Todo lo que usted quería saber sobre la calificación de la deuda norteamericana - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Vaso Medio Vacío
Por Gerardo Esquivel
Economista. Profesor-Investigador de El Colegio de México. Síguelo en Twitter: @esquivelgerardo... Economista. Profesor-Investigador de El Colegio de México. Síguelo en Twitter: @esquivelgerardo (Leer más)
Todo lo que usted quería saber sobre la calificación de la deuda norteamericana
Por Gerardo Esquivel
8 de agosto, 2011
Comparte

¿Qué significa la rebaja de la calificación de la deuda gubernamental de Estados Unidos por parte de Standard and Poor’s (S&P) de AAA a AA+?

Que por primera vez en la historia, la deuda que emite el gobierno norteamericano ya no se considera como absolutamente libre de riesgo, es decir, que Estados Unidos (EUA) ya no forma parte del selecto grupo de países con mejor reputación crediticia en el mundo. Aquí puede ver el comunicado de S&P.

¿Qué países mantienen la calificación AAA de acuerdo a S&P?

Relativamente pocos: Alemania, Australia, Austria, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Lichtenstein, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Reino Unido, Singapur, Suecia y Suiza.

¿Qué otros países tienen la categoría AA+? Es decir, ¿qué países tienen una calificación equivalente a la de Estados Unidos de acuerdo a S&P?

Solo dos: Bélgica y Nueva Zelanda. Cabe señalar que la calificación de Estados Unidos sigue siendo una de las más altas en el mundo y muy por encima de la de  países como Japón y China (ambos con AA-), por no decir México (BBB).

¿En dónde se pueden consultar las calificaciones de otros países?

Usted puede ver las calificaciones de las 3 grandes empresas dedicadas a esta actividad (Standard and Poor´s,Fitch y Moody´s), haciendo clic aquí.

¿Qué implicaciones puede tener esta rebaja para EUA y el resto del mundo?

En primer lugar, seguramente habrá un ajuste inmediato a la baja en los mercados accionarios en el mundo como resultado de un empeoramiento en las expectativas económicas globales. La magnitud de este ajuste dependerá de cuánto del ajuste de la semana pasada se haya debido a una anticipación de este resultado. Es muy posible que al menos una parte de este ajuste ya se haya realizado, por lo que el ajuste podría ser menor a lo que algunos anticipan. Este ajuste será seguido, muy probablemente, por algunos días de volatilidad (altibajos) en los mercados.

También se pueden anticipar algunos ajustes en los mercados cambiarios. Por ejemplo, es muy probable que el dólar se deprecie ligeramente con respecto a otras monedas.

Es muy probable también que las tasas de interés de largo plazo en Estados Unidos aumenten también ligeramente, con lo que las tasas de interés de créditos hipotecarios y de otros créditos al sector privado también podrían subir en una fracción de un punto porcentual. Aunque estos aumentos pueden ser relativamente pequeños, su impacto en las posibilidades de recuperación económica podrían ser relativamente importantes.

No se anticipa una venta masiva de bonos del Tesoro (¿a dónde se irían, para empezar?) , aunque es probable que algunos fondos de inversión con criterios muy estrictos para sus inversiones (las cuales, en algunos casos, solo pueden ser en bonos con calificación AAA) se vean obligados a deshacerse de una parte de sus tenencias de bonos del Tesoro o de organizaciones como Freddie Mac y Fannie Mae (las cuales también se anticipa que serán degradadas la próxima semana).

¿Por qué se considera que el impacto de esta noticia no será tan catastrófico como algunos otros analistas habrían anticipado?

Por dos razones: 1) Porque se trata de la decisión de sólo una de las tres calificadoras más importantes. De hecho, la calificadora Fitch hace apenas unos días emitió un comunicado sobre Estados Unidos diciendo que “commensurate with its ‘AAA’ rating, the risk of sovereign default remains extremely low”, es decir que “de acuerdo con su grado AAA, el riesgo de moratoria por parte del gobierno (de Estados Unidos) permanecía extraordinariamente bajo”. En ese mismo comunicado, Fitch anticipó que revisaría nuevamente la calificación de Estados Unidos a finales de agosto. Por su parte, Moody’s también ratificó recientemente el grado AAA a la deuda norteamericana.

2) Porque la decisión de S&P se ha visto minada como resultado de un error de cálculo relativamente importante, el cual fue revelado públicamente el sábado pasado en el blog oficial del Tesoro norteamericano. Dicho error llevó a S&P a sobreestimar en más de 2 billones de dólares (trillions) el tamaño de la deuda norteamericana, lo cual representa aproximadamente 8 puntos porcentuales del PIB. Como resultado de esta revelación, la propia calificadora se vio obligada a emitir el mismo sábado un comunicado explicando la situación y aceptando el error. Lo anterior ha llevado a más de un analista a pensar que S&P tenia tomada su decision de antemano y que la decision podría tener incluso un cierto cariz politico-ideológico.

Independientemente del error de cálculo de S&P, ¿no era correcto que se le rebajara la calificación a Estados Unidos?

Si bien es posible que hubiera buenas razones para sugerir una reducción en la calificación de la deuda norteamericana, lo verdaderamente sorprendente de la decisión de S&P es que ésta haya ocurrido inmediatamente después de que se hubiera resuelto el tema del techo de la deuda, cuando las perspectivas de la misma eran indudablemente mejores (o menos malas, según lo vea) que antes del acuerdo alcanzado en el Congreso. Nótese que si S&P hubiese tomado su resolución antes de que este conflicto se resolviera, quizá hubiera forzado una mejor solución que la que finalmente se alcanzó, es decir, quizá se habría logrado una negociación que incluyera un aumento en los impuestos para ciertos segmentos de la población, que es precisamente lo que considera S&P que hubiera sido necesario para mantener la califcación AAA.

¿Qué impacto tendrá esto en las posibilidades de recuperación de la economía norteamericana?

El impacto sin duda será negativo, por lo que las probabilidades actuales de una nueva recesión en EUA son mayores que hasta hace unos días como resultado de esta decisión. El aumento en las tasas de interés (así sea muy pequeño) afectará negativamente  al sector de la construcción y a otros sectores clave de la economía norteamericana que de por sí estaban teniendo un comportamiento inferior al esperado. En cualquier caso, aún si Estados Unidos logra evitar la recesión, es claro que su recuperación económica será lenta y prolongada.

¿Qué impacto podría tener todo esto en México?

Por supuesto, el impacto en el mercado accionario y cambiario mencionado arriba también afectará a México. Sin embargo, a la larga, el impacto más importante para nuestro país será por la vía real, es decir, por la vía de la actividad económica, el comercio y el empleo. Es claro que al aumentar las probabilidades de una segunda recesión consecutiva en Estados Unidos, las perspectivas económica para México país también empeoran. Al igual que en la respuesta previa, incluso si México logrará evitar caer en una nueva recesión, la recuperación económica del país también será más lenta y prolongada de lo deseable. Por lo pronto, es inevitable señalar que el crecimiento del segundo semestre de 2011 será inferior al del primero y que muy difícilmente se alcanzará la meta estimada de crecimiento para este año de entre 4 y 5%. Si acaso, quizá crezcamos al 3.5%.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.