El cheque en blanco que no era: ¿qué pasó el domingo en la Ciudad de México? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Foco
Por Data Cívica
En Data Cívica buscamos revelar datos que detonan cambios a través de la investigación, el des... En Data Cívica buscamos revelar datos que detonan cambios a través de la investigación, el desarrollo de tecnologías, la generación de contenidos y el fortalecimiento de capacidades. El foco es un espacio donde analizaremos temas que nos preocupan con una óptica distinta: cuantitativa pero humana. Buscamos volverlos claros y distinguibles. Prender el foco. (Leer más)
El cheque en blanco que no era: ¿qué pasó el domingo en la Ciudad de México?
No fue el bastión de izquierda, sino la clase media capitalina, la que decidió quitarle a Morena el voto de confianza que le entregó en 2018.
Por Georgina Jiménez
10 de junio, 2021
Comparte

La elección de 2018 en México no tiene precedente. Un candidato consiguió juntar 30 millones de votos y ganar en el 84% de las secciones electorales del país. En la Ciudad de México, bastión histórico de la izquierda mexicana, ese porcentaje alcanzó el 91%. Este nivel de aprobación le dio a buena parte de la población la impresión de que Andrés Manuel López Obrador, y su partido, gozaban de un sólido respaldo por parte de la población. Si ese respaldo existía en el país, en la Ciudad de México debía ser aún mayor, o al menos eso creíamos hasta el domingo. Este domingo las urnas apuntaron a otra dirección y es que esta vez la coalición que representa al presidente (o su partido de forma independiente según el caso) sólo obtuvo el 51% de las secciones electorales de la capital (en el caso de los diputados federales), 40% menos de lo que él obtuvo hace 3 años. Además, la coalición Va por México consiguió obtener 9 de las 16 alcaldías que se compitieron el domingo. ¿Qué pasó este 6 de junio? Y ¿a quiénes perdió el presidente? En Data Cívica nos dimos a la tarea de averiguarlo.

El cambio en las alcaldías

En 2018, los diputados federales de la coalición Juntos Haremos Historia se llevaron el 88% de las secciones electorales de la capital. Incluso en la delegación tradicionalmente panista de Benito Juárez alcanzaron a obtener el 43% de las secciones. Además, en dos de las 16 delegaciones capitalinas, la oposición no alcanzó a obtener una sola sección. Este año fue muy distinto, la oposición alcanzó el 47% de las secciones electorales de toda la Ciudad, tuvo toda la Benito Juárez y no hubo una sola delegación donde se llevara todas las secciones, pero ¿cómo son las secciones que cambiaron de color?

¿A quiénes perdió AMLO?

Para empezar, podemos verificar de donde vinieron los votos que permitieron que la oposición obtuviera 12 de los 24 distritos federales de la capital. Si comparamos cómo se distribuyeron las secciones electorales en años anteriores, veremos que en 2018 Juntos haremos historia (la coalición del presidente) obtuvo prácticamente todas las secciones electorales que en 2015 votaron por Morena, el PRD o el PRI, y una proporción pequeña (exactamente 35%) de las que en 2015 votaron por el PAN. No obstante, este año, ese 35% volvió a votar por la oposición, regresando a Va por México. Va por México también consiguió arrebatarle a Morena el 23% de las secciones que en 2018 consiguió quitarle al PRD y el 40% de las secciones que votaron Morena en 2015 y con el presidente en 2018.

Es decir, en la capital, la coalición de secciones que se llevó Va por México se compuso en buena parte de secciones que habían sido consistentemente morenistas durante las últimas dos elecciones, junto con secciones que en 2018 Morena le arrebató al PRI o al PRD.

¿Qué secciones saltaron del barco morenista? Si tomamos a todas las secciones que votaron Morena en 2015 y Juntos haremos historia en 2021 y luego las dividimos según si permanecieron o no con Morena en 2021, veremos que las secciones que migraron a Va por México este año son secciones con mayor porcentaje de viviendas con internet o automóvil que las que se quedaron con Morena. Es decir, probablemente secciones más ricas.

Del mismo modo, si tomamos a las secciones que votaron por el PAN en 2015 y por Va por México en 2021 y las dividimos según si se cambiaron o no a Morena en 2018 (si decidieron darle un voto de confianza a AMLO), veremos que las secciones panistas que votaron Morena en 2018 son menos ricas que quienes no lo hicieron. Estas secciones tienen menor porcentaje de viviendas con automóvil o internet y un año menos de escolaridad promedio.  Es decir, este año Morena perdió a las secciones más ricas dentro de las morenistas y a las más pobres dentro de las antes panistas.

Este sesgo de clase es además todavía más evidente si cruzamos el grado promedio de escolaridad con el porcentaje de voto por Morena o por Va por México este año. En 2018, Morena obtuvo el 66% de las secciones electorales con más de 11 años de escolaridad de la capital, pero eso cambió radicalmente este año. Este año los diputados de Morena perdieron el 90% de las secciones electorales de la Ciudad de México con más de 11 años de escolaridad promedio y el 97% de las secciones electorales con más de 12 años.

El entusiasmo por el voto de castigo

Otro tema importante que salió a relucir fue el porcentaje alto de participación en las secciones que ganó la oposición. Si bien es cierto que en 2018 las secciones del PAN participaron un poco más y que Morena suele beneficiarse de la poca participación (como le solía ocurrir al PRI), en esta ocasión la diferencia en la participación de las secciones que perdió Morena es muy notoria. En 2018, las secciones que ganó Morena en la capital (para diputados federales) tuvieron un porcentaje de participación promedio tres puntos abajo de las secciones que ganó el Frente (71% vs 74%), pero este año la participación en esas secciones estuvo 11 puntos porcentuales abajo de las que ganó el PAN (48% vs 59%). Puede entonces que la intención de castigar al partido gobernante fuera grande.

Finalmente, también quisimos averiguar si hubo voto de castigo por parte de las personas que viven cerca de donde colapsó la línea 12 del metro recientemente. Si bien en promedio todas las secciones electorales de Tláhuac tuvieron un porcentaje de voto morenista menor al año pasado (44% vs 49%) en las secciones electorales que están “muy cerca” del metro esta diferencia es un poco más marcada. Mientras en 2018 Morena obtuvo el 51% del voto (por diputados federales) de estas secciones, este año obtuvo sólo 44%.

 

La orfandad política de la clase media capitalina

Lo que vimos el domingo en la Ciudad de México nos tomó a muchos por sorpresa. Algunos análisis preliminares han dicho que el histórico bastión de la izquierda en México decidió darle la espalda al proyecto que encabeza López Obrador, pero valdría la pena acotar la afirmación; fue la clase media capitalina la que decidió hacerlo. No todos las secciones electorales que rechazaron a la 4T el domingo han sido históricamente morenistas, algunas sólo decidieron quitarle a Morena el voto de confianza que le entregaron en 2018. De cualquier manera, lo cierto es que una proporción importante del electorado no se sintió representada por este proyecto, al que probablemente acudieron al no verse representados por otro proyecto. Así es como la clase media ha quedado huérfana de representatividad política y ha tenido que pasar de un voto de castigo a otro.

 

 

Nota metodológica

Todos los datos y códigos para replicar este análisis se encuentran en esta carpeta

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.