Australia no aprobó la ivermectina u otro medicamento contra la COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Australia no aprobó la ivermectina ni ningún otro medicamento para tratar la COVID-19

Un estudio científico realizado en Australia sugiere que la Ivermectina podría ser útil en el tratamiento para la COVID-19. Sin embargo, su efectividad todavía no ha sido confirmada.
21 de junio, 2020
Comparte

El video de un hombre vestido de blanco que recomienda tomar ivermectina, aspirina e ibuprofeno para tratar la COVID-19 ya se compartió más de 400 mil veces. Supuestamente, esa es la fórmula que usaron en Australia y tuvo como resultado un número muy bajo de muertes por COVID-19. Es verdad que la tasa de mortalidad en Australia es particularmente bajo, pero el gobierno Australiano NO aprobó la ivermectina ni ningún fármaco para tratar la COVID-19.

El video con información falsa se publicó el 18 de junio en una página de Facebook y fue visto más de 7 millones de veces. 

Aunque algunos comentarios tachan al hombre del video de “charlatán” e “irresponsable”, la mayoría de las personas que comentaron la publicación agradecen la “información” y aseguran que seguirán los consejos del hombre al que se refieren como “médico”. Por ejemplo alguien comentó “la ivermectina es la solución y punto (…)”. 

Australia no ha probado ningún medicamento para la COVID-19

Según el hombre del video “en Australia están usando la Ivermectina y llevan semanas con cero muertes, mientras que en México hubo 770 muertos, ayer. La diferencia es que ellos encontraron que la ivermectina es un desparasitador tanto para hombres como para animales y los empezaron a usar y está 100% garantizado”.

Lo primero que debemos entender es que no es tan fácil comparar a Australia con México, empezando por que Australia tiene 25 millones de habitantes, y en México somos casi 125 millones, es decir, 5 veces más. 

La etapa de la epidemia también es diferente en cada país. Según el gobierno Australiano el primer paciente con COVID-19 se detectó el 22 de enero, mientras que en México el primer caso fue el 27 de febrero. Es decir, un mes después. 

Sin embargo, es verdad que la tasa de mortalidad o el número de muertes entre cada 100 mil habitantes es mucho más alta en México que en Australia. De hecho, según cifras de la Universidad Johns Hopkins la tasa de mortalidad en Australia es de 7.78, y en México de 16.47.

Lo que es completamente falso, es que en Australia están usando la ivermectina para frenar los contagios. De acuerdo con la página oficial del gobierno australiano “No hay tratamiento para COVID-19”. Aclaran que “la Administración de Productos Terapéuticos no ha aprobado ningún medicamento para tratar COVID-19 en Australia”.

¿Cómo se relaciona la ivermectina y Australia? 

Investigadores australianos liderados por León Caly publicaron un estudio el 3 de abril en la revista “Antiviral Research”. El estudio dice que la ivermectina funciona como inhibidor in vitro del virus (SARS-CoV-2), que causa la enfermedad Covid-19”. Esto significa que los investigadores probaron este medicamento en cultivos celulares, NO en personas.

De acuerdo con su investigación, “el tratamiento con ivermectina resultó en la pérdida efectiva de esencialmente todo el material viral en 48 h”, lo que significa que 48 horas después de haber colocado el fármaco se eliminó el virus de las células infectadas. 

El mismo estudio dice “el informe actual, combinado con un perfil de seguridad conocido, demuestra que la ivermectina es digna de mayor consideración como un posible antiviral SARS-CoV-2.” Lo que significa que la ivermectina todavía no puede considerarse como una cura o un tratamiento para prevenir el virus. 

Australia también recomendó el distanciamiento físico 

El hombre del video también afirma que en Australia: “Desde semana santa le dijeron a todo sus ciudadanos salgan a trabajar, a hacer deporte, a divertirse (…)”. Pero de acuerdo con el gobierno Australiano para frenar la propagación de COVID-19 todos deben tener:

La Organización Mundial de la Salud, el gobierno australiano y la Secretaría de Salud en México coinciden en que una forma de frenar la propagación del coronavirus, es el distanciamiento físico, también llamado distanciamiento social. Incluso en Australia también se recomendaron algunas medidas de restricción domiciliaria que poco a poco se han ido relajando. 

Por ejemplo, la agencia EFE reportó el 23 de marzo que ese día cerraron en Australia locales de reunión, entretenimiento, práctica de deportes y de culto. Y a diferencia de lo que dice el hombre del video en Australia también se recomendó a la población Quedarse en casa. 

El cubrebocas no causa hipoxia

El hombre del video afirma que el “tapabocas causa hipoxia”. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud asegura que si se usan correctamente “utilizar mascarillas médicas durante mucho tiempo puede ser incómodo, pero no provoca intoxicación por CO2 ni hipoxia”.

En esta otra verificación el doctor Daniel Pahua Díaz, académico del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, nos explicó que “puede que esta desinformación surja de la sensación de falta del aire por la obstrucción mecánica dependiendo del tipo de cubrebocas que estemos utilizando. Pero la sensación de obstrucción es porque no estamos habituados al uso del cubrebocas. Pero como tal no nos va a provocar ningún tipo de hipoxia”.

De acuerdo con el doctor Pahua, esa “falta de oxígeno” es una sensación transitoria en lo que empezamos a acostumbrarnos al cubrebocas. El tapabocas o cubrebocas es una barrera que obstruye la entrada y salida de aire, pero de acuerdo con el especialista “no es tan importante como para afectarnos la concentración de oxígeno a nivel de la sangre”.

Sólo los pacientes con COVID grave son intubados

El hombre del video también afirma que “8 de cada 10 que entrar en los hospitales públicos de México los intuban, no hay necesidad de intubar, intubar hace que te baje el oxígeno en tu sangre. Intubar es Hipoxia, quitas oxigeno en tu sangre y aumenta la muerte (sic)”. Pero en realidad la finalidad de intubar a un paciente y conectarlo a un ventilador mecánico es justamente lo contrario: ayudar al organismo a meter oxígeno en la sangre.

Tanto la Secretaría de Salud como la OMS señalan que no todos los enfermos de COVID-19 van a desarrollar COVID grave. Eso significa que no todos van a requerir hospitalización ni van a necesitar un respirador mecánico.

Sin embargo, la OMS estima que aproximadamente el 14% de las personas enfermas de COVID-19 presentará un cuadro grave que requiere hospitalización y oxigenoterapia, y el 5% tendrá que ser ingresado en una unidad de cuidados intensivos. En los casos graves, la COVID-19 puede complicarse por síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA). 

El doctor Ferran Morell explicó a BBC que cuando se tiene SDRA “se crea una especie de membrana y el oxígeno no puede traspasar esa membrana, lo que naturalmente produce insuficiencia respiratoria”.

“Es una condición que no tiene un tratamiento. Lo único es poner a los pacientes en ventilación mecánica y esperar que haya suerte y el organismo reaccione y venza este cuadro”, agrega. 

De acuerdo con el doctor Oriol Roca, también consultado por BBC, los respiradores mecánicos “hacen de dos maneras: proporcionan al paciente más oxígeno que el disponible en el aire que lo rodea y funcionan como una bomba que puede vencer la resistencia de la membrana que le impide el paso”.

La automedicación es muy peligrosa 

Según el hombre del video no hay que llevar al hospital a personas con síntomas de COVID-19. Su recomendación es disolver en una taza de té, aspirina e ibuprofeno y tomarlo. Inmediatamente después sugiere beber una pastilla de ivermectina disuelta en agua. Según él “eso ayuda a desinflamar y no pasa nada”. 

Pero en este punto, lo más importante es aclarar que ni la OMS, ni ninguna otra autoridad sanitaria recomienda automedicarse. La OMS aclara que “aunque algunas soluciones de la medicina occidental o tradicional o remedios caseros pueden resultar reconfortantes y aliviar los síntomas leves de la COVID-19, hasta ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad. 

El infectólogo Uri Torruco explicó a Animal Político que la ivermectina tiene poder antiviral pero no hay un solo estudio clínico (con personas) en donde se confirme que es efectivo para la COVID-19. “Probablemente sirve, pero no tenemos la certeza”. 

El especialista también señaló que “aspirina e ibuprofeno nunca se recomiendan juntos, pues tienen un efecto muy parecido: ambos son antiinflamatorios”. De acuerdo con Uri Torruco, se ha comprobado que la COVID-19 propicia la coagulación y por eso recomendar aspirinas sí tiene cierta plausibilidad, pero la pseudociencia tiene aspectos que son creíbles pero en realidad son mentira”. 

Ni el COVID-19 fue fabricado en un laboratorio, ni se transmite por los alimentos industrializados 

“No creas que la salvación está en las vacunas, en las vacunas van a introducir partículas cuánticas que son nanobots y nanovirus porque estoy seguro que esto del covid es algo fabricado en laboratorio y está entrando a través de agua, de alimentos, aléjate de los alimentos industrializados. Vete a lo más sano, eso te va a subir el PH. Está entrando por el estómago”, señala el hombre del video. 

Cómo explicamos en esta otra verificación, no hay pruebas de que el virus que causa la enfermedad COVID-19 se haya construido en un laboratorio. Y tampoco es cierto que se contraiga por medio de los alimentos industrializados. 

La OMS, la Secretaría de Salud en México, y el gobierno de Australia explican, que el virus SARS-CoV-2 que causa la COVID-19, se transmite a través de las gotas de saliva o moco que una persona infectada rocía al hablar, toser o estornudar. Una persona sana puede inhalar esas gotas con virus, o tocar objetos que fueron rociados y luego llevar el virus a sus cuerpo al tocarse la cara.  

Por esa razón, para prevenir los contagios  se recomienda no estar cerca de otras persona y lavarse con frecuencia las manos.Pues muchas personas enfermas no presentan síntomas, y pueden infectar a otras sin saber que están contagiadas. 

En conclusión, aunque se siguen realizando estudios para determinar si algún fármaco resulta efectivo para prevenir o curar la COVID-19 todavía no existe ninguno que haya probado su efectividad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.