¿Las enfermedades preexistentes realmente son la causa de la alta tasa de mortalidad por COVID-19 en México? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Contagio
Por PADeCI. Proyecto de Análisis de Decisiones en Contextos Inciertos
PADeCI es un equipo interdisciplinario enfocado en promover la toma de decisiones basadas en evid... PADeCI es un equipo interdisciplinario enfocado en promover la toma de decisiones basadas en evidencia científica para la generación de políticas públicas. Nos dedicamos a crear modelos de decisión, análisis de información y generación de evidencia en ciencias de la decisión, salud pública, epidemiología, medicina, políticas públicas, economía, matemáticas y estadística. Compartiremos diversos análisis con técnicas novedosas de manera accesible sobre temas de coyuntura en políticas de salud. (Leer más)
¿Las enfermedades preexistentes realmente son la causa de la alta tasa de mortalidad por COVID-19 en México?
Con los datos oficiales disponibles, es muy difícil afirmar que la diabetes, la obesidad o la hipertensión sean las responsables directas de un número importante de muertes en México a causa del COVID-19.
Por Jorge Roa
12 de diciembre, 2020
Comparte

Ya han pasado 277 días desde el primer caso confirmado de COVID-19 en México detectado el 27 de febrero de 2020.1 En todo este tiempo, la cantidad de información sobre los síntomas que provoca este virus, las recomendaciones del sector salud y las poblaciones con ciertas características que tienen un riesgo más alto de morir derivado de la portación del COVID-19 han crecido exponencialmente.

Este último punto es muy importante ya que no pueden existir generalizaciones absolutas sobre cómo el COVID-19 se comporta en cada cuerpo y en cada población. La mortalidad de este virus en cada país está en función de los sistemas de salud, la alimentación, los hábitos de vida, la cultura, la geografía e incluso la respuesta de los gobiernos en la contención del virus a través de políticas públicas de salud. Particularmente, México tiene una de las tasas más altas de mortalidad por casos confirmados de COVID-19 en el mundo, ocupando el cuarto puesto contabilizando 73 muertes por cada 100 mil habitantes.2

Lo anterior es sumamente preocupante ya que, a pesar de los múltiples esfuerzos que han existido por parte del gobierno mexicano, la tasa de mortalidad ha ido incrementando en los últimos meses. En este sentido, se ha tratado de determinar por qué en México la epidemia de COVID-19 ha tenido como resultado la lamentable muerte de un número importante de mexicanos. La Secretaría de Salud (SSA) y el propio gobierno mexicano han establecido en reiteradas ocasiones distintas hipótesis para tratar de explicar dicha mortalidad. Por ejemplo, el Dr. Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, ha afirmado que la alta tasa de letalidad por contagios de COVID-19 en México se debe a las enfermedades preexistentes o crónico-degenerativas que la población tiene.3

Es decir, enfermedades como la diabetes, la obesidad o la hipertensión son las que están causando que la tasa de letalidad de COVID-19 sea alta, pero ¿estas afirmaciones realmente son ciertas? De acuerdo con el Dr. López-Gatell, las enfermedades crónicas como la diabetes o la obesidad, así como otras enfermedades crónicas degenerativas, son las responsables de que muchos mexicanos estén perdiendo la batalla contra el coronavirus. Incluso, el propio subsecretario declaró que esta epidemia de comorbilidades ha sido provocada por las industrias de refrescos y de alimentos procesados, por lo que dichas enfermedades terminan siendo una causa muy importante por las cuales México tiene una alta tasa de letalidad por contagios de COVID-19.4,5

Si bien la diabetes, la obesidad y la hipertensión son enfermedades que afectan a millones de mexicanos, también es precipitado afirmar de forma contundente que dichos padecimientos sean la causa principal de la tasa de letalidad por COVID-19.

Debido a lo anterior, es necesario evaluar las afirmaciones del subsecretario a la luz de los datos emitidos por la propia SSA. Por lo tanto, se utilizará la base de casos confirmados por COVID-19 a nivel nacional que la SSA publica diariamente para analizar el perfil de las personas que desgraciadamente fallecen por coronavirus.

El ejercicio realizado a continuación no figura en los reportes técnicos diarios que la SSA reporta en las conferencias oficiales. Con fecha de corte del día 29 de noviembre de 2020 se reportó la muerte de 105,655 personas confirmadas con COVID-19.6

 

El diagrama de Venn muestra el porcentaje de los casos que la SSA registra en cuanto a las enfermedades preexistentes de cada paciente fallecido confirmado con COVID-19. Los datos se agruparon en tres categorías con propósitos informativos: las enfermedades respiratorias (asma, EPOC y tabaquismo), las enfermedades cardiovasculares (hipertensión y cardiovascular) y las enfermedades crónicas (diabetes y obesidad). Cada intersección del diagrama representa si el paciente tiene más de una enfermedad, ya sea ésta respiratoria, cardiovascular, crónica o incluso las tres.

Por ejemplo, el conjunto del diagrama en color verde significa que 12% de los fallecidos tenían únicamente alguna enfermedad cardiovascular, o bien, todas (hipertensión y cardiovascular). Asimismo, la intersección del diagrama en color rosa significa que 3.1% de todos los fallecidos contaba únicamente con alguna enfermedad respiratoria y crónica. Aún analizando esta información, las intersecciones, las inclusiones y las disyunciones del diagrama demuestran que la gran mayoría de los fallecidos no reporta solamente tener alguna enfermedad crónica o cardiovascular. Es decir, las enfermedades preexistentes están teniendo un mayor porcentaje de forma conjunta que de forma aislada, por lo que si se suman por ejemplo todas las personas que reportaron tener alguna enfermedad cardiovascular junto con otras enfermedades, el porcentaje de fallecidos se incrementa a un 46.6%. Ahora bien, analizando esta misma información y tomando sólo en cuenta a las enfermedades que, de acuerdo con la narrativa oficial, son las que están provocando una alta tasa de mortalidad (diabetes, hipertensión y obesidad), los datos son los siguientes:

Similar al diagrama anterior, el conjunto en color morado muestra que 8% de las personas fallecidas solamente tenía obesidad, mientras que el conjunto en color salmón muestra que el 10.7% de los fallecidos tenía diabetes. De igual manera, el porcentaje de enfermedades se incrementa cuando se analizan de forma conjunta, por lo que 38.5% de las personas fallecidas tenía diabetes, pero también obesidad o hipertensión.

Las dos gráficas anteriores revelan información valiosa: las personas que están falleciendo en México en su mayoría tienen más de una enfermedad preexistente, no obstante, aún con esta información, es imposible afirmar que la mayor parte de los pacientes fallecidos en México confirmados con COVID-19 contara con solamente alguna enfermedad preexistente. Lo que sí es un hecho es que tener alguna de estas enfermedades eleva las complicaciones al momento de combatir al virus (sobre todo las respiratorias), sin embargo, es muy diferente afirmar que la diabetes, la obesidad o la hipertensión sean las responsables directas de un número importante de muertes en México a causa del COVID-19. Incluso con los datos oficiales y las limitaciones que éstos tienen, es muy difícil determinar la causalidad de los fallecimientos ya que cada caso es sumamente particular en el que influyen otras variables que los datos no están capturando.

Algunas de estas otras variables que los datos de la SSA no están capturando y que podrían influir en las complicaciones que el paciente experimenta para combatir al virus y que, por ende, terminan en un fallecimiento son las siguientes:

1) Miedo a los hospitales/desinformación: al ser portadores de COVID-19, muchas personas prefieren combatir al virus desde sus hogares debido al miedo que tienen porque sus casos no tengan un manejo ideal y su riesgo de morir incremente en algún centro de salud. De igual manera, la desinformación que está en constante circulación también influye en que las personas no tengan la confianza de acudir a un hospital por el temor de no volver a salir con vida de ahí. Tan sólo basta analizar las cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Al menos en esta dependencia, de todos los pacientes que se han intubado, sólo 13% sobrevive.7 Asimismo, cuando los mexicanos no buscan atención médica inmediata, los síntomas empeoran y no queda mucho por hacer. Es decir, muchas personas están perdiendo la vida sin ni siquiera haber ingresado a una unidad médica en donde pudieron haber recibido algún tipo de cuidado que podría haberlos salvado.8 Lo anterior es sumamente preocupante ya que muchas personas podrían estar falleciendo por COVID-19 a causa del temor y la falta de confianza en las instituciones de salud.9

2) Desigualdad: el COVID-19 es un virus que debe ser atendido inmediatamente, sin embargo, no todos tienen los medios económicos para hacerlo de la misma forma. Precios duplicados o triplicados de renta y venta de oxígeno; traslados en ambulancia con un costo desmesurado, o bien, escasez para conseguir espacio en hospitales son algunas de las situaciones que los mexicanos enfrentan con sus familiares y conocidos.10 Cada minuto cuenta en el combate a este virus, por lo que en muchas situaciones se opta por pagar dichos precios descomunales. Desafortunadamente, no todas las personas pueden costear los servicios médicos ni los medicamentos necesarios para combatir a la enfermedad, por lo que terminan tratándose con los medios que tienen a su alcance.

Toda la información aquí resumida lamentablemente no es concluyente, por lo que en los próximos meses las cifras pueden empeorar. Ante un número significativo de muertes, el gobierno federal debe de cambiar de estrategia y de comunicación con la población para tomar mejores medidas que ayuden a controlar los contagios a nivel nacional. El virus no es selectivo, por lo que todos estamos expuestos a contraerlo independientemente de la edad y el estado de salud; simplemente, el 45% de fallecidos confirmados con COVID-19 tenían menos de 60 años, lo que significa que el virus también está afectando a personas jóvenes y adultas.11

Si bien el gobierno tiene mucha injerencia en cuanto al manejo de la pandemia, nosotros como ciudadanos también somos responsables del número de contagios que se da día con día. Por lo tanto, debemos seguir haciendo caso a las recomendaciones de la SSA, hacer uso correcto del cubrebocas, lavarnos constantemente las manos y quedarnos en casa si está dentro de nuestras posibilidades hacerlo. La pandemia por COVID-19 está lejos de terminar y se debe ser consciente de que cada una de nuestras acciones para detener la transmisión del virus implican miles de vidas que pueden ser salvadas.

@PADeCI1

 

1 Suárez, V., et al. (2020). Epidemiología de COVID-19 en México: del 27 de febrero al 30 de abril de 2020. Disponible aquí.

2 Johns Hopkins University. (2020). Mortality Analyses. Mortality in the Most Affected Countries. Disponible aquí.

3 Navarro, M. (2020). Ésta es la razón por la que más mexicanos mueren por Covid-19, según López-Gatell. Forbes. Disponible aquí.

4 Valadez, B. (2020). Culpa López-Gatell a comida chatarra y refresco por alta mortalidad por covid-19. Milenio. Disponible aquí.

5 (2020). “Es evidencia científica”: López-Gatell aseguró que 40,842 mexicanos mueren al año por enfermedades relacionadas al consumo de refresco. Disponible aquí.

6 Secretaría de Salud. (2020). Datos Abiertos. Dirección General de Epidemiología. Disponible aquí.

7 Miranda, P. y Manzo, L. (2020). “Mueren 8 de cada 10 intubados por Covid en el IMSS”. El Universal. Disponible aquí.

8 San Martín, M. (2020). “¿Por qué mueren tantas personas de COVID-19 en México?”. El Heraldo. Disponible aquí.

9 Kitroeff, N. y Villegas, P. (2020). “Prefiero quedarme en mi casa y morirme ahí”. New York Times. Disponible aquí.

10 Gómez, A. (2020). “La odisea de conseguir oxígeno durante la pandemia”. Eme Equis. Disponible aquí.

11 Parish, N. (2020). Análisis: ¿Por qué tanta gente muere por Covid-19 en México? Forbes. Disponible aquí.

 

 

* Qué es PADeCI

El Proyecto de Análisis de Decisiones para Contextos Inciertos (PADeCI) es un grupo multidisciplinario de profesionales en diversas áreas de la ciencia que busca explicar de manera sencilla las situaciones que emergen de los contextos inciertos, como el que estamos viviendo a partir de la propagación del COVID-19.

PADeCI surge a principios de 2020 en el Centro de Investigación y Docencias Económicas (CIDE) en la sede Región Centro en Aguascalientes. Esta iniciativa es liderada por el Dr. Fernando Alarid-Escudero, quien en los últimos meses ha reunido un equipo de investigación conformado por jóvenes investigadores del Bajío mexicano con interés en la Ciencia de las Decisiones, siendo el primer equipo de investigación con este enfoque en México.

La Ciencia de las Decisiones se caracteriza por reunir distintas herramientas de recolección y análisis de datos para la creación de modelos que ayuden a la toma de decisiones informadas, por lo que el equipo a cargo del Dr. Alarid-Escudero se conforma por profesionales en economía, ingeniería, matemáticas, computación, epidemiología, bioestadística, salud pública, sociología, historia, ciencia de datos y ciencia de la decisión.

