El coronavirus no es un plan de Bill Gates para implantar microchips
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El coronavirus no es un plan de Bill Gates para implantar microchips

Los estudios científicos publicados hasta ahora demuestran que el coronavirus (COVID-19) no se creó de forma intencional.
10 de mayo, 2020
Comparte

Una publicación en Facebook asegura que el coronavirus (COVID-19) “sí tiene cura”. Dice que se creó para “cambiar el orden mundial”. Eso se logrará a través del proyecto “ID:2020 de Bill Gates” que va a inyectar microchips en forma de “vacuna”.  Según la historia de la publicación viral, Italia descubrió que el COVID-19 no es neumonía, sino una Trombosis que se cura con antiinflamatorios, antibióticos, anticoagulantes y vapor de eucalipto.

Pero ninguna de esas afirmaciones se puede probar. De hecho es una mezcla de otras publicaciones falsas. La OMS señala que todavía no existe una cura para la COVID-19. 

Estos argumentos falsos fueron publicados por un usuario en Facebook el 3 de mayo. Hasta ahora su publicación se compartió más de 4 mil veces y muchos usuarios han reaccionado de forma positiva o con asombro. Incluso uno de nuestros lectores nos pidió su verificación. 

El Coronavirus (COVID-19 no fue creado de forma intencional 

La comunidad científica se puso a analizar el origen del virus SARS-COV-2 que causa la COVID-19, y concluyeron que no fue creado intencionalmente. Esto lo sabemos gracias a los diferentes estudios científicos que se han publicado hasta el 10 de mayo.

De hecho, en la revista The Lancet, un grupo de científicos e investigadores publicaron una postura al respecto, “para condenar enérgicamente las teorías de conspiración que sugieren que COVID-19 no tiene un origen natural”. 

De acuerdo con un artículo publicado en “Nature Medicine”, “el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio o un virus manipulado a propósito”. Kristian Andersen, profesor de la Scripps Research, junto con profesores de la Universidad de Tulane, la Universidad de Sidney, la Universidad de Edimburgo y la Universidad de Columbia, fueron quienes realizaron la investigación.

“Pudimos determinar, a partir de decodificar el material genético del nuevo coronavirus, que no se trata de una creación de laboratorio, sino que es producto de la evolución natural”, dijo a BBC Mundo el doctor Robert E. Garry, uno de los miembros del equipo de investigación.

“Pudimos establecer que, a partir de las características genéticas del SARS-CoV-2, es imposible que alguien pudiera haberlo creado en un laboratorio“, agregó.

En la secuencia genética del virus que causa el COVID-19 no se encontraron rastros que demuestren que se usó algún sistema genético disponible para crearlo. “Si se hubiera realizado la manipulación genética, uno de los varios sistemas de genética inversa disponibles para los betacoronavirus probablemente se habría utilizado. Sin embargo, los datos genéticos muestran irrefutablemente que el SARS-CoV-2 no se deriva de ningún esqueleto de virus usado previamente”, explica el estudio.  

El COVID-19 es una enfermedad respiratoria, no una trombosis

La publicación viral asegura que en Italia, “al realizar las autopsias descubrieron que los habían engañado. Que no era ninguna neumonía, si no una trombosis”. Agrega que según “el coronavirus si lo podemos destruir con azitromicina, acetaminofén o aspirina”

La COVID-19 es causada por el coronavirus SARS-COV-2, como su nombre lo dice es un virus y los antibióticos NO son eficaces contra los virus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) también advierte que “los antibióticos sólo son efectivos contra las infecciones bacterianas”. 

“No se deben usar antibióticos como medio de prevención o tratamiento de la COVID-19. Solo deben usarse para tratar una infección bacteriana siguiendo las indicaciones de un médico”, advierte la OMS. 

La publicación también dice que supuestamente no se realizaban autopsias en otras partes del mundo pero eso no es verdad. De hecho el 24 de marzo de 2020, la OMS publicó en su sitio oficial una Guía provisional titulada “Prevención y control de infecciones para el manejo seguro de un cadáver en el contexto de COVID-19” en la que desarrolla los procedimientos adecuados para la realización de autopsias durante la pandemia.

El 22 de abril, el servidor en línea para manuscritos médicos, medRxiv, publicó el informe “Hallazgos pulmonares post mortem en una gran serie de casos de COVID-19 del norte de Italia” en el que reporta 38 autopsias pulmonares a pacientes fallecidos por COVID-19.

Los resultados del informe refuerzan lo observado por médicos en todo el mundo: la coagulación intravascular diseminada (trombosis) también es una forma en la que se manifiesta el SARS-COV-2. Pero no descarta que muchos de los pacientes manifiesten también neumonía. Lo anterior ha sido aclarado por autoridades internacionales e incluso por el Subsecretario de Salud Hugo López-Gatell. Como lo reportamos en esta verificación.

Entonces, a diferencia de lo que dice la publicación viral, los estudios italianos revelaron que una trombosis no es algo contrario a una neumonía. De hecho el estudio señala que “podría ser posible que la trombosis pulmonar pueda complicar aún más el curso de la neumonía”.

Las vaporizaciones de eucalipto no curan el COVID-19 

La publicación viral también afirma que “el vapor del eucalipto destruye el virus que se aloja en la garganta”. Pero eso tampoco se puede probar. 

Como reportamos en esta otra verificación es cierto que existen diversos estudios científicos que reconocen las propiedad químicas de algunas plantas como el eucalipto para el tratamiento de enfermedades respiratorias. Por ejemplo, en Ecuador los investigadores evaluaron el efecto antimicrobiano in vitro (en laboratorio, no en humanos) del aceite esencial de eucalipto sobre la bacteria Escherichia coli.  Sin embargo, no encontramos ninguna que se centre en el COVID-19.

Lo que sí encontramos son estudios científicos que señalan que no hay pruebas de que los vahos o vaporizaciones sean útiles para tratar enfermedades pulmonares o respiratorias. De hecho señalan que es  preferible el empleo de un aparato que emita vapor de agua frío o a temperatura ambiente. Lo anterior es para evitar el riesgo de lesiones térmicas. 

El Proyecto ID:2020 no es para inyectar microchips 

La publicación viral señala que la ID:2020  es “la implantación de los chips que diferenciarnos a los que llevan la vacuna y estarán libres para ingresar a cualquier lugar y los que no que estarán restringidos a lo que ellos quieran (sic)”.

Pero en realidad ID2020 o Digital Identity Alliance, es una organización sin fines de lucro. Sus operaciones son financiadas por muchas fundaciones y patrocinadores, entre ellos GAVI. GAVI es otra organización que sí está financiada por Bill Gates. 

La misma Alianza dice que ve a la identidad digital como “una agrupación de identificadores digitales. Por lo tanto, si interactúa con cualquier tecnología conectada a Internet o a una red móvil, tiene una identidad digital”.

Además, la idea principal de esta alianza no es vigilar al mundo, sino buscar la privacidad y el control de personal de la identidad digital. Así lo postulan en su manifiesto: “Los socios de la Alianza comparten la creencia de que la identidad es un derecho humano y que los individuos deben tener “propiedad” sobre su propia identidad”.

Los verificadores de Snopes señalan que varios de los proyectos financiados por ID2020 son de activistas contra las vacunas que usan a los pobres y vulnerables como conejillos de indias científicos y que implican la implantación de un dispositivo que infringe su privacidad. Dicen también que ninguno de los proyectos que financian implica inyectarle algo a nadie. 

Bill Gates no es el único empresario involucrado en el desarrollo de las vacunas 

La publicación viran también acusa que “la presunta ayuda del multimillonario Bill Gates de la supuesta vacuna que él está ofreciendo no es más que el intento de poder cambiar todo esto al mal llamado Nuevo orden Mundial”. 

En uno de los proyectos más avanzados en la búsqueda de una vacuna contra la COVID-19 participa Moderna Inc, que sí financia sus operaciones gracias a los aportes de la Fundación de Gates. Pero en todo el mundo hay científicos trabajando en una vacuna. Y no todas las propuestas tienen algo que ver con Bill Gates. 

Además, el 13 de abril la OMS hizo una declaratoria pública firmada por científicos, médicos, financiadores y fabricantes. En ella señalan que existe una coperación científica internacional coordinada por la OMS para desarrollar vacunas y “aumentar la probabilidad de que una o más vacunas seguras y eficaces estén pronto a disposición de todos.”

*****

El Sabueso es uno de los 91 verificadores de hechos de 40 países que forman la alianza coordinada por la Red Internacional de Verificación de Hechos (International Fact Checking Network, IFCN) para desacreditar la información falsa relacionada con el coronavirus. Encuentra las verificaciones de esta alianza internacional con los hashtag #CoronaVirusFacts y #DatosCoronaVirus , o visita esta página.

Consulta también nuestro micrositio con todas las verificaciones que hemos hecho hasta el momento sobre el Covid-19.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts