¿Adiós al horario de verano? En qué países aún se aplica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Adiós al horario de verano? En qué países aún se aplica y qué son los ‘ciclos circadianos’

Expertos señalan que eliminar el horario de verano sí podría representar una mejoría en la salud, sobre todo para los adultos mayores y personas con enfermedades.
13 de junio, 2022
Comparte

El horario de verano parece tener las horas contadas… 

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha insistido en su eliminación, después de 26 años de su aplicación en el país. 

En su conferencia matutina desde Palacio Nacional, el mandatario habló sobre una encuesta y un decreto para que de nuevo se instaure “el horario de Dios”. Es decir, para que sólo exista el “horario de invierno” durante todo el año.

Dijo que se ha detectado que “es mínimo el ahorro” con ese horario -de unos mil millones de pesos al año-, y en cambio “es considerable el daño a la salud”. Por ello dijo, “hay mucha posibilidad de quitarlo”.

¿Pero cómo se aplica el horario de verano? ¿Qué son los “ciclos circadianos”? ¿Por qué se dice que puede afectar la salud y en qué países aún se usa?

Qué países aplican el horario de verano 

En México el cambio de horario se estableció en 1996. 

Considera 6 meses del horario de verano (abril-octubre), y 6 del horario de invierno o el horario oficial (octubre-abril). La medida no se aplica en los 33 municipios de la franja fronteriza norte, Sonora y Quintana Roo.

Lee también: AMLO va por la eliminación del horario de verano: “Es mínimo el ahorro y es considerable el daño a la salud”

Como lo explica el sitio web timeanddate.com, en el horario de verano, también conocido como Daylight Saving Time (DST), “los relojes normalmente se adelantan una hora con respecto a la hora estándar durante los meses de verano, y se retrasan nuevamente en el otoño para aprovechar mejor la luz natural del día”.

El horario estándar es el horario local en un país o región, y también es conocido como horario de invierno.

Más del 60% de los países en el mundo usan el horario estándar durante todo el año. Mientras que el 40% restante recurre al cambio de horario en verano, como sucede aún en México.

En este mapamundi se muestran los países que consideran el horario de verano, actualizado al 2022:

Aunque en México se consideran 6 meses para cada horario, los periodos de hora estándar y horario de verano no son igualmente largos en todo el mundo. 

En Estados Unidos y Canadá, por ejemplo, el periodo de tiempo estándar es de sólo unos 4.5 meses. La mayoría de los países europeos están en horario estándar 5 meses del año, y pasan 7 meses en el horario de verano.

El tiempo que se atrasa o adelanta el reloj tampoco es el mismo en todos lados. Aunque en su mayoría se trata de una hora, en la isla de Lord Howe, Australia, los relojes se adelantan solo 30 minutos de su hora local estándar durante el horario de verano.

En sus presentaciones, el gobierno mexicano ha compartido una tabla de una veintena de países que ya abandonaron el horario de verano, entre ellos varios de América Latina: 

En el caso de Estados Unidos, el 15 de marzo de 2022 su cámara de Senadores aprobó por unanimidad una medida que haría permanente el horario de verano en todo el país. 

Es decir, el proyecto de ley llamado “Sunshine Protection Act” (Ley de Protección de la Luz del Sol) garantizaría que los ciudadanos no tendrían que cambiar sus relojes dos veces al año. 

Sin embargo, la medida aún requiere de la aprobación de la Cámara de Representantes y de la firma del presidente Joe Biden para convertirse en ley.

En el contexto de esta propuesta bipartidista, la senadora demócrata, Patty Murray, dijo que era el momento de “acabar con esta tradición ridícula y anticuada”, de cambiar la hora de los relojes.  

Las críticas al cambio de horario y qué son los ‘ciclos circadianos’ 

En un estudio realizado por la Secretaría de Energía, a petición del presidente López Obrador, se informó que el año pasado el ahorro energético y económico tras la aplicación del horario de verano representó el 0.16% del consumo nacional. 

Es decir, de los 327,000 Gw/h totales, sólo se ahorraron 537 Gw/h. 

De acuerdo con la dependencia federal esto significó un ahorro de 1,138 millones de pesos.

 

Aunque por otro lado, un comunicado de la Secretaría de Salud señaló que el ajuste de horas que hace que anochezca más tarde provoca problemas como fatiga e irritabilidad.

“El cambio de hora altera el tiempo de exposición al sol y desequilibra nuestro reloj biológico. Así, varias Sociedades Internacionales del Sueño aconsejan un horario sin cambios y recomiendan mantener el horario de invierno de forma permanente, en especial para los niños y las personas de edad avanzada”, dice uno de los documentos.

“La desincronización con el ambiente altera nuestro orden temporal interno causando problemas físicos y mentales, y dichos problemas se presentan más a menudo en los días posteriores al cambio de horario, por ejemplo, los adultos necesitan de 3 a 7 días para adaptarse al cambio de hora y la población infantil requiere más tiempo”, añade.

Por grupos de edad, el análisis asegura que el cambio de horario genera fatiga y falta de concentración en niñas y niños en edad escolar, mientras que en adolescentes causa alteraciones de sueño y vigilia y somnolencia diurna.

En el estudio “Horario de verano: una declaración de posición de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño” se señala que evidencia acumulada indica que en la transición de horarios se incluye un mayor riesgo de “eventos cardiovasculares adversos, trastornos del estado de ánimo y accidentes automovilísticos” y que el horario de verano está menos alineado con la biología circadiana humana que, “debido a los impactos del ciclo natural de luz/oscuridad retrasado en la actividad humana, podría resultar en una desalineación circadiana” asociada a diversos problemas para la salud.

¿Pero qué son los ciclos circadianos? 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Generales del gobierno de Estados Unidos, se trata de cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo de 24 horas. 

“Estos procesos naturales responden, principalmente, a la luz y la oscuridad, y afectan a la mayoría de seres vivos, incluidos los animales, las plantas y los microbios”. 

Es decir, saber que si hay luz sabemos que debemos estar despiertos y si nos llega la oscuridad o la noche, debemos dormir.

La doctora Monserrat Macías Carballo, profesora del departamento de clínicas del Centro Universitario de los Altos de la Universidad de Guadalajara, explicó a Animal Político que en el cambio de horario, “sí hay un desajuste a nivel circadiano”, que la pérdida o aumento de luz, pueden generar algunos cambios físicos, mentales o conductuales.

“Por este cambio o desfase va a haber una afectación de forma generalizada. El que tengamos somnolencia, irritación, dificultad para poner atención, para concentrarse, problemas en cuestión de memoria a corto plazo, sí representa algunos problemas para personas, por ejemplo, que en sus trabajos requieren una mayor atención”. 

En su mayoría se trata de síntomas psicoemocionales y psiquiátricos, afectaciones a nivel del sistema nervioso central, en donde el proceso de adaptación se da, en promedio, entre 3 a 5 días.

Las afectaciones mayores pueden darse en adultos mayores o personas que tienen alguna condición, como epilepsia, algún tipo de migraña, un deterioro cognitivo, o incluso en bebés que se encuentran lactando. En el caso de los adultos mayores, ya existen algunas alteraciones a nivel del sistema nervioso, así que añadir la variable del cambio de horario puede provocar que el proceso de adaptación sea más largo y más difícil de lograr.

Y aunque se ha mencionado un mayor riesgo de infarto cardiovascular, como una de las posibles afectaciones, la experta señala que eso ya son palabras mayores y no puede determinarse de forma generalizada.

“El cambio neto de los siglos de luz a oscuridad, lo que nos puede hacer es tanto acelerar, desacelerar o nos puede reiniciar los relojes biológicos. Así como los ritmos o ciclos circadianos, pero eso no quiere decir que podamos nosotros morir, nada más es un proceso de adaptación por parte de nosotros mismos” agregó.

