La triple pandemia que azota a las mujeres - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El ronroneo
Por Gatitos Contra la Desigualdad
Gatitos Contra la Desigualdad es uno de los diversos proyectos del INDESIG (Instituto de Estudios... Gatitos Contra la Desigualdad es uno de los diversos proyectos del INDESIG (Instituto de Estudios Sobre Desigualdad, A.C.). La iniciativa tiene por objetivo modificar las representaciones sociales que existen sobre las desigualdades y la justicia, comúnmente sustentadas en premisas erróneas, mediante comunicación de datos sencillos, verificables y de una manera divertida: Con muchas fotos de Gatitos. Miau. (Leer más)
La triple pandemia que azota a las mujeres
Tres temas que afectan a las mujeres se acentúan en la cuarentena exhortada por el gobierno: trabajo de cuidados no remunerado, violencia hacia las mujeres y trabajo informal.
Por Gatitos Contra la Desigualdad
3 de abril, 2020
Comparte

Miau. El pasado 26 de marzo del presente año, la conferencia de prensa sobre la situación de COVID-19 en México de las 19:00 horas llamó la atención porque se presentó un panel integrado solamente por mujeres. Se abordó el tratamiento de la pandemia desde las relaciones humanas. Estuvieron presentes la Dra. Nadine Gasman (presidenta de Inmujeres), la Dra. Karla Berdichevsky (directora general del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva), la Dra. Lorena Rodríguez Bores (secretaria técnica del Consejo Nacional de Salud Mental) y la Dra. Ana Lucia de la Garza Barroso (directora de Investigación Operativa Epidemiológica).

La conferencia desató numerosos comentarios agresivos (por ejemplo, en el chat en vivo de la transmisión vía youtube) con mensajes como “fuera bruja”, “perdon eso que tien que ver con el informe del avance del COVID (sic)”, “las graficas dicen que los hombres están siendo los más afectados, DEJE SU IDEOLOGÍA PARA OTRO MOMENTO (sic)”, “una pena que sesiones que se habían mantenido en el plano informativo y científico, se preste a la manipulación ideológica feminista”, etc. Estos comentarios refuerzan la importancia de analizar la pandemia y sus efectos con enfoque de género.

En este artículo sólo abordaremos tres temas que afectan a las mujeres y se acentúan en la cuarentena exhortada por el gobierno: trabajo de cuidados no remunerado, violencia hacia las mujeres y trabajo informal.

Repensar la forma que cuidamos

En tiempos de crisis como la actual, con la saturación del sistema de salud (probable o actual, de acuerdo al país) y el cierre de las escuelas, las tareas de cuidados son asumidas casi en su totalidad por las mujeres. Ellas son -por lo general- las que tienen la responsabilidad dentro del hogar de atender a personas mayores, niños y niñas.

De hecho, el valor del trabajo no remunerado de las mujeres en México, se ha calculado equivale al 18% del PIB. El trabajo de cuidados no es igualitario: según datos de INEGI (analizados en nuestra publicación sobre el #DíaDelPagoIgualitario), mientras que las mujeres con menos ingresos (quintil I) dedican 29 horas semanales al trabajo no remunerado, los hombres solo 6 horas. Es decir, las mujeres dedican casi 5 veces más tiempo a este tipo de trabajo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador el 24 de marzo en la conferencia mañanera afirmó que “la familia esa institución de seguridad social más importante… sobretodo las hijas que cuidan a los padres” y llamó a que la “familia (hombres y mujeres) se organice para cuidar de adultos mayores”. No es suficiente un llamado. La histórica carga del trabajo no remunerado en mujeres es culpa de la ausencia del Estado en la materia.

Como lo indican Claudia de la Garza y Eréndira Derbez en su libro “No son micro. Machismos cotidianos”, “la idea de que las mujeres somos por naturaleza ‘amorosas y abnegadas’ y de manera instintiva demostramos nuestro amor mediante los cuidados ha sido una trampa que ha dejado a nuestro cargo el cuidado de los hijos y de los enfermos”. Reiteramos: no se necesitan “llamados” sino políticas públicas que permitan reconocer, reducir y redistribuir esta carga de trabajo.

