Comer saludable no sustituye la vacunación, ni previene o cura la COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Comer saludable y hacer ejercicio no sustituye la vacunación, ni previene o cura la COVID

Es verdad que tener hábitos alimenticios saludables ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico, pero no sustituyen la vacuna.
12 de enero, 2021
Comparte

“No necesitamos una vacuna, necesitamos un cuerpo que pueda resistir a este y a cualquier otro virus”, afirma un video que se comparte por redes sociales. El video hace 12 recomendaciones y 5 afirmaciones verificables. 

Tres de las afirmaciones son ciertas y aunque las 12 recomendaciones también son consejos que la misma OMS da para mantener la salud en general, eso no significa que el ejercicio, la salud mental y el consumo de ciertos alimentos sean medidas para prevenir contagios del virus que provoca COVID-19, ni que sean sustitutos de la vacunación. 

Las vacunas están diseñadas para protegerte ante enfermedades específicas, en este caso la COVID-19. Las prácticas saludables ayudan a tener menos comorbilidades que hacen a la gente más vulnerable al ya tener COVID-19, pero no previenen contagios ni aseguran que una persona no tendrá un cuadro más grave si se enferma por SARS-CoV-2.

¿Cuál es la fuente del video? 

El video tiene una duración de 5 minutos y toman como fuente principal de sus afirmaciones al doctor Dieter le Noir. En un texto publicado por la Asociación Científica de Medicina Antroposófica de España, Le Noir explica su postura anti vacuna, por considerar que la vacunación con ARN mensajero daña  “la integridad bio-psico-espiritual de la persona vacunada”. 

Pero como ya te explicamos en esta otra nota, las vacunas de ARN mensajero consisten en insertar una copia del código genético del virus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad COVID-19, en una envoltura de nanopartículas de lípidos que llega hasta las células humanas y desencadena una respuesta inmune.

Cuando el ARN llega a las células musculares, les da instrucciones para que se produzca la “proteína spike” o proteína “S”, asociada con el SARS-Cov-2. Esta es “incapaz de producir enfermedad”, pero cumplirá un papel importante: le advertirá a tu sistema inmunológico que es tiempo de actuar, de activar los anticuerpos, tus defensas, y esto a la postre te protegerá de la COVID. Esto es seguro y no causa daños al ser humano pues antes pase por varias fases clínicas para probar su seguridad y eficacia. 

Además, existen otras vacunas contra COVID-19 que no son de ARN mensajero. Por ejemplo, la vacuna de Johnson & Johnson está hecha a partir de un virus llamado Adenovirus 26

En esta otra nota te explicamos los diferentes tipos de vacunas y cómo funcionan. 

Y en cuanto a los hábitos saludables… 

El video da 12 consejos para aprovechar la cuarentena y  “ayudar a nuestro cuerpo a fortalecerse”. Entre ellos, sugiere evitar comida chatarra, consumir cereales, fruta y verdura; hacer ejercicio; así como “mantener nuestro sistema nervioso tranquilo”. Todo esto como “Medidas preventivas de COVID y muchas otras enfermedades”. 

Alimentarse sanamente, ejercitarse a pesar del confinamiento y mantener una buena salud mental también son consejos que da la Organización Mundial de la Salud (OMS) para hacerle frente al COVID-19. De hecho, la OMS creó la campaña Sanos en Casa

Pero la OMS aclara que “ningún alimento ni suplemento dietético puede prevenir ni curar la COVID-19”. Aunque “una alimentación saludable es importante para el buen funcionamiento del sistema inmunitario”.

Respecto al ejercicio, la OMS señala que: “El ejercicio físico regular es beneficioso para el cuerpo y la mente. Puede reducir la hipertensión, ayudar a controlar el peso y disminuir el riesgo de enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo 2 y distintas formas de cáncer, enfermedades todas ellas que pueden aumentar la vulnerabilidad a la COVID-19″. 

Nebulizaciones con eucalipto no son medidas preventivas

El video también dice que si ya se tienen síntomas de COVID-19, es recomendable hacer nebulizaciones con eucalipto. Pero como te contamos en esta otra verificación, no hay pruebas científicas de que las vaporizaciones curen la enfermedad COVID-19.

Lo que sí encontramos son estudios científicos que señalan que no hay pruebas de que los vahos, inhalaciones o vaporizaciones sean útiles para tratar enfermedades pulmonares o respiratorias. 

Por ejemplo, este artículo publicado en la Revista Anales de Pediatría en 2015 dice que “todavía se emplean vahos con agua caliente como tratamiento de procesos respiratorios banales, a pesar del riesgo de ocasionar quemaduras y de no haberse demostrado su efectividad”.

El síndrome metabólico sí aumenta riesgos por COVID

El video asegura que “el síndrome metabólico se convierte en un riesgo mayor ante la pandemia”. Esto es verdad. 

Pero lo primero que tenemos que entender es que el  “síndrome metabólico es un grupo de trastornos que se presentan al mismo tiempo y aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2”, según explica la Clínica Mayo

Estos trastornos incluyen aumento de la presión arterial, aumento de azúcar en sangre, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura (sobrepeso), y niveles anormales de colesterol o triglicéridos. 

Por su parte, la OMS también advirtió que “las personas mayores y las que padecen afecciones médicas previas como hipertensión arterial, problemas cardíacos o pulmonares, diabetes o cáncer tienen más probabilidades de presentar cuadros graves”.

Sin embargo, la OMS reitera que “cualquier persona puede contraer la COVID‑19 y caer gravemente enferma”. Lo que significa que los hábitos saludables no son suficientes para prevenir la COVID-19.

El Sistema digestivo aloja a gran parte de las células del sistema inmune 

El video también afirma que “el 70% de nuestro sistema inmunológico depende de nuestro sistema gastrointestinal”.

 Lo que sucede en realidad es que “se estima que alrededor del 70 % de las células del sistema inmunológico se encuentra en, o alrededor del intestino, ya sea como células aisladas o formando parte de tejidos especializados”, tal y cómo señala este estudio de la Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas, sobre la relación del sistema inmune y la obesidad.

Este otro estudio publicado en la revista Gastroenterología y Hepatología, también menciona que:  “La flora intestinal desempeña un papel fundamental en el desarrollo, maduración y continua remodelación del sistema inmunitario que comienza en el nacimiento y se mantiene a lo largo de toda la vida.

¿Por qué necesitamos una vacuna contra COVID-19? 

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) señalan que “con base en lo que sabemos acerca de las vacunas para otras enfermedades y los primeros datos de los ensayos clínicos, los expertos creen que vacunarse contra el COVID-19 podría evitar que se enferme gravemente incluso si se contagia COVID-19”.

También señalan que “vacunarse puede proteger a las personas a su alrededor, en especial aquellas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19”. 

“Usar mascarillas y respetar el distanciamiento social son prácticas que ayudan a reducir la probabilidad de exposición al virus o de propagarlo a otras personas, pero estas medidas no son suficientes. Las vacunas actuarán sobre su sistema inmunitario para que esté en condiciones de combatir el virus si se ve expuesto al mismo”, señalan.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.