No, una bomba de pecera no sustituye a un tanque de oxígeno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Una bomba de pecera no sustituye a un tanque y no sirve para oxigenar a pacientes COVID

Lo que se propone en los videos en realidad es hacer un humidificador casero. Lo que sirve solo para acabar con la congestión nasal.
21 de enero, 2021
Comparte

Si no encuentras un tanque de oxígeno para un miembro de tu familia o conocido y ves un video en WhatsApp donde la gente asegura que puedes sustituirlo con un “oxigenador” hecho a mano, a partir de un nebulizador o una bomba para pecera… cuidado, especialistas nos dijeron que esto no funciona e incluso crea más riesgo para un paciente COVID.

Ese proceso solo humidifica el agua, pero no crea oxígeno, por lo que esa información es falsa y podría agravar la situación de alguien que necesita del tanque de oxígeno. 

Dicha información se ha compartido en miles de ocasiones a través de WhatsApp y son diversos los videos que tienen la misma idea. 

“Les compartimos lo que nosotros hicimos para tener el oxígeno que se necesita, este es un pequeño compresor que se utiliza para las nebulizaciones, lo que hicimos es conectar una manguera, la conectas del nebulizador al recipiente con agua y de ahí a tu familiar para que así tenga oxígeno”, se puede escuchar en uno de los videos.

En otro, una mujer dice “ya hicimos un oxigenador, con la bomba de la pecera, se conecta con manguera al vaso (con agua) y el vaso con una manguera a la persona, lo vimos en un tutorial de internet y sí funciona, sí sube el oxígeno (muestra el oxímetro), mira ya sube al 93”.  

Pero, la realidad es que no hay evidencia científica que lo corrobore. Ni la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido alguna guía similar para sustituir tanques y compresores de oxígeno en caso de escasez. 

Te recomendamos: Este listado contiene información falsa sobre la vacunación; no lo emitió Salud

“No necesariamente -y lo más probablemente es que no lo sea- la cantidad de oxígeno que se puede recibir de ese dispositivo sea suficiente para mantener la oxigenación de una persona enferma de COVID que ya está sufriendo un trastorno de oxigenación”, dijo al respecto el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell.

“Recomendamos no acudir a esta técnica y persistir en la búsqueda de atención de salud”, agregó.

¿Y entonces qué hace ese artefacto?

De acuerdo con especialistas consultadas por este medio, lo que se propone en los videos es en realidad hacer un humidificador casero. Es decir, una herramienta para humidificar el aire, lo que sirve para acabar con la congestión nasal y disolver mocos. 

“Lo que hace el aparato es crear aerosoles y vapores, es decir, humidificar, entonces el nivel de concentración de oxígeno es del 21%, ese nivel que se consigue es algo que por sí solos como humanos lo hacemos al respirar, por eso solo va a provocar que se sienta cómodo, pero no tiene sentido hacerlo”, comenta la médica general Isis Bedolla. 

Lo peligroso aquí, apunta, es que “los pacientes que padecen de COVID-19 y necesitan de oxígeno, lo pueden necesitar en un nivel de contracción del 100%, cuando el humidificador da el 21%, entonces cuando las personas intentan sustituir el tanque por lo del video, lo que está ocurriendo es que le puede dar una infeccion, se puede ahogar o se está ocasionando un daño renal o pulmonar, incluso puede derivar en la muerte”. 

En los videos se trata de emular a un concentrador de oxígeno

La doctora María Teresa Zárate Razura, integrante del Centro de Aislamiento de la Universidad de Guadalajara, explica que lo que se ve en el video es el uso de un nebulizador para usarlo como humidificador, aunque quieren hacerlo pasar como un concentrador de oxígeno. 

“El concentrador de oxígeno es un equipo totalmente diferente”, enfatiza Zárate. 

De acuerdo con la OMS, el concentrador de oxígeno puede ser una vía alternativa en el caso de escasez de tanques de oxígeno, aunque siempre será mejor un tanque de oxígeno. 

La propia OMS explica que un concentrador de oxígeno es un dispositivo médico que concentra el oxígeno que hay en el medio ambiente y, luego de un proceso, lo administra al paciente.

La médica enfatiza que un concentrador sí puede ser la sustitución de un tanque, sobre todo cuando un paciente requiere oxígeno de por vida. Aunque algunas de sus diferencias con el tanque es que necesita de electricidad y mantenimiento, y tiene un tiempo de vida de 5 años. 

“Es una opción más económica”, concluye Zárate. 

Tal vez te interese leer: ¿Qué hacer si una persona que te visita da positivo a COVID?

Precios excesivos 

El video circula debido a que mucha gente cree que puede ser una opción viable y económica frente al desabasto y escasez de tanques de oxígeno, comenta Zárate. 

Los altos precios permanecen y las familias intentan diferentes opciones para salvar a su familiar. 

Uno de los casos es Luisa, quien vive en Tlaquepaque, Jalisco, y no encontró un tanque de oxígeno, así que optó por comprar un concentrador. Le costó 39 mil pesos. 

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) publicó que hasta el 18 de enero, en la Ciudad de México, el costo promedio venta de un concentrador de oxígeno era de 27 mil 430 pesos, y de renta 7 mil 183.

Una búsqueda por este medio encontró que las líneas para renta, venta y rellenado de oxígeno están saturadas en ciudades como Guadalajara, Ciudad de México y Monterrey. Además los tanques se venden a precios que van desde los 12 mil  hasta los 50 mil pesos. 

Ante esto, la médica de la Universidad de Guadalajara pide a los ciudadanos buscar establecimientos oficiales y precios razonables. Esto, explica, porque en promedio un paciente con COVID-19 en un estado de moderado a grave lo puede utilizar durante diez días. 

“Es necesario que no se caiga en pánico y solo se busque el oxígeno una vez que el médico lo indique, de lo contrario acaparan el material que puede necesitar otra persona”, aclara. 

En su conferencia, el subsecretario López-Gatell mencionó que en México son dos empresas “prácticamente las únicas que en México producen y comercializan oxígeno”, Infra y Praxair.

“Distribuyen oxígeno o los tanques de oxígeno a través de una serie muy amplia de distribuidores, no necesariamente propiedad de estas dos compañías, sino son casas comerciales que distribuyen”.

Aquí puedes consultar cuáles son las sucursales y teléfonos de INFRA en todo el país, y aquí la información sobre oxígeno medicinal de Praxair o Linde.

En redes sociales también han surgido esfuerzos ciudadanos, como esta página que da datos actualizados de sitios en la Ciudad de México donde se venden y rentan tanques de oxígeno.

En conclusión 

El contenido de los videos en los que se asegura que se puede sustituir el tanque de oxígeno es falso. Hacerlo cuando se tiene una familiar con COVID-19 en estado regular o grave puede atentar contra su vida. 

La recomendación es que si no hay tanques de oxígeno se compre un concentrador. Aunque, en ese caso, se debe consultar previamente al médico que atiende al paciente. 

Cuando se tengan dudas sobre cosas que circulan en internet para contrarrestar el COVID-19, se puede visitar el siguiente link de la OMS. También se puede llamar al servicio de Locatel o al 911. Incluso marcar a los servicios de ayuda de las distintas universidades en el país o consultar a un médico de confianza. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.