El dióxido de cloro no se usa para transfusiones y su consumo es peligroso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El dióxido de cloro no se usa para transfusiones y su consumo es peligroso

Autoridades sanitarias en todo el mundo han advertido que el dióxido de cloro es una sustancia química peligrosa para el consumo humano. No es un fármaco ni un medicamento.
25 de agosto, 2020
Comparte

Un video que circula por Facebook y YouTube, asegura que el dióxido de cloro sirve para “desinfectar la sangre viva” antes de realizar transfusiones. Supuestamente, “eso quiere decir que su uso terapéutico es amplio y seguro”. Esto es falso: el dióxido de cloro NO se usa para realizar transfusiones de sangre, ni es considerado por ninguna autoridad sanitaria como un tratamiento seguro.

La patente fue “abandonada”

El video señala que existe una patente a la que se refiere como “ALCIDE”, con el número 5019402. Esta patente sí existe, pero ya “caducó”, según el registro de Google Patents.

Lo que se patentó con ese número es: “una composición y un proceso para desinfectar o esterilizar esencialmente fracciones de sangre y componentes de la sangre. La composición se forma añadiendo un compuesto liberador de dióxido de cloro con un ácido orgánico débil y un sacárido activado por calor”. Es decir, se trata de una composición específica que tiene dióxido de cloro entre sus compuestos, pero no es el único elemento. 

Se asignó en Estados Unidos a Alcide Corporation en 1991. Fue inventada por Robert D. Kross y David I. Scheer. El equipo de verificación de Chequeado, también encontró que está patente fue “abandonada”.

Otro detalle importante es que patentar algo no significa que funcione o que tenga autorización de las instancias pertinentes para ser usada.  Esto lo precisa  la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos (USPTO, por sus siglas en inglés), “la patente no otorga el derecho de hacer, usar, ofrecer para la venta o vender o importar la invención, sino que sólo otorga el carácter exclusivo del derecho […] de excluir a otros de la fabricación”.

La sangre donada no se limpia

El video con información falsa dice que “en todos los hospitales del mundo cuando se va a donar sangre, se necesita limpiar la sangre de virus, bacterias, hongos y elementos peligrosos”. Según el video, al realizar este proceso se usa dióxido de cloro, pero eso tampoco es verdad. 

Como te contamos en esta otra verificación, de acuerdo con la Federación Española de Autismo: “En los Servicios de Transfusión de los hospitales  antes de transfundir cualquiera de los componentes sanguíneos, no se lleva a cabo ningún proceso de eliminación de patógenos ni semejante”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que toda la sangre donada sea analizada para la detección de infecciones antes de su uso. También señala que la sangre puede se puede almacenar y transfundir a pacientes sin someterla a ninguna modificación.

 Pero precisa que “también se puede utilizar la sangre de manera más eficaz si se separa en sus componentes, tales como los concentrados de eritrocitos o de plaquetas, el plasma y el crioprecipitado”. En ningún caso, describe algo parecido a la “desinfección o eliminación” de patógenos.  

KidsHealth.org  explica que “toda la sangre donada se analiza para detectar diversos virus, incluyendo el VIH (el virus que provoca el SIDA), los virus de la hepatitis B y C, la sífilis y el virus del Nilo Occidental. Si se detecta cualquiera de estos virus en una sangre donada, esta se destruye”. 

En la “NORMA Oficial Mexicana NOM-253-SSA1-2012, Para la disposición de sangre humana y sus componentes con fines terapéuticos”, tampoco aparece nada sobre el uso de dióxido de cloro.

Es importante señalar, que sí existen esfuerzos científicos  que se enfocaron en buscar una manera de asegurar la inocuidad de la sangre. Este tipo de investigaciones busca “inactivar los patógenos en los productos sanguíneos”, considerando enfermedades que se transmiten por la sangre. 

El dióxido de cloro daña la sangre 

El video también dice que el dióxido de cloro “sirve para desinfectar la sangre viva sin hacerle ningún daño”, pero eso también es completamente falso. 

De acuerdo con la Agencia para Sustancias Tóxicas, “si usted se expone a cantidades muy altas de dióxido de cloro o clorito, podría sufrir falta del aliento y otros problemas respiratorios debido al daño que causan estas sustancias a la capacidad de la sangre para transportar oxígeno a través del cuerpo.”

El dióxido de cloro es peligroso para consumo humano

El video con información falsa, asegura que “tomar oralmente dióxido de cloro desinfecta tu sangre por dentro, sin generar ningún daño o toxicidad. Eso quiere decir que su uso terapéutico es amplio y seguro”. Pero hasta el momento, ninguna autoridad mundial reconoce al dióxido de cloro como un “tratamiento seguro” para ninguna enfermedad. 

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios advirtieron desde 2010 que beber cualquiera de estos productos de dióxido de cloro puede causar náuseas, vómitos, diarrea y deshidratación grave. 

De acuerdo con la FDA tomar dióxido de cloro que se vende como “MMS” o “sustancia mineral milagrosa” es igual que beber cloro. “El clorito de sodio se vende junto con un ‘activador’ de ácido cítrico. Al agregarse el ácido, la mezcla se convierte en dióxido de cloro, un poderoso agente blanqueador”, señala. 

Y agrega que tanto el clorito de sodio como el dióxido de cloro son los ingredientes activos de ciertos desinfectantes, además de tener otros usos industriales. No están hechos para que los ingieran las personas.

En 2016, Argentina advirtió sobre los riesgos de usar esta sustancia.  Desde 2010 España también alertó a su población sobre lo peligroso que puede ser consumir dióxido de cloro. Ecuador, Colombia, Perú y Paraguay son otros de los países que han desaconsejado su ingesta. 

En México, el 23 de julio la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) señaló que “no cuenta con evidencia científica que determine el uso de dicho producto para el tratamiento de ninguna enfermedad”. 

Conclusión: Sí hubo quien patentó el uso de dióxido de cloro como un método para desinfectar la sangre antes de realizar una transfusión. Pero su aplicación no se manifiesta en los protocolos actuales de transfusión internacionales. El dióxido de cloro no se considera un tratamiento médico seguro.

Si quieres saber más sobre algunos mitos y hechos acerca del dióxido de cloro, te invitamos a ver este video: 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.