¿El agua cotizando en Wall Street? Te explicamos a qué se debe
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿El agua cotizando en Wall Street? Te explicamos a qué se debe y qué significa

Con la entrada de los derechos del uso del agua a la bolsa de Wall Street, los inversionistas podrán especular sobre la abundancia o escasez del agua en un futuro cercano
16 de diciembre, 2020
Comparte

Esta noticia ‘inundó’ las redes: el agua comenzó a cotizar en Wall Street. Exactamente lo que sucedió es que el derecho de uso del agua comenzó a cotizar en el mercado de futuros de la bolsa de Nueva York, en Wall Street. Es decir, ahora los inversionistas pueden apostar sobre la escasez o abundancia del agua para un futuro cercano, tan cercano como el 2021. 

Que el agua entrara en el ‘juego’ de la oferta y la demanda es algo que ya había ocurrido en otros sitios. En otras naciones existen mercados de agua y bancos de agua, donde se establecen acuerdos entre personas (concesionarios) que cuentan con derecho de uso del agua y productores que la necesitan, para ofrecer o realizar algún producto o servicio. 

Es decir, desde antes se negociaba el uso del agua, aunque no deja de ser llamativo e importante que ahora esto se formalice en la Bolsa y respecto al estado más importante para la economía de Estados Unidos. La medida busca regular su precio o cotización frente a las necesidades en un futuro cercano en California, en específico respecto al uso industrial y agrícola.

De momento esto repercute de forma directa en Estados Unidos, específicamente en el estado de California. En México, a diferencia de lo que ocurre con el vecino del norte, el agua no es un servicio privado. En México la Comisión Nacional del Agua (Conagua), dependencia encargada del agua, la clasifica como un bien común. 

Para que en México se diera una situación similar, de cotización en la bolsa, además tendría que existir un índice de precios, lo cual sólo ocurre cuando hay condiciones de abastecimiento, política de fijación de precios y control de consumo, según dijo el director de de Grupo Bolsa Mexicana de Valores, José Oriol Bosch, de acuerdo con Forbes.

“Un aspecto donde sí podría establecerse algún mecanismo de futuros es la electricidad, pues, en ese caso, el precio sí se fija por el Cenace (Centro Nacional de Control de Energía)”, mencionó.

Ahora bien, el hecho de que sea algo acotado a California no significa que a nivel global el cuidado del agua y su escasez dejen de ser un problema que necesita atenderse. Y hay riesgos de que la proliferación de este tipo de medidas privilegie los negocios y los rendimientos, antes que el cuidado del recurso natural. 

El valor del agua 

Para su entrada a la bolsa, el agua cotizó dentro de un índice llamado  “Índice del Agua Nasdaq Veles California”, del grupo financiero CME. Con esto, establecieron que en su primera cotización que la cantidad de un millón 233 mil litros de agua tenga un costo de 486 dólares. Algo así como 9 mil 830 pesos, de acuerdo con la cotización actual del dólar frente al peso.

El grupo CME explica en su sitio web que el precio se establece como un valor promedio de acuerdo a los contratos que existen de derechos de agua y a las ventas de esos derechos de uso en las regiones más grandes y comercializadas de California, que son: la Cuenca Central, Cuenca del Chino, Cuenca Principal de San Gabriel y la subárea alta de la Cuenca de Mojave. 

Lo que se busca al utilizar este índice es que el precio del agua sea supervisado, no se encarezca de manera abrupta y cuente con la mayor transparencia para los participantes. 

¿Qué originó su entrada a la bolsa?

De acuerdo con el portal Bloomberg Green, su entrada a la bolsa surgió luego de que en el mes de septiembre el calor y los incendios forestales devastaron la costa oeste de los Estados Unidos. 

Para esas fechas, el estado de California, conocido como el mercado agrícola más grande de Estados Unidos, salía de una sequía de ocho años, según un informe del Centro Nacional de Mitigación de Sequías

La justificación fue que con su entrada a la bolsa se pueda utilizar como cobertura para productores de empresas eléctricas o productores de almendras que necesitan de grandes cantidades de agua, frente a un aumento del precio del agua por su escasez, pues temen que ocurra algo similar a 2014, cuando el 58% de la tierra sufrió una sequía, lo que afectó los cultivos. 

Además, el portal detalla que podría funcionar como un indicador para inversionistas de todo el mundo. 

Entonces, ¿ahora se cotizará como el petróleo y el oro?

No exactamente. El petróleo es una materia prima energética. El oro es una materia prima de metales preciosos. Ambos son parte de un mercado que se le llama “real”, pues la apuesta que hacen inversionistas es sobre un valor diario y real conforme a la oferta y la demanda de dichas materias. 

Mientras que el agua se encuentra en un “mercado futuro”, donde las apuestas son sobre la demanda del recurso en un futuro cercano. Es decir, son parte de diferentes instrumentos financieros. Aunque en ocasiones excepcionales el oro y el petróleo sí entran a una bolsa de “futuros”. 

¿Qué implica su llegada?

De acuerdo con Salvador Peniche Camps, economista y académico de la Universidad de Guadalajara, su llegada a la bolsa fomenta que se pueda comenzar a cotizar el agua en otras partes del mundo, donde el servicio del agua también es privado. 

También hará que las empresas y servicios se muevan hacia otras partes de Estados Unidos, donde el servicio del agua sea menos encarecido para que el negocio sea más rentable, pues si sube el precio del agua, sube el precio de los servicios que necesiten de esta. 

Peniche advierte que esto podría desencadenar una sobreexplotación de los recursos.

“Al inversionista le interesa asegurar que le vas a pagar y que va a recibir dinero independientemente de la salud y del ciclo del agua, y el agua no es infinita, ni la puedes hacer, le estás poniendo un precio a la vida”, puntualiza el académico.

La recomendación que hace el académico es que se busque vigilar la explotación del recurso, y ver cómo se protege las condiciones de la vida sobre las financieras. 

¿Quiénes se benefician con su entrada a la bolsa?

El economista explica que los beneficiados son los inversionistas, el ejercicio mercantil internacional y los agricultores californianos. 

“Lo que se espera es que los agricultores o la estructura agrícola como tal, aproveche estas inversiones para mejorar las condiciones hidráulicas, que son muy costosas, con esto se mejore la calidad de producción y hasta se puedan hacer construcciones de presas o revestimientos de ríos”. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.