Dichos engañosos y discutibles en el informe de AMLO sobre COVID y economía
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Informe al tercer año: Los dichos engañosos y discutibles de AMLO sobre COVID y economía

¿Se recuperaron los empleos tras la pandemia? ¿No hubo problemas en las elecciones? ¿Aumentó poco el gas?Estas son las frases engañosas y discutibles en el informe de AMLO.
Frase
Varias
Autor
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México
Lugar y fecha
Informe a tres años de su triunfo electoral en Palacio Nacional, 1 de julio
Cuartoscuro
2 de julio, 2021
Comparte

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio este jueves un informe a tres años de su triunfo electoral, y presumió cifras de recuperación económica y de la actuación de su gobierno ante la pandemia, sin embargo en su discurso hubo dichos engañosos y discutibles. Estos son algunos ejemplos: 

Frase: “Es satisfactorio informar que de los 20 millones 613 mil trabajadores inscritos en el Seguro Social, antes de la pandemia; se perdieron un millón 395 mil, pero ya hemos recuperado 957 mil 248. De modo que solo nos faltan 438 mil 156 para estar como antes de la crisis sanitaria. Esto lo vamos a lograr en los próximos tres meses”.

Calificación: Engañoso

Si bien ha existido una recuperación de empleos, hay 2.6 millones de personas más en situación de subocupación que en 2020. A principios del año pasado había 4.7 millones de personas subocupadas, y el número aumentó a 7.3 millones en la primera parte de 2021.

Es decir, ha habido recuperación de empleo, pero no al nivel de “antes de la crisis sanitaria”. 

La organización Acción Ciudadana Frente a la Pobreza publicó en su conferencia de prensa de datos nacionales este 1 de julio de 2021 que el semáforo laboral del país se encuentra en rojo. 

Esto quiere decir que solo el 18% de la fuerza laboral, equivalente a 9 millones de personas, cuenta con seguro social e ingresos suficientes para la canasta familiar. 

Durante la pandemia, se perdieron 2.3 millones de trabajos con ingreso mínimo suficiente, según la información de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, pues en 2020 había 18.20 millones de empleos con ingresos mayores a 2 canastas básicas, y en el primer cuarto de 2021 hay 16.4 millones que tienen estos ingresos. 

De acuerdo con este cotejo de datos realizado por Animal Político en enero de este año el 83% de las fuentes de trabajo recuperadas en el periodo de julio a noviembre de 2020 fueron empleos eventuales o con salarios precarios. 

Durante mayo de 2021 se crearon 38 mil 961 puestos de trabajo afiliados al IMSS, sin embargo de acuerdo con la tabla interactiva del propio Instituto la mayoría se encuentra al 17 de junio en la categoría salarial más baja, pues 5 millones 521 mil 990 personas están en el rango mayor a 1 a 2 salarios mínimos.  

La segunda categoría en la que se encuentran más personas registradas, hay 4 millones 384 mil 681, es en la de mayor a 2 y hasta 3 UMA, la segunda opción con el salario más bajo. Por el contrario, los números decrecen drásticamente mientras aumenta el salario.

Frase: “Pudimos celebrar una de las más numerosas y competidas elecciones… sin problemas mayores… en Guerrero por ejemplo ningún candidato sufrió agresiones y casi lo mismo aconteció en la mayoría de los estados”

Calificación: Engañoso 

Es cierto que no hubo “masacres” durante los comicios del 6 de junio, tal como dijo el presidente, pero esta campaña electoral ha sido una de las más violentas de la historia: fueron asesinados 102 políticos, de los cuales 36 eran aspirantes y candidatos, de acuerdo a datos de la consultora Etellekt.

El 6 de junio hubo incidentes aislados de violencia y actos de intimidación en diez estados, según reportó la Fiscalía General de la República (FGR). Por estos casos la autoridad abrió 76 carpetas de investigación.

En la campaña, también se registraron mil 66 agresiones a candidatos, que van desde amenazas e intimidaciones, hasta ataques, golpes, secuestros y homicidios. 

En el panorama nacional, las agresiones aumentaron un 38% en comparación al proceso electoral 2017-2018, cuando se registraron 774. 

Ejemplo de ellos fueron los ataques a las casillas y a sus funcionarios en Metepec, Estado de México; Zona Mixteca de Oaxaca; y Santiago de Laollaga, también en Oaxaca. En este último, el incidente dejó dos muertos según reportó El Piñero.  

En cuanto a Guerrero, el presidente dijo que “ningún candidato sufrió agresiones”, sin embargo en su reporte más reciente Etellekt tenía el registro de 59 agresiones y 8 homicidios de candidatos en dicho estado durante el proceso electoral.

Entre los casos reportados en medios está el secuestro de Marilú Martínez, candidata de Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Cutzamala, quien horas después fue liberada. 

También está el caso de la agresión a balazos hacia José Alberto Alonso Gutiérrez, candidato a la presidencia de Acapulco por el partido Fuerza por México.  Y el asesinato de Ulises Fabián Quiróz, candidato por la alianza Partido Verde y Revolucionario Institucional, candidato a la alcaldía de Chilapa. 

En la evaluación nacional, el estado se ubicó como el quinto estado con más agresiones a candidatos y el cuarto estado con más aspirantes asesinados, aunque hubo una disminución en la violencia hacia los candidatos guerrerenses en comparación al proceso electoral pasado, cuando se reportaron 87 agresiones y 29 asesinatos. 

Otro de los episodios violentos en el proceso en México fue el secuestro de 9 operadores electorales de los partidos Morena y Revolucionario Institucional, en el estado de Sinaloa. 

Frase: “Aún cuando en estos sensibles y tristes acontecimientos no es correcto hacer comparaciones, me limito a decir que nuestro país no está colocado, ni en América, ni en el resto del mundo, en los primeros lugares en mortalidad por COVID”

Calificación: Discutible

El presidente López Obrador afirmó que el país no está colocado en los primeros lugares de mortalidad por COVID, pero su frase es discutible, pues depende de cómo se analicen las cifras de defunciones de la Secretaría de Salud; y qué datos se tomen en cuenta. 

Si se compara a México en un contexto internacional, ocupa el lugar número 21 a nivel mundial, con mil 807 muertes por millón de habitantes, de acuerdo con Our World in Data.

Aunque en América, considerando así la tasa, México se ubica en séptimo lugar. Entre los primeros 10 luego de Perú (5,833 muertes por millón), Brasil (2,437 muertes por millón), Colombia (2,093 muertes por millón), Argentina (2,086 muertes por millón), Estados Unidos (1,826 muertes por millón) y Paraguay (1,807 muertes por millón).

Pero en ninguno de esos listados se considera lo que se conoce como “el exceso de mortalidad”, ni en México ni en otros países. 

Como te contamos en esta nota, desde que inició la pandemia y hasta el 22 de junio, en México se ha registrado un exceso de mortalidad de 47%, lo que significa que murieron 493 mil 503 personas más de las esperadas en este periodo.

De estas defunciones, el 71% tienen confirmación de muerte por COVID-19, por lo que alrededor de 350 mil personas murieron a causa del virus, según este conteo. En contraste con lo que la Secretaría de Salud reporta diariamente, que hasta el 22 de junio el acumulado era de 231 mil 505 muertes.

El número preciso de personas que murieron por COVID no se conoce todavía, y sin considerar el exceso de mortalidad que ha provocado la enfermedad tanto en México, como en el mundo, es imposible tener certeza del tamaño verdadero de la tragedia en el mundo.  

Frase: “No titubeamos en destinar recursos a la atención de la pandemia. En 15 meses, el presupuesto de salud se ha incrementado en 70 mil millones de pesos. Se terminaron, reconvirtieron y equiparon hospitales; se contrató y capacitó a más de 70 mil trabajadores de la salud”

Calificación: Engañoso

Una revisión del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) y de los informes trimestrales Sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública, que publica la Secretaría de Hacienda, confirma que hubo un incremento en el presupuesto asignado a Salud, pero los reportes oficiales también muestran que aunque se han tenido esos recursos disponibles no se han gastado.

Es decir, que ha existido un subejercicio del presupuesto de Salud, incluso en medio de la pandemia de COVID.

El  presupuesto a Salud aumentó 67.5 mil millones de pesos en los últimos dos ejercicios fiscales: en el PEF 2019, a ese rubro se asignaron 597.1 mil millones de pesos, presupuesto que aumentó a 664.6 mil millones de pesos en el PEF 2021. La cifra de incremento es cercana a la que mencionó el presidente López Obrador en el informe que rindió este jueves en Palacio Nacional.

Visto en años fiscales, de 2019 a 2020, el presupuesto de Salud incrementó 31 mil millones de pesos, y, de 2020 a 2021, otros 36.4 millones.

Sin embargo, como ya se mencionó, no es lo mismo presupuestar que ejercer el gasto. Los informes trimestrales publicados por la Secretaría de Hacienda señalan que el gobierno federal ha subejercido el dinero destinado a Salud.

Por ejemplo, en el segundo trimestre de 2020 (abril a junio), al comienzo de la pandemia, el presupuesto programable en Salud tuvo un subejercicio de 11.4 mil millones de pesos (de 260.5 mil millones de pesos programados para el periodo, se gastaron 249 mil millones, 4.3% menos).

