Vacunación en México: ¿qué nos dicen (y que esconden) los datos? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El ronroneo
Por Gatitos Contra la Desigualdad
Gatitos Contra la Desigualdad es uno de los diversos proyectos del INDESIG (Instituto de Estudios... Gatitos Contra la Desigualdad es uno de los diversos proyectos del INDESIG (Instituto de Estudios Sobre Desigualdad, A.C.). La iniciativa tiene por objetivo modificar las representaciones sociales que existen sobre las desigualdades y la justicia, comúnmente sustentadas en premisas erróneas, mediante comunicación de datos sencillos, verificables y de una manera divertida: Con muchas fotos de Gatitos. Miau. (Leer más)
Vacunación en México: ¿qué nos dicen (y que esconden) los datos?
Las cifras de vacunación en México no son excepcionales ni espectaculares. Pero además, dado que no existe transparencia sobre los datos de la vacunación, no hay manera de evaluar la estrategia ni verificar y comprobar que sean reales.
Por Eugenio Sánchez y Máximo E. Jaramillo-Molina
8 de septiembre, 2021
Comparte

La narrativa oficialista ha buscado posicionar la idea de que hay que estar agradecidos con el Gobierno por el simple hecho de que ha progresado en cumplir una de sus responsabilidades básicas. Vacunar a su población durante una pandemia es una responsabilidad elemental del Estado, y así ha sido alrededor del mundo, no solo en México.

Al 27 de Agosto, México ha vacunado con esquema completo al 27 % de su población1, eso lo coloca en el lugar 106 de una lista de 218 países para los que se cuenta con datos. Es decir, 105 países han vacunado con esquema completo una mayor proporción de habitantes que México. Por mencionar algunos países, Chile ha vacunado al 72 % de su población, Cambodia al 51 %, Malasia al 48 %, Turquía al 45 %, Ecuador al 50 % y Brasil al 31 %.

Hay que tomar en cuenta que países de ingreso medio como México se han tenido que enfrentar a retos adicionales, como la disponibilidad de vacunas. Los países ricos han tenido acceso preferencial al abastecimiento de vacunas ya sea por su capacidad económica o porque aportaron recursos para la investigación y desarrollo de las mismas. Probablemente por eso se puede apreciar una correlación positiva entre PIB per cápita y porcentaje de vacunación en la siguiente gráfica:

Sin embargo, se puede apreciar que México se encuentra por debajo del promedio de países comparables en términos de ingreso. Su porcentaje de población vacunada es menor al de Argentina, República Dominicana, Ecuador, Argentina, Brasil, Bolivia o Chile, por mencionar algunos.

Se puede argumentar que otro factor que debe tomarse en cuenta es el tamaño de la población, ya que la contribución de cada vacuna adicional al porcentaje total de vacunados es mayor en países con población pequeña y el reto de distribuir es menor. De hecho, en una regresión lineal en donde el porcentaje de población vacunada depende del logaritmo del PIB per cápita y el logaritmo de la población total ambas variables son estadísticamente significativas con el coeficiente con el signo esperado. Es decir, mayor población se asocia de forma negativa con el porcentaje de vacunación y mayor PIB per cápita se asocia de forma positiva. El 58 % de la variación en el porcentaje de vacunación es explicado con la variación en estas dos variables.

Lo anterior se puede visualizar graficando en el eje vertical el porcentaje de población vacunada y en el eje horizontal el valor esperado de acuerdo al resultado del modelo lineal que incluye población y PIB per cápita.

Es importante aclarar que la intención no es demostrar causalidad, sino mostrar cómo impacta la riqueza de un país y su población, en promedio, en el porcentaje de vacunación. Se puede concluir entonces, que el desempeño de México es menor a lo esperado por el modelo, y se puede clasificar en el grupo de países con mal desempeño relativo. Según el modelo, se esperaría un avance del 32 %, pero México solo ha vacunado al 27 %. Esto marca un claro contraste con otros países, para Chile se esperaría un avance del 38 %, pero ha vacunado al 72 %; para Ecuador se esperaría un 26 %, pero ha vacunado al 50 %. Las cifras de vacunación en México no son excepcionales ni espectaculares. Pero además, dado que no existe transparencia sobre los datos de la vacunación, no hay manera de evaluar la estrategia ni verificar y comprobar que sean reales.

