¿Qué tenía Barbosa en el cuello durante la mañanera? ¿Protege contra COVID?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Presidencia

El collar que usó Barbosa en la mañanera... ni es de la NASA ni lo protege contra COVID

Desde el año pasado apareció en televisión de España un aparato purificador de aire que se cuelga en el cuello, aunque no hay pruebas científicas de que proteja contra la COVID.
Foto: Presidencia
17 de marzo, 2021
Comparte

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, apareció en la conferencia mañanera de este miércoles en Palacio Nacional sin cubrebocas, pero sí con un aparato colgando del cuello, en el que se podía observar la palabra “NASA”.

Durante su participación, en la cual hablaba sobre los avances en materia de reconstrucción en Puebla tras los sismos de 2017, se podía ver este peculiar dispositivo. 

En redes sociales y seguramente muchos en casa se preguntaron, ¿qué es ese aparato? Y en el contexto actual de la pandemia, ¿sirve como protección ante la COVID?

El gobierno de Puebla respondió que Barbosa lo llevaba porque “fue un obsequio que le hicieron y que contribuye a sanitizar un pequeño perímetro alrededor suyo”.

Ante las dudas, El Sabueso hizo una búsqueda y encontró que hasta ahora no hay pruebas científicas de que un dispositivo como ese pueda evitar un contagio de Covid-19.

Y no, no sustituye el uso de la mascarilla o cubrebocas. 

Un dispositivo en venta 

Este tipo de dispositivos son llamados “SELF” por las empresas que lo ofertan. Lo que hacen, según dichas empresas, es ionizar o cargar con electricidad moléculas de aire, cercano a nariz y boca, para eliminar partículas pequeñas como humo, alérgenos, bacterias y virus. 

Uno exactamente igual al que usó Barbosa se llama Self RCI. Es vendido en España y tiene un costo de 95.59 euros, que en el cambio de moneda actual, serían poco más de 2,350 pesos

La explicación que da la empresa que lo vende es que “crea un potente aire iónico, creando una pantalla que previene que las partículas entren en la zona de respiración personal… crea una especie de burbuja protectora que mantiene alejados los contaminantes y patógenos”. 

Incluso asegura que es una edición avalada por la NASA, aunque no comparta pruebas sobre ello. Sin embargo, Animal Político consultó a dicha agencia estadounidense quien confirmó que “no es un artefacto de la NASA”.

Empresa niega que evite contraer COVID-19

Otra empresa que también vende pequeños ionizadores individuales o SELF se llama ReSPR Technologies. 

Su producto, según el sitio web, “permite eliminar partículas con un diámetro de menos de 2.5 micrómetros, incluidos virus, humo, polen, alérgenos y bacterias patógenas”. 

Pero, en su apartado de preguntas frecuentes aclara que este objeto no evita contraer el Coronavirus

“El ReSPR SeLF no trata, cura, disminuye la progresión o la gravedad, ni previene ninguna enfermedad, incluido COVID-19. ReSPR SeLF es una de las muchas formas en que puede ayudar a protegerse del aire nocivo. Además, los virus a menudo se transfieren a través del tacto, como tocar la cara con los dedos contaminados. El   dispositivo ReSPR SeLF no es eficaz para la transmisión de enfermedades por contacto directo”, se puede leer. 

Y agrega que tampoco está diseñado para reemplazar una máscara, cubrebocas o cubierta facial. 

CDC lo clasifica como algo emergente

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, CDC por su siglas en inglés, aclara que no recomienda ni desaconseja ningún fabricante o producto de este tipo, aunque no hay evidencia de su efectividad. 

Si bien reconoce que es una tecnología que existe desde hace años, describe que se trata de tecnologías emergentes, pues no existe “una agencia establecida de revisión de pares, que analice la evidencia para demostrar eficacia y seguridad en condiciones normales de uso”. 

Un entorno distinto

El doctor Carlos Rius Alonso, académico de la Facultad de Química de la UNAM, explicó que el ionizador individual fue creado pensando en astronautas que están en naves espaciales y estaciones satelitales. 

Pero justo funciona más en ese ambiente, en el espacio y al interior de naves, con astronautas portando trajes especiales, que es muy distinto al de la vida común aquí en la Tierra o al de estar en situaciones como la conferencia mañanera. 

Para que aquí protegiera ante COVID, sería necesario replicar ese ambiente en el espacio, que todos lo usaran en un espacio cerrado, e incluso portando trajes de astronauta. 

“Es mucho más económico un simple cubrebocas,  que toda una tecnología para  ambientes  difíciles”, refiere. 

Un producto que se hizo famoso en tele 

Este producto comenzó a llamar la atención desde junio de 2020, luego de que el telediario de fin de semana de la cadena TeleMadrid (España) presentara una noticia sobre el tema. 

Tú mismo puedes comprarlo. Revisa este video, en el minuto 16. 

En él, se observa cómo presentan “un producto para quienes no pueden llevar mascarillas”, debido a que tienen asma o alergias, y que tiene como fin eliminar virus y bacterias de alrededor. 

La misma reportera relata que este invento ocurrió para misiones espaciales, pero que se ha trasladado a los pequeños aparatos. El doctor José Gonzalez, director del Centro Médico Deyre, de España, explicó que se trataba de un ionizador. 

No dieron más detalles, solo aseguraron que tanto la NASA como distintas universidades en Estados Unidos la aprueban.

No precisaron qué universidades y no se encontró que la NASA en verdad lo hubiera validado. Se consultó a la agencia estadounidense, vía correo electrónico, pero aún no había respuesta. 

En esta verificación, MALDITA.es llegó al mismo punto, de que no hay pruebas de que protejan contra la COVID, señalando además que este tipo de aparatos SELF están basados en investigación de la NASA, pero no son hechos por esa agencia espacial. 

“Pulse”, la propuesta de la NASA frente al COVID

La NASA sí creó un producto que busca ayudar a evitar contagios, pero que funciona de una forma muy distinta. Se trata de “Pulse”, un dispositivo portátil, impreso en 3D, que pulsa o vibra cuando la mano de una persona se acerca a su cara. 

 

La NASA lo presentó ante el mundo en junio de 2020, con la intención de que cualquier persona pueda reproducirlo fácilmente. Para ello, dejó en código abierto cómo hacerlo.

“Esperamos que las personas o empresas repliquen, perfeccionen o mejoren pulse y lo pongan fácilmente a disposición para su distribución”, se lee en su publicación.

*Este artículo se actualizó el 19 de marzo, luego de recibir respuesta de la NASA.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.