Constancia de situación fiscal: ¿Qué es y por qué la piden? ¿Urge tenerla?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro.

Constancia de situación fiscal: ¿Qué es y por qué la piden? ¿Aún es urgente tramitarla?

Las personas podrán entregar su información fiscal a sus empresas hasta el 1 de enero de 2023.
Cuartoscuro.
29 de junio, 2022
Comparte

Lulú tiene 40 años y en su trabajo le pidieron su constancia de situación fiscal. Le advirtieron que, de no tenerla, no le pagarían su quincena y mucho menos emitirán los próximos pagos.

Pero, ¿en verdad es obligatoria? ¿Le pueden dejar de pagar? ¿Por qué de pronto las empresas empezaron a pedir este documento?

Son algunas de las preguntas que respondemos en el siguiente texto, con la ayuda de especialistas:

La constancia de situación fiscal es un documento que valida la identidad fiscal de una persona y que solo puede ser emitido por el Servicio de Administración Tributaria (SAT). Es por decirlo así, un INE pero de la situación fiscal.

En esta constancia están los datos fiscales indispensables: RFC, CURP, fecha de inicio de operaciones como contribuyente, actividades económicas que realiza, tipo de régimen fiscal y datos de contacto como correo electrónico, teléfono y domicilio.

Los contribuyentes —como les llama el SAT— tienen que conseguir su constancia porque las empresas —y no el SAT— necesitan saber cuál es el código postal con el que la persona está dada de alta.

Esto es necesario por el cambio del sistema de software del SAT.

Con la nueva versión 4.0 -y que será obligatoria usar a partir del 1 de enero de 2023- todos aquellos que necesiten emitir un Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), por ejemplo empresas, empleadores, vendedores u ofertadores de servicio, deberán saber el código postal de la otra parte.

Y la única manera de estar 100% seguros de cuál es su código postal registrado es a través de  la constancia de situación fiscal, explica Rafael Arenas, director en Asesores Profesionales Contadores.

“Millones de personas no se enteraron que estaban dados de alta con el domicilio de su empleador, porque toda su vida han trabajado de manera subordinada por sueldos y salarios. Ellos entran a trabajar, les preguntan cuál es tu RFC, les dan de alta y timbran su recibo de nómina. Se acabó”, cuenta Arenas.

Sin el dato del código postal correcto, las empresas y empleadores ya no podrán timbrar la nómina, y así no podrán deducir impuestos de los pagos que hacen a sus trabajadores.

“Si la nómina no es deducible, como empleador vas a pagar el 30% de impuesto. Si le pagas a alguien mil pesos y no lo puedes deducir, pues vas a pagar 300 pesos, más esos mil pesos que le pagaste a tu empleado, explica Laura Grajedo Trejo, presidenta del Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

En el caso de quienes emiten facturas  —como quienes pertenecen al régimen de actividades profesionales—, si se equivocan en el código postal tampoco podrán deducir sus impuestos.

El SAT se percata del error porque corrobora que el dato del contribuyente coincida con lo que tiene en su base de datos.

Tal vez te interesa:  Están usando a México’: Empresa de EU importa minerales extraídos ilegalmente de territorio saharaui

Los empleados tienen fecha límite: 1 de enero de 2023 

Tras los reclamos de largas filas en las sedes del SAT y saturación en los sistemas web para conseguir la constancia, el presidente López Obrador declaró que “si solo complica las cosas a los contribuyentes, que se quite”, pero expertos aclaran que eso es imposible.

Los expertos coinciden en que este ha sido un proceso desgastante y desmotiva a los contribuyentes, pero la idea de eliminar la constancia dejaría sin la forma de acreditar la identidad fiscal de cada contribuyente.

“Es como si desaparecieras el RFC. No lo puedes desaparecer, es una consecuencia de los requisitos que tiene la versión 4.0”, agrega Rafael Arenas.

Además, eliminar el dato va en contra de lo que las propias autoridades federales requieren según la Ley de Impuestos Sobre la Renta y del Código Fiscal de la Federación.

Hasta que el propio SAT emita una declaración de cancelación o modificaciones a su propia versión de software, los contribuyentes a los que les fue requerida la constancia de situación fiscal tienen hasta el 1 de enero de 2023 para notificar este dato a su empresa. 

Anteriormente, el SAT planeaba que el cambio de software sucediera el 1 de julio, pero debido a la demanda de emisión de constancias y a que menos del 1% de los documentos fueron emitidos en la nueva plataforma, se estableció una prórroga.

Para evitar más filas, el SAT detalla que las personas que sepan cuál es el código postal en su registro no necesitan entregar su constancia, sino sólo notificar el dato a su empresa.

Las personas que desconozcan o no estén seguros, tienen varias opciones y algunos meses para descargar la constancia de situación fiscal, explica Gloria Franco, directora de orientación y asesoría de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon).

Se puede marcar al centro telefónico SAT  —55 627 22 728—, chatear —aunque si no otorgas todos los datos correctos no proporcionará la constancia—,  tramitarla con la app móvil SAT ID, o a través de su portal web.

La otra opción es acudir directamente a las oficinas de la sede más cercana, para ello no es necesario cita previa. En el caso de la visita presencial, los contribuyentes pueden actualizar su domicilio fiscal sólo presentando una identificación oficial.

En ninguno de los casos existe algún condicionante, ni siquiera tener un adeudo, para que se niegue la generación de la constancia de situación fiscal.

No pueden dejar de pagar por falta de constancia 

Si como empleado no alcanzas a descargar o no te fue posible por diferentes circunstancias, el empleador no puede negarse a pagarte.

“Una cosa es la relación laboral, me tienes que pagar porque yo trabajo, y otra es la emisión de ese comprobante, que tú tienes que revisar para que lo puedas hacer deducible”, explica Rafael Arenas.

La ventaja para las empresas es que cuando reciban la constancia de situación fiscal puedan deducir impuestos por el pago del trabajador.

Si el empleador violenta tus derechos como trabajador, puedes acudir a la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), donde recibirás orientación gratuita.

Tener la constancia ayuda a evitar ser parte de simulaciones fiscales

La ventaja para los empleados, comenta Gloria Franco, es que podrán actualizar sus datos de domicilio y verificar que no estén registrados por distintas empresas, que utilizan este modo de operación para simular operaciones.

“Hemos encontrado que hay empresas que simulan operaciones, que no se como consiguen la base de datos del RFC y que manejan en sus registros que tuvieron en salarios a distintos usuarios cuando no es así”.

También servirá para verificar que estén en el régimen que les corresponde.

“Hay contribuyentes que tienen anomalías en sus registros fiscales, por ejemplo, que tienen obligaciones que desconocen. Según las personas estaban en sueldos y salarios, y en realidad estaban en el tipo de servicios profesionales”, agrega Franco.

Esto significa que las personas tenían otro tipo de responsabilidades fiscales de las que desconocían, pero que implican multas económicas.

“Para este tipo de casos hay una aclaración que se presenta ante el SAT donde tu puedes presentarla para disminuir obligaciones o sostener actividades en caso de que tu no hayas registrado esas actividades siempre y cuando manifiesten bajo protesta”, agrega la funcionaria de Prodecon.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.