¿Cuál es tu escape? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El sabueso sibarita
Por Antonio Rosique
Es periodista deportivo, autor de los libros “La Isla del Futbol” y “El Día de mi Vida”;... Es periodista deportivo, autor de los libros “La Isla del Futbol” y “El Día de mi Vida”; MBA in Football Industries por University of Liverpool; viajero irreductible; y fanático de los vinos y la cocina del mundo. Para comentarios y sugerencias: [email protected] y www.antoniorosique.com (Leer más)
¿Cuál es tu escape?
Por Antonio Rosique
22 de febrero, 2011
Comparte

“Dadme el silencio, el agua, la esperanza. Dadme la lucha, el hierro, los volcanes.”

Pablo Neruda

“Necesitamos vivir con la posibilidad permanente de tener un escape, de la misma forma en la que necesitamos vivir con la opción latente de tener esperanza; sin estas salidas, la vida en la ciudades empujaría a los hombres hacia el crimen, las drogas o el psicoanálisis”, escribió Edward Abbey, hace unos cuarenta años, en su libro “Desert Solitaire”, donde narra sus aventuras explorando los cañones y las montañas de Utah.

La cita tiene más vigencia que nunca, al menos, de este lado del mundo. Como la psicoterapia es –para muchos– una opción alejada, desconocida u onerosa, las drogas y el crimen se han convertido en alternativas –lastimosamente– más accesibles para mucha gente, ante su imposibilidad de encontrar otras opciones –literales o simbólicas– para superar sus realidades urbanas.

La pregunta es pertinente: ¿Qué tanto nos esforzamos por encontrar esos escapes que nos ayudan a mantenernos sanos? ¿Qué tan viables son esos escapes? ¿Qué tan frecuentes? ¿Qué tan reales son? ¿Cuánto miedo nos provocan? ¿Miedo…? Decía Albert Camus que “es el miedo el que le da valor a un viaje”, refiriéndose a esa incertidumbre que provoca la emancipación y al rompimiento de esos hábitos y rutinas detrás de los cuales nos escondemos todos los días.

Por eso, este Sabueso Sibarita se empeña cada semana en ofrecerte alternativas para escapar, o lo que es lo mismo, tener esperanzas, pequeñas o grandes, profundas o –en apariencia– triviales.

Un fabuloso escape: Hotel Azúcar

Escondido en la Costa Esmeralda, a cinco horas por carretera de la Ciudad de México, respira sonriente el Hotel Azúcar, un inspirador rincón veracruzano ideado por Carlos Couturier, el genio impulsor del Grupo Hábita. La zona es una maravilla en tonos verdes, amarillos y azules que pocas veces has visto. La vida crece, respira, “se dá”, con una generosidad conmovedora. Sobran lujos, los que en verdad necesitamos: atenciones, cariño, alegría, playa, paz, tiempo, amaneceres, música de arpa y jarana, el sonido inmemorial del son, y una cocina local inolvidable: el mejor pulpo a las brazas que he comido en mi vida, acamayitas a la parrilla, “enpipianadas”, picaditas, empanadas de pescado, minilla de jaiba, chilpacholes, caipirinhas, champolas y una larga lista de irresistibles encantos.

¿Buscas lugar para casarte? No te equivocarás. Hace justo un año, ahí sucedió ese extraordinario momento para mí. www.hotelazucar.com

El reto: 4 vinos por semana. Un paseo por Italia.

Esta semana el reto de cata me llevó, sensorialmente, a Italia y a un breve paseo por la Toscana, el Veneto, La Campania, y Sicilia. La experiencia no tuvo desperdicio y por ello comparto contigo esta imperdible selección:

*El poderoso y sobresaliente “Vesevo Beneventano Aglianico 2008” ($268 Mundo Gourmet La Castellana).

*El balanceado y silvestre “Chianti 2008 Barone Ricasoli” ($295).

*El profundo y elegante “La Segreta 2008” de bodega Planeta ($259).

*Sin embargo, en esta ocasión te invito a profundizar en el más barato de esta cuarteta: el fresco, radiante y apetitoso “Pinot Grigio 2009” de Bodega Terre.

Por sólo $111 pesos este blanco del Veneto te ofrece una gran versión para un vino joven: alegre, amigable y abierto. Sus notas a guanábana, piedra de río, té verde, manzana verde y flores blancas, le dan un carácter invitante y muy fresco. Como copa de bienvenida para abrir boca, o acompañado por sashimi de pescado blanco o pulpo y queso mozarella, este italiano resulta perfecto para recibir a tus invitados un mediodía de sábado bajo los rayos del sol. Nadie te lo reprochará. Porque como dice Carmen Cataldi, impulsora del vino en República Dominicana: “El vino es un nutriente intelectual y sensorial. Con él se aprende geografía, bioquímica, meteorología…”, y yo agregaría que el vino, con plena y profunda consciencia, también te enseña maneras distintas a amar.

Viajero 365: “La nieves del Kilimanjaro”

¿Quieres escapar literal o simbólicamente? Estos días, la tercera semana de febrero, son los mejores del año para emprender una aventura extraordinaria: ascender el Kilimanjaro, la montaña más alta de África, 5896m. Aunque necesitas estar en buena forma física, no es indispensable ser un alpinista extremo para lograr el reto. Durante este periodo se puede disfrutar de un clima cálido y ligeramente lluvioso, además de evitar la temporada de alto turismo (año nuevo) cuando el sitio se satura de visitantes.

El Kilimanjaro está ubicado en la frontera noreste de Tanzania. Para llegar, lo más viable es viajar a París, y una vez ahí, tomar el vuelo directo a Nairobi, Kenia, para seguir después por carretera. Es necesario contratar los servicios de un agencia operadora de tours para poder acceder al parque.

Dicen que durante un solo día de ascenso, el Kilimanjaro es capaz de ofrecerte las cuatro estaciones del año, y por supuesto, su cima es el único lugar que permanece nevado en África. El 90% de los senderistas recorre la ruta más accesible, “Marangu route”, tan popular que también se le conoce como “Coca Cola route”, la cual te lleva hasta el Gillman´s point en el crater del Kilimanjaro a 5685m de altitud. Ernest Hemingway le dedicó a esta montaña uno de sus relatos más célebres “Las Nieves del Kilimanjaro”, y al inicio explica: Su nombre es, en masai, «Ngáje Ngái», «la Casa de Dios». Cerca de la cima se encuentra el esqueleto seco y helado de un leopardo, y nadie ha podido explicarse nunca qué estaba buscando el leopardo por aquellas alturas.

Tal vez, lo único que buscaba -igual que muchos de nosotros- era escapar un rato de su cotidianeidad.

*Te invito a seguirme en Twitter: Antonio_Rosique y en mi blog: www.lafabulosamáquinadesuenos.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.