En el tercer trimestre de ese año (julio a septiembre), mientras los contagios y decesos por COVID-19 iban al alza y los hospitales se saturaban, el subejercicio se agudizó, pues se dejaron de gastar 20.8 mil millones de pesos (se ejercieron 413.8 mil millones de pesos, de 434.6 mil millones programados, esto es, un 4.7% menos).

Hacia el cierre del año, cuando hubo una segunda ola de contagios y el sistema sanitario estuvo al borde del colapso, el gobierno federal arrastraba un subejercicio millonario del presupuesto de Salud.

No obstante, el boquete fue ‘subsanado’ mediante una maniobra documentada por México Evalúa, pues se inyectó 46 mil millones de pesos a un fideicomiso de salud, y dicha transferencia fue contabilizada como gasto, aunque no existe evidencia de que los recursos se hayan, efectivamente, ejercido.

El movimiento surtió efecto. El reporte de Hacienda del último trimestre de 2020 (octubre a diciembre) indica que se tenía programado un presupuesto de Salud de 628.2 mil millones de pesos, pero se ejercieron 646.7 mil millones (18.5 mil millones de pesos más). Es decir, la inyección de recursos al fideicomiso no sólo subsanó el subejercicio que venía arrastrando el gobierno, sino que también contó como sobreejercicio.

“En todo caso, ese incremento en el gasto de salud se dio sobre todo en el cierre del año”, explica México Evalúa, “y en mayor medida es resultado de una transferencia atípica de recursos (46 mil millones de pesos) que hizo la Secretaría de Salud al Fideicomiso del Fondo de Salud para el Bienestar. Resultado: el gasto observado en diciembre de 2020 fue 46% mayor al de diciembre de 2019”.

“Sin embargo”, prosigue el análisis, “no tenemos certeza de que los recursos transferidos al fideicomiso se hayan efectivamente gastado, debido a la falta transparencia y rendición de cuentas que caracterizan a esta figura. Sólo si se gastan, esa transferencia habrá efectos sobre la población. Eso sí, ese movimiento fue muy útil para disminuir el tamaño del subejercicio que se fue acumulando durante los primeros 11 meses del año en el gasto en salud. Transferir recursos del PEF a fideicomisos se contabiliza como gasto, aunque no se gasten”.

En 2021, la tendencia al subejercicio del presupuesto en Salud se repitió. Para el primer trimestre del año (enero a marzo), se programaron 137.2 mil millones de pesos, pero se gastaron 128.4 mil millones, un subejercicio de 8.8 mil millones de pesos (aún no está disponible públicamente el informe del segundo trimestre, correspondiente a abril, mayo y junio).

Frase: El gas ha aumentado un poco por encima de la inflación”

Calificación: Falso

El presidente reconoció no haber cumplido el compromiso de evitar el aumento en el precio del gas, aunque afirmó que este ha sido de “un poco por encima de la inflación”. La realidad es que el incremento de este combustible durante su gobierno ha sido de 22.08%, más del doble de la inflación.

Según cifras de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), en diciembre de 2018 –el inicio del gobierno de López Obrador–, el costo promedio a nivel nacional del litro de gas era de 10.37 pesos. Pero en mayo de 2021, el precio promedio nacional fue de 12.66 pesos. Es decir, aumentó 22.08%.

Este aumento se percibe mejor cuando se paga por varios litros de gas. 

Por ejemplo, en diciembre de 2018 cargar 50 litros de gas implicaba desembolsar 518.50 pesos, pero en mayo de 2021 la misma cantidad costaba 633 pesos. 

López Obrador sostiene que el aumento de los combustibles se ha mantenido igual que la inflación, según la calculadora del Inegi, desde diciembre de 2018 hasta mayo de 2021 ha sido de 9.12%.

En este sentido, el incremento en el precio del gas ha superado el doble de la inflación.

Como te contamos en este video, el aumento de otros combustibles como la gasolina y la electricidad sí se ha mantenido al margen de la inflación desde el inicio de su gobierno.

Frase: “En materia de seguridad pública también hemos avanzado… en el tiempo que llevamos en el gobierno los homicidios han disminuido 2%”

Calificación: Mentir con la verdad

Cifras del Secretariado Ejecutivo –que retoma los datos proporcionados por las fiscalías estatales– indican que de enero a mayo del año pasado se registraron 14 mil 673 asesinatos en el país en comparación con los 14 mil 243 homicidios dolosos durante el mismo periodo de este 2021.

Es decir, de un año a otro hubo una reducción del 2.93%, cifra cercana a la que dio el mandatario.

Ahora bien, en el periodo previo, de enero a mayo de 2019, hubo 14 mil 218 homicidios dolosos. Al comparar con la cifra de 2020, entonces hubo un incremento de 3.2%.

Si la comparación se hace entre las cifras de 2019 con las de enero a mayo de 2021, se obtendría también un incremento de 0.18% en los homicidios dolosos.

Y si se revisan las de 2018, previo a la llegada de López Obrador al gobierno, contra las de este año, la diferencia es que los homicidios han aumentado 5.3% en el periodo. 

Sí bajó la cifra de víctimas en 2020-2021, pero en la comparación de cualquiera de los tres años del gobierno de López Obrador con el último de Peña Nieto, se registra un alza de homicidios.

Las declaraciones del mandatario sobre los supuestos avances en seguridad pública se dan además poco después de masacres como la de Reynosa, donde fueron asesinadas 15 personas inocentes, o la de Zacatecas, donde 18 personas murieron en enfrentamiento.

“Tenemos hasta el momento, en lo que va del sexenio, 88 mil 841 víctimas de homicidio doloso y feminicidio, y tan solo en lo que va de este sexenio se han presentado más carpetas de investigación de homicidios que en el total del sexenio anterior”,  comentó Lisa Sánchez, directora de México Unido Contra la Delincuencia, en una entrevista con W Radio el 23 de junio pasado. 

Hay un aumento del 80% en el número de carpetas de investigación de homicidios, respecto al sexenio de Peña Nieto, detalló.  

“Y si comparamos eso entre Peña y (Felipe) Calderón… sí vemos que Peña aumentó un 37% en este mismo periodo. Entonces, llevamos tres sexenios de un aumento tremendo en la violencia homicida”.

Frase: “La inflación se mantiene estable”

Calificación: Verdadero

El presidente hizo esta declaración en su informe justo una semana después de que se diera a conocer que la cifra de inflación a la primera quincena de junio fue de 6.02% anual, números que sorprendieron a analistas y ante los que luego el Banco de México anunció un incremento de 25 puntos base en la tasa de interés de referencia.

La inflación general acumuló cinco quincenas consecutivas por encima del rango objetivo del Banco de México, según indicó el #SemáforoEconómico de México ¿cómo vamos? 

“Yo no veo ese comportamiento en la inflación (que sea estable), porque que se estuviera manteniendo estable es que siguiera los mismos niveles que llevaba mucho tiempo, y eso simplemente no ha sucedido”, mencionó la economista Valeria Moy, agregando además el punto de que la simple “estabilidad” de una cifra no es positiva, pues por ejemplo tener cifras “estables” de tasas de 6% en la inflación no es algo benéfico, y significa a fin de cuentas un alza constante en los precios. “No quieres tener tasas estables al 6%”, refirió Moy.

Si por estabilidad López Obrador se refería a que la inflación no se ha disparado, es cierto que el indicador quincenal durante su gobierno no ha subido más de 6.08%, aunque en meses recientes se ha tenido un alza.

La tasa anual de inflación de la primera quincena de enero fue de 3.3%, en la de febrero 3.84%, marzo 4.12%, y en abril ya subió a 6.05%, en mayo 5.8, y en la primera quincena de junio 6.02%. Estas gráficas de México, ¿Cómo Vamos? muestran la variación de 2021.

Frase: “El peso no se ha devaluado durante los primeros dos años y medio de nuestro gobierno”

Calificación: Verdadero

Respecto a esta declaración, Moy comentó que el tipo de cambio es flexible, “cambia todos los días”, y al hacer una afirmación sobre su comportamiento se deben establecer muy bien cuál es el periodo que se está comparando.  

“Todo depende de cuál es tu fecha de inicio y cuál el final. Tú puedes tomar cuál fue el tipo de cambio el 1 de diciembre de 2018, y ver el tipo de cambio hoy y hacer una comparación, y puede ser que en ese lapso no haya habido depreciación”, refirió.

Haciendo esa acotación, Moy dijo que en términos generales “yo no hablaría de que en este gobierno se ha visto una depreciación importante en la moneda”, tal como mencionó el presidente, pues el 1 de diciembre de 2018 y ahora el dólar estaba a unos 20 pesos, aunque en ese lapso sí han existido episodios de volatilidad financiera.

¿Y por qué no ha habido depreciación? Moy refirió que la entrada de remesas, a niveles récord, ha ayudado para que no ocurra. “Entran remesas y están entrando muchos dólares, si entran muchos dólares el dólar es barato”.

Verificación de Siboney Flores, Regina López Puerta, Brenda Torres, Lidia Sánchez, Arturo Daen, Zedryk Raziel y León Ramírez

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.