Científicos descartan la hidroxicloroquina como tratamiento para COVID 
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Científicos descartan que la hidroxicloroquina combata el COVID como promocionan Trump y Bolsonaro

En las últimas semanas, varios estudios han puesto en entredicho la eficacia de este fármaco en el tratamiento de la COVID-19, generando desinformación.
AFP
22 de mayo, 2020
Comparte

Actualización: El 2 de junio de 2020, la revista científica The Lancet publicó a través de su página y redes sociales oficiales un una advertencia a sus lectores sobre “el hecho de que se han planteado serias preguntas científicas sobre los datos reportados en el documento por Mandeep Mehra et al. – Hidroxicloroquina o cloroquina con o sin un macrólido para el tratamiento de COVID-19: un análisis de registro multinacional”, publicado en The Lancet el 22 de mayo de 2020 y descrito en esta nota. La advertencia publicada por la revista indica que se está llevando a cabo una auditoría independiente de la investigación y que la información se actualizará tan pronto haya novedades.

Un amplio estudio con casi 100 mil enfermos de COVID-19 descartó que la cloroquina y la hidroxicloroquina sean eficaces contra el nuevo coronavirus. Incluso señala que ambos medicamentos aumentan el riesgo de morir.

La hidroxicloroquina se usa normalmente para tratar afecciones como la artritis, mientras que la cloroquina es un antipalúdico.

¿Qué dice el nuevo estudio?

Los autores del estudio publicado el viernes en la revista científica The Lancet subrayaron que ambos medicamentos no tenían ningún efecto en pacientes hospitalizados con la COVID-19.

A partir de los datos de 96 mil pacientes en centenares de hospitales, concluyeron que administrarlos aumentaba el riesgo de morir.

Para ello, compararon los resultados de cuatro grupos: quienes fueron tratados solo con hidroxicloroquina, solo con cloroquina y dos grupos que recibieron uno de los dos combinado con antibióticos.

También había un grupo de control de pacientes que no recibieron ninguno de estos tratamientos. Al final del estudio, 9% de estos murieron.

Entre quienes fueron tratados solo con hidroxicloroquina y cloroquina, murieron respectivamente 18% y 16.4%.

Con antibióticos, fallecieron 22.8% de los que recibieron cloroquina y 23.8% de los que tomaron hidroxicloroquina.

A partir de estos datos, los autores del estudio estimaron que con estos medicamentos los pacientes tenían un 45% más riesgo de morir que quienes sufrían ya algunas patologías.

“El tratamiento con la cloroquina o la hidroxicloroquina no beneficia a los pacientes con COVID-19”, dijo Mandeep Mehra, autor principal del estudio y director ejecutivo del Brigham and Women’s Hospital Center for Advanced Heart Disease, en Boston.

“Al contrario, nuestra constatación sugiere que puede estar asociado a un mayor riesgo de problemas cardíacos graves y a un mayor riesgo de muerte”, manifestó.

Otras pistas sobre las fallas de la hidroxicloroquina

Varios estudios anteriores ya habían destacado la ausencia de beneficios de la hidroxicloroquina y sus posibles riesgos.

El pasado 14 de mayo se dieron a conocer los resultados de dos estudios que también descartaban la hidroxicloroquina como tratamiento para el COVID-19.

El primero de ellos, realizado por investigadores franceses, concluyó que este derivado de la cloroquina no reduce significativamente el riesgo de ingreso en reanimación o de muerte en pacientes hospitalizados con una neumonía provocada por la COVID-19.

Según el segundo estudio, llevado a cabo por un equipo chino, la hidroxicloroquina no elimina el virus más rápido que los tratamientos estándar en pacientes hospitalizados con una forma “ligera” o “moderada” de la enfermedad. Además los efectos secundarios son más importantes.

“Considerados en su conjunto, estos resultados no apoyan el uso de la hidroxicloroquina como tratamiento de rutina para pacientes con COVID-19”, señala en un comunicado la revista médica británica BMJ, que publica ambos estudios.

El primero se basó en 181 pacientes adultos hospitalizados con neumonía provocada por la COVID-19, que obligó a administrarles oxígeno. Un total de 84 recibieron hidroxicloroquina a diario menos de dos días después de ser hospitalizados, al contrario de los otros 97.

El hecho de recibir este tratamiento no cambió nada, ni para su traslado a reanimación (76% de los pacientes tratados con hidroxicloroquina estaban en reanimación después de 21 días, en comparación con un 75% en el otro grupo) ni en la mortalidad (la tasa de supervivencia en el día 21 fue de 89% y 91% respectivamente).

El segundo estudio se basó en 150 adultos hospitalizados en China con formas principalmente “leves” o “moderadas” de COVID-19. La mitad recibió hidroxicloroquina, la otra no.

En este caso recibir o no este tratamiento no ha cambiado nada en la forma en la que los pacientes superaban el coronavirus al cabo de cuatro semanas. Además, el 30% de los que recibieron hidroxicloroquina sufrieron efectos secundarios (normalmente diarrea) en comparación con el 9% en pacientes que no lo habían tomado.

Los peligros de las declaraciones de Trump y Bolsonaro

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó que utilizaba la hidroxicloroquina como medida de prevención contra la COVID-19.

Pero ya una pareja de adultos mayores acabó en el hospital, y uno de ellos falleció por seguir los consejos de Trump, que dijo en marzo pasado que la cloroquina había sido aprobado, que era segura y efectiva. Y en consecuencia, creyeron que podían usar fosfato de cloroquina, que se usaba para limpiar acuarios, como medida de prevención para el COVID-19, de acuerdo con un reporte de The Intercept.

El hombre, que tenía 68 años, y su esposa de 61, bebieron la sustancia. En menos de 30 minutos fueron trasladados a un hospital del área de Phoenix, donde el hombre murió y su esposa permaneció bajo cuidados críticos.

Mientras que el gobierno brasileño de Jair Bolsonaro ha recomendado las dos sustancias para tratar a pacientes con síntomas leves del nuevo coronavirus.

Y Gran Bretaña pasó por su parte un pedido de este medicamento por valor de 42 millones de dólares.

El polémico científico francés Didier Raoult promueve el uso de este medicamento en pacientes al comienzo de la enfermedad, junto con un antibiótico, la azitromicina.

Pero el 3 de abril, la Sociedad Internacional de Quimioterapia Antimicrobiana (ISAC) señaló que ese estudio “no cumple con el estándar esperado de la Sociedad, especialmente en relación con la falta de mejores explicaciones de la criterios de inclusión y clasificación de pacientes para garantizar la seguridad del paciente “.

Ellos no fueron los únicos en promover que este medicamento ayudaba a los pacientes con coronavirus. En redes sociales se han compartido cientos de veces publicaciones en las que señalaban que este fármaco curaba el COVID-19. En varias de nuestras verificaciones señalamos que la hidroxicoloquina no estaba aprobada como tratamiento contra el coronavirus.

Pero hasta este 21 de mayo no existe ningún fármaco o tratamiento específico para tratar o prevenir la COVID-19, según declara la Organización Mundial de la salud (OMS). 

El domingo 23 de marzo, una pareja en Arizona escuchó al presidente Donald Trump decir que la cloroquina había sido aprobado, que era segura y efectiva. Y en consecuencia, creyeron que podían usar fosfato de cloroquina, que se usaba para limpiar acuarios, como medida de prevención para el COVID-19, de acuerdo con un reporte de The Intercept.

El hombre, que tenía 68 años, y su esposa de 61, bebieron la sustancia. En menos de 30 minutos fueron trasladados a un hospital del área de Phoenix, donde el hombre murió y su esposa permaneció bajo cuidados críticos.

En entrevistas para Vaughn Hillyard de NBC News, la mujer sobreviviente declaró que “seguían diciendo que estaba aprobado para otras cosas y, ya sabes, Trump seguía diciendo que era básicamente una cura”.

“No creas nada de lo que diga el presidente y su gente, porque no saben de qué están hablando. Y no tome nada, tenga mucho cuidado, y llame a su médico. Quiero decir, este es un dolor de corazón que nunca superaré”, declaró la mujer.

Con información de AFP.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.