para Tecnologías en Salud (DARTH por sus siglas en inglés) y del grupo de trabajo Red de colaboración para el valor de la información (ConVOI por sus siglas en inglés). Su formación multidisciplinaria lo ha llevado a desarrollar una gran convicción acerca de la importancia de que distintas áreas de las ciencias dialoguen entre sí para buscar soluciones asertivas a los grandes problemas de salud pública.

La Dra. Yadira Elizabeth Peralta Torres es profesora investigadora de la División de Economía y miembro del Programa de Estudios Longitudinales, Experimentos y Encuestas del CIDE-Región Centro y nivel 1 del Sistema Nacional de Investigadores. Sus líneas de investigación se enfocan en el desarrollo y la aplicación de métodos estadísticos frecuentistas y Bayesianos con especial énfasis en el área educativa. Asimismo, la Dra. Peralta tiene experiencia en diseño de instrumentos y validación de escalas. Fue parte del Comité Técnico de ACT (American College Testing), uno de los principales exámenes estandarizados utilizados para medir rendimiento académico y el ingreso a estudios universitarios en Estados Unidos. Ha sido consultora estadística para diversas instituciones nacionales e internacionales como el Centro de Estudios Educativos, el Instituto de Desarrollo Infantil de la Universidad de Minnesota o el Programa de Investigación sobre la Equidad y la Inclusión en la Atención Sanitaria de la Clínica Mayo en Estados Unidos, por mencionar algunos. Dentro del equipo PADeCi, la Dra. Peralta es responsable del área de análisis y visualización de datos. Sus aportaciones en metodología cuantitativa, así como en psicometría y modelos longitudinales han sido elementales en la aplicación del modelo SC-COSMO.

El Dr. Alfonso Miranda es profesor investigador de la División de Economía y director del Programa de Estudios Longitudinales, Experimentos y Encuestas (PANEL) del CIDE-Región Centro. Es miembro del Sistema Nacional de investigadores nivel III desde 2019, y de la Academia Nacional de Ciencias desde 2018. El Dr. Miranda es editor de la revista científica Latin American Economic Review; investigador afiliado del Instituto del Trabajo (IZA), Alemania; investigador afiliado de la Organización Global del Trabajo (GLO) y del Grupo de Econometría de la de la Universidad de York, Reino Unido. Antes de unirse al CIDE, Alfonso fue profesor en Estadística Social del Instituto de Educación de University College London, Reino Unido. Sus intereses de investigación incluyen el uso y desarrollo de métodos de estimación de modelos econométricos lineales y no lineales para datos longitudinales y de corte transversal; y sus aplicaciones en demografía, educación, salud y mercados de trabajo. Recientemente Alfonso ha trabajado en temas relacionados al diseño conceptual y estadístico de encuestas sociales y experimentos.

Andrea Luviano es médica cirujana egresada de la Escuela de Medicina del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y Maestra en Salud Pública por la Escuela de Salud Pública de Harvard T.H. Chan. En este proyecto sobre COVID-19 forma parte del grupo de modelación encargada de la adaptación del modelo SC-COSMO al contexto mexicano. Anteriormente, se desempeñó como asesora de la Dirección General y de la Dirección de Planeación Estratégica Institucional del Instituto Mexicano del Seguro Social y actualmente es asistente de investigación del Doctor Fernando Alarid-Escudero. Sus temas de interés están relacionados con políticas de salud y ciencias de la decisión en salud.

El área de análisis y visualización de datos cuenta con José Manuel Cardona Arias, quien es egresado de la Licenciatura en Políticas Publicas del CIDE. Su especialidad es el uso de distintos software y lenguajes de programación de vanguardia para el análisis y visualización de datos. Sus intereses como investigador se concentran en la evaluación de proyectos para la disminución de la pobreza y en temas de salud pública.

Regina Isabel Medina Rosales, estudiante de la Licenciatura en Políticas Publicas del CIDE, es científica de datos en PADeCI. Ha sido asistente de investigación como parte del Estudio Longitudinal del Desarrollo de los Niños y Niñas de Aguascalientes de CIDE–Región Centro (EDNA). Fue profesora de secundaria rural del sistema CONAFE así como delegada de la sociedad civil en 2019 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de Naciones Unidas.

Mariana Fernández Espinosa es egresada de Ingeniería en Sistemas Computacionales de la Universidad Autónoma de Aguascalientes. Mariana es ingeniero de datos y modelador junior del grupo de modelación de PADeCI encargada del desarrollo de la estructura computacional necesaria para el uso del modelo SC-COSMO. Ha colaborado en diversos proyectos de investigacion en la Autónoma de Aguascalientes, la Universidad Autónoma de Querétaro y el Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial. Fue galardonada con el Premio Estatal y Municipal de la Juventud de Aguascalientes en 2018 en la categoría “Habilidades científicas y tecnológicas”. Fue becada por la empresa Huawei para realizar una estancia en Shenzhen sobre tecnología 5G.

Hirvin Azael Díaz Zepeda es estudiante de la maestría en Métodos para el Análisis de Políticas Públicas (METPOL) del CIDE y licenciado en Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Es parte del equipo de modelación desarrollándose como modelador junior. Anteriormente ha sido asistente de investigación en el Centro de Estudios del Instituto Federal de Telecomunicaciones y analista en el área de riesgo financiero de una de las empresas más importantes de microfinanciamiento del país.

Hugo Berumen es Médico Pasante de Servicio Social en la modalidad de investigación, se encuentra en PADeCI con el interés de especializarse en ciencia de datos, y el desarrollo y aplicación de modelos epidemiológicos, estadísticos, y matemáticos. Colabora en proyectos de análisis de decisión para identificar estrategias óptimas de prevención, control y tratamiento de distintas enfermedades, como la enfermedad renal crónica en Aguascalientes.

La gestión y organización de un equipo tan diverso no sería posible sin Marcela Pomar Ojeda quien es historiadora egresada de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, editora con 20 años de experiencia en el ramo, Maestra en Administración y Evaluación de Proyectos por la UP y estudiante de la Licenciatura de Economía en la UNAM. Ha sido columnista de La Jornada Aguascalientes y es directora ejecutiva de la revista Aguaardiente de la UAA. Es colaboradora académica en la División de Administración Pública y en el Programa de Política de Drogas del CIDE, Región Centro. Participó como coorganizadora a fines de 2017 del colectivo aguascalentense Ciudadanía Informada y Activa (CIA), conformado por ciudadanos interesados en la toma de conciencia social y política.

La vinculación con distintas instituciones y sociedad civil se encuentra a cargo de Karina Alejandra Leyva Rodríguez, quien es socióloga egresada de la Universidad Autónoma de Aguascalientes y maestrante en estudios sociopolíticos en la Universidad de Guadalajara. Se especializa en estudios sobre movimientos sociales, feminismos y análisis de redes sociales. Ha sido becada en múltiples ocasiones por la Academia Mexicana de Ciencias para realizar estancias de investigación sobre derechos humanos de las mujeres y en 2017 fue ganadora del primer lugar del área de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades del quinto Encuentro de Jóvenes Investigadores en el estado de Aguascalientes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.