close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

¿Qué es un amparo, y qué efecto tiene en procesos legales como los de Deschamps, Duarte y Lozoya?

¿Es el amparo un recurso que propicia la impunidad?  Expertos respondieron dudas sobre este mecanismo legal.
Cuartoscuro Archivo
29 de julio, 2019
Comparte

La semana pasada el líder petrolero Carlos Romero Deschamps y el exdirector de Pemex Emilio Lozoya Austin, ganaron suspensiones definitivas en contra de órdenes de aprehensión en su contra; mientras que el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, logró suspender la ejecución de la sentencia que se le impuso  en 2018, por lavado de dinero, gracias a demandas de amparo.

¿Es el amparo un recurso que propicia la impunidad? 

Carlos Alfredo Soto Morales, magistrado federal y autor del libro La Función Judicial, y Ireri Elizabeth García Ramos, experta en Derecho Constitucional y maestra por la Escuela Libre de Derecho, responden a las dudas que genera este término legal. 

Su función y los tipos de amparo

Es la mejor opción de defensa que tienen los ciudadanos en contra de actos abusivos o ilegales de la autoridad, que pueden poner en riesgo los derechos humanos que dicta la Constitución, explican los expertos. Se obtiene a través de un juicio especial que se promueve ante el Poder Judicial Federal.

“El juicio de amparo está hecho para los ciudadanos y es un medio de control contra el poder de la autoridad, y particularmente el poder político. Es un contrapeso al mismo, y un escudo contra los autoritarismos”, dice la abogada García Ramos.

El magistrado Soto Morales señala que los amparos existen para que “no se violen los derechos humanos de los ciudadanos, que todas las autoridades actúen dentro del marco constitucional, y que no se ejerzan actos abusivos en contra de los derechos de los ciudadanos”.

Hay dos tipos de amparos. Los llamados “directos” que se promueven en contra de una sentencia dictada por un juez que el afectado considera que viola ilegalmente sus derechos, y los “indirectos”, que son en contra de cualquier otro acto de autoridad distinto a una sentencia, por ejemplo, una orden de clausura o una orden de aprehensión.

¿El amparo prueba la culpabilidad o inocencia de la persona?

El juicio de amparo solo revisa si un acto de autoridad se apega a lo que marca la Constitución, y no viola derechos humanos. No prejuzga ni entra al fondo del asunto en cuestión que da pie a ese acto, y que puede ser de naturaleza penal, civil, familiar o de cualquier índole.

Los expertos subrayan que la sentencia del juicio de amparo no declara a nadie culpable o inocente. Solo determina si el acto de autoridad que se reclamó fue legal, y resuelve si se mantiene o se anula. Por ejemplo, en una orden de aprehensión, solo se analiza si la misma cumple con lo que dice la Constitución, pero no estudia el caso por el cual se giró la misma.

“El amparo está separado del asunto principal, es muy importante distinguir eso porque se generan mucha confusiones. El amparo no es darle la razón a una persona en un asunto legal de cualquier materia, es un asunto de control constitucional”, dice García Ramos.

¿Es caro y solo lo pueden pagar unos cuantos?

Para la mayoría de la gente sí lo es, coinciden los expertos. El amparo es un proceso especializado que requiere de un abogado competente en esa materia, el cual va a requerir honorarios. Si bien interponer una demanda de amparo es un derecho de todos los ciudadanos, el proceso requiere a litigantes capacitados.

El magistrado Carlos Soto sostiene que hay una alternativa para la población más vulnerable en el Instituto de la Defensoría Pública del Consejo de la Judicatura Federal, el cual tiene asesores jurídicos que de forma gratuita pueden promover demandas de amparo.

Pero Elizabeth García recalca que el personal en dicho Instituto en realidad es insuficiente, y debido a la alta demanda de casos es difícil que uno de los asesores le dedique el tiempo y la profundidad necesaria a cada asunto. Para que eso cambie se requiere un Poder Judicial mucho más fuerte en términos de recursos humanos y económicos.

Las suspensiones que obtuvieron Lozoya, Duarte o Deschamps, ¿qué son?

La suspensión es un recurso que en la mayoría de los casos se tramita junto con la demanda de amparo, aunque sigue una ruta paralela. Su objetivo es frenar la ejecución del acto de autoridad, que la persona que interpone la demanda de amparo sostiene que viola sus derechos, con la finalidad de que haya tiempo para analizarlo y definir si es constitucional o no.

Entérate: Juez otorga suspensión a Lozoya que frena indefinidamente su detención por el caso Odebrecht

“En términos generales es paralizar un acto. Si se pide suspensión contra una orden de aprehensión, el juez la concede mientras analiza si existe dicha orden, y cómo se tramitó. No es un boleto de impunidad ni mucho menos, solo es un recurso que permite que las cosas se mantengan como están mientras se estudian”, dijo el magistrado Soto Morales.

Hay tres tipos de suspensiones: la provisional, que es la que se dicta casi de forma automática, cuando la persona inicia su demanda de amparo y la pide, y cuyo efecto es detener inmediatamente el acto que se reclama. Parte de la premisa de la buena fe y la presunción de inocencia del afectado.

Luego está la suspensión definitiva, que se dicta cuando el juez ya pidió informes sobre el supuesto acto y corrobora su existencia, así como la procedencia de la suspensión. El efecto de dicha suspensión es solo mientras dura el juicio de amparo, no para siempre.

El magistrado explica un ejemplo: si se confirma que hay una orden de aprehensión y no es por un delito de prisión automática, se concede la suspensión definitiva. Si en realidad la orden no existe no se concede esa suspensión, porque el acto no es real. Y si resulta que sí existe dicha orden y es por un delito de prisión automática, puede ser que se conceda la suspensión definitiva pero no para que no se detenga a la persona, sino solo para proteger que quede a disposición del juez de forma inmediata.

Y el tercer tipo de suspensión es la “suspensión de plano”. Soto Morales señala que esta tiene los mismos efectos que la definitiva, pero se concede desde el inicio y sin necesidad de que la pida quien inicia la demanda. “Es para casos muy graves como posible tortura, o algún hecho que urge detener pues el daño que puede ocasionar es irreversible”, señaló.

¿Cuál es la diferencia entre suspensión y juicio de amparo?

La suspensión frena la ejecución del acto de autoridad que en apariencia puede ser violatorio de derechos humanos, pero no determina si lo es o no. Es la sentencia del juicio de amparo donde esto se resuelve, y el acto se confirma o se cancela.

“La suspensión es para detener el acto y se mantenga la materia del amparo, y darle la oportunidad al particular de demostrar por qué hay algún acto que es inconstitucional. Es darle la oportunidad a la persona de demostrarlo, y al juez de amparo de averiguar. Insisto: se parte de la presunción de que la persona es inocente, no de que actúa con dolo”, indica la maestra Elizabeth García Ramos.

¿Qué implica una suspensión?

“Siempre que se da una suspensión se opta por la presunción de inocencia y el principio pro-persona, es decir por la protección de los derechos consagrados en la Constitución. Es una forma de control (…)si no suspendes el acto la violación puede consumarse y ya no tiene sentido el proceso”, indica la maestra García Ramos.

El magistrado Carlos Sotos subraya que  la presunción de inocencia es igual para todos, no solo para ciudadanos de buena o mala reputación. El cuestionar una suspensión que se da a determinado personaje polémico, bajo las mismas reglas de cientos de suspensiones que también se conceden, es en realidad cuestionar un derecho que todos tienen.

Entérate: Juez otorga a Romero Deschamps protección contra órdenes de aprehensión

“Se actúa conforme a la ley de amparo, nada más pero nada menos. Toda persona es beneficiaria del principio de presunción inocencia. Los jueces no actúan para el raiting ni atendiendo si la persona que pide el amparo es popular o no. Para ellos es una persona más pidiendo que se protejan sus derechos, y a todos se mide bajo la misma regla. Mal se haría si no fuera así”, dice el magistrado.

¿Para qué necesitamos la figura del amparo?

El magistrado Soto Morales subraya que el amparo fue pensado desde el principio como un antídoto para el abuso de poder y los autoritarismos, y está convencido de que hasta la fecha y aun con fallas, ha cumplido con esa labor.

La maestra García Ramos dice que hay aspectos mejorables, como el hacer al amparo más accesible en términos económicos a los ciudadanos, pero advierte que “el atacar el amparo es atacar las libertades de todos”.

“Desaparecer el juicio de amparo sería un retroceso desastroso en el sistema jurídico. México es reconocido mundialmente por ser el precursor del derecho de amparo. Desde 1841 que se instauró esta figura en Yucatán y ha sido un referente para América Latina. Ha inspirado a otros países a copiar y mejorar incluso este mecanismo”, señala García Ramos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.