A pocas semanas de la conformación de PADeCI, este equipo de investigación ha creado e implementado, en colaboración con expertos de la Universidad de Stanford en California, Estados Unidos, el modelo SC-COSMO (Stanford-CIDE COronavirus Simulation MOdel), un modelo epidemiológico matemático para dar seguimiento a la epidemia de COVID-19. El modelo SC-COSMO permite proyectar cómo se comportará la pandemia de COVID-19 bajo diferentes intervenciones no farmacológicas (INF) (como “La Jornada Nacional de Sana Distancia” decretada en México) y contempla las distintas maneras en que interactúan diferentes grupos demográficos en la población sobre la que se quiera obtener proyecciones, pues los patrones socioculturales de convivencia influyen directamente en la manera en que se puede extender el número de contagios.

El Dr. Alarid-Escudero es profesor investigador de la División de Administración Pública y miembro del Programa de Política de Drogas del CIDE-Región Centro y nivel 1 del Sistema Nacional de Investigadores. El Dr. Alarid-Escudero tiene una larga trayectoria en la investigación y desarrollo de modelos de decisión utilizados en prevención, control y tratamiento de distintas enfermedades crónicas e infecciosas. Es parte de la Red de Modelos de Intervención y Vigilancia del Cáncer (CISNET), consorcio de investigadores patrocinados por el Instituto Nacional de Cancerología de Estados Unidos que se enfoca en el uso de modelos de simulación para evaluar el impacto de intervenciones de control del cáncer sobre las tendencias de la población en la incidencia y la mortalidad. También es miembro fundador del grupo de trabajo Análisis de Decisiones en R para Tecnologías en Salud (DARTH por sus siglas en inglés) y del grupo de trabajo Red de colaboración para el valor de la información (ConVOI por sus siglas en inglés). Su formación multidisciplinaria lo ha llevado a desarrollar una gran convicción acerca de la importancia de que distintas áreas de las ciencias dialoguen entre sí para buscar soluciones asertivas a los grandes problemas de salud pública.

La Dra. Yadira Elizabeth Peralta Torres es profesora investigadora de la División de Economía y miembro del Programa de Estudios Longitudinales, Experimentos y Encuestas (PANEL) del CIDE-Región Centro. Es miembro también del Sistema Nacional de Investigadores Nivel I. Sus líneas de investigación se enfocan en el desarrollo y la aplicación de métodos estadísticos frecuentistas y Bayesianos con especial énfasis en el área educativa. Asimismo, la Dra. Peralta tiene experiencia en diseño de instrumentos y validación de escalas. Fue parte del Comité Técnico de ACT (American College Testing), uno de los principales exámenes estandarizados utilizados para medir rendimiento académico y el ingreso a estudios universitarios en Estados Unidos. Ha sido consultora estadística para diversas instituciones nacionales e internacionales como el Centro de Estudios Educativos, el Instituto de Desarrollo Infantil de la Universidad de Minnesota o el Programa de Investigación sobre la Equidad y la Inclusión en la Atención Sanitaria de la Clínica Mayo en Estados Unidos, por mencionar algunos. Dentro del equipo PADeCi, la Dra. Peralta es responsable del área de análisis y visualización de datos. Sus aportaciones en metodología cuantitativa, así como en psicometría y modelos longitudinales han sido elementales en la aplicación del modelo SC-COSMO.

El Dr. Alfonso Miranda es profesor investigador de la División de Economía y director del Programa de Estudios Longitudinales, Experimentos y Encuestas (PANEL) del CIDE-Región Centro. Es miembro del Sistema Nacional de investigadores nivel III desde 2019, y de la Academia Nacional de Ciencias desde 2018. El Dr. Miranda es editor de la revista científica Latin American Economic Review; investigador afiliado del Instituto del Trabajo (IZA), Alemania; investigador afiliado de la Organización Global del Trabajo (GLO) y del Grupo de Econometría de la de la Universidad de York, Reino Unido. Antes de unirse a CIDE Alfonso fue profesor en Estadística Social del Instituto de Educación de University College London, Reino Unido. Sus intereses de investigación incluyen el uso y desarrollo de métodos de estimación de modelos econométricos lineales y no lineales para datos longitudinales y de corte transversal; y sus aplicaciones en demografía, educación, salud y mercados de trabajo. Recientemente Alfonso ha trabajado en temas relacionados al diseño conceptual y estadístico de encuestas sociales y experimentos.

Andrea Luviano es médica cirujana egresada de la Escuela de Medicina del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y Maestra en Salud Pública por la Escuela de Salud Pública de Harvard T.H. Chan. En este proyecto sobre COVID-19 forma parte del grupo de modelación encargada de la adaptación del modelo SC-COSMO al contexto mexicano. Anteriormente, se desempeñó como asesora de la Dirección General y de la Dirección de Planeación Estratégica Institucional del Instituto Mexicano del Seguro Social y actualmente es asistente de investigación del Doctor Fernando Alarid-Escudero. Sus temas de interés están relacionados con políticas de salud y ciencias de la decisión en salud.

