Los mitos del gobierno mexicano y la pandemia I: “Tenemos menos muertes por habitante” - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El ronroneo
Por Gatitos Contra la Desigualdad
Gatitos Contra la Desigualdad es uno de los diversos proyectos del INDESIG (Instituto de Estudios... Gatitos Contra la Desigualdad es uno de los diversos proyectos del INDESIG (Instituto de Estudios Sobre Desigualdad, A.C.). La iniciativa tiene por objetivo modificar las representaciones sociales que existen sobre las desigualdades y la justicia, comúnmente sustentadas en premisas erróneas, mediante comunicación de datos sencillos, verificables y de una manera divertida: Con muchas fotos de Gatitos. Miau. (Leer más)
Los mitos del gobierno mexicano y la pandemia I: “Tenemos menos muertes por habitante”
México había acumulado al 28 de agosto 158,561 muertes adicionales a las esperadas en ausencia de pandemia, superando a Brasil que había acumulado 107,790. Así que no, la pandemia no “nos ha tratado mejor que países hermanos”.
Por Eugenio Sánchez
23 de octubre, 2020
Comparte

El gobierno federal ha aprovechado las cinco horas que tiene disponibles cada semana para comunicar el saldo de la pandemia en México y minimizar el impacto de los resultados de su gestión en la opinión pública. En las conferencias de prensa se han presentado gráficas con conclusiones equivocadas, proyecciones desatinadas y justificaciones que no superan el escrutinio de los datos. La pandemia puede generar un incentivo para que exista más presión para que los gobiernos construyan un sistema de salud robusto que sea capaz de proteger la vida de los más vulnerables y hacer frente a estas emergencias, por eso es importante que el público tenga un diagnóstico certero sobre el manejo de la crisis en el país.

El gobierno no es responsable de que exista una crisis de salud mundial, pero sí debe rendir cuentas por las acciones que ha tomado para combatirla. Así, ha defendido sus decisiones y resultados creando (al menos) cinco mitos sobre la estrategia sanitaria que serán desmentidos en el transcurso de varias entregas en este espacio. Veamos, para esta primera entrega, el primero de estos mitos.

Mito 1: “La pandemia nos ha tratado mejor que a otros países / tenemos menos muertes por habitante”

En su conferencia de prensa del 22 de septiembre, el presidente Lopez Obrador insistió que en México ha habido menos muertes causadas por COVID-19 por habitante que en “pueblos hermanos” como Perú, Chile, Brasil o Estados Unidos. Esa afirmación parece correcta si contemplamos los datos oficialmente reportados por cada país, pero ha sido ampliamente documentado que en todos los países hay subregistro de muertes debido a que una proporción de personas mueren sin haberse hecho la prueba diagnóstica, y la magnitud de dicho subregistro varía según cada país.

Al 25 de septiembre Chile, Brasil, Perú y Estados Unidos habían hecho 162.4, 30.1, 19.1 y 324.2 pruebas por cada mil habitantes respectivamente, mientras que México solamente 11.9. Es decir, Estados Unidos hace 27 veces más pruebas por habitante que México. En palabras de la Organización Panamericana de la Salud: “los informes de COVID-19 dependen del acceso a servicios de salud y realización de pruebas, lo cual da una considerable incertidumbre diagnóstica de la COVID-19 en donde la realización de pruebas es escasa”. Debido a la baja cantidad de pruebas, los datos oficiales de Secretaría de Salud en México no nos permiten conocer con una certidumbre aceptable la cantidad de muertes ocurridas por la enfermedad y mucho menos comparar con otros países.

Es por eso que una mejor medida para conocer la magnitud de la mortalidad causada por la pandemia es el exceso de mortalidad, es decir, las muertes por todas las causas ocurridas durante un periodo de crisis, adicionales a las muertes esperadas que ocurrirían en condiciones normales. Por ejemplo, según datos del Boletín Estadístico III, en la Ciudad de México, entre la semana epidemiológica 12 y 35, se esperaban 30,372 muertes por todas las causas. La cifra se calcula a partir de datos de años anteriores, por ejemplo, en 2017 murieron 30,492 personas y en 2018 fallecieron 30,193. Sin embargo, en 2020 en ese mismo periodo fallecieron 59,383 personas, murieron casi el doble de personas (94% adicionales). Esas 29,011 defunciones adicionales se consideran muertes en exceso ocasionadas por la pandemia. De esas 29,011 muertes solo se contabilizaron oficialmente 9,407 muertes por COVID-19, un poco menos de un tercio (32%).

La mayoría de países avanzados y algunos latinoamericanos (como Chile, Ecuador y Perú) publican de manera oportuna estadísticas de mortalidad total por lo cual es relativamente sencillo obtener esos cálculos. Medios como el Financial Times, The Economist y el sitio Our World in Data han documentado el exceso de mortalidad. En México la publicación de esos datos tiene 2 años de rezago, sin embargo los primeros datos para la Ciudad de México fueron dados a conocer por Mario Romero Zavala y Laurianne Despeghel en su artículo en Nexos. Ellos consultaron la información pública de 52 juzgados de la Ciudad de México y pudieron obtener el número total de actas de defunción generadas con lo cual les fue posible calcular el exceso de mortalidad.

Posteriormente, el Gobierno de México en conjunto con instituciones como el INEGI y RENAPO publicaron un Boletín Estadístico en donde dieron a conocer cálculos de exceso de mortalidad en México para 28 estados con los que se cuenta información hasta la semana epidemiológica 35 (corte al 29 de agosto), por tanto es posible utilizar esa información para poder comparar la magnitud del impacto de la pandemia entre países.

 

En la Gráfica 1 se aprecian los 12 países con mayor número de muertes en exceso por habitante durante la pandemia para los que se cuenta con datos. Perú y Ecuador ocupan el primer lugar con 231 y 201 muertes por cada cien mil habitantes respectivamente. Al corte del 29 de agosto México sumaba 159,127 muertes en exceso (sin contar Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Yucatán). México acumuló 142 muertes por cada cien mil habitantes (con base en la población de los 28 estados para los que se cuenta con información), cifra inferior a la de Perú y Ecuador, pero superior a la de Estados Unidos, Chile, Brasil y todos los países europeos.

También se aprecia en la Gráfica 1 que mientras que en Gran Bretaña, España y Chile más del 80% de las muertes en exceso han sido oficialmente reconocidas por coronavirus, en México únicamente el 38%. Cifra similar a la de Perú, pero superior a la de Ecuador y Portugal. En Bélgica cualquier muerte sospechosa por coronavirus se contabiliza independientemente de los resultados de la prueba diagnóstica, probablemente es por eso que en la Gráfica 1 se observa que para ese país las muertes oficiales por coronavirus superan las muertes en exceso. Es intuitivo concluir que entre más pruebas se hagan el subregistro tiende a ser menor, como se puede apreciar en la Gráfica 2. En países que realizan un alto número de pruebas diagnósticas, las muertes oficiales explican una mayor proporción de las muertes en exceso.

 

En la Gráfica 3 se presenta una comparación similar pero para regiones específicas. Se puede ver cómo la Ciudad de México y la Ciudad de Nueva York son las ciudades más afectadas para las que se cuentan con datos.

La Gráfica 4 muestra la evolución semanal de las muertes acumuladas en las distintas regiones. Es importante destacar que mientras la curva de Nueva York y Guayas es plana, en la Ciudad de México continúan incrementando las muertes.

En más de una ocasión Hugo Lopez-Gatell ha presentado gráficas que comparan casos detectados o defunciones confirmadas entre países. Ambas métricas están fuertemente influenciadas por la política individual que tiene cada país para hacer pruebas y, por tanto, no son comparables de ninguna manera. La gráfica 5 muestra el exceso de mortalidad acumulada por países, la historia es muy distinta a la que se cuenta desde el gobierno.

La realidad es que, como se puede apreciar en la Gráfica 5, a partir de la semana 30 en términos de exceso de mortalidad por habitante, México superó a los países europeos. Es preocupante que a diferencia de países como Reino Unido, España, Bélgica o Portugal, las muertes en México continúan aumentando, es decir, la curva no se ha aplanado. Lo anterior demuestra que es falso que en términos de mortalidad por habitante, México ha tenido un resultado mejor que los países avanzados.

En conclusión, la afirmación de que la pandemia “nos ha tratado mejor que países hermanos” como Chile, Estados Unidos, Brasil o países Europeos es falsa. México había acumulado al 28 de agosto 158,561 muertes adicionales a las esperadas en ausencia de pandemia, superando a Brasil que había acumulado 107,790. En términos absolutos a ese corte y considerando los países para los que se cuentan con datos, México es superado únicamente por Estados Unidos que ha tenido 239,909 muertes. En términos relativos considerando población, México solo es superado por Perú y Ecuador. En siguientes entregas daremos seguimiento al resto de mitos identificados.

* Eugenio Sánchez  (@eugenio_sp) es licenciado en Finanzas con maestría en Economía Aplicada. Interesado en economía, análisis y visualización de datos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.