Apagón: ¿por qué expertos rechazan que se culpe a energías renovables?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Parque eólico "Don José" de la empresa Enel Green Power con una capacidad igual al consumo de 475 mil viviendas. Foto: Misael Valtierra/Cuartoscuro

Apagón: Cómo funciona el sistema eléctrico y por qué expertos rechazan que se culpe a renovables

La CFE a cargo de Manuel Bartlett ha señalado a las centrales de energía renovable como uno de los factores que intervinieron en el apagón que dejó sin luz a más de 10 millones de mexicanos, en diciembre pasado.
Parque eólico "Don José" de la empresa Enel Green Power con una capacidad igual al consumo de 475 mil viviendas. Foto: Misael Valtierra/Cuartoscuro
10 de enero, 2021
Comparte

¿Recuerdas qué hacías a las 14:28 horas del pasado 28 de diciembre? En ese momento 10 millones 300 mil personas se quedaron sin energía eléctrica en México, en ciertas zonas del país hasta por un par de horas. 

Desde entonces, prevalecen las dudas sobre por qué sucedió ese apagón

Y aún más, luego de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) presentó un documento falso para sustentar su versión de que esto se originó por el Frente Frío 23 y un incendio en una zona de pastizales, en Tamaulipas.

“Aquí lo importante señalar es que no era solo la CFE sino diferentes sistemas que forman parte de quienes estaban alimentando a la red”, dijo Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad la noche de aquel lunes, en la primera de tres conferencias de prensa que se han dado desde entonces, para presentar las supuestas razones del apagón.

A esa frase le siguieron señalamientos de otros funcionarios de la CFE, en el sentido de que las centrales de energías renovables o ‘centrales verdes’ pudieron también tener responsabilidad, algo que rechazan especialistas consultados por El Sabueso. 

Antes de entrar a detalle en refutar ese argumento, los expertos en el sector energético aseguran que debió ser el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) y no la CFE quien diera el informe sobre por qué ocurrió el apagón, ya que este es el encargado de administrar el Sistema Eléctrico Nacional.

Expertos independientes y no “jugadores” dentro del sistema, como lo es la CFE, deberían hacer el análisis. De otro modo, “es como si tú mismo te calificaras en un examen”, mencionan. 

Sobre el tema, seguro has escuchado que se habla de un “desbalance”, líneas de transmisión  y otros términos difíciles. 

¿Pero cómo funciona el sistema eléctrico? ¿Y en qué contexto se dan los señalamientos de la CFE respecto a las energías renovables o ‘centrales verdes’?

Trataremos de explicarte de una forma sencilla: 

Así funciona el sistema eléctrico 

La energía eléctrica se produce en diversas plantas. Puede tener como fuente combustibles fósiles o, en el caso de la energía renovable, obtenerse a partir de la fuerza del viento o de la luz solar. 

Con la reforma energética de 2013 se abrió la puerta para que privados invirtieran para producir energía, de los dos tipos, aunque ya en el gobierno de López Obrador se ha apostado por limitar esa entrada, cancelar las subastas eléctricas y darle preponderancia a la generación pública. 

La energía llega desde las plantas a terminales que a su vez la empiezan a distribuir a través de cables sostenidos por torres, las llamadas líneas de transmisión, con el fin de llegar a las subestaciones. 

Después, hay más cableado que se sostiene y reparte a través de postes, y así llegar hasta hogares y negocios.

La producción y consumo de energía tienen que ir de la mano.

Si las plantas generan más energía de la que se les pide para solventar el consumo, o si producen menos que la demanda, se puede dar el ya famoso desbalance, que ha mencionado la CFE. 

Pensemos que vamos a un museo muy exigente y sus reglas son: Que el mismo número de personas que entran sea igual al número de personas que salen, y que además ese movimiento se haga al mismo tiempo, para que siempre se conserve el mismo número de personas en su interior. 

Para mantener ese balance, a la entrada y salida, existen diversos filtros que miden el número de personas. Desde luego, el museo tiene varias salas, así que si llega a entrar una persona más al museo, pero no ha salido nadie, para contener el desbalance la puerta de la primera sala se cierra. Así se evita que el problema se propague por todo el museo.

Algo idéntico pasa con el sistema eléctrico. 

Cuando hay un desbalance menor los ingenieros aplican algo llamado “tirar línea”, hacen esa “pequeña medición” para regular el flujo de energía en las líneas de transmisión. 