El área de análisis y visualización de datos cuenta con José Manuel Cardona Arias, quien es egresado de la Licenciatura en Políticas Publicas del CIDE. Su especialidad es el uso de distintos software y lenguajes de programación de vanguardia para el análisis y visualización de datos. Sus intereses como investigador se concentran en la evaluación de proyectos para la disminución de la pobreza y en temas de salud pública.

Regina Isabel Medina Rosales, estudiante de la Licenciatura en Políticas Publicas del CIDE, es científica de datos en PADeCI. Ha sido asistente de investigación como parte del Estudio Longitudinal del Desarrollo de los Niños y Niñas de Aguascalientes de CIDE–Región Centro (EDNA). Fue profesora de secundaria rural del sistema CONAFE así como delegada de la sociedad civil en 2019 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de Naciones Unidas.

Mariana Fernández Espinosa es egresada de Ingeniería en Sistemas Computacionales de la Universidad Autónoma de Aguascalientes. Mariana es ingeniero de datos y modelador junior del grupo de modelación de PADeCI encargada del desarrollo de la estructura computacional necesaria para el uso del modelo SC-COSMO. Ha colaborado en diversos proyectos de investigacion en la Autónoma de Aguascalientes, la Universidad Autónoma de Querétaro y el Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial. Fue galardonada con el Premio Estatal y Municipal de la Juventud de Aguascalientes en 2018 en la categoría “Habilidades científicas y tecnológicas”. Fue becada por la empresa Huawei para realizar una estancia en Shenzhen sobre tecnología 5G.

Valeria Gracia Olvera es ingeniera ambiental por la UASLP y Maestra en Economía Ambiental por el CIDE. Desde el año 2017, ha participado como asistente de enseñanza en el CIDE, en cursos de posgrado como Microeconomía y Econometría, y desde el 2019 se ha desempeñado como docente en varias instituciones de nivel superior. En PADeCI realiza modelación y proyecciones matemáticas.

Hirvin Azael Díaz Zepeda es estudiante de la maestría en Métodos para el Análisis de Políticas Públicas (METPOL) del CIDE y licenciado en Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Es parte del equipo de modelación desarrollándose como modelador junior. Anteriormente ha sido asistente de investigación en el Centro de Estudios del Instituto Federal de Telecomunicaciones y analista en el área de riesgo financiero de una de las empresas más importantes de microfinanciamiento del país.

Hugo Berumen es Médico Pasante de Servicio Social en la modalidad de investigación, se encuentra en PADeCI con el interés de especializarse en ciencia de datos, y el desarrollo y aplicación de modelos epidemiológicos, estadísticos, y matemáticos. Colabora en proyectos de análisis de decisión para identificar estrategias óptimas de prevención, control y tratamiento de distintas enfermedades, como la enfermedad renal crónica en Aguascalientes.

La gestión y organización de un equipo tan diverso no sería posible sin Marcela Pomar Ojeda quien es historiadora egresada de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, editora con 20 años de experiencia en el ramo, Maestra en Administración y Evaluación de Proyectos por la UP y estudiante de la Licenciatura de Economía en la UNAM. Ha sido columnista de La Jornada Aguascalientes y es directora ejecutiva de la revista Aguaardiente de la UAA. Es colaboradora académica en la División de Administración Pública y en el Programa de Política de Drogas del CIDE, Región Centro. Participó como coorganizadora a fines de 2017 del colectivo aguascalentense Ciudadanía Informada y Activa (CIA), conformado por ciudadanos interesados en la toma de conciencia social y política.

La vinculación con distintas instituciones y sociedad civil se encuentra a cargo de Karina Alejandra Leyva Rodríguez, quien es socióloga egresada de la Universidad Autónoma de Aguascalientes y maestrante en estudios sociopolíticos en la Universidad de Guadalajara. Se especializa en estudios sobre movimientos sociales, feminismos y análisis de redes sociales. Ha sido becada en múltiples ocasiones por la Academia Mexicana de Ciencias para realizar estancias de investigación sobre derechos humanos de las mujeres y en 2017 fue ganadora del primer lugar del área de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades del quinto Encuentro de Jóvenes Investigadores en el estado de Aguascalientes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.