Es por ello que la posición de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASM) es abolir los cambios de horario estacionales y fijar durante todo el año el horario estándar nacional.

Incluso, en un comunicado conjunto, la Sociedad Europea de Ritmos Biológicos (EBRS), la Sociedad Europea de Investigación del Sueño (ESRS) y la Sociedad para la Investigación de los Ritmos Biológicos (SRBR) enfatizaron que el tiempo estándar permanente es la mejor opción para la salud pública.

Entérate: Horario de verano provoca fatiga e irritabilidad y genera menos ahorros, según análisis del gobierno federal

Voces que defienden el horario de verano

En México, el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE) señala que además de los beneficios económicos, el cambio de horario ayuda a “racionalizar el uso de la energía y contribuir a reducir la vulnerabilidad de la población y los ecosistemas del país frente a los efectos adversos del cambio climático”.

De acuerdo con sus cifras, con el Horario de Verano 2018 se evitó la emisión a la atmósfera de 498 mil toneladas de dióxido de carbono, principal gas de efecto invernadero. 

En un artículo publicado en The Conversation, Steve Calandrillo, profesor de Leyes y Economía en la Universidad de Washington y autor de la investigación “Tiempo bien empleado: un análisis económico de la legislación sobre el horario de verano”, plantea 5 aspectos de la vida que, según él, mejorarían si durante todo el año se mantuviera el horario de verano: 

  1. Se salvarían vidas
  2. La delincuencia disminuiría
  3. Se ahorraría energía
  4. Mejoraría la calidad del sueño
  5. Aumentaría el comercio y la recreación

 

Los niveles de delincuencia son un motivo que se retoma para posicionarse a favor del horario de verano. Y es que en 2015, los economistas y profesores universitarios estadounidenses, Jennifer Dolead y Nicholas J. Sanders, aseguraron que los robos disminuyeron alrededor de un 7% en general y un 27% en las horas de la tarde, después del cambio al horario de verano.

Diversas publicaciones también resaltan que la recreación y el comercio florecen a la luz del día y se ven obstaculizados por la oscuridad de la noche, cuando los días son más cortos. De manera que el final del horario de verano hace que los consumidores gasten menos.

De acuerdo con un informe de 2016 del JPMorgan Chase Institute, los compradores gastan un 3.5 % menos en tiendas de comestibles, gasolineras y minoristas durante el mes siguiente al fin del horario de verano en Estados Unidos. 

También se ha relacionado con menos accidentes de tránsito. Un estudio de 2004 encontró que el horario de verano contribuye a mejorar la seguridad vial al reducir las muertes de peatones en un 13 % durante las horas del amanecer y el anochecer.

Podría interesarte: ¿Vale la pena el horario de verano? Investigación da 5 argumentos a favor de aplicarlo

Los orígenes

Varios textos localizados en la web ​​le dan el crédito al padre fundador de los Estados Unidos, Benjamin Franklin, como inventor del horario de verano, lo cual es falso.

En el sitio web del Franklin Institute se señala que esta falsa atribución surge de un ensayo satírico que Franklin escribió en 1784 y que se publicó en el Journal de Paris. En este sugería a los parisinos que cambiaran sus horarios de sueño para ahorrar dinero en velas y aceite para lámparas.

Sin embargo, fue el inglés William Willett, un constructor de Londres, quien dirigió la primera campaña para implementar el horario de verano. En 1907 publicó el folleto “The Waste of Daylight” (“El desperdicio de la luz del día”), que abogaba porque Reino Unido debía adelantar sus relojes 80 minutos entre abril y octubre para que más personas pudieran disfrutar de la abundante luz solar, y que esto reduciría los costos de iluminación.

Fue hasta 1916, durante la Primera Guerra Mundial, cuando Alemania se convirtió en el primer país en promulgar el horario de verano, como una medida para ahorrar electricidad. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.