Asintomáticos con COVID: ¿pueden contagiar a otros?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Asintomáticos con COVID: ¿cómo se detectan? ¿pueden contagiar a otros?

Los asintomáticos son personas infectadas con el virus, que aunque no manifiestan ningún síntoma de enfermedad, sí pueden contribuir a la dispersión del virus.
Cuartoscuro
3 de julio, 2020
Comparte

Para algunos, dar positivo a COVID no significa nada más que aislarse durante 14 días. Pero muchos otros reciben los resultados que confirman la infección cuando ya están hospitalizados. Las personas infectadas con el virus SARS-CoV-2 que no presentan ningún síntoma, también conocidos como asintomáticos, se han convertido en una de las múltiples incógnitas que ha traído consigo la pandemia de COVID-19. 

Como en prácticamente todo lo que se refiere al SARS-CoV-2, todavía no existe suficiente evidencia científica para explicar de manera contundente por qué unas personas manifiestan síntomas de moderados a graves, mientras que otras pueden concluir la etapa de infección sin ningún problema.  

Pero ¿qué diferencia hay entre sintomáticos y asintomáticos? ¿Cuál es el papel de los asintomáticos en la cadena de transmisión de la enfermedad? ¿Se puede garantizar que una persona pase la infección sin manifestar síntomas? Esto es lo que sabemos. 

¿Qué es un paciente asintomático? 

La doctora Rocío Tirado Mendoza, académica del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina de la UNAM explica que hay personas infectadas con el virus SARS-CoV-2 que no presentan síntomas: ni tos, ni estornudos, ni dolor de cabeza o cuerpo, ni fiebre, ni diarrea, ni molestias generales. 

De acuerdo con la académica de la UNAM, tanto los asintomáticos como quienes sí presentan síntomas, están infectados.“Estas personas asintomáticas que comprueban que son portadores del virus mediante una prueba. Independientemente de si tienen síntomas o no, son portadores del virus y pueden diseminarlo”, señala.

Eso quiere decir, que si una persona está infectada con el virus puede contagiar a otra, presente síntomas o no. Sin embargo, la doctora Tirado Mendoza precisa que como se manifieste la infección “depende mucho de la susceptibilidad de cada persona”. 

Un estudio del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona con una muestra de casi 6,000 personas, reveló que un 70% de los residentes y un 56% de los trabajadores infectados por SARS-CoV-2 en los geriátricos son asintomáticos, según informó la agencia EFE. El estudio fue publicado en la revista Emerging Infectious Diseases. Mostró que un 24% de los residentes y un 15% de los trabajadores analizados estaban contagiados.

¿Los asintomáticos pueden contagiar a personas sanas?

De acuerdo con la OMS, la principal forma de propagación de la COVID‑19 es a través de las gotículas respiratorias que alguien infectado expulsa al toser, estornudar o hablar. La OMS refiere que “según algunas informaciones, las personas sin síntomas pueden transmitir el virus”. Pero aclara que aún no se sabe con qué frecuencia ocurre”.

Al respecto, la especialista de la UNAM señala que esto es algo muy complejo pues no todos los estudios publicados hasta ahora concuerdan. “Hay reportes que señalan que la carga viral que un paciente asintomático libera es tan baja que no puede contagiar”: 

Pero la especialista también advierte que “si la cantidad de partículas virales es baja, la posibilidad de infectar a otros puede ser significativamente menor. Sin embargo, existe la posibilidad de infección a personas con mayor susceptibilidad”.

Cabe señalar, que también existen personas asintomáticas que liberan virus durante un periodo de tiempo prolongado. Eso también podría aumentar la posibilidad de que un asintomático contagie a otra persona. 

¿Cómo se detectan los pacientes asintomáticos? 

Hasta ahora, la única forma que se tiene para confirmar si una persona está infectada con SARS-CoV-2, es mediante una prueba. Tanto la secretaría de Salud como la OMS, recomiendan que las pruebas que se realicen a personas que sospechen de COVID-19 sean moleculares, mejor conocidas como PCR. 

El Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell ha repetido a lo largo de la pandemia que el modelo de vigilancia epidemiológica que se sigue en México, no implica realizar pruebas masivas.

