Cubrir abasto de medicamentos, promesa que AMLO no ha podido cumplir
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cubrir el abasto de medicamentos, una promesa que durante 3 años AMLO no ha podido cumplir

El IMSS, el ISSSTE, Pemex, la Sedena y la Semar, en conjunto, no surtieron efectivamente un poco más de 24 millones de recetas en 2021. Organizaciones advierten que el desabasto persiste y afecta a la población más vulnerable.
Por Siboney Flores y Samedi Aguirre
15 de abril, 2022
Comparte

El desabasto de medicamentos es uno de los problemas que el presidente Andrés Manuel López Obrador al inicio de su gobierno en 2018 prometió resolver, pero tres años después esta solución sigue sin convertirse en una realidad.

A los 100 días de haber iniciado su mandato —en marzo de 2019—, el presidente dijo estar consciente de que era uno de los asuntos más importantes que tenía que remediar. En su primer informe oficial, en septiembre de 2019, aseguró que ya lo estaba atendiendo, pero desde entonces y hasta su último informe, efectuado este mes por los primeros 100 días de su cuarto año de gestión, López Obrador ha seguido repitiendo que “se van a garantizar el 100% del abasto de medicamentos”, sin evidencia que lo sustente.

El IMSS, el ISSSTE, Pemex, la Sedena y la Semar, en conjunto, no surtieron efectivamente un poco más de 24 millones de recetas en 2021, según documentaron el colectivo Cero Desabasto y la organización Nosotrxs. 

Andrés Castañeda, coordinador de salud y bienestar en Nosotrxs, advierte que el problema del desabasto no se está resolviendo, pues de 2021 a 2022 tampoco se observa un cambio en las acciones del gobierno, lo que perpetúa la crisis que afecta a los más vulnerables del país. 

“El problema de la crisis de medicamentos es un síntoma que refleja cómo, cuando un sistema tan importante como el sistema de salud falla, los que salen más afectados son las personas que viven en las mayores condiciones de vulnerabilidad y que no pueden comprar sus medicamentos en la farmacia porque no les alcanza”, señala Castañeda.

2019: sin Insabi inaugurado y con dudas sobre su operación

Durante sus informes de gobierno de ese año, López Obrador celebró la creación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), que sustituyó al Seguro Popular, un esquema que se había mantenido en sexenios previos y al que acusó de no ser ni “seguro ni popular”. 

Sin embargo, fue hasta meses después, en enero de 2020, que el Insabi inició funciones

Desde que se anunció el cambio, la organización México Evalúa advirtió que, al reasignar responsabilidades operativas entre autoridades del gobierno federal, no se tenía certeza y había muchas interrogantes sobre el funcionamiento, la viabilidad y el papel que ahora tendría el IMSS. 

Mientras las organizaciones ponían a discusión el tema, el presidente aseguraba que con la llegada del Insabi se resolverían cuatro aspectos: abasto de medicamentos a comunidades rurales, rehabilitación de infraestructura de salud, basificación de 80 mil trabajadores de la salud y un aumento al presupuesto por 40 mil millones de pesos. 

Pero en 2019, el dinero presupuestado fue el equivalente al 2.4% del PIB, la misma cifra que un año anterior, según datos de México Evalúa

Incluso, cuando se revisaba el Paquete Económico para 2020, académicos y especialistas señalaron que sería difícil cumplir las metas en materia de salud que López Obrador prometía.

En cuanto a la basificación, ese año —2019—  aseguró que ya se trabajaba en el tema. Para 2020, insistió en que en ese año se resolvería, pero ahora en 2022 lo sigue mencionando como una meta, sin aclarar a cuánto personal se ha basificado. 

Sobre la carencia de medicamentos, entre enero de 2019 y febrero de 2020, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) recibió 72 quejas por posible omisión en dar medicinas a niños con cáncer.

La propia Auditoría Superior de la Federación (ASF) concluyó que en ese año la planeación y el seguimiento de las compras fueron inadecuados.

Ese año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) realizó una megacompra, pero de las 3 mil 988 partidas que buscaban adquirirse, solo 36% tuvo alguna empresa ganadora, 48% quedó desierto y 18% no se acabó licitando. Eso obligó a que las instituciones de salud tuvieran que realizar compras de emergencia. 

La auditoría también revela que no hubo un proceso de verificación de si esos medicamentos comprados llegaron de forma oportuna y efectiva a las instituciones de salud.  

2020: el año en el que la crisis estalló

Para 2020, el presidente reconoció que “garantizar la salud pública ha sido todo un desafío”, y añadió que todos los problemas en la materia se debían a que se había acabado con la corrupción.

“Continuaremos con las compras consolidadas de medicina en México y en el extranjero para perfeccionar el sistema de abasto y distribución sin intermediarios ni corrupción”, dijo el presidente para finales de ese año.

Pero de acuerdo con organizaciones civiles y especialistas, el problema fue que al cambiar de tajo el esquema, las autoridades no previeron las complejidades que implica realizar la compra de medicamentos y el posible desabasto. 

Por ello, se tuvieron diversas improvisaciones y compras de emergencia primero en manos de Hacienda, luego del Insabi y a la postre de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS). Sin embargo, este último esquema tampoco alcanzó los objetivos esperados: se asignó solo 45% de las claves, mientras que 55% fue declarado desierto.

Documentación periodística, los propios dichos de funcionarios y las denuncias de familiares de pacientes documentaron un desabasto debido al retraso en las compras de medicinas, que se agravó por la crisis de COVID-19. 

Por ejemplo, la falta de medicamentos y de atención médica incrementó el gasto de bolsillo promedio en las familias en un  40%, al pasar de 2 mil 358 pesos en 2018 a 3 mil 299 pesos en 2020, de acuerdo con datos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Entre julio de 2019 a junio de 2020, el IMSS recibió 5 mil 476 quejas por la negativa de medicamentos. Además, el 21% de las recetas no fue surtido de forma efectiva en las unidades de atención primaria de la Secretaría de Salud, según documentó la iniciativa Cero Desabasto

Andrés Castañeda, quien coordinó el  informe de Cero Desabasto, explica a Animal Político que no hay realmente un proceso de consulta para mejorar los procesos, y destacó que entre las instituciones tampoco hay comunicación. Es decir, quien hace la compra de las medicinas no consulta a las instituciones como el IMSS. Como consecuencia, “no podemos esperar que si seguimos haciendo lo mismo el problema se resuelva de la nada”.

2021: el año en el que se surtieron menos recetas

A los 100 días de haber iniciado su tercer año de gobierno, el presidente rindió un informe en el que aseguró que “los ahorros, por no permitir la corrupción y por hacer un gobierno sin privilegios que evita los gastos superfluos, nos han permitido financiar el programa de bienestar más importante en la historia de México”. También enlistó acciones entre las que incluyó el garantizar medicamentos de forma gratuita.

Para el 1 de septiembre de 2021, el presidente aseguró: “Se van a seguir entregando las becas a estudiantes de familias pobres y la atención médica y los medicamentos”.

Pero ese mismo mes, el IMSS registró el número más alto de vales emitidos: 620 mil 888, de acuerdo a un informe de Nosotrxs y del colectivo Cero Desabasto. 

Esos vales son otorgados por el IMSS y Pemex como un sistema alternativo para cuando en la farmacia de la unidad a la que acuden los derechohabientes no hay el medicamento recetado. 

En total, durante 2021, el IMSS emitió 4.3 millones de vales, pero solo se canjearon 759 mil, lo que representa el 17.4% de atención a derechohabientes. 

Fue así como el 2021 se consolidó como el  año con mayor porcentaje de recetas no surtidas registradas en todos los subsistemas de seguridad social del Sistema Nacional de Salud. En conjunto, el IMSS, el ISSSTE, Pemex, Sedena y Semar no surtieron efectivamente un poco más de 24 millones de recetas en ese año, según documentó Cero Desabasto. 

En su último informe de 2021, el presidente aseguró: “Continuaremos con las compras consolidadas de medicina en México y en el extranjero para perfeccionar el sistema de abasto y distribución sin intermediarios ni corrupción”.

Pero dichas acciones fueron insuficientes, según reflejan las cifras. Por ejemplo, de 2018 a finales de 2021 se dispararon 1,220% las quejas de la gente que acude al IMSS y no encuentra el fármaco que necesita.

En una respuesta a una solicitud de información, el IMSS reportó que, de enero a octubre de 2018 —último año del sexenio de Enrique Peña Nieto—, registró 443 quejas por falta de medicinas. 

Y en el mismo periodo, pero ya de 2021, el indicador en el Sistema de Atención al Derechohabiente llegó hasta 5 mil 850 quejas.

“No se ha resuelto como tal la problemática, y no se han hecho estrategias de cambio para resolverlas”, dice al respecto Andrés Castañeda.

En sus discursos de ese año, el presidente omitió mencionar los resultados limitados con el acuerdo de la UNOPS para la compra de medicamentos y que por ello, nuevamente, la autoridad había cambiado el plan de adquisición de medicamentos. Ahora tiene un “Plan B”, en el que el Insabi adquiere los medicamentos que la UNOPS no logró adjudicar. 

El presidente López Obrador tampoco mencionó que este plan no resultó exitoso y que las propias autoridades reconocieron que enfrentaban desafíos en el sistema de distribución, para lograr que los insumos lleguen a todos los hospitales y centros de salud, sobre todo en las zonas más apartadas.

Con información de León Ramírez. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.