España, por ejemplo, creó una prestación que pagará a padres y madres que tengan que cuidar a sus hijos durante el cierre de las aulas por la pandemia de COVID-19 y su empresa no pueda ofrecerles alternativas. En Rumania, se implementó que a uno de los padres que esté a cargo menores de 12 años en el hogar, se les otorgará una licencia pagada al 75% del salario por día de trabajo. Otros de los países que cuentan con políticas para aliviar la carga extra de trabajo no remunerado en la cuarentena son Corea del Sur, Italia, Nueva Zelanda, Polonia y algunas ciudades de Estados Unidos.

Violencia contra las mujeres

Quedarnos en casa puede parecer fácil para muchas, podemos trabajar desde casa -recibiremos un salario por ello- y solo nos tenemos que preocupar de qué vamos a preparar de comer durante el día. Para otras mujeres, este aislamiento social las ha cargado de un trabajo de cuidados más severo y, peor aún, con la convivencia de 24 horas al día con sus maltratadores. Para muchas mujeres, su hogar puede significar miedo y abuso.

De acuerdo al “Estudio Global de Homicidios” de Naciones Unidas, en 2017 el 58% de las mujeres asesinadas, fue a manos de su pareja o miembros de su familia. A pesar de la mala calidad de los datos en México, pareciera que ese patrón se reproduce.

Según Naciones Unidas, en un contexto de violencia familiar, la tensión en los hogares crece y el riesgo aumenta con las estrategias de autoaislamiento y cuarentena. El “quédate en casa” es peligroso para muchas. Los informes sobre algunas de las comunidades afectadas indican que la pandemia de COVID-19 y el aislamiento social va acompañado de tales consecuencias. En China, Under the Blue Sky (蓝天 下 lántiānxià), una organización sin fines de lucro contra la violencia doméstica con sede en el condado Lijian de Hubei, recibió un total de 175 informes de violencia doméstica en febrero, triplicando las denuncias durante el mismo mes en 2019. Por su parte, el gobierno regional catalán reportó que las llamadas a su línea de ayuda habían aumentado en 20% en los primeros días del período de confinamiento.

En México, según datos del Secretariado Ejecutivo, en 2019 hubo 718,019 llamadas de emergencia relacionadas con violencia familiar. A su vez, en el primer bimestre de 2020 se registraron 105,356 llamadas. Durante la conferencia impartida por mujeres, la Dra. Nadine Gasman recordó que la línea de emergencias (911) sigue activa para recibir las llamadas durante la cuarentena.

Afectaciones laborales

ONU Mujeres afirmó que, de acuerdo a la información disponible, los efectos económicos del COVID-19 afectarán más fuertemente a las mujeres, dado que ellas son mayoría en los empleos informales, inseguros y de baja remuneración.

En el informe de la Organización Mundial del Trabajo, “Mujeres y hombres en la economía informal: Un panorama estadístico” nos señalan que las mujeres están más expuestas que los hombres al empleo informal en más del 90 por ciento de los países del África Subsahariana, el 89 por ciento de los países de Asia Meridional y casi el 75 por ciento de los países latinoamericanos.

En México, las trabajadoras del hogar están más expuestas a los efectos negativos de la crisis del COVID-19. Son casi 3 millones de trabajadoras en México, y sólo 4% de ellas tiene incapacidad con goce de sueldo. Es por eso que se han lanzado campañas desde la sociedad civil para que se pague el sueldo completo de las trabajadoras del hogar durante el tiempo que se mantenga la cuarentena.

En México, son mujeres 79% de las personas que se dedican a la enfermería con un grado técnico o especializado. Una de las conclusiones que mencionó ONU Mujeres de la pandemia en Asia es que en la fase inicial, no se habían contemplado los productos de higiene menstrual para las trabajadoras del sector dentro del equipo de protección personal. Es por eso que esta pandemia se debe de mirar y analizar con un enfoque de género. Es necesario asegurar la atención de necesidades inmediatas a las mujeres que trabajan en el sector salud.

Es por eso que se deben garantizar datos desagregados por sexo y con perspectiva de género para poder calcular el impacto económico, incidencia de violencia doméstica y otros problemas a los que las mujeres están más expuestas durante la cuarentena. Posterior a esto se necesitaría crear programas de resiliencia económica para las mujeres, para aminorar los efectos económicos que dejarán la crisis.

@GatitosvsDesig

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.