Una cadena de Whatsapp dice que la vacuna para COVID-19 estará lista para septiembre 2020. Esto es lo que sabemos al respecto. - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Una cadena de Whatsapp dice que la vacuna para COVID-19 estará lista para septiembre 2020. Esto es lo que sabemos al respecto.

En promedio, la investigación, desarrollo y distribución de una vacuna puede tomar entre 7 y 10 años. La comunidad científica internacional busca obtener la que combata al SARScov2 en 12 o 18 meses.
11 de julio, 2020
Comparte

Publicaciones en Facebook y cadenas de Whatsapp envían un esperanzador mensaje sobre la llegada de la vacuna que iniciará “la era de la post-pandemia COVID-19”. Los textos citan un comunicado de la farmacéutica AstraZeneca que sí existe, pero el tono de la redacción saca de proporción la “buena noticia” y la falta de contexto puede generar ideas imprecisas.

Este es un fragmento de la cadena:

“Septiembre 2020 es la fecha en que circulará la primera vacuna para el COVID-19 poniendo fin a la especulación de que si la vacuna estaría disponible hasta el 2021.

Astra Zeneca pondrá al alcance de la gente la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford Inglaterra en SEPTIEMBRE DEL 2020.”

Para entender el anuncio de AstraZeneca y su relación con Oxford es necesario contemplar el contexto de la carrera internacional por el desarrollo de una vacuna que proteja contra el SARS-CoV-2.

La vacuna AstraZeneca-Oxford sí es una de las opciones

De acuerdo con el último “Proyecto de panorama de las vacunas candidatas para COVID-19” publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), al pasado 6 de julio de 2020, había más de 150 proyectos de vacuna siendo investigados en todo el mundo.

Según el Proyecto de Panorama de la OMS y el Coronavirus Vaccine Tracker del New York Times, la opción que se menciona en las publicaciones virales: la vacuna AstraZenaca-Oxford, sí es uno de los proyectos más avanzados en su investigación y periodo de pruebas, junto con la propuesta de Sinovac.

La alianza entre la compañía farmacéutica con sede central en Inglaterra y segunda universidad más antigua en operación continua del mundo se anunció el pasado 30 de abril en un comunicado llamado “La Universidad de Oxford anuncia una asociación histórica con AstraZeneca para el desarrollo y la distribución potencial a gran escala del candidato a la vacuna COVID-19”.

La colaboración implica la investigación y elaboración de la vacuna por parte del Instituto Jenner y el Grupo de Vacunas de Oxford. Según el acuerdo, AstraZeneca está a cargo del desarrollo, fabricación y distribución mundial de la vacuna.

El proyecto trabaja en el desarrollo de la vacuna AZD1222, que utiliza un virus inofensivo para provocar una respuesta inmune al SARS-CoV-2.

Recientemente, la iniciativa AstraZeneca-Oxford recibió 1.2 mil millones de dólares en asistencia federal del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. El monto se usará para financiar un ensayo clínico de Fase 3 con unos 30,000 voluntarios en Estados Unidos.

¿Qué hay detrás del comunicado que cita la cadena de Whatsapp?

La cadena viral de Whatsapp cita un comunicado de prensa de AstraZeneca y agrega algunos comentarios:

“Ya no es una especulación ni una promesa, es un hecho que el mismo laboratorio ya anuncia en su página web.

‘The Company has concluded the first agreements for at least 400 million doses and has secured total manufacturing capacity for one billion doses so far and will begin first deliveries in September 2020.’ (sic)”

El extracto del texto es real, se publicó el 21 de mayo en el boletín “AstraZeneca avanza la respuesta al desafío global COVID-19, ya que recibe los primeros compromisos para la posible nueva vacuna de Oxford” que sí se encuentra en el sitio oficial de AstraZeneca.

El comunicado asegura que la compañía concluyó los primeros acuerdos para fabricar al menos 400 millones de dosis a mediados de este año cuya primera distribución sería en septiembre. Además, el texto amplia las intenciones de la farmacéutica en continuar haciendo alianzas para expandir la infraestructura de distribución de la vacuna.

“AstraZeneca tiene como objetivo concluir acuerdos adicionales respaldados por varias cadenas de suministro paralelas, que expandirán capacidad adicional en los próximos meses para garantizar la entrega de una vacuna accesible a nivel mundial.”

Pero citar este comunicado por sí solo no es suficiente para entender el contexto de la vacuna AZD1222 y qué tan probable es que septiembre sea, en efecto, el mes de su distribución.

El comunicado de la Universidad de Oxford donde se anuncia la conclusión de los mismos acuerdos, amplía la visión ofrecida por AstraZeneca y su interpretación en el texto de Whatsapp: En ningún momento da una fecha de finalización de estudios clínicos, aprobación o inicio de distribución de la vacuna.

El comunicado ahonda en las particularidades de cada fase y es puntual con dos escenarios particulares: ¿Cuándo estarán disponibles los resultados? y ¿Qué pasará si no funciona?

1. ¿Cuándo estarán disponibles los resultados?

“Para evaluar si la vacuna funciona para proteger contra COVID-19, los estadísticos de nuestro equipo compararán el número de infecciones en el grupo de control con el número de infecciones en el grupo vacunado. Para este propósito, es necesario que un pequeño número de participantes del estudio desarrolle COVID-19. La rapidez con que alcancemos los números requeridos dependerá de los niveles de transmisión de virus en la comunidad. Si la transmisión sigue siendo alta, podemos obtener suficientes datos en un par de meses para ver si la vacuna funciona, pero si los niveles de transmisión disminuyen, esto podría tomar hasta 6 meses. Se está priorizando el reclutamiento de aquellos que tienen una mayor probabilidad de estar expuestos al virus SARS-CoV-2, como los trabajadores de atención médica de primera línea, el personal de apoyo de primera línea y los trabajadores clave de cara al público, en un esfuerzo por capturar los datos de eficacia tan rápido como sea posible.”

2. ¿Qué pasa si no funciona?

“Una proporción significativa de las vacunas que se prueban en ensayos clínicos no funcionan. Si no podemos demostrar que la vacuna protege contra el virus, revisaremos el progreso, examinaremos enfoques alternativos, como el uso de diferentes cantidades de dosis, y podríamos detener el programa.”

Entonces, ¿es probable que la vacuna esté lista para septiembre?

La Asociación de Colegios Médicos Estadounidenses (AAMC, por sus siglas en inglés) es clara en los motivos por los cuales no es conveniente apresurar de más el desarrollo de la vacuna contra el SARS-CoV-2.

“Los ensayos clínicos para vacunas se realizan lentamente porque el cuerpo humano responde lentamente: lleva semanas producir los anticuerpos que proporcionan inmunidad, y puede llevar más tiempo mostrar efectos secundarios dañinos.”

En entrevista para AAMC, Gregory Poland, director del Grupo de Investigación en Vacunas de la Clínica Mayo, aclaró: “La vía regulatoria debe ser lenta, deliberada, reflexiva, rica en datos, informada por datos y revisada por pares. Cuando tomas atajos, puedes encontrarte con problemas.”

Según este artículo explicativo del verificador internacional Chequeado, los ensayos clínicos para vacunas se dividen en 3 fases, y una final tras la aprobación.

Con eso en mente, debemos ser cautelosos sobre el caso específico de AstraZeneca (y cualquier otro estudio clínico que esté más o menos en la misma fase, la 3).

“Aún en la Fase 3, (los laboratorios) tienen que reclutar miles de pacientes, deben ponerles la vacuna, y tienen que hacerle un seguimiento de un plazo importante. Si no, no van a saber si funciona. Por lo que, para mí, pensar que de aquí a septiembre va a estar disponible una vacuna no es realista”, dijo el doctor Flavio Salazar, vicerrector de Investigación de la Universidad de Chile y subdirector del instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia en entrevista para Mala Espina Check.

Los dos escenarios: ¿Esperanza o los pies sobre la tierra?

También para Mala Espina Check, la inmunóloga Paola Murgas, académica del Centro de Biología Integrativa de la Universidad Mayor, dijo sobre lo que distingue la carrera por la vacuna para el COVID-19 de ensayos clínicos para inmunizar para otras enfermedades.

“Por la cantidad de laboratorios que hay en estos momentos trabajando en una cura para el COVID-19, podría haber una vacuna que haya pasado por todas las fases, será el próximo año. Quizás me equivoque. Y sería maravilloso que me equivoque”.

Pero incluso con la participación de investigadoras e investigadores en todo el mundo, prevalecen los dos escenarios abordados en el comunicado de Oxford y es cuestión de tiempo para saber hacia dónde se inclinará la balanza: O el reclutamiento de pacientes y las pruebas de la frase 3 son prometedoras, o la vacuna no sirve. Y es poco probable saberlo en septiembre de 2020.

***

El Sabueso es uno de los más de 91 verificadores de hechos de 40 países que forman la alianza coordinada por la Red Internacional de Verificación de Hechos para desacreditar la información falsa relacionada con el coronavirus. Encuentra las verificaciones de esta alianza internacional con los hashtag #CoronaVirusFacts y #DatosCoronaVirus , o visita esta página.

Consulta también nuestro micrositio con todas las verificaciones que hemos hecho hasta el momento sobre el Covid-19.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.