El Sabueso: El gobierno prometió pagar sólo a maestros registrados en el Censo educativo, ¿cumplió?

Con la reforma educativa se hizo el compromiso de tener un censo para conocer cuántos maestros hay en el país y con ello, pagarle sólo a los que dan clases. Aviadores, jubilados o aquellos que tuvieran actividades sólo para el sindicato dejarían de tener un sueldo.

Falso

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

Frases a revisión: “Estamos utilizando el censo precisamente para que se pague a quien se le debe de pagar. Si tenemos una plaza que realmente no se está ocupando, si es un aviador o si no está desempeñando las labores que conforme al derecho deben desempeñar, no se les va a pagar”.

Autor: Luis Videgaray. Secretario de Hacienda. 

Fecha y Lugar: 17 septiembre 2014 en entrevista con Carlos Loret de Mola.

“Lo advertimos hace mucho tiempo: el maestro que no se cense y no quede en la nómina, pues no va a recibir pago; así de sencillo: no va a recibir pago”.

Autor: Emilio Chuayffet. En ese entonces, secretario de Educación Pública. 

Fecha y Lugar: 2 de abril 2014. Gira de trabajo en Cuernavaca, Morelos.

Calificación de El Sabueso: Falso

Imagen: Animal Político.
Imagen: Animal Político.

Con la aprobación de la reforma educativa, el gobierno federal prometió, a través de los secretarios de Hacienda y de Educación Pública, que se acabarían los pagos a maestros que no dieran clases y que estuvieran ausentes de las escuelas. Esto no está ocurriendo y, por tanto, El Sabueso califica esta promesa como falsa.

Los resultados del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (CEMABE) dieron a conocer, en 2014, que existen al menos 184 mil registros de maestros que están jubilados, muertos, renunciaron o simplemente nadie conoce y a los que se les paga un salario.

La promesa fue depurar la nómina pero, en realidad, el gasto no sólo ha crecido , sino que además los datos de los salarios y del censo muestran que no se ha cumplido con la promesa de usar este último como base para realizar los pagos.

Lejos de usar el Censo, documentos oficiales muestran que la nueva nómina magisterial de cada estado —que desde este año paga el gobierno federal y no cada entidad— es resultado de una negociación que encabezan los gobernadores ante Hacienda.

Los gobernadores solicitan un monto con base en el número de maestros que tiene registrados y Hacienda sólo lo aprueba. En al menos la mitad del país, el número de maestros que dice tener cada estado es superior al registrado en el Censo.

El caso más representativo es Oaxaca. La mayoría de los docentes de esta entidad se negaron a participar en el Censo educativo y en cambio, los adscritos a la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) realizaron su propio conteo, según el cual hay más de 83 mil maestros y 113 mil plazas. Ese conteo, según confirmó el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), se entregó al gobernador, Gabino Cué, quien lo usó como base para conciliar plazas y pedir los recursos federales.

De esta forma, Oaxaca solicitó para su nómina 15 mil 980 millones de pesos, mismos que fueron aprobados casi en su totalidad por Hacienda con una diferencia de sólo 76 centavos.

Pero además, la Secretaría de Educación Pública (SEP) entregó, en la solicitud de información pública 0001100093315, el número de maestros que recibió un sueldo en febrero de 2015 a través de Hacienda. En al menos once estados hay diferencias importantes en comparación con los registros del Censo, como puede verse en el siguiente gráfico.

Maestros censados y maestros que recibieron un sueldo. // Imagen: Animal Político.
Maestros censados y maestros que recibieron un sueldo. // Imagen: Animal Político.

Destacan Oaxaca, Chiapas y Michoacán, en donde no se pudo completar el conteo ante la negativa de los mismos maestros, pero éstos, aunque no estén registrados en el Censo, hoy reciben un sueldo.

Con base en estas pruebas, queda claro que la promesa de pagar sólo a los que estuvieran censados es, hasta el momento, falsa.

Close
Comentarios