La OCDE y la clase media mexicana - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Vaso Medio Vacío
Por Gerardo Esquivel
Economista. Profesor-Investigador de El Colegio de México. Síguelo en Twitter: @esquivelgerardo... Economista. Profesor-Investigador de El Colegio de México. Síguelo en Twitter: @esquivelgerardo (Leer más)
La OCDE y la clase media mexicana
Por Gerardo Esquivel
9 de diciembre, 2010
Comparte

Este miércoles se presentó en México el informe de la OCDE Perspectivas Económicas de América Latina 2011 con el tema “En qué medida es clase media América Latina“. Aunque había sido gentilmente invitado por la oficina de la OCDE en México para asistir a la presentación del reporte, desafortunadamente no pude asistir debido a que me encuentro fuera del país. Sin embargo, dado que es un tema que me interesa bastante, decidí buscar la cobertura de prensa sobre el mencionado estudio.

Curiosamente, la cobertura se dividía básicamente en dos. Por un lado, los que ofrecían una perspectiva relativamente optimista (de vaso medio lleno, pues), los cuales estaban representados por dos notas relativamente tempraneras, una de Milenio (publicada el 6 de diciembre) titulada “La clase media mexicana, por arriba del promedio regional: OCDE” y otra de El Economista (05/12) titulada “Clase media mexicana, segunda en Latinoamérica“.

Por otro lado, varios medios mexicanos adoptaron una perspectiva un poco más cautelosa y señalaron algo que parece haber sido resaltado en la presentación misma del informe (y que fuera difundido por la agencia Notimex): la aparente vulnerabilidad de la clase media mexicana. Véanse aquí las notas de La Jornada, El Universal y de este mismo portal sobre dicho tema.

Ahora bien, ¿cuál de estas dos perspectivas es la correcta? Es claro que la perspectiva cautelosa, con implicaciones y recomendaciones concretas de política, era la que le interesaba resaltar a la OCDE. Por eso hicieron énfasis en ese aspecto tanto en la presentación como en su propio boletín de prensa con el que oficialmente dieron a conocer el estudio la semana pasada.

La pregunta entonces es qué hacer de la perspectiva optimista, es decir, de aquélla que señala que la clase media en México es relativamente grande e incluso superior a la media regional. La respuesta es muy simple: nada. Ese dato es simplemente inútil e irrelevante.

Para entender lo anterior veamos cómo se definen a las clases medias en este trabajo de la OCDE (p.59): “Los estratos medios se definen como el grupo compuesto por los hogares con ingresos comprendidos entre el 50% y el 150% de la mediana nacional de los ingresos.”

Esto, que a muchos les parecerá completamente incomprensible, no es muy difícil de entender. Para empezar, la mediana del ingreso corresponde al ingreso del individuo que quedaría justo a la mitad de la distribución si ordenáramos a toda la población de acuerdo a su ingreso (noten que esto no es igual al ingreso medio, el cual suele ser superior al ingreso mediano).

Una vez entendido esto, veamos cómo se definen a los estratos medios en el estudio de la OCDE y, para ello, pongamos un ejemplo sencillo: Supongamos dos países, A (pobre) y B (rico). Si en el pais A la mediana es de $10, el estrato medio es aquel cuyo ingreso va de $5 a $15. Mientras que en el Pais B, si el ingreso mediano es de $50, el estrato medio es aquel cuyo ingreso va de $25 a $75. Es decir, uno de clase media alta en A, no seria siquiera de clase media baja en B. Los autores del estudio de la OCDE, de hecho, están conscientes de este problema metodológico: (p. 61) “Obviamente, usar una definición relativa como ésta implicará que, por ejemplo, un hondureño con un ingreso cercano a la mediana hondureña formará parte de los estratos medios de su país, pero es probable que ese mismo nivel de ingresos sea demasiado bajo para poder pertenecer a los estratos medios italianos”.

Así, el uso de una definición de estrato medio que usa un criterio relativo y no absoluto (es decir, que no define un nivel de ingresos idéntico para todos los países a partir del cual podamos considerar a una persona como de clase media o no), da lugar al típico problema de comparación de peras con manzanas.

Ahora bien, lo anterior, que quizá podría no ser un problema si los ingresos medianos entre países fueran más o menos similares, es aun más grave para el caso de México. Esto se debe a que la distribución del ingreso en México es tan mala, que el ingreso mediano es sumamente bajo. Por ello, a la hora de definir al estrato medio en México de acuerdo al criterio utilizado se obtiene un resultado que explica el tamaño relativamente grande de este segmento de la población en el estudio de la OCDE. Esto es tan grave que los propios autores del estudio señalan que en México “.. el límite de ingresos del estrato medio bajo es similar a la línea de la pobreza extrema.” (p. 80). Es decir, que el estudio de la OCDE considera como personas de clase media a todos los que la definición oficial de pobreza en México considera como pobres moderados (!).

Para tener una idea gráfica de este problema, el siguiente diagrama muestra tanto los límites de las líneas de pobreza por país (moderada y extrema), los cuáles están definidos por los extremos de la línea continua, así como el valor del umbral seleccionado con el criterio antes mencionado (representado por el cuadro azul).


Cómo se puede ver en dicha gráfica, el criterio de la OCDE funciona bien para países como Costa Rica y Chile, ya que el umbral de la clase media empieza justo donde termina la definición de pobreza moderada para esos países. Sin embargo, en países como México, República Dominicana e incluso Perú, el umbral seleccionado incluye como clase media a un segmento muy importante de la población pobre de esos países.

Por todo lo anterior, olvídese de cualquier interpretación positiva del tamaño de la clase media en México derivado a partir del estudio de la OCDE ya que éste compara peras con manzanas. En vez de ello, mejor concéntrese en lo importante de dicho estudio, es decir, en las recomendaciones de política para evitar que los segmentos de estratos medios se vean aun más afectados en términos de su acceso a servicios de salud, seguridad social, etc.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts