Mi última cena - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El sabueso sibarita
Por Antonio Rosique
Es periodista deportivo, autor de los libros “La Isla del Futbol” y “El Día de mi Vida”;... Es periodista deportivo, autor de los libros “La Isla del Futbol” y “El Día de mi Vida”; MBA in Football Industries por University of Liverpool; viajero irreductible; y fanático de los vinos y la cocina del mundo. Para comentarios y sugerencias: [email protected] y www.antoniorosique.com (Leer más)
Mi última cena
Por Antonio Rosique
6 de febrero, 2012
Comparte

 

“En mi última cena…Tomaría un buen pan, porque es símbolo de nacimiento, de vida y muerte, de compartir, de compañerismo y amistad (…) Yo mismo haría el pan”.
                                                                                                                                                                           Joël Robuchon



¿Qué comerías en tu última cena? ¿Pan y vino? ¿Caviar iraní? ¿Una ensalada con lechugas excepcionales? ¿Un cochinillo? ¿Pozole? ¿Qué beberías? ¿Una cerveza artesanal? ¿Tequila? ¿Mezcal? ¿Un tinto de Mendoza? ¿Sake ceremonial japonés? ¿Todas opciones las anteriores? Si pudieses elegir… ¿A quién le pedirías que cocinara para tí antes de despedirte del mundo? ¿A tu madre o a un chef con tres estrellas Michelin?¿Organizarías una cena íntima y familiar o preferirías una bacanal con potencial de orgía romana? ¿Recurrirías a los sabores de tu infancia o probarías el platillo más lujoso y sofisticado? ¿Cenarías en la cocina de tu casa o abordo de un velero en el Mediterráneo? ¿Regresarías a la mesa de tu abuela o reservarías un privado en el restaurante de Alain Ducasse, “Le Jules Verne”, en la torre Eiffel? 

Este delicioso ejercicio de imaginación, personalidad y cosmovisión es el que realizó Ferrán Adriá, considerado uno de los artistas culinarios más influyentes de nuestra época, para la siempre inspiradora y refrescante revista El País Semanal (Febrero 5, 2012). Adría le hizo esta fabulosa pregunta a 20 grandes cocineros del mundo, entre ellos, al mexicano Enrique Olvera, creador del maravilloso restaurante Pujol. Olvera respondió: “En mi última comida en la Tierra habría tequila y cerveza, mucho de ambos, a raudales. El menú estaría compuesto, exclusivamente, por mole negro. Me gustaría que el ambiente fuera de estilo hogareño y familiar, rodeado de mi gente más cercana y de amigos, todos sentados en una vieja hacienda, mientras suena música de una marimba. La elaboración de la comida correría a cargo de mi equipo del restaurante Pujol”. 


Coincidentemente, hace unos días, un domingo frío y lluvioso en el que quería comida informal pero memorable y -sobre todo- un lugar sencillo e íntimo, visité “ENO”, rincón gourmet creado por Enrique Olvera, en el que lleva a su máxima expresión el concepto de la lonchería de barrio. Ubicado a un costado de su afamado “Pujol”, justo en la esquina de Horacio y Petrarca (Polanco, Ciudad de México), ENO se enorgullece por hornear pan todos los días, por preparar sopas ingeniosas y diferentes, ensaladas, aguas frescas y tortas con ingredientes de altísima calidad. Un clásico como la torta de jamón serrano compite -sin temor a equivocarme- por el título de la mejor de la ciudad. Además, ENO ofrece cinco o seis botellas de vino extraordinario, incluyendo el muy recomendable ENO, vino mexicano especialmente diseñado por Hugo D´Acosta para Enrique Olvera. Una tarde con una botella de vino y un par de “bocatas” oscila en los 1500 pesos, dinero muy bien gastado, diría yo. 
 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.