¿Qué pasa con el dólar? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Vaso Medio Vacío
Por Gerardo Esquivel
Economista. Profesor-Investigador de El Colegio de México. Síguelo en Twitter: @esquivelgerardo... Economista. Profesor-Investigador de El Colegio de México. Síguelo en Twitter: @esquivelgerardo (Leer más)
¿Qué pasa con el dólar?
Por Gerardo Esquivel
26 de septiembre, 2011
Comparte

En fechas recientes, la tasa de cambio entre el peso mexicano y el dólar norteamericano ha aumentado en poco más de 20% al pasar de 11.6 pesos por dólar a fines de julio a poco menos de 14 pesos por dólar a finales de la semana pasada. Esto ha llevado a mucha gente a preguntarse si este fenómeno continuará y si es que habrá otra crisis en la economía mexicana como las que solían ocurrir en el pasado cuando había ajustes en la paridad cambiaria.

Es importante enfatizar que, a diferencia de otras ocasiones (1976, 1982 y 1994), esta vez el ajuste en el tipo de cambio ha sido relativamente gradual, con un primer ajuste a la alza a principios de agosto y una alza continua durante casi todo el mes de Septiembre  (véase la Gráfica 1).

 

Esta diferencia entre lo que ha ocurrido recientemente y otras experiencias en el pasado  se debe fundamentalmente al régimen cambiario. Ahora, a diferencia de lo que pasó en 1976, 1982 y 1994, el régimen es de tipo de cambio semiflexible y no de tipo de cambio fijo o semifijo como el que teníamos en esas otras épocas. Esto explica porque el ajuste es ahora paulatino y no de un día para otro como solía ocurrir en el pasado.

Lo anterior también explica otras dos diferencias importantes con respecto al pasado. Por un lado, con respecto a las causas de dicho ajuste: mientras que antes las causas de los movimientos en el tipo de cambio se encontraban en un mal manejo de la política económica y a que se nos terminaban las reservas internacionales, ahora las causas del ajuste tienen que ver más con factores de la economía mundial e, indirectamente, con el impacto que esta situación pudiera tener en las perspectivas de crecimiento de la economía mexicana. Esto es, las causas ahora son externas y no domésticas, a diferencia de lo que ocurría en el pasado.

Por otra parte, también hay una diferencia importante en la magnitud del ajuste. Mientras que antes ocurrían devaluaciones de 100% o más, ahora lo que estamos viviendo es un ajuste relativamente pequeño: apenas de 20% si lo medimos con respecto a fines de julio o de menos de 15% si lo comparamos con respecto a principios de año.

Ahora bien, ¿qué explica el ajuste en el tipo de cambio en este momento? Básicamente, la creciente incertidumbre internacional. Es decir, el continuo deterioro de la situación económica en Grecia (y en general en toda la zona Euro) aunado a la difícil situación económica por la que atraviesa Estados Unidos, se han combinado para generar un entorno económico internacional particularmente difícil. Además, el hecho de que Estados Unidos esté al borde de una segunda recesión (sino es que ya está en ella), ha afectado sin duda las perspectivas económicas de crecimiento para México en lo que resta de 2011 y para 2012. Todo esto ha propiciado que la oferta de divisas en nuestro país disminuya (no están llegando nuevos capitales) y que la demanda por éstas aumente ligeramente (porque algunos inversionistas están saliendo hacia otros mercados o activos más seguros), lo que se traduce entonces en un mayor precio de la moneda norteamericana. Este es el mecanismo de oferta y demanda que explica el aumento del tipo de cambio en un contexto de régimen cambiario semiflexible.

Las otras preguntas que tienen en mente la mayor parte de las personas preocupadas por este tema son las siguientes: ¿qué pasará con el tipo de cambio? ¿Se revertirá como lo ha anunciado el Gobernador del Banco de México o continuará aumentando? ¿Debo comprar dólares o no? La respuesta, como se podrán imaginar, no es para nada obvia. Sin embargo, podemos usar nuestro análisis previo y lo que sabemos que ha ocurrido en el pasado, para hacer un análisis prospectivo sobre el tipo de cambio en México.

Noten que, derivado de lo que se dijo antes sobre las causas del ajuste cambiario, la pregunta clave es ¿qué se espera que ocurra con la economía mundial en el futuro cercano? Si se anticipa una estabilización de la situación mundial y una reducción de la incertidumbre, entonces sería posible creer que el tipo de cambio pudiera revertirse tal y como lo ha pronosticado el Gobernador Carstens. Si no es el caso, entonces no habría razones para pensar que habrá una reversión en el tipo de cambio. Por el contrario, si la situación mundial se agravara aún más no podríamos descartar que la tendencia alcista en la paridad cambiaria continuase.

Es por ello que es muy difícil anticipar que es lo que ocurrirá con el tipo de cambio en el futuro. Sin embargo, lo cierto es que en ausencia de nueva y clara información sobre el estado futuro de la economía mundial, lo más probable es que los próximos días y/o semanas seguirá habiendo una gran volatilidad en el mercado cambiario con ajustes tanto a la alza como a la baja en la paridad monetaria. En cualquier caso, es posible hacer la siguiente predicción: el tipo de cambio no regresará (o al menos no pronto) a los niveles que tenía antes de la subida reciente.

Es decir, será muy difícil volver a tener un tipo de cambio cercano a o incluso por debajo de los 12 pesos por dólar. Lo anterior se puede inferir a partir de la dinámica que se ha observado en el mercado cambiario en los últimos años, en donde los movimientos súbitos a la alza tardan en revertirse varias semanas o incluso meses. Eso fue justamente lo que pasó a fines de 2008, cuando después de la crisis de Lehman Brothers, el tipo de cambio se disparó en un primer momento  hasta los 13 pesos por dólar para después alcanzar una paridad superior a los 15 pesos por dólar. Aunque este incremento empezó a revertirse a principios de 2009, tomó casi un año para que la paridad volviera a estabilizarse en alrededor de los 13 pesos por dólar y más de 2 años para que cruzara finalmente la barrera de los 12 pesos (véase Gráfica 2).

 

En resumen, no es obvio saber que va a pasar con la paridad pero es poco probable que ésta se empiece a revertir de manera constante en el corto plazo y, en caso de hacerlo, difícilmente regresara al punto de partida. Es más probable que la paridad comience a fluctuar alrededor del nivel que ha alcanzado recientemente (es decir, entre 13 y 14 pesos por dólar) o que incluso continúe en su tendencia alcista si la situación mundial llegara a complicarse aún más.

¿Cómo sabemos que son factores internacionales y no domésticos los que causan el ajuste en el tipo de cambio? Muy fácil, porque lo que hemos observado con el peso mexicano también le ha ocurrido a otras monedas de países con características similares a México. Tal es el caso, por ejemplo, de Brasil y de su moneda, el real. La Gráfica 3 muestra la paridad cambiaria de ambas monedas con respecto al dólar en lo que va de este año.

A diferencia de las gráficas anteriores, esta otra gráfica muestra a la paridad en forma inversa de tal manera que un aumento significa una apreciación y una caída significa una depreciación de la moneda en cuestión. Para poder hacer la comparación entre las dos monedas se construye un índice de tal manera que el valor observado el 1 de Enero de 2011 se iguala a 100 en ambos casos. Noten la estrecha correlación en el comportamiento de ambas monedas: las dos se apreciaron en los primeros siete meses del año y las dos se depreciaron en los meses de agosto y septiembre. Más aún, noten que la apreciación con respecto al 1 de Enero de 2011 es prácticamente idéntica en ambos casos.  Lo anterior se debe a que la dinámica en los mercados cambiarios de ambos países es fundamentalmente  la misma. Es decir, los dos países recibieron grandes flujos de capital en los primeros meses del año y en los dos países este fenómeno se ha reducido recientemente.

 

 

Finalmente, cabe hacerse una pregunta adicional. ¿Es este ajuste en el tipo de cambio bueno o malo para la economía mexicana? La respuesta es, como casi siempre, “depende”. Por ejemplo, para los consumidores de bienes importados, para los que esperaban salir de vacaciones al extranjero en los próximos meses, para los productores que usan bienes intermedios importados y para la población en la zona fronteriza, este aumento en la paridad cambiaria les perjudica porque encarecerá todos los bienes que ellos compran o que planeaban comprar en el futuro cercano. Sin embargo, para las empresas exportadoras (y para los trabajadores de estas empresas), así como para el sector turístico en general, este aumento en el tipo de cambio representa una bendición, dado que los productos que venden se abaratan con respecto al exterior y se hacen más atractivos para los consumidores externos. Esto puede aumentar la producción en esos sectores y podría permitir que la economía enfrentara de mejor manera una posible segunda recesión de la economía norteamericana.

Por ello, y a pesar de que la mayor parte de la población ve el ajuste del tipo de cambio como algo negativo, es posible que este ajuste se traduzca en algo benéfico para la economía mexicana. La clave, sin embargo, es que el ajuste cambiario que ya hemos sufrido no se traduzca en una mayor inflación y que la incertidumbre mundial disminuya aunque sea paulatinamente. De lo contrario, no podemos descartar por completo que los ajustes puedan continuar y que lo que hoy parece ser un ajuste manejable, pueda terminar convirtiéndose en una nueva catástrofe económica en el país.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts