Los mitos del gobierno mexicano sobre la pandemia II: las muertes por COVID se explican por las condiciones de salud previas de los mexicanos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El ronroneo
Por Gatitos Contra la Desigualdad
Gatitos Contra la Desigualdad es uno de los diversos proyectos del INDESIG (Instituto de Estudios... Gatitos Contra la Desigualdad es uno de los diversos proyectos del INDESIG (Instituto de Estudios Sobre Desigualdad, A.C.). La iniciativa tiene por objetivo modificar las representaciones sociales que existen sobre las desigualdades y la justicia, comúnmente sustentadas en premisas erróneas, mediante comunicación de datos sencillos, verificables y de una manera divertida: Con muchas fotos de Gatitos. Miau. (Leer más)
Los mitos del gobierno mexicano sobre la pandemia II: las muertes por COVID se explican por las condiciones de salud previas de los mexicanos
Afirmar que la alta mortalidad durante la pandemia en México se explica por condiciones previas es una justificación poco satisfactoria ante la falta de capacidad para contener la propagación de la epidemia.
Por Eugenio Sánchez
3 de noviembre, 2020
Comparte

En esta serie de artículos refutamos los mitos que el Gobierno Federal ha creado para defender sus decisiones en torno a la crisis de Covid-19. En la entrega anterior demostramos que la pandemia en México ha causado muchas más muertes por habitante que en otros países como Brasil, Chile, Estados Unidos, España, Italia o Reino Unido.

Defensores de la estrategia del gobierno mexicano han argumentado que la prevalencia de sobrepeso y diabetes es más alta en México que en otros países para justificar la alta cantidad de muertes relacionadas a la pandemia. Según la base de datos de Secretaría de Salud actualizada al 20 de octubre de 2020, 71% de quienes murieron con prueba positiva de coronavirus tenían al menos una comorbilidad.1 Sin embargo, explicar la diferencia de muertes respecto de otros países con las condiciones de salud preexistentes implica aceptar que hubo un contagio extendido.

 

Mito 2: la cantidad de muertes durante la pandemia se explica por las condiciones de salud previas de los mexicanos

La idea que se ha difundido masivamente es que los contagios eran inevitables y las muertes no eran prevenibles. La realidad es que hay países que en mayor o menor medida han logrado contener la epidemia, disminuir la velocidad de los contagios y evitar que gente vulnerable muera. La aplicación masiva de pruebas diagnósticas para rastreo de contactos, detección oportuna de asintomáticos, aislamiento y el distanciamiento social, complementado con amplios apoyos económicos, han servido para que algunos países puedan proteger a su población vulnerable.

Los resultados en México, más que ser reflejo de las condiciones individuales de salud, son reflejo de la falta de capacidad del Estado para contener los contagios. Estamos en contra de culpar individuos por situaciones que el Estado pudo haber evitado. Para ilustrar el punto vamos a comparar los niveles de sobrepeso, diabetes y enfermedades cardiovasculares de distintos países y sus muertes en la pandemia.

 

Como se aprecia en la Gráfica 1, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Reino Unido, España, Grecia, República Checa, Bulgaria, Hungría, Israel y Chile tienen una prevalencia de sobrepeso más alta que México, pero una menor cantidad de muertes en exceso por habitante. Por su parte, Bélgica, Italia, Lituania, Francia o Alemania tienen niveles similares de prevalencia de sobrepeso y una cantidad de muertes significativamente menor que México.2

México tiene niveles similares de prevalencia de sobrepeso que Chile (64.4 contra 64.1 respectivamente), pero tiene más del doble de muertes en exceso por habitante. Del mismo modo, a pesar de que Nueva Zelanda tiene 68% de adultos con sobrepeso, México tiene 30 veces más muertes por habitante.

También se puede apreciar que la diferencia en muertes no es proporcional a la diferencia en prevalencia de sobrepeso. México tiene 2.83 veces más muertes por habitante que Brasil a pesar de que tiene solo 1.3 veces más personas con sobrepeso (a la semana 33). Visto de otro modo, México tiene 30% más personas con sobrepeso (por habitante) que Brasil, pero tiene 183% más muertes por habitante.

Otro factor que aumenta el riesgo de desarrollar severidad por Covid-19 es la edad. En la Gráfica 2 observamos que en México solo el 6.8% de las personas son mayores de 65 años mientras que en Italia el 23%, sin embargo, la mortalidad por habitante en México es casi el doble que la de Italia.

En la Gráfica 3 se puede apreciar que México es el país con mayor prevalencia de diabetes en la selección. Sin embargo, ese hecho no es suficiente para explicar el exceso de muertes respecto a otros países. Para ilustrar el punto tomemos México y Brasil. México tiene 13,060 personas que viven con diabetes por cada cien mil habitantes, mientras que Brasil tiene 8,110, la diferencia es de 61%. Sin embargo, México—a la semana 33—tenía 139 muertes por cada cien mil habitantes mientras que Brasil 49, es decir México lo supera en 183%.

 

Cabe destacar que México no es el país con mayor prevalencia de diabetes en el mundo, sin embargo, solo se incluyeron países en la comparación para los que se tienen datos de muertes en exceso. La prevalencia de diabetes en México, Arabia Saudita y Malasia es de 13%, 16% y 17% respectivamente. Pero las muertes oficialmente reconocidas acumuladas por cada millón de habitantes (al 30 de octubre) son 708, 154 y 8, es decir México tiene 88 veces más muertes por habitante (confirmadas) que Malasia y 4.6 veces más que Arabia Saudita. Por su parte, la tasa de pruebas positivas en México, Arabia Saudita y Malasia es de 32%, 0.8% y 4.2%. Dado que la tasa de positividad de Malasia y Arabia Saudita se encuentra dentro del rango considerado apropiado por la OMS, se intuye que el subreporte de muertes es bajo o nulo, mientras que en México hay un subregistro importante. Del mismo modo, del bajo nivel de positividad y muertes en Malasia y Arabia Saudita – a pesar del alto nivel relativo de diabetes – se intuye que las muertes están asociadas al contagio extendido y no a las condiciones de salud iniciales.

En las gráficas también se puede apreciar que países con similares niveles de sobrepeso o diabetes tienen resultados muy distintos entre ellos. Chile, Brasil, Alemania y Nueva Zelanda tienen prevalencia de diabetes cercana al 8%. Chile tiene 13 veces más muertes por habitante que Nueva Zelanda a pesar de que este último es el país con mayor sobrepeso en ese grupo.

Por su parte, en la Gráfica 4 podemos ver que tampoco hay una relación convincente entre la tasa de muertes por enfermedades cardiovasculares y mortalidad por Covid. Varios países tienen mayor tasa de muertes por enfermedades cardiovasculares (como Brasil, Sudáfrica, Hungría, Polonia o Grecia), pero tienen menos muertes relacionadas a la pandemia que México.

 

No se pretende poner en duda el hecho de que la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares aumentan el riesgo de severidad por Covid-19 y son un problema de salud pública que debe tratarse, ni que sea un grave problema de salud pública heredado por décadas de malos gobiernos, o que estén entre las principales causas de muertes en años anteriores.

Se busca demostrar que afirmar que la alta mortalidad durante la pandemia en México se explica por condiciones previas es una justificación poco satisfactoria ante la falta de capacidad para contener la propagación de la epidemia. Una discusión más profunda sobre las comorbilidades y el Covid corresponde a epidemiólogos y profesionales de la salud, sin embargo, es incorrecto señalar la prevalencia de condiciones previas como causa principal de los resultados en México.

Por un lado, colocar el tema de las comorbilidades en la opinión pública es positivo ya que visibiliza la importancia de atender problemas estructurales de salud en los mexicanos. Pero por otro lado, reproducir una narrativa en la que se justifica que el gobierno renuncie a su responsabilidad de proteger a las personas es perjudicial. La experiencia internacional nos enseña que los contagios y las muertes sí eran evitables, independientemente de las condiciones previas de salud.

@GatitosVsDesig

 

1 Entre ellas: 38% diabetes, 24% obesidad, 45% hipertensión.

2 Por sobrepeso se hace referencia al constructo de obesidad más sobrepeso. Los datos de sobrepeso se tomaron de la comparación internacional más reciente en el Observatorio Mundial de la Salud (GHO) presentado por la Organización Mundial de la Salud. Es probable que en el transcurso del tiempo los datos hayan empeorado para México, pero no cambia el punto de que la diferencia en muertes no es proporcional a la diferencia en prevalencia de sobrepeso entre países.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.