El hombre más rico de todos los tiempos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Vaso Medio Vacío
Por Gerardo Esquivel
Economista. Profesor-Investigador de El Colegio de México. Síguelo en Twitter: @esquivelgerardo... Economista. Profesor-Investigador de El Colegio de México. Síguelo en Twitter: @esquivelgerardo (Leer más)
El hombre más rico de todos los tiempos
Por Gerardo Esquivel
25 de abril, 2011
Comparte
Estoy leyendo el excelente libro “The haves and the have-nots” (la traducción literal es “los que tienen y los que no”, aunque una traducción más apropiada sería “los ricos y los pobres” o “los que tienen mucho y los que no tienen nada”) recientemente publicado por Basic Books. El libro resulta muy interesante y divertido, ya que combina de manera muy amena aspectos históricos y literarios con el tema de la distribución del ingreso a nivel mundial (aquí pueden ver algunos comentarios sobre el libro).

El autor del libro es Branko Milanovic, economista del Banco Mundial y reconocido experto en temas de desigualdad, pobreza y globalización. Branko Milanovic es también ampliamente conocido por ser uno de los pioneros en la medición de la desigualdad a nivel mundial a través del uso de encuestas de ingreso por hogar y es el compilador de una importante base de datos sobre este tema. Aquí pueden ver algunos de los artículos que ha publicado Branko Milanovic en el Banco Mundial (con enlaces a las publicaciones) y por acá pueden ver una lista más extensa de sus trabajos académicos. También aquí pueden ver el video de una presentación reciente. En resumen, Branko es un experto mundial en el tema de la distribución del ingreso.

El libro se divide en tres grandes capítulos: desigualdad entre individuos de un país, desigualdad entre países y desigualdad entre todas las personas. Cada capítulo contiene un ensayo y varias viñetas de temas específicos relacionados al tema del capítulo. Una de estas viñetas, la 1.3 inmediatamente captó mi atención: “¿Quién ha sido la persona más rica de todos los tiempos?” El tema es interesante, pero el reto es mayúsculo. ¿Cómo comparar la riqueza en el tiempo en ausencia de índices de precios que permitan hacer los ajustes por inflación?

La solución que ofrece Branko es muy interesante, recurre a Adam Smith y a su definición de riqueza (Cap. 5, de su Investigación y causas de la riqueza de las naciones): “Every man is rich or poor … according to the quantity of that labour which he can command, or which he can afford to purchase” (es decir, un hombre “será rico o pobre de acuerdo a la cantidad de trabajo ajeno de que pueda disponer o se halle en condiciones de adquirir”).

Otro problema, sin embargo, es cómo comparar un acervo (la riqueza) con un flujo (la cantidad de trabajo que se puede comprar por unidad de tiempo). La solución que ofrece Milanovic es la siguiente: consideremos una tasa de interés real apropiada para el momento histórico, apliquémosla al acervo de riqueza y veamos cuántas unidades de trabajo se pueden adquirir con los rendimientos reales de ésta. Lo anterior implica que la riqueza se mantiene intacta en términos reales, ya que sólo se usan los rendimientos de la misma. Esto garantiza una comparación apropiada, ya que se usan los flujos derivados de la riqueza para adquirir otro flujo, es decir, el trabajo.

Así, una vez definida la métrica que utlizará para medir la riqueza de distintos personajes en el tiempo, Branko Milanovic (BM, de aquí en adelante) procede a analizar algunos casos específicos. Su primer caso es el de Marco Linicio Craso (o Craso el Triunviro), uno de los hombres más ricos en la historia de Roma. De acuerdo a BM, la riqueza de Marco Linicio Craso en el año 50A.C. era de 600 millones de sestercios. Suponiendo una tasa de interés de 6% (es decir, un ingreso anual de 12 millones) y un ingreso promedio de los ciudadanos romanos de alrededor de 380 sestercios por año, esto implica que el rendimiento de la riqueza de Marco Linicio Craso podría adquirir el trabajo anual de 32,000 personas, alrededor de la mitad del Coliseo Romano. Ese era el tamaño de su riqueza aplicando la definición de Adam Smith y los criterios de BM.

A continuación, BM analiza el caso de tres magnates norteamericanos: Andrew Carnegie, John D. Rockefeller y Bill Gates. La riqueza de Carnegie en 1901 la estima en $225 millones de dólares, la de Rockefeller en 1937 en $1400 millones de dólares y la de Bill Gates en 2005 en $50 mil millones de dólares. Usando nuevamente una tasa de interés de 6%, los rendimientos anuales de estas riquezas se estiman en 13.5, 84 y 3,000 millones de dólares, respectivamente. Con esos recursos, y usando el PIB per cápita de Estados Unidos en esos distintos puntos en el tiempo, Carnegie, Rockefeller y Gates podrían haber contratado, respectivamente, a 48,000, 116,000 y 75,000 trabajadores norteamericanos. Lo anterior implica que los tres habrían sido más ricos que el aristócrata romano, Marco Linicio Craso, pero que Rockefeller habría sido el más rico de todos ellos.

A continuación, BM analiza el caso de dos multimillonarios recientes: el ruso Mikhail Khodorkovsky y el mexicano Carlos Slim. El ruso Khodorkovsky era considerado en 2004 la persona más rica de Rusia y llegó a ocupar el lugar 16 en la lista de Forbes. Khodorkovsky actualmente se encuentra preso, acusado de fraude, evasión de impuestos y de que actuó ilegalmente durante el proceso de privatización de varias empresas en Rusia. De acuerdo a BM, la riqueza de este magnate ruso en 2003 era de $24 mil millones de dólares, con lo cual podría contratar, sin menoscabo de su riqueza, hasta 250,000 de sus compatriotas en un año. Es decir, más del doble de la riqueza del norteamericano más rico de todos los tiempos, John D. Rockefeller (medida de acuerdo al parámetro de Adam Smith).

En cuanto a Carlos Slim, BM señala que su riqueza en 2009 era de $53,000 millones de dólares. Con esos recursos, Slim podría haber contratado, según BM, a 440,000 mexicanos (según yo, a “sólo” 390,000). De cualquier manera, esto lo haría mucho más rico que Khodorkovsky y entre 3 y 4 veces más rico de lo que fue en su momento John D. Rockefeller, así como casi 9 veces más rico de lo que fue Andrew Carnegie en su momento.

En palabras de Branko Milanovic:

“So he appears to have been, locally, the richest of all!. No stadium in Mexico, not even the famous Azteca, would come close to accomodating all the the compatriots Mr. Slim could hire with his annual income”

(“Así que él parece haber sido, localmente, !el más rico de todos! Ningún estadio en México, ni siquiera el famoso Estadio Azteca, podría acomodar a todos los compatriotas que el Sr. Slim podría contratar con su ingreso anual”).

De hecho, la cantidad de gente que podría contratar Slim sin perder un sólo peso de su riqueza, ni siquiera cabría en 3 Estadios Aztecas. Así, de ese tamaño, es la riqueza de Carlos Slim, probablemente el hombre más rico de todos los tiempos.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts