La geografía de la violencia: presencia de grupos criminales en México - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El dispensario. Diálogo sobre drogas.
Por PPD CIDE
El Programa de Política de Drogas del CIDE es un espacio académico interdisciplinario cuyo obje... El Programa de Política de Drogas del CIDE es un espacio académico interdisciplinario cuyo objetivo es estudiar el fenómeno de las drogas, la política de drogas y sus consecuencias. Este es su blog. (Leer más)
La geografía de la violencia: presencia de grupos criminales en México
Hasta la fecha no se sabe con certeza cuántos grupos criminales operan en México. Este texto es un acercamiento para determinar cuántos grupos delictivos se encontraron activos en territorio mexicano entre 2018 y 2019. Este tipo de ejercicio es necesario para dimensionar la complejidad de las estructuras delictivas y la violencia que experimentan los estados.
Por Jorge Roa
3 de junio, 2020
Comparte

Analizar la presencia de los distintos grupos del narcotráfico en territorio mexicano presupone un reto complejo ya que estas organizaciones delictivas con el paso del tiempo se transforman en cédulas más pequeñas o se dividen formando nuevos grupos a partir de escisiones de sus miembros. Por mencionar algunos casos, Nemesio Oceguera Cervantes, fundador del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), antes de montar su propia organización, era miembro del Cártel de Sinaloa (CDS). Por otro lado, Nazario Moreno González, fundador de los Caballeros Templarios, era antes el líder de la Familia Michoacana.1 Estos son sólo algunos ejemplos de cómo se fundan los diferentes grupos y por qué es tan difícil analizar la estructura del crimen organizado en México si no se tiene en cuenta esta evolución y la transformación constante de los grupos criminales. Estos cambios pueden causarse por líderes que son capturados o ejecutados siendo reemplazados por otros, por miembros que deciden separarse para obtener el poder del control del trasiego de drogas o por grupos que son eliminados por otros grupos que llegan a controlar territorios específicos. La forma en que se crean y desarticulan organizaciones delictivas en México es sumamente rápida, por lo que cada año no se puede identificar de forma certera cuántos grupos tienen presencia en distintos estados de la República.

Tanto medios nacionales como medios locales, a través de notas periodísticas y reportajes, han tratado de documentar la presencia de los grupos criminales cubriendo ejecuciones, narcomantas, retenes ilegales y cualquier otra actividad relacionada al crimen organizado. Sin embargo, cuando se trata de encontrar información o alguna base de datos tanto en los medios de comunicación como en fuentes oficiales del gobierno acerca de la presencia geográfica de los grupos, la información es superficial, incompleta o desactualizada.

Periódicos como Milenio, Excélsior o El Universal, así como otros medios nacionales, han hecho un esfuerzo en informar cuántos grupos criminales existen en México a través de noticias recopiladas, documentos emitidos por las instituciones de seguridad del gobierno federal y, también en reiteradas ocasiones, a partir de documentos de seguridad publicados por instituciones extranjeras. Por ejemplo, varios medios utilizan las publicaciones de la Drug Enforcement Administration (DEA por sus siglas en inglés) para documentar la presencia de los grupos del narcotráfico a nivel nacional. El problema de lo anterior es que este tipo de publicaciones sólo proveen una imagen superficial de los grupos y los medios utilizan esta información como un indicador de la presencia de las organizaciones criminales en México cuando en realidad sólo están abordando a aquellos que tienen actividades ilícitas en Estados Unidos. Por lo tanto, es erróneo utilizar este tipo de documentos para representar la presencia de grupos criminales ya que sólo muestran una fracción del total de éstos y no necesariamente hacen referencia a su presencia geográfica. En pocas palabras, en México no existe una base de datos, al menos de forma pública, que exponga verdaderamente cuántos grupos delictivos tienen presencia en distintos estados de la república.

Debido a lo anterior y con el objetivo de determinar realmente cuántos grupos del narcotráfico existen en México, el Programa de Política de Drogas (PPD) del CIDE construyó una base de datos a partir de notas periodísticas de medios locales y nacionales, conferencias oficiales, reportajes, reportes ciudadanos y cualquier otro medio disponible en línea que hiciera referencia a la presencia de algún grupo delictivo entre 2018 y 2019 por cada estado de la república mexicana. Para identificar si un grupo estaba presente, se consideraron diferentes actividades tales como ejecuciones acompañadas por un narcomensaje; narcomantas firmadas por un grupo determinado; enfrentamientos con otros grupos criminales o con fuerzas de seguridad pública, o videos publicados por los propios grupos delictivos en redes sociales haciendo alusión a su presencia en los estados.

Para validar la presencia de los grupos, se determinó si éstos aparecían en más de un medio de comunicación, ya sea local o nacional. En promedio, los grupos en cada estado se documentaron en tres fuentes de información distintas, por lo que al final se realizó una revisión de más de 150 notas periodísticas para respaldar la base de datos. Después de la revisión periodística, se realizó una depuración de los nombres de los grupos delictivos debido a que algunos de éstos tienen nombres similares y se confunden como un mismo grupo, o un mismo grupo tiene diferentes nombres, o bien, en algunos casos, no se trata de un grupo sino de un delincuente en particular.

