¿Mataron a más mujeres durante la pandemia? En 2020 la culpa también la tuvieron las armas de fuego - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Foco
Por Data Cívica
En Data Cívica buscamos revelar datos que detonan cambios a través de la investigación, el des... En Data Cívica buscamos revelar datos que detonan cambios a través de la investigación, el desarrollo de tecnologías, la generación de contenidos y el fortalecimiento de capacidades. El foco es un espacio donde analizaremos temas que nos preocupan con una óptica distinta: cuantitativa pero humana. Buscamos volverlos claros y distinguibles. Prender el foco. (Leer más)
¿Mataron a más mujeres durante la pandemia? En 2020 la culpa también la tuvieron las armas de fuego
A pesar de que el total de mujeres asesinadas bajó en el país, por primera vez el número de mujeres asesinadas con arma de fuego al interior de su vivienda alcanzó al número de mujeres asesinadas de otras formas.
Por Georgina Jiménez
9 de noviembre, 2021
Comparte

En marzo de 2020, Línea Mujer, el servicio de llamadas de emergencia de la Ciudad de México, recibió 1,920 llamadas relacionadas con violencia familiar, el número más alto desde que tenemos registro. Por varios meses después de ese histórico pico, el número de llamadas mensuales rondó los 1,700; muy por encima de las 1,000 que solía haber cada mes. Por tanto,  2020 fue un año con índices de llamadas por violencia familiar inusualmente altos. Todo esto, aunado a los testimonios de colectivas y organizaciones feministas que trabajan violencia de género, nos llevó a algunas a sospechar que el aumento de la violencia familiar se traduciría inevitablemente en un aumento en los asesinatos de mujeres que ocurren al interior de las viviendas.

Desde hace 15 años, las mujeres en México mueren más en la vía pública que en el ámbito privado, pero siguen muriendo en casa desproporcionadamente más que los hombres. No obstante, contrario a lo que algunas anticipábamos, en 2020 no vimos un aumento importante de los asesinatos de mujeres en vivienda, pero sí algunos otros cambios.

¿Aumentó realmente?

Una buena noticia es que en 2020 en general vimos un estancamiento en el número de homicidios del país. Mientras en 2019 hubo en México 36,065 asesinatos, en 2020 hubo 35,644. En el caso de las mujeres, la reducción es especialmente notoria en la vía pública donde el número total de mujeres asesinadas disminuyó en 10%. En la vivienda más que una reducción significativa vemos un estancamiento; el número de asesinatos de mujeres en 2020 fue prácticamente igual al de 2019. Idealmente esta reducción se mantendría en los siguientes años y sería consecuencia de las políticas de seguridad, no de la pandemia. No obstante, hasta este año podremos resolver esa interrogante.

No obstante, las cosas se ven un poco distintas cuando vemos cómo cambiaron los homicidios de mujeres según su modo de ocurrencia. Tanto los homicidios de mujeres con armas de fuego como por otros modos disminuyeron en la vía pública, pero no sucedió lo mismo en la vivienda. Mientras en las viviendas disminuyeron los homicidios de mujeres que se perpetuaron por ahogamiento, envenenamiento, arma blanca o fuerza corporal, aumentaron los homicidios que se cometieron con arma de fuego. Esto es especialmente notorio porque es la única de las cuatro categorías que aumentó. A pesar de que el total de mujeres asesinadas bajó en el país, por primera vez el número de mujeres asesinadas con arma de fuego al interior de su vivienda alcanzó al número de mujeres asesinadas de otras formas.

Las armas de fuego en el hogar

El aumento de la violencia armada al interior de la vivienda no es algo nuevo.  Como puede apreciarse en la gráfica, en los últimos 20 años, los asesinatos con arma de fuego pasaron de representar alrededor del 30% de los asesinatos que se cometen en vivienda, a representar cerca del 45%. Este año la mitad de las mujeres asesinadas en su casa fueron asesinadas con arma de fuego. A la par disminuyeron los asesinatos al interior del hogar que se cometieron con arma blanca, ahogamiento o envenenamiento.

Los estados donde sí hubo más homicidios de mujeres en casa

Si bien en todo el país, el número de asesinatos de mujeres en vivienda cometidos con arma de fuego fue prácticamente el mismo de los cometidos de otro modo, esto cambia bastante en cada estado del país.  Por ejemplo, en estados como Guanajuato y Zacatecas, 8 de cada 10 homicidios de mujeres que ocurrieron en viviendas en 2020 se perpetraron con armas de fuego. En Sinaloa y Colima 7 de cada 10, mientras en Veracruz, Chihuahua, Nuevo León, Tabasco y Tamaulipas fueron 6 de cada 10. Cabe mencionar que los estados con más mujeres asesinadas en vivienda con armas son también estados con problemas fuertes de violencia homicida en general.

 

Además, así como no en todos los estados la proporción de mujeres asesinadas en vivienda fue la misma, no en todos los estados los homicidios de mujeres en vivienda se mantuvieron; en algunos subieron. Algunos de los casos más notorios son Chiapas, Chihuahua, Colima, Ciudad de México y Michoacán. Mientras en los primeros cuatro estados, el número de mujeres asesinadas en sus casas aumentó entre el 30% y el 50%, en Michoacán el aumento fue del 72% en 2020 con respecto a 2019.  Si ponemos atención a esos cinco estados, veremos que, en cuatro de cinco, el aumento tuvo que ver con violencia armada. En Chihuahua, Colima, Ciudad de México y Michoacán no aumentó el número de asesinatos de mujeres con otros métodos, pero sí el número de mujeres que fueron asesinadas en casa con arma de fuego. En Chihuahua, la Ciudad de México y Michoacán el número total prácticamente se duplicó. Chiapas es el único estado donde el aumento parece estar más relacionado con mujeres asesinadas por medio de asfixia o armas blancas.

Lo que nos falta entender de la violencia feminicida

En 2020 disminuyeron los asesinatos de mujeres en la vía pública y en la vivienda. Esto a pesar de que aumentaron las llamadas de auxilio por violencia familiar y probablemente la violencia contra las mujeres. Por un lado, esto nos habla de lo complejo que es este tipo de violencia y de lo complicado que es asumir que porque una mujer sufre violencia también será asesinada. Aún tenemos mucho qué entender sobre cómo opera la violencia de género, cuándo escala y por qué, si es que lo hace.

Por otro lado, la tasa de mujeres asesinadas en vivienda con arma de fuego sí subió, lo que no sucedió con otro tipo de métodos. Esto nos habla de algo cada vez es más evidente; las armas de fuego son hoy en día el principal enemigo de las mujeres mexicanas. La violencia armada se ha metido gradual, pero rápidamente también en las casas de las mujeres. Aún tenemos mucho que entender sobre como las armas transforman el espacio privado, lo único claro es que en México no puede existir una agenda que busque reducir las muertes de mujeres y a la vez ignore la violencia armada, y el contexto de militarización que la precede.

Nota metodológica

Todos los scripts y datos para replicar este análisis pueden encontrarse en esta carpeta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.