close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
El traductor, o lo que quisieron decir
Por Roberto Trad
Blog dedicado a interpretar la intencionalidad estratégica de lo que dicen y hacen los actores p... Blog dedicado a interpretar la intencionalidad estratégica de lo que dicen y hacen los actores públicos durante el primer sexenio del nuevo régimen. Algunas licencias disparatadas y esporádicas sobre cultura popular. Y sí, el nombre es mi homenaje personal a un gran maestro. Roberto Trad -el traductor- es socio director de El Instituto, Artes y Oficios para la Comunicación Estratégica. Estratega, experto en comunicación. Políticamente multicultural, ha asesorado a gobiernos, partidos, empresas y candidatos de todas las ideologías en el continente americano. Twitter: @tradhasbun (Leer más)
¿Qué es la 4T?
La cuarta transformación es una vieja idea de AMLO. Es la forma en que logró verbalizar su más profunda ambición: trascender.
Por Roberto Trad
17 de diciembre, 2018
Comparte

Para mi gran amigo Tovías. Con infinito amor.

 

La 4T es una marca. Así nomás. Una marca que podría permitir al proyecto sobrevivir el inevitable ocaso de su líder. 

En otras experiencias revolucionarias, radicales o populistas (similares), el proyecto muere con el hombre porque en el fondo el proyecto es el hombre.

En Ecuador, el proyecto se llamó Revolución Ciudadana, pero la comunicación se dedicó a promover la imagen de Rafael Correa (la RC de RC). En Brasil, fue Lula quien impulsó a Dilma a la presidencia; en Argentina, la marca era el nombre, Cristina utilizó el apellido de casada para mantener al proyecto en el poder. En Bolivia, Evo sigue siendo el centro de gravedad. Excepcionalmente, en El Salvador el partido se convirtió en el dueño del proyecto al terminar el periodo de Mauricio Funes. En Venezuela, la marca sigue siendo Hugo Chávez y el movimiento se aferra a su memoria a pesar del desastre en que se convirtió Maduro.

La cuarta transformación es una vieja idea de AMLO. Es la forma en que logró verbalizar su más profunda ambición: trascender. Accidentalmente, se está posicionando como una marca poderosísima que podría convertirse en protagonista de la elección del 2024.  

Es probable que dentro de tres años, si todo les sale bien, Andrés Manuel vuelva a estar en la boleta electoral compitiendo contra los 300 candidatos a diputados federales de todos los partidos bajo el pretexto de la revocación de mandato. Pero en seis años el presidente no podrá postularse. Entonces, Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard o quien AMLO elija como su sucesor, necesitará de un asidero para vincular su imagen con la del caudillo y transformar la aprobación o la simpatía por Andrés en votos para su causa.

El dinero, el tiempo y, en general, los recursos que los estrategas de AMLO utilicen para posicionar a la 4T, servirán a los dirigentes de Morena para hacer campaña durante los próximos seis y hasta nueve años.

P.D. Después de ver a la Marina hacerse presente en el Estadio Azteca durante la ceremonia del himno nacional, pensé que los poderes mágicos de la 4t acabarían con la maldición del cruz azul.

 

@tradhasbun

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte