¿Cómo debe ser un cubrebocas de tela efectivo contra la COVID-19?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo / Cuartoscuro

Cubrebocas de tela: cómo debe ser, de qué material, cómo lavarlo

Comodidad, el tipo de material y la talla correcta: estos son algunos de los elementos que debes verificar antes de elegir tu cubrebocas ideal.
Archivo / Cuartoscuro
20 de julio, 2020
Comparte

Con sonrisa, con bordados, los hay hasta con personajes de caricatura. Los cubrebocas de tela ya forman parte de nuestra vestimenta. Pero ¿sirven?, ¿cualquier cubrebocas de tela me protege?, ¿cómo elijo cuál usar? Platicamos con el doctor Mauricio Rodríguez Álvarez. Él es profesor de la Facultad de Medicina y vocero de la Comisión de la UNAM para el COVID-19.

¿Cómo debe ser un cubrebocas ideal? 

“Que nos quede claro que el cubrebocas de tela no es un filtro absoluto, es un filtro relativo”, señala Rodríguez Álvarez. Pero para la población en general que no está en contacto directo con pacientes de COVID-19, el especialista de la UNAM recomienda:

  1. Que el cubrebocas de tela tenga 3 capas: idealmente la capa interna debe ser de algodón para absorber las gotitas que salpicamos y la externa de un material impermeable. 
  2. De preferencia que no sea de fibras sintéticas, sino que sea de hilos naturales para que se pueda lavar y secar perfectamente
  3. Lo ideal es que tape desde el puente de la nariz hasta abajo de la barbilla, para que tape la nariz y la boca. 
  4. Que sea cómodo para que no te lo estés moviendo y tocando. 

“Búscate un cubrebocas que lo toleres bien, que te quede bien, que te guste, que lo sientas cómodo, que no te incomode, que no te lastime, que sea funcional y úsalo”, recomienda. 

De acuerdo con el especialista, en el mundo ideal la capa que está en contacto con el exterior debe de ser de tela permeable. Esto para evitar que entren gotitas del exterior.  Las telas 100% sintéticas no son recomendables para hacer cubrebocas, mucho menos las de punto abierto como bufandas o telas tejidas. 

El especialista dice que hay que pensar en los cubrebocas como en la ropa interior: deben ser cómodos, de talla correcta, de un material que permita respirar adecuadamente, que no guarden humedad para evitar infecciones, se lavan simplemente con agua y jabón, deben de gustarnos y son de uso personal, es decir, no se prestan ni se intercambian. 

“Es como los calzones, nadie se pone un calzón de nylon. Además de que se calienta, puede producir irritación e infecciones”. 

Rodríguez Álvarez también recomienda que “si te compras un cubrebocas lo laves antes de usarlo, porque no sabes de dónde viene. Es como los calzones nuevos, previamente se tienen que lavar porque no sabes cuántos químicos trae la tela ni de dónde vienen”. 

También recomienda disponer un lugar exclusivo para colgar los cubrebocas y no dejarlos botados por cualquier parte de la casa. 

¿Cuales son los mejores materiales para hacer cubrebocas de tela? 

Como casi todo lo referente al COVID-19, la efectividad de los cubrebocas de tela y los mejores materiales para crearlos siguen en constante análisis. Sin embargo algunos investigadores ya compartieron algunos hallazgos. 

Por ejemplo, el Instituto de Física de la UNAM, junto con  la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México, midieron la filtración de partículas en diferentes telas, para determinar cuáles eran las combinaciones con mejores resultados. Encontraron que 3 capas de poliéster tienen una efectividad de protección de 93%.

⚠️ A partir de hoy 1 de junio el uso de cubrebocas 😷 será obligatorio para todas las personas que habiten o transiten en…

Posted by Facultad de Ciencias on Monday, June 1, 2020

Este otro estudio realizado por investigadores estadounidenses encontró que el algodón, la seda natural y la gasa pueden proporcionar una buena protección, generalmente por encima del 50%. Mientras que una colcha de algodón con guata proporciona más de 96% de eficiencia. 

También encontraron que la eficiencia de filtración de los híbridos como algodón con seda, algodón con gasa y algodón con franela fue mayor de 80% para partículas menores a 300 nanometros y mayor a 90% para partículas mayores a 300 nanómetros.

De acuerdo con este estudio “el uso de máscaras de tela puede proporcionar una protección significativa contra la transmisión de partículas en el rango de tamaño de aerosol”. “Nuestros resultados indican que las fugas alrededor del área de la máscara pueden degradar las eficiencias en aproximadamente un 50% o más, lo que indica la importancia del ajuste”, concluyen. 

¿Por qué de tela y no N95? 

Los CDC piden que esas mascarillas especializadas conocidas como N95 o similares, se reserven para el personal de salud. Esto se debe a que los médicos u otras personas que tratan directamente con pacientes de COVID-19 están expuestos a una dosis mucho más grande de virus que la que una persona que se encuentra en un lugar público.

El doctor Rodríguez Álvarez explica que los respiradores con filtro y las mascarillas N95 o similares están diseñadas para detener virus que estén suspendidos en pequeñas partículas, prácticamente invisibles, que se encuentran en el aire. Señala que los pacientes de COVID-19 pueden generar este tipo de aerosoles contaminados, sobre todo cuando se les realiza algún procedimiento médico. “El efecto del cubrebocas en ese contexto si es el de filtrar el aire que está entrando al aparato respiratorio de la persona que lo usa”, indica. 

El especialista dice que “en la población en general el tapabocas de tela tiene una función de filtro, pero no al nivel de los otros”. El tapabocas o cubierta de tela sirve “en caso de que te fuera a llegar una partícula grande con muchos virus. Si estás con alguien que te escupe mientras habla y tú traes cubrebocas ahí te funciona el cubrebocas de tela. Para detener a la mayor parte de las gotitas que te iban a llegar”. 

Además, de acuerdo con Rodríguez Álvarez, “los cubrebocas de tela ayudan a prevenir contaminación ambiental, porque los desechables van a terminar en la basura”.

En cualquier caso el uso del cubrebocas solo es efectivo si se combina con el lavado frecuente de manos, evitar tocarse la cara, protocolo de higiene respiratoria (usar el interior del codo al toser o estornudar), y el distanciamiento social (al menos 1.5 metros de distancia entre cada persona).

Un estudio de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, afirma que incluso los cubrebocas de tela hechos en casa, que tienen una efectividad limitada, pueden reducir “dramáticamente” la tasa de transmisión si las usa un suficiente número de personas, según reportó BBC.

Los cubrebocas sirven para frenar los contagios

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés,), y el gobierno de la Ciudad de México son algunas de las instituciones que recomiendan el uso de cubrebocas obligatorio en lugares públicos. 

Esto porque algunos estudios científicos han demostrado que hay personas infectadas con el virus que no desarrollan síntomas. Las personas infectadas sin síntomas podrían propagar la infección sin saberlo.

Mauricio Rodríguez Álvarez explica que el uso de cubrebocas masivo realmente corta la cadena de contagios. “Evita que una persona que está enferma contagie a otros, es decir que salga el virus de su nariz y de su boca. Por el otro lado evita que la persona que no tiene el virus lo adquiera”, señala. 

Por ejemplo, una investigación liderada por el científico mexicano Mario Molina comparó las tendencias de infecciones de COVID-19 entre Italia y  la ciudad de Nueva York. Los resultados sugieren que la implementación del uso cubrebocas previno más de 700 mil infecciones en Italia entre el 6 de abril y el 9 de mayo. 

De acuerdo con Rodríguez Álvarez el cubrebocas de tela debe usarse todo el tiempo mientras estás en la vía pública. También señala que es indispensable cuando se este en presencia de las 3 “C” que queremos romper en lugares:

  1. Concurridos
  2. Cerrados 
  3. Con cercanía entre la gente. 

Hágalo usted mismo

Los CDC dispusieron de una guía para que cada persona pueda realizar su propio cubrebocas de forma segura. Para evitar salir a comprar materiales se recomienda que los cubrebocas se elaboren con algo que tengamos en casa. 

Los CDC recomiendan utilizar dos capas de algodón 100% como las de sábanas o acolchados y playeras o camisetas, pero se debe verificar que se puede respirar sin problema a través de esas capas. También es importante verificar que se ajusta adecuadamente a la cara y que no se deforma cuando se lava. 

Si quieres realizar tu propio cubrebocas también puedes consultar este video:

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.