close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Foco
Por Data Cívica
En Data Cívica buscamos revelar datos que detonan cambios a través de la investigación, el des... En Data Cívica buscamos revelar datos que detonan cambios a través de la investigación, el desarrollo de tecnologías, la generación de contenidos y el fortalecimiento de capacidades. El foco es un espacio donde analizaremos temas que nos preocupan con una óptica distinta: cuantitativa pero humana. Buscamos volverlos claros y distinguibles. Prender el foco. (Leer más)
La extrañísima victoria de Miguel Barbosa
Las elecciones extraordinarias son por definición una anomalía, pero lo más importante que hay que notar es lo extraño de que un candidato a gobernador gane la elección que perdió previamente precisamente con el apoyo de las secciones que antes lo rechazaron.
Por Data Cívica
6 de junio, 2019
Comparte

Por: Georgina Jiménez Ríos (@GinaRivers90)

Cuando el helicóptero de la pareja Moreno Valle se desplomó el año pasado, se derrumbó con él una era de la política poblana. Los dos personajes más poderosos del estado dejaron huérfanos a los grupos políticos más importantes de Puebla y abrieron un abanico de posibilidades sobre quién podría quedarse con el poder. Ahora conocemos el resultado de la elección; Miguel Barbosa será el siguiente gobernador de Puebla, pero ¿no es sorprendente que el mismo candidato que perdió la elección el año pasado la ganó holgadamente éste? En Data Cívica nos dimos a la tarea de analizar la situación y encontramos al menos cuatro situaciones atípicas en la elección poblana.

1. Las zonas (rurales) que repudiaron a Barbosa en 2018 y lo abrazaron en 2019

La primera situación atípica que vale la pena destacar es la cantidad de personas que pasaron de no apoyar a Miguel Barbosa el año pasado a respaldarlo en esta elección. Como sabemos, una de las características más peculiares de la elección de 2018 en Puebla fue el alto porcentaje de personas que dividieron su voto entre presidente y gobernador. A pesar de que López Obrador ganó en 88% de las secciones electorales poblanas, su enorme popularidad no le alcanzó a Miguel Barbosa para llevarse la gubernatura.

En 2018, López Obrador ganó 95% de las secciones electorales urbanas, pero Barbosa sólo 55% de ellas. López Obrador obtuvo también 72% de las secciones electorales rurales, pero Barbosa sólo alcanzó 24% de esas. Esto quiere decir que, el año pasado, a Barbosa le fue peor que a AMLO tanto en zonas urbanas como en zonas rurales, pero en estas últimas le fue mucho peor.

Elecciones en Puebla

Elecciones en Puebla

Este año el resultado es muy distinto. La votación muestra una especie de elección espejo porque se ve muy parecida a la del año pasado, pero al revés. Mientras en 2018, Morena aventajó en las zonas urbanas y aflojó en las rurales, este año pasó justo lo contrario. El candidato del PAN, Movimiento Ciudadano y el PRD, Enrique Cárdenas, aventajó en las zonas urbanas; ganó de hecho casi el mismo porcentaje de esas secciones que Miguel Barbosa el año pasado. Por su parte, Barbosa consiguió 74% de las secciones rurales; 10% más que su antigua rival Marta Érika Alonso. Por segunda ocasión, el candidato vencedor ganó en zonas rurales y perdió en zonas urbanas.

Elecciones en PueblaElecciones en Puebla

2. ¿De Moreno Valle a Morena?

Otra de las anomalías de la elección es de dónde obtuvo Miguel Barbosa el apoyo que obtuvo de las zonas rurales. Las mismas secciones que hace un año apoyaron a su rival Martha Érika Alonso decidieron este año ser sus aliadas. En 2018, Alonso ganó 729 secciones rurales. De éstas, 72% le pertenecieron este año a Miguel Barbosa y sólo 9% se quedaron con Cárdenas. Siete de cada diez secciones electorales rurales que habían rechazado a Barbosa en 2018 decidieron apoyarlo este año.

Desde luego, el efecto no fue el mismo en las zonas urbanas. De las 655 secciones que ganó Marta Érika Alonso el año pasado, sólo 32% votó el domingo por Barbosa y, en cambio, 65% de esas secciones las mantuvo el candidato del PAN.

Elecciones en Puebla

Cabe mencionar que a Cárdenas Sánchez le fue especialmente bien en las zonas urbanas. Si hacemos este mismo ejercicio comparando con la reciente elección Presidencial, veremos que el año pasado AMLO ganó el 95% de las secciones electorales urbanas poblanas, 1423 para ser exactas. De esas secciones, Cárdenas consiguió arrebatar 53% y Barbosa mantuvo sólo 45%. De nuevo, el comportamiento es radicalmente distinto en las zonas rurales del estado. En 2018, López Obrador ganó 826 secciones electorales rurales; en 2019, el 79% de ellas las ganó Barbosa en 2019 y sólo el 7% Cárdenas.

 

Elecciones en PueblaElecciones en Puebla

3. La baja participación que benefició a Morena

La muy baja participación electoral en esta elección es otra de las situaciones atípicas en las que vale la pena detenerse. De acuerdo con los datos más recientes del Programa de Resultados Preliminares (PREP), el domingo sólo 33.41% del padrón electoral acudió a votar en Puebla, ¿a quién le benefició la baja participación electoral?

En las zonas urbanas del estado hay una clara relación; entre más participación de los ciudadanos, mayor apoyo al PAN. En zonas rurales, la participación parece estar ligeramente asociada a un porcentaje de votación mayor para Morena y menor para el PAN.

No obstante, la relación de las zonas urbanas es mucho más clara, la participación fue ligeramente mayor en zonas rurales, y seguramente Morena fue el partido más beneficiado con el abstencionismo.

Elecciones en Puebla Elecciones en Puebla

4. Los extraños casos del Partido Verde Ecologista de México y el Partido del Trabajo

Desde luego, dada la muy baja participación de los poblanos este domingo, la mayoría de los partidos obtuvieron, en términos absolutos, menos votos este año que en 2019. La participación fue mayor en las secciones rurales que en las urbanas. En consecuencia, en zonas urbanas, los partidos obtuvieron en 2019, en promedio, la mitad de los votos que obtuvieron en 2018. Mientras que en zonas rurales obtuvieron el 62% de los votos que obtuvieron en 2018. No obstante, hubo dos partidos que resaltaron de entre los demás, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido del Trabajo (PT).

En las zonas rurales, el PVEM obtuvo 28% más votos este año que el año pasado y el PT obtuvo 25% más. Todo a pesar de una participación de la mitad de los votantes que en 2018, cuando votó el 67.4% de la lista nominal. Si los números de esos partidos hubieran disminuido lo mismo que en promedio disminuyeron los del resto de los partidos, Miguel Barbosa hubiera obtenido alrededor de 75 mil votos menos. Es decir, hubiera ganado 40% de la votación, en vez de 44%, quedando sólo 7% arriba de Enrique Cárdenas.

Elecciones en Puebla

Conclusiones: Al menos algo extraño pasó en Puebla este domingo

Las elecciones extraordinarias son por definición una anomalía, pero lo más importante que hay que notar es lo extraño de que un candidato a gobernador gane la elección que perdió previamente precisamente con el apoyo de las secciones que antes lo rechazaron. Esto es especialmente extraño cuando su victoria se da solamente once meses después de su derrota.

Es complicado atribuirle al efecto AMLO la victoria de Barbosa principalmente por dos razones. Por un lado, la alta popularidad del presidente nunca será tan útil ni poderosa como lo fue en julio del año pasado en su histórica victoria, cuando no le fue suficiente a Barbosa para ganar la gubernatura. Por otro lado, si hubiera un efecto de arrastre que pudiera deberse a la alta aprobación del mandatario, sería por lo menos extraño que este sólo se presentara en las secciones rurales y no en zonas urbanas.

Adicionalmente, algo sucedió en Puebla el domingo que dos partidos satélites que, además, estaban con Miguel Barbosa, crecieron de forma anormal precisamente en zonas rurales, donde surgieron la mayoría de los cuestionamientos alrededor de la elección.

En Puebla ha habido suficientes testimonios que detallan que los movilizadores políticos que antes estaban con Moreno Valle cambiaron su orientación en esta elección. Si bien los datos son insuficientes para confirmarlo, al menos sirven para preguntarnos qué tuvo que pasar en 532 secciones electorales rurales para que decidieran apoyar a Miguel Ángel Barbosa once meses después de rechazarlo. El análisis de datos no es una prueba fehaciente, pero al menos arroja evidencia de un probable alineamiento del antes Moreno Vallismo poblano con la ahora esperanza de México.

Nota metodológica

La información utilizada viene del INE y del Instituto Electoral Local

Todos los datos y scripts para replicar los resultados pueden encontrarse en esta carpeta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.