Esta imagen desinforma sobre tomar café y prevenir el hígado graso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Esta imagen desinforma sobre tomar café y prevenir el hígado graso

Para prevenir el hígado graso se necesitan más acciones que la toma de café, como hacer ejercicio y comer saludable.
25 de enero, 2022
Comparte

Una imagen que se comparte en Facebook asegura que la ingesta de café previene la enfermedad mejor conocida como hígado graso. Sin embargo, es falso, pues no hay una conclusión científica que respalde esto.  

Una académica que investiga los beneficios del café explica que tiene propiedades benéficas para la salud, pero por sí solo no puede prevenir el hígado graso, pues se trata de una enfermedad compleja y multifactorial.

La imagen compartida más de mil 300 veces provoca que usuarios se confundan sobre la ingesta de café, lo que podría afectar su toma de decisiones en salud. “Ayyyy noooo, no se entiende. Dicen que es bueno tomar café y luego que es lo peor, ay noooo, que estrés”, escribe una de las usuarias. 

El café tiene riesgos y beneficios, pero por sí solo no previene el hígado graso

Actualmente apoyar la idea de que el café previene el hígado graso es peligroso, pues el café contiene cafeína, una sustancia que pone en alerta al sistema nervioso y su ingesta debe ser limitada.

De acuerdo con la Guía Alimentaria de la Academia Nacional de Medicina de México se recomienda un máximo de 4 tazas de 240 mililitros al día. 

“Hay países que no lo recomiendan porque dicen que interviene con la absorción del hierro. En países de Europa te dicen que nada más cuando sea filtrado. En ninguna parte (del mundo) se recomienda su ingesta durante el embarazo, ni la lactancia”, comenta Nathaly Torres Castillo, investigadora de la Universidad de Guadalajara. 

La académica comenta que si se llegara a comprobar que el café previene el hígado graso, se tendría que encontrar una dosis exacta que lo haga, y deberían ser constantes los demás cuidados como hacer ejercicio y comer saludablemente. 

De lo que sí hay evidencia a través de estudios de asociación, como el del Central American Journals Online, es que los antioxidantes, algunos de los cuales están presentes en el café, ayudan a disminuir la resistencia a la insulina  y eso evita que la grasa vaya al hígado. 

“Las grasas se deben de guardar en unas células especiales y cuando hay resistencia a la insulina esas grasa en lugar de almacenarse en las células que deberían van a almacenarse en el músculo o en el hígado y eso no debería de pasar”, explica Torres. 

Te recomendamos: Consumir betabel no recupera tu vista, como asegura una publicación

La forma en que se toma el café también importa 

La especialista agrega que hacer una conclusión tan general puede provocar que la gente consuma más calorías de las que ya ingiere, y por el contrario perjudique su salud, pues no se aclara si debe ser café puro.

“Una buena parte de la gente toma su café con azúcar o con leche o con sustitutos de crema entonces eso le añade muchas calorías, supongamos que sería buena (la ingesta) pero al mismo tiempo le están  agregando azúcar y estas calorías de más que terminan convertidas en grasas”, dice Torres. 

Además, existen distintos tipos de café: de grano o de molino y su producción puede incluir otros ingredientes para aminorar costos, lo que puede disminuir los beneficios. 

“A veces algunos cafés, sobre todo los que no son tan caros, pueden llegar a contener garbanzos porque lo hacen en la industria para que sea más económico, entonces no te venden puro café”, agrega Torres.

Se recomienda una dieta saludable tras diagnóstico de hígado graso

El hígado graso es una enfermedad que puede ocurrir en personas con obesidad o diabetes y en personas con alta ingesta de alcohol a lo largo de su vida, explica Medlineplus, la biblioteca nacional de medicina de Estados Unidos.

Esta enfermedad afecta al órgano más grande dentro del cuerpo que ayuda a digerir alimentos, almacenar energía y eliminar toxinas. 

Actualmente no existe un medicamento aprobado para tratar el hígado graso, solo se emplean medicamentos que ayuden a bajar las grasas y se recomienda según las guías internacionales una modificación al estilo de vida. 

El plan nutricional que se recomienda elimina la toma de alcohol y bebidas con jarabe de maíz de alta fructuosa como son los refrescos, para ser sustituidas por agua natural, té y café, bebidas con un bajo nivel de calorías. 

Estas bebidas no se pueden ni endulzar ni agregarles sustitutos de crema, “porque tienen una gran cantidad de ácidos grasos saturados, entonces estaríamos perdiendo los posibles beneficios del café”, explica Torres.

 

En conclusión, para prevenir el hígado graso se necesitan más acciones que la toma de café, como hacer ejercicio y comer saludable. Pero lo más importante es acudir con un profesional de la salud para un correcto diagnóstico y tratamiento.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.