Volviendo al ejemplo del museo, si no sale nadie pero entran cinco personas el desbalance sería mayor. Es entonces cuando entra el uso de protectores.

Los protectores en el Sistema Eléctrico Nacional son empleados para hacer frente a daños mayores, como lo es un apagón. Si funcionan bien y a tiempo, evitarán que un desbalance se propague más allá de la zona geográfica donde se desarrolló.

El apagón del 28 de diciembre se generó, dice la versión de CFE, en una línea de transmisión entre Nuevo León y Tamaulipas, pero afectó tanto al norte como al centro y sur del país, por lo que entonces la eficacia de los protectores que tiene el sistema eléctrico mexicano es puesta en duda.

Paul Alejandro Sánchez, experto en el sector energético, se pregunta “cómo es posible que todas las protecciones hubieran saltado sin que nadie lograra detenerlas antes”.

La pregunta del millón, dice, es saber “si fue un evento técnico de tal magnitud que sobrepasó la capacidad humana, o si estamos hablando de un déficit de capacidad humana, que no pudo hacer frente a un problema técnico normal”.

Es decir, pudo ser un problema técnico, o una falla humana. 

El origen del desbalance todavía no se aclara, expresa Severo López, consultor de Galo Energy.

Sin embargo, a la espera de que se confirme que todo pudo darse o no por un incendio que afectó instalaciones eléctricas y el balance de energía, señala que ante el imprevisto “seguramente las protecciones estaban mal calibradas”.

El papel de las energías renovables

Las energías renovables son todas aquellas cuya materia prima es un recurso natural que no se acabará pronto. También son llamadas energías limpias porque no generan o disminuyen la contaminación. Entre ellas están: la fotovoltaica, que depende de los rayos del sol. La eólica, que se genera con el movimiento del aire. La hidroeléctrica, con agua de ríos y presas. Y la geotérmica, con el calor de la tierra.

El uso de las energías renovables es parte crucial del acuerdo de París que México y otros 193 países firmaron entre 2016 y 2017, esto con el fin de reducir los gases de efecto invernadero por el cambio climático.

México tiene como meta que para el 2024 el 35% de su energía sea renovable. De acuerdo con la Secretaría de Energía, cuyos datos más actualizados están a diciembre de 2019, la energía fotovoltaica representa el 4.37%, la eólica 7.49%, la hidroeléctrica 15.85% y la geotérmica 1.19%.

“El 28 de diciembre de 2020 se presentó una máxima integración de generación renovable intermitente en el Sistema de Interconectado Nacional, que no se había tenido ni en otra época del año ni en otros años, representó el 28.13% de la demanda que teníamos en ese momento” dijo Carlos Gonzalo Meléndez Román, director general del CENACE, en la conferencia de prensa del 29 de diciembre.

Entérate: El Sabueso: ¿La energía solar y eólica son más caras, como dijo Bartlett?

El sistema eléctrico funciona como una cadena en la que, como ya te mencionamos, si mueves una pieza hay que ajustar el resto, para que no haya un desbalance. En esa cadena de producción de energía, está la energía renovable.

Luego de los hechos del 28 de diciembre, la CFE refirió que en el sistema eléctrico nacional de algún modo se permitió un exceso de “energías renovables intermitentes”, sin cuidar que eso pudiera repercutir en apagones, cuando fallen. 

Tanto Paul Alejandro Sánchez como Severo López coinciden con Juan Carlos Belausteguigoitia, director del centro ITAM de Energía y recursos naturales, quien explica que el argumento del porcentaje de penetración o generación de energías renovables es muy débil.

“En otros países del mundo el porcentaje de penetración es mayor y no se están dando apagones por eso”, comenta.

En agosto de 2020 en California, Estados Unidos, se dio un apagón que dejó sin luz a más de 420 mil hogares y negocios. Las autoridades dijeron que se debió a un fallo en una central eléctrica por la falta de energía eólica. 

Muchos estadounidenses se preguntaron si el uso de las energías renovables afectaría el sistema. Las autoridades y representantes del sector respondieron explicando que el apagón se debió a un mal cálculo en la respuesta a la falla de la planta, y que nada tenía que ver el origen de la energía.

Diferente a lo que sucedió en Estados Unidos, en México las autoridades insisten en responsabilizar al uso de las energías renovables por el apagón.

“La falla en condiciones normales hubiera sido aislada y hubiera sido atendida de manera diferente… para evitar grandes afectaciones. Si no estuvieran contribuyendo de manera tan importante, como lo fue en este caso, las energías renovables intermitentes, y me refiero a las energías solares, a las energías eólicas… En todos los sistemas el mundo son muy cuidadosos en ir controlando y regulando el crecimiento de este tipo de tecnologías, en México no ocurrió así”, dijo Mario Morales Vielmas, director general de Intermediación de la CFE durante la conferencia del 29 de diciembre.

“Esa explicación es simplista”, comenta el experto del ITAM. Si no hay sol o viento la generación de energía se respalda, continúa, para eso se pagan servicios de potencia, para que estén listas algunas otras plantas y en caso de que se necesiten, se echen a andar.

Víctor Ramírez, integrante de la Plataforma México, Clima y Energía coincide que las energías renovables no las puedes controlar. Pero para ello, dice, vas completando la demanda con otro tipo de generadores que típicamente puedes controlar, como las hidroeléctricas.

El experto de Galo Energy es más incisivo y afirma que “técnicamente no tiene relevancia hablar de si hay pocas o muchas energías renovables, eso es absurdo”.

Ramírez agrega que el hecho o no de que haya “muchos permisos de renovables no significa que haya generadores renovables en exceso. Ese es un discurso que solo se basa en lo que ellos han querido limitar: la generación de los privados”.

“La explicación técnica queda corta y la explicación política sobresale. Esto viene de una campaña de varios meses, desde 2020 en particular, donde la CFE ha estado presionando por limitar a las energías renovables”, coincide Paul Alejandro Sánchez.

Severo López considera que “era perfectamente predecible que iba a haber un apagón porque hay un debilitamiento del sistema eléctrico nacional cuando van dos años que no ha existido suficiente inversión”.

A su parecer, un desbalance se puede dar con o sin renovables, y no tiene sentido solo culpar a este tipo de energía. 

“Si tú me preguntas qué tienen que ver energías renovables con el apagón, pues nada. No tiene nada que ver. Se puede tener un desbalance en cualquier punto del sistema, con y sin renovables, y se te puede venir abajo”.

AMLO vs las subastas eléctricas 

A finales de 2018 se cancelaron las subastas energéticas por orden del presidente Andrés Manuel López Obrador. La decisión, dicen especialistas, estuvo basada en la idea de limitar la participación de las empresas privadas en el sector. 

El presidente ha insistido en defender la “soberanía energética”, dando preponderancia a la CFE o a Pemex, aunque haya críticas en el sentido de que “por ideología” o política, al rechazar la inversión privada el país termina perdiendo más dinero. 

Las subastas funcionaban como una oferta a la baja, así la energía que le salía menos cara a las autoridades “ganaba terreno” en el juego. Las más baratas eran las renovables. Y hasta ahí, dice Paul Alejandro Sánchez, las reglas eran claras, “pero ahora lo que están diciendo es ‘ya no metas renovables, méteme a mí. Se cayó el sistema con los renovables, méteme a mí. No les pagues a ellas, págame a mí’”.

La idea de ir generando subastas eléctricas, explica Sánchez, era que en los siguientes cinco años, a través del programa de retiro, la CFE quitara plantas que son viejas, que no son competitivas, que cuestan más y que son contaminantes.

De acuerdo con esta nota de El Financiero, las subastas eléctricas atrajeron desde 2013 inversión privada por al menos unos 7 mil 500 millones de dólares en energías limpias, principalmente fotovoltaica y eólica. 

El cancelar las subastas, que no solo cubrían la oferta de generación renovable, no ha sido la única limitante que las autoridades han intentado establecer en el mercado energético. 

El 29 de abril de 2020, el CENACE publicó el “Acuerdo para garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional, con motivo de la epidemia de enfermedad por el virus SARS-CoV2 (COVID-19)” que buscaba la suspensión de centrales fotovoltaicas y eólicas para darle prioridad a las plantas de la CFE.

Surgieron varios amparos presentados por representantes del sector de energías renovables, Greenpeace y la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece). En octubre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) suspendió de forma indefinida los efectos del acuerdo que apoyó la Secretaría de Energía en mayo de 2020.

En un documento proyectado y leído en su última conferencia de prensa sobre el tema, el pasado 5 de enero, la CFE concluyó que “como medida preventiva en demandas bajas el CENACE se verá obligado a sacar de operación parte de la generación renovable intermitente para asegurar la confiabilidad del sistema nacional”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.