El proceso de vacunación en México ha sido sujeto de severos cuestionamientos y críticas ya que, además de que no se han transparentado los datos, tampoco se hizo público el criterio con el cual se decidieron asignar vacunas a los distintos municipios.

Sobre el primer punto, vale la pena decir que desde el 18 de febrero de 2021 (hace casi siete meses) el subsecretario Hugo López-Gatell se había comprometido a publicar los datos abiertos del avance de la vacunación a nivel municipal, luego de la pregunta expresa de un periodista. En sus palabras: “las personas que se vacunan… sabemos en qué municipios se vacunan y podemos presentar la información”. La respuesta era esperable, pues en múltiples países (como Argentina, Perú, Colombia, España, Canadá y Estados Unidos) se publican los datos abiertos de vacunación, en algunos casos desagregados a nivel persona e incluyendo variables importantes para el análisis del avance, al mismo tiempo que se salvaguarda el anonimato de las personas vacunadas.

Desafortunadamente, Gatell sigue sin cumplir este compromiso: los datos abiertos sobre el avance de la vacunación siguen siendo ocultos para la ciudadanía, especialmente en su desagregación por municipio, marca de vacuna aplicada, así como sexo y edad de las personas vacunadas. Un colectivo de organizaciones civiles (entre ellas Serendipia, Data Cívica, PODER, INDESIG y SUR) realizaron la campaña “#DatosAbiertosDeVacunación” para exigir la publicación de los datos abiertos, pero las autoridades no reaccionaron.

En respuesta a diversas solicitudes de transparencia, dirigidas a la Secretaría de Salud y otras secretarías, así como la Oficina de la Presidencia de la República y al IMSS, las autoridades han 1) afirmado que es otra la dependencia encargada del manejo de la información, 2) negado la existencia de la información, 3) aceptado que existe, pero señalado que es confidencial y/o 4) publicado sólo el avance de la vacunación de grupos específicos de la población (en este caso, del personal de salud). Estas respuestas, contradictorias entre sí, muestran claramente que hay una clara intención de ocultar los datos del avance de la vacunación. Pero la opacidad sobre la información pública existente, además de ser un delito, es dañina para la evaluación y la mejora de la estrategia de vacunación.

Los pocos datos públicos sobre la vacunación, anteriormente tomados directamente de las láminas proyectadas en las conferencias, y posteriormente de este sitio web (sólo con agregados a nivel estatal y sin desglose temporal, además de otras inconsistencias), han permitido constatar el avance irregular de la vacunación, especialmente en términos territoriales. Por ejemplo, Data Cívica ha mostrado que el impacto de la tercera ola ha sido sumamente desigual en el país, y la variada disminución de la mortalidad a nivel estatal posiblemente se relaciona con las diferencias del avance en vacunación a nivel estatal.

Así pues, la falta de información impide la correcta evaluación de avances inexplicables en la campaña, como postergar la vacunación en grandes zonas metropolitanas y con mayor exceso de mortalidad hasta luego de haber vacunado en municipios más pequeños y con más bajos niveles de contagios. Por ejemplo, en el caso de Jalisco y la Zona Metropolitana de Guadalajara, donde la vacunación comenzó posterior a la de los municipios al interior del estado.

De igual forma, se desconocen las razones por las cuales hay 16 millones de vacunas recibidas por el gobierno y no aplicadas, y existe un retraso de 19 días entre que se reciben y se aplican. También se desconocen las razones por las cuales el primer pico de vacunación diaria se haya alcanzado el 5 de junio (previo a las elecciones intermedias) y el pico histórico más alto haya sido el 28 de julio (previo a la consulta popular)2.

El análisis anterior muestra una conclusión obvia: el avance de la vacunación en México está lejos de ser extraordinario, ya que es inferior a lo que se esperaría dadas las características del país. Además, la opacidad en su avance y en las decisiones detrás de la estrategia, prenden un foco rojo que difícilmente puede ser ignorado. Ante la tercera ola, que ya alcanzó el récord de contagios detectados durante toda la pandemia, y con un promedio de más de 700 muertes diarias durante los últimos días, es clara la urgencia de seguir exigiendo un manejo de la pandemia y la vacunación basado en evidencia, público, transparente y que logre proteger al mayor número de personas en el país, especialmente aquellas más expuestas.

 @GatitosVsDesig

 

 

1  Acá pueden revisar los datos del avance diario de la vacunación a nivel mundial y por países.

2 Nuevamente, el avance diario de las dosis administradas puede ser consultado acá.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.