De acuerdo con los datos recabados, el PPD encontró la presencia de 148 grupos delictivos entre 2018 y 2019, tomando en cuenta sus respectivos brazos armados, distribuidos a lo largo de México. Por ejemplo, mientras que el documento de la DEA “National Drug Threat Assessment 2019” afirma que el CJNG tiene presencia en 25 de los 32 estados, este ejercicio indica que en realidad la presencia del CJNG se extiende a 31 de los 32 estados siendo el grupo delictivo con mayor presencia en el país2. En segundo lugar se ubica el Cártel del Pacífico teniendo presencia en 16 estados de la república y, en tercer lugar, el Cártel del Golfo y el CDS teniendo alcance en 15 entidades, por mencionar algunos.

En el mapa aquí mostrado se puede observar la densidad territorial de la presencia de los grupos criminales. Por una parte, la mayor concentración se encuentra en Guerrero con un total de 24 grupos, seguido por Michoacán con 23 grupos y finalmente el Estado de México con 22 grupos. Por otra parte, las entidades que tienen una menor presencia de grupos delictivos son Zacatecas con cinco grupos, Yucatán con cuatro grupos y Nayarit con tres grupos. De igual forma, se puede analizar que la mayor presencia de grupos se ubica en la zona occidente del país y que dichos datos coinciden con la advertencia que realizó en diciembre de 2019 la Oficina de Asuntos Consulares de Estados Unidos hacia sus ciudadanos para no viajar hacia esa región de México debido a los altos índices de criminalidad y secuestro generados por los grupos criminales3.

En características más específicas de las organizaciones criminales, la base de datos del CIDE-PPD identifica 17 grupos delictivos que se formaron a partir de escisiones de lugartenientes de grupos más longevos. Asimismo, de seis grupos criminales principales como el CDS, el Cártel del Pacífico, CJNG o el Cártel del Golfo, estos cuentan en total con 34 brazos armados, lo que implica en promedio casi 6 cédulas por cada grupo criminal, siendo el CDS el mayor grupo delictivo con el control sobre once brazos armados. La composición y diferencia en las características de los miembros de los grupos es diversa debido a que se pueden encontrar desde grupos integrados por sicarios retirados hasta brazos armados conformados por desertores del ejército y exmiembros de fuerzas de seguridad pública.

En los diferentes estados de la república, el CJNG es el grupo que más confrontaciones tiene con grupos rivales por el control del territorio dada su rápida expansión a partir de 2017 y su presencia en prácticamente casi todo México, a excepción del estado de Sinaloa, siendo este bastión del CDS. De hecho, en Guanajuato existe la presencia del grupo “Cárteles Unidos”, el cual lo integran el CDS, Los Zetas y el Cártel del Golfo para combatir al CJNG.

Analizando la violencia a partir de esta información, de acuerdo con el Atlas de Homicidios publicado por México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), en 2018 la tasa de homicidios a nivel nacional se ubicó en 28.3 homicidios por cada 100 mil habitantes. Los tres estados con las mayores tasas de homicidios fueron Colima, Baja California y Chihuahua con tasas que oscilaron entre 71.3 y 87.5 homicidios por cada 100 mil habitantes4. Es interesante contrastar los datos anteriores con la presencia de los grupos criminales ya que la violencia no necesariamente está relacionada con el número de grupos activos en los estados. Al menos con los datos aquí analizados, parece ser que la violencia no está en función del número de grupos, sino más bien de otros fenómenos que provocan una alta tasa de homicidios como por ejemplo el nivel de brutalidad de los grupos, la presencia de fuerzas militares o la tendencia en la violencia que los estados han experimentado en años pasados.

Un ejercicio a futuro sería extender este análisis a nivel municipal para saber con una mayor precisión el comportamiento de la violencia a partir de la presencia de estos grupos criminales. Asimismo, es posible que algunos de los grupos que esta base reporta se hayan ya desintegrado o incluso fragmentando, confirmando la facilidad con la que surgen grupos delictivos en México. La base de presencia de grupos criminales del PPD protagoniza un esfuerzo por comprender la violencia que confrontan los estados y ayuda a dimensionar qué grupos delictivos en específico se encuentran en pugna o en alianza para intuir y explicar una parte de la violencia que azota el territorio mexicano.

* Jorge Roa es estudiante de octavo semestre de la Licenciatura en Políticas Públicas en el Centro de Investigación y Docencia Económicas CIDE Región Centro (@cideppd) y asistente de investigación en el Programa de Política de Drogas CIDE-PPD. Sus temas de interés son instituciones religiosas y violencia; el desarrollo histórico de los grupos criminales en México, entre otros.

 

 

1 De Mauleón, H. (2015). CJNG: La sombra que nadie vio. Nexos. Disponible aquí.

2 Drug Enforcement Administration. (2019). National Drug Threat Assessment. Disponible aquí.

3 Bureau of Consular Affairs. (2019). Mexico Travel Advisory. Disponible aquí.

4 Galindo, C., Frissard, P. y Osorio, D. (2019). Atlas de Homicidios México 2018. México Unido Contra la Delincuencia. Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.