COVID-19 para el sistema penitenciario: libertad o propagación y motines - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El derecho olvidado
Por Asistencia Legal por los Derechos Humanos ASILEGAL
La defensa de derechos humanos no es selectiva ni negociable y, normalmente, encuentra su necesid... La defensa de derechos humanos no es selectiva ni negociable y, normalmente, encuentra su necesidad en los sectores más estigmatizados y olvidados de la sociedad, como lo son las personas en conflicto con la ley penal. Luchamos por darle voz a las mujeres olvidadas, las personas indígenas sin intérprete, las víctimas LGBTTTI de abusos y discriminación del Estado. Luchamos por el derecho de las y los olvidados. (Leer más)
COVID-19 para el sistema penitenciario: libertad o propagación y motines
Los motines en Perú, Colombia, Brasil, Sri Lanka e Italia y los contagios en España y Estados Unidos en centros penitenciarios suponen una disyuntiva de vida o muerte para nuestras autoridades.
Por Sergio Pérez Gavilán
26 de marzo, 2020
Comparte

La pandemia de COVID-19 pisó tierras mexicanas. Día con día se tendrán que tomar decisiones acrecentadamente complicadas y con miles de aristas que afectarán a millones de mexicanos y, si no es mucho pedir, será necesario aprender de tanto las buenas como las malas prácticas de otros países que actualmente atienden las consecuencias de sus acciones —o la falta de éstas—.

El Sistema Penitenciario no será la excepción, sino todo lo contrario: será uno de los frentes en los que se pondrá a prueba la talante de la calidad humana de las autoridades que nos gobiernan. No sólo desde la responsabilidad que tienen con el resguardo y protección de los derechos de las personas privadas de libertad, incluyendo el derecho a la salud, sino desde cómo atacarán la crisis siendo conscientes del exagerado nivel de vulnerabilidad en que se encuentran las personas privadas de libertad y toda persona que labora dentro del sistema penitenciario.

El hacinamiento y la sobrepoblación es la moneda de cambio que impera dentro del sistema1. Presente en prácticamente casi todos los estados del país, es sencillo y directo entender el riesgo que conllevan y cómo esto puede, a final de cuentas, propagar una crisis de dimensiones imprevistas si no se toman acciones apropiadas con el estado de emergencia que está por azotar a todo el país. Desde las pequeñas ciudades y comunidades rurales donde hay CERESOS, como Cieneguillas o Huixtla, hasta las grandes urbes que tienen sus centros cerca o en medio de la ciudad, como Durango o Tijuana.

En cuestión de unas semanas o, tal vez días, dependiendo de nuestra suerte, las autoridades judiciales, penitenciarias, fiscalías y defensorías deberán unirse y tomar una decisión sin precedentes en la historia del país: atender con seriedad la vulnerabilidad y el foco de infección que se generará dentro de los CERESOS o intentar continuar de la misma manera, limitando derechos y generando más hacinamiento, asumiendo el altísimo costo que tendrán las consecuencias. En otras palabras, tendrán que decidir entre acelerar miles de procesos de beneficios preliberacionales como libertad condicionada o anticipada, o convertirse en cómplices del virus, ayudando su propagación y contando el número de personas que morirán por hacer caso omiso a lo que sucede en el resto del mundo.

Ya no hay espacio para la exageración ni la hipérbole: esta es una situación que se reflejará en vida y muerte por igual. Las primeras acciones que se tomaron entorno al sistema penitenciario de diferentes países, previsiblemente, giraron entorno a cancelar las visitas y mantener bajo un estricto régimen de vigilancia y limitaciones a la población privada de libertad. Estas decisiones tuvieron repercusiones directas en las personas y en los centros, accionando motines por todo el mundo, causando fugas, muertes e, incluso, infecciones de las que algunas autoridades actualmente padecen.

El listado comienza en Brasil, donde hace menos de quince días, más de 1300 personas privadas de libertad se fugaron de tres centros penitenciarios en Sao Paulo, después de restringir salidas y visitas, aún no se sabe la cifra de rehenes o muertos. Después en Italia, el segundo país con más infecciones y tercero en la cantidad de fallecidos, 27 centros se amotinaron luego de que se cancelaran las visitas familiares, contando 11 muertos, dos rehenes y miles de euros en pérdidas de infraestructura. Luego, en Perú un motín desprendido del temor por contraer el virus con 3 muertos y 17 heridos. Entonces, en Colombia, que presenta graves niveles de hacinamiento y sobrepoblación, hubo un motín que dejó al menos 23 muertos y mas de 80 heridos. Finalmente, en Sri Lanka, hubo otro motín a razón del rumor de una persona con el virus internada, donde murieron al menos dos personas. Por su parte, en España fue confirmado el caso de una persona privada de libertad con Covid-19 que recientemente falleció y desafortunadamente contagió al menos a 38 personas dentro del centro en el que vivía e, igualmente, un caso positivo en un centro en Nueva York.

Estas condiciones no son aisladas y podrán replicarse en cualquier centro del mundo, si no se toman las medidas correctas para hacer frente a la amenaza. Pero, actuando con velocidad, ya hay países que ante la dimensión del problema están tomando acciones extraordinarias. En Irán donde se liberaron a 85,000 personas, por ejemplo, a través de libertades condicionadas y permitiendo que las personas puedan pasar la cuarentena con sus familias; en Los Ángeles, EUA, por su parte se redujo la población con más de 600 liberaciones; Nueva York busca liberar a más de mil personas después de la noticia del primer caso; Nueva Jersey anunció que el 24 de marzo se liberarán a más de mil personas; Italia, después de la serie de motines en todo el país, darán libertad condicionada a alrededor de 3000 personas; finalmente, Australia y Reino Unido, entre otras, afirmaron estar contemplando la implementación de la medida a la brevedad como única respuesta segura ante la crisis.

Los casos y las respuestas a lo largo y ancho del planeta han sido claras. Como anteriormente se dijo, aquí ya no hay espacio para la exageración ni la hipérbole: ante la decisión de restringir libertades y derechos a favor de atacar la propagación del virus, se puede elegir como las autoridades Italianas, que a fin de cuentas llevarán a cabo miles de liberaciones, o como las Iraníes y de los estados de Estados Unidos que prevén el peligro que la situación demanda.

“Libertad o propagación y motines”: la decisión de vida o muerte que se debió haber tomado desde hace ya varios días.

* Sergio Pérez Gavilán, periodista de investigación de ASILEGAL (@AsilegalMx).

 

1 Véase Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2019 (pg. 470).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.