close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

El Sabueso: El gobernador de Jalisco prometió evitar la adjudicación directa en obras, ¿cumplió?

Mantenimiento de aires acondicionados, retoques de pintura e instalación de elevadores, son algunas de las obras "urgentes" adjudicadas de manera directa por Aristóteles Sandoval, pese a una promesa de campaña.
Frase
Que (las obras públicas) sean asignaciones (directas) sólo en casos de una emergencia. Que quede muy especificado qué tipo de emergencias son, lo demás tiene que irse a concurso
Autor
Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco
Lugar y fecha
Reunión con integrantes de la de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC). Jalisco. 19 de abril de 2012
Especial
Por Tania L. Montalvo
8 de abril, 2015
Comparte
Aristóteles Sandoval. // Gobierno del Estado.

Aristóteles Sandoval. // Gobierno del Estado.

Frase a revisión: “Que (las obras públicas) sean asignaciones (directas) sólo en casos de una emergencia. Que quede muy especificado qué tipo de emergencias son, lo demás tiene que irse a concurso”.

 Autor: Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco.

Lugar y fecha: Reunión con integrantes de la de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC). Jalisco. 19 de abril de 2012.

Calificación de El Sabueso: sabueso_falso_grande

 

Aristóteles incumple una promesa de campaña: sí hay adjudicaciones directas

Para “coquetear” con los empresarios de la industria de la construcción, Aristóteles Sandoval  se comprometió en 2012, como candidato al gobierno de Jalisco por el PRI, a que no habría adjudicaciones directas en obra pública. Dos años después, ya como gobernador, olvidó su promesa y, a la fecha, ha concedido por lo menos 371. 

Según Aristóteles, sólo en casos de emergencia su gobierno abriría la puerta a las adjudicaciones directas, pero El Sabueso revisó las 371 obras adjudicadas desde 2013 y encontró que algunas de estas “emergencias” corresponden al mantenimiento de aire acondicionado en oficinas de gobierno, retocar la pintura de la fachada de alguna instancia, la remodelación de auditorios o la puesta en marcha de elevadores en edificios públicos como la propia Secretaría de Infraestructura y Obra Pública. Todas, dentro del monto máximo establecido en la ley para gastar en esta modalidad de contratación.

Esa Secretaría explicó que la promesa que hizo Aristóteles Sandoval en abril de 2012 ante la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción se refería “a que de acuerdo a la normatividad aplicable, no se fraccionaría la obra con el objeto de evitar la licitación pública”, es decir, una sola obra no se partiría en dos o más para que pareciera más pequeña.

sabueso_grafica

Lo anterior porque la Ley de Adquisiciones y Enajenaciones del gobierno de Jalisco indica que sólo la obra pública que no exceda los veinte mil salarios mínimos (1.4 millones de pesos) puede contratarse por adjudicación directa, el resto debe ser por invitación o licitación pública.

Pero en aquel discurso ante los constructores, Aristóteles mencionó que las asignaciones directas se harían “salvo casos de una emergencia, cuando quede muy especificado qué tipo de emergencias son”. Lo demás, remarcó, debería someterse a concurso.

En los documentos de adjudicaciones directas que son públicos en el sitio web de esa Secretaría, no se especifican las posibles razones de emergencia que llevaron a la autorización directa de la obra. 

Al respecto, la Secretaría de Infraestructura agregó: “para que podamos hacer una adjudicación directa hay un tope en el monto, por eso no importa cuantas adjudicaciones haya, se va a invertir más en las licitaciones públicas aunque sean menos órdenes de trabajo”.

Según los datos oficiales, en 2014 se autorizaron 763 obras, de las cuáles, 22% correspondieron a adjudicaciones directas. Un año antes fueron 584 obras y el 34.9%.

La Secretaría de Infraestructura justificó que pese al porcentaje de obras hechas por adjudicación directa, a éstas se destinó en promedio sólo 150 millones de pesos anuales de una inversión de 3 mil 500 millones.

Por otro lado, la Dirección de Comunicación Social del gobierno del Estado dijo que independiente de la promesa, Aristóteles Sandoval “ya firmó un convenio con un organismo internacional de la ONU para que vigilen toda la parte de licitaciones y construcción de las grandes obras”.

Y aunque, efectivamente, el pasado 28 de noviembre de 2014, el gobernador firmó un acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, éste no tiene relación con la promesa incumplida, pues Aristóteles dijo que de convertirse en mandatario estatal, sólo permitiría las adjudicaciones directas en caso de emergencia.

La promesa de Aristóteles se dio después de que el diario tapatío Mural informara que como presidente municipal de Guadalajara, 96.9% de los contratos fueron por adjudicación directa.

Con dos años al frente del gobierno de Jalisco, El Sabueso confirma que Aristóteles Sandoval no se ha apegado a su promesa y, por lo tanto, su declaración es falsa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.