El gobierno español no dijo que la red 5G absorbe el oxígeno - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El gobierno español no dijo que la red 5G absorbe el oxígeno

Un boletín del gobierno Español se sacó de contexto como prueba de que la red 5G causa daños a la salud. Pero en realidad, fue mal interpretado.
24 de septiembre, 2020
Comparte

Un Boletín Oficial del estado Español se sacó de contexto en redes sociales. Su contenido se utilizó para asegurar que la frecuencia del 5G “absorbe el oxígeno”. Pero en realidad, es el oxígeno del ambiente uno de los principales gases capaces de absorber las ondas y producir pérdidas en los enlaces de telecomunicaciones. 

Está afirmación equivocada se compartió varias veces en Twitter con mensajes como: “el 5G es una frecuencia que absorbe el oxígeno allá por donde penetra. El gobierno de España lo reconoce en esta publicación de su boletín oficial del 2018”.

En los comentarios, otros usuarios aprovecharon el mensaje para relacionar la red de telefonía 5G con la COVID-19. En Facebook, un usuario realizó una publicación con el mismo informe, en donde aseguró que la 5G “rompe el flujo habitual de la sangre”. “No es casualidad que en 2020 haya coincidido el surgimiento de un nuevo virus y un nuevo avance tecnológico”, señaló. 

No es la primera vez que este tipo de afirmaciones falsas sobre la relación del 5G y la COVID-19 tienen lugar en redes sociales. De hecho, su difusión ha causado la destrucción de infraestructura en otros países, como Reino Unido.  

Sin embargo, todo se trató de una confusión o una lectura malintencionada de un boletín del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital de España, que se publicó en 2018. El texto únicamente describe una regulación de radiofrecuencias superiores a las del 5G.

El boletín no dice que el 5G absorbe oxígeno

La publicación de Facebook dice que “la Banda 60Ghz (5G) incide sobre la hemoglobina de manera perjudicial, rompe el flujo habitual de oxígeno en la sangre y produce shock respiratorio o hipoxia cerebral”.

Pero para empezar, la red de telefonía 5G opera en una banda de frecuencia entre 1 GHz y 6 GHz. No de 60 GHz, cómo dice la publicación viral. Esto se puede constatar en un documento  publicado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones

Una de las publicación de Twitter enlaza a un Boletín Oficial del Estado (BOE) español. El documento tiene el número 143 y se emitió el 13 de junio 2018. Buscamos el documento oficial que habla de “requisitos técnicos de los interfaces radioeléctricos”, con una frecuencia superior a la que emplea la 5G.  

La Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales confirmó a los verificadores de AFP que ese BOE no tiene nada que ver con la tecnología 5G. 

Tal cómo se muestra en la imagen que se difunde por redes sociales, el documento oficial sí dice en un apartado: “debido a la gran absorción del oxígeno, se reducen los requisitos de planificación de frecuencias en esta banda”.

Pero no se refiere a que la 5G “absorbe” o “rompe el flujo de oxígeno” en las personas u otros seres vivos. Lo que está describiendo es  que debido a la absorción atmosférica en esa banda de frecuencias, “no es preciso realizar cálculos de compatibilidad entre enlaces”, según explica AFP en su verificación. 

Es decir, no significa que las ondas absorben el oxígeno. Más bien, el oxígeno de la atmósfera absorbe la frecuencia de las ondas en esa frecuencia. 

Está preocupación por la absorción de las ondas, también se ve reflejada en este estudio disponible en la plataforma Scielo: “La comunicación inalámbrica a través de la banda de los 60 GHz.”

Los investigadores cubanos describen que “en la banda de los 60 GHz factores adicionales de pérdida (de señal) entran en juego. Entre las que se destacan la absorción del vapor de agua y el oxígeno, presentes en la atmósfera, conocidas como pérdidas atmosféricas”. 

No hay pruebas de que la red 5G perjudique la salud

La publicación con información equivocada dice que la 5G es capaz de “romper el flujo habitual de oxígeno en la sangre” y “producir shock respiratorio o hipoxia cerebral”. Pero nada de eso se puede probar. 

La red 5G opera gracias a la comunicación entre las antenas y los dispositivos. Funciona gracias al envío de señales de radiofrecuencia (RF).

De acuerdo con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) “los campos de RF no pueden producir ionización o radioactividad en el cuerpo, por lo que se clasifican como radiaciones no ionizantes”.

En esta otra nota, el ingeniero  Víctor Rangel Licea, coordinador del Departamento de Telecomunicaciones de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, nos explicó que la red 5G está muy por debajo de los niveles de radiación que pueden  causar un daño, según las instituciones regulatorias internacionales. 

En ese entonces, el doctor Víctor Manuel Rodríguez Molina, académico del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la UNAM también dijo que “no hay pruebas de que la Red 5G cause daño”. 

Los verificadores de Maldito Bulo explican que “al día de hoy las evidencias disponibles, que son abundantes (unos 25,000 estudios científicos en los últimos 30 años según la Organización Mundial de la Salud) indican que la exposición cotidiana a los campos electromagnéticos de baja intensidad no parece tener efectos sobre la salud”. 

La red 5G no tiene relación con la COVID-19

La publicación también señala que los “trastornos respiratorios graves”, que supuestamente causa la 5G, “se están empaquetando como COVID para desviar la atención del verdadero problema”. “No es casualidad que en 2020 haya coincidido el surgimiento de un nuevo virus y un nuevo avance tecnológico”, afirma. 

Lo primero que hay que aclarar es que la enfermedad COVID-19 es causada por el  coronavirus SARS-CoV-2. Los coronavirus son virus que han estado en el planeta desde hace millones de años y existen otros coronavirus que pueden enfermar al ser humano, pero este apenas se descubrió en diciembre de 2019.  

Lo anterior, puede consultarse directamente en la página de la Organización Mundial de la Salud o en la de los Centros para el Control y prevención de Enfermedades (CDC).

La desinformación sobre la relación entre la COVID-19 y la 5G se ha extendido tanto que la OMS aclaró: “las redes 5G de telefonía móvil NO propagan la COVID-19”. De acuerdo con la OMS, “Los virus no se desplazan por las ondas electromagnéticas ni las redes de telefonía móvil. La COVID-19 se está propagando en numerosos países en los que no existe una red 5G”.

En el siguiente video te contamos más acerca de esta desinformación:

Contra las teorías de conspiración: la errónea vinculación de la red 5G al COVID-19

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.