Por esa razón, es imposible poder calcular cuántas personas sin síntomas están infectadas con SARS-CoV-2. Sin embargo, el rastreo de contactos de alguien positivo a COVID-19 es la forma más eficaz de localizarlos, según informó la académica de la UNAM. 

Este tipo de ejercicios los realiza, por ejemplo, el gobierno de la Ciudad de México. La idea es pedirle a cada persona positiva de COVID-19 que ayude a localizar a las personas con las que tuvo contacto. Esto ayuda a localizar a posibles portadores del virus. 

Pero, en muchos casos esto es imposible. Por esa razón autoridades nacionales e internacionales han insistido en que el uso de cubrebocas en lugares públicos sea obligatorio. El objetivo es minimizar el riesgo, en la medida de lo posible. 

En este sentido, la OMS recomienda que si no se tienen síntomas pero se sabe que ha estado expuesto a una persona infectada, debe ponerse en cuarentena durante 14 días. El objetivo de la cuarentena es prevenir la transmisión.

¿La COVID-19 afecta igual a todas las personas? 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que alrededor del 80% de las personas que se infectan con el SARS-CoV-2 se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario. Según la OMS, una de cada cinco personas que contraen COVID‑19 presentan un cuadro grave y experimenta dificultades para respirar. 

De acuerdo con la OMS, hasta ahora se sabe que la enfermedad puede manifestarse de forma más agresiva en adultos mayores y personas con otras comorbilidades como por ejemplo obesidad. En México, eso representa a más del 70% de la población, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT).

Las personas que padecen hipertensión arterial, problemas cardíacos o pulmonares, diabetes o cáncer, también tienen más probabilidades de presentar cuadros graves. Sin embargo, la OMS enfatiza que cualquier persona puede contraer la COVID‑19 y caer gravemente enferma

¿Tener un sistema inmune sano garantiza de algún modo que serás asintomático?

A lo largo de la epidemia mucho se ha dicho en redes sociales y medios de comunicación sobre que el sistema inmunológico es la clave para entender la diferencia entre tener síntomas por COVID-19 o no tenerlos.

La doctora Tirado Medoza confirma que la fortaleza del sistema inmune es un factor importante en el curso y resolución de la enfermedad. Sin embargo, no es el único aspecto para considerar.

“Una infección que cursa de forma asintómatica es multifactorial. En este sentido, además del sistema inmune, también hay que considerar susceptibilidad del individuo, sin dejar de lado la variante viral responsable de la infección”, señala.

“La eficiencia de la respuesta inmune sin duda tendrá que jugar un papel fundamental. En el caso del SARS-CoV-2 hay toda una serie de factores intrínsecos de cada uno de los pacientes. Esto es  independientemente de que el sistema inmune pudiera responder de forma eficiente”. 

La doctora precisa que “el virus SARS-CoV-2 durante la infección induce una respuesta mucho más exacerbada en procesos inflamatorios, que involucra otros órganos que pueden verse afectados durante una infección que avanza de moderada a grave y esto contribuye a fallas multiorgánicas”

También hay que considerar las comorbilidades, tales como diabetes, hipertensión, EPOC, asma y tabaquismo. Según la especialista “todos estos factores van sumando de manera negativa en el proceso de la infección”. 

Para la doctora Tirado Mendoza es importante señalar que el sistema inmune también envejece como sucede en personas adultas mayores que aun “sanas” sin comorbilidades, justo el envejecimiento es su factor de riesgo en esta epidemia

Por lo tanto, no garantiza, pero favorece mucho que las personas no tengan comorbilidades. Pero que además, cuenten con un sistema inmune eficiente y que sigan los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias.

Consumir ciertas bebidas y alimentos no es algo que cambie completamente la fortaleza de nuestro sistema inmune. Sin embargo, la especialista comenta que lo que sí influye en lograr un sistema inmunológico sano es tener una alimentación balanceada y ejercitarse. Lo cual no se logra consumiendo o tomando un solo alimento de forma esporádica.

A una alimentación balanceada también debe sumarse la actividad física, pues de acuerdo con la especialista “alguien que hace ejercicio también fortalece el sistema inmune”. Tirado Mendoza recuerda que la mala alimentación y la falta de ejercicio son un problema grave en nuestro país. Por eso, la epidemia debería ayudarnos a concientizar y cambiar muchos de nuestros hábitos alimentarios.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.