Falso que exista síndrome de radiación 5G y que vacunas tengan grafeno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Es falso que exista un síndrome de radiación 5G y que las vacunas tengan grafeno

La interacción que habitualmente tenemos con nuestros aparatos eléctricos, incluidas las redes de telefonía móvil, está regulada y es considerada “no ionizante”.
1 de marzo, 2022
Comparte

Si te vacunaste contra COVID-19, no es necesario meter los pies en agua con sal, ni alejarte de los electrodomésticos como dice una publicación en Facebook. El texto asegura que se trata de medidas preventivas para no desarrollar el “síndrome de irradiación 5G”, que se potencializa en las personas que tienen en su organismo óxido de grafeno, pero nada de lo que dice la publicación es verdad. 

Para empezar, la interacción que habitualmente tenemos con nuestros aparatos eléctricos, incluidas las redes de telefonía móvil, está regulada y es considerada “no ionizante”, se ha documentado que en condiciones normales no perjudica la salud del ser humano; tampoco es verdad que las personas vacunadas tengan óxido de grafeno en su organismo. 

También lee: Falso que haya grafeno en las vacunas para dañar a las personas

Sin embargo, la publicación que ya se compartió más de mil veces asegura que: “El organismo no está preparado para hacer frente a este tipo e intensidad de radiación, cuyos componentes eléctrico y sobre todo el magnético interfieren con los procesos celulares y activan sobre todo las respuestas inmunológicas hacia la alergia, inflamación sistémica, alteración neurológica y cardiovascular”. 

Además, enlista una serie de supuestos síntomas que van desde mareos e insomnios, hasta “Fibromialgia” y pesimismo.

En los comentarios, otros usuarios agradecieron la supuesta información, pero también hubo quien aprovechó para hacer un llamado a organizarse, para destruir las antenas de telefonía celular.

La red 5G no causa daños al organismo 

Para entender el tema, lo primero que tenemos que saber es que estamos expuestos a radiación tanto de fuentes naturales como artificiales, y se presentan en dos formas: radiación ionizante (como rayos X y gamma) y no ionizante (como radiofrecuencia o microondas).

De acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, la diferencia reside en que “a diferencia de los rayos X y otras formas de radiación ionizante, la radiación no ionizante no tiene suficiente energía para eliminar electrones de átomos y moléculas”.

En opinión del doctor Israel León Pedroza, académico del departamento de bioquímica de la Facultad de Medicina de la UNAM, lo que la publicación de Facebook hace es utilizar un término médico como síndrome de irradiación aguda —que es causado por partículas ionizantes—; y equipararse a la radiación que emiten las ondas electromagnéticas, lo cual considera es un error.

El especialista explicó a Animal Político que las partículas ionizantes son aquellas que tienen tanta energía que son capaces de generar cambios en el material biológico que alteren el funcionamiento del organismo, por ejemplo, pueden dañar las proteínas o el ADN.

Por otro lado, para las ondas no ionizantes como las electromagnéticas que utilizamos para radio o telecomunicaciones “se han hecho numerosos estudios para verificar su seguridad, y en ninguno se ha logrado demostrar que haya riesgo para la salud”, señaló. 

Reconoció que hay algunas radiaciones electromagnéticas, como la luz ultravioleta que produce el sol o fuentes artificiales como lámparas, que sí pueden generar algún daño, principalmente en la piel tras la exposición prolongada y directa. 

Sin embargo, “la radiación electromagnética no genera ningún riesgo a ninguna persona vacunada o no vacunada. La radiación ionizante afecta a cualquier persona sin que la vacunación sea un factor de protección o de riesgo”, dice León Pedroza.

¿Qué es la red 5g? 

El doctor Antonio Juárez Reyes,  secretario académico del Instituto de Ciencias Físicas de la UNAM, campus Morelos, explicó a Animal Político que la red 5G es un sistema que proporciona comunicación inalámbrica usando la transmisión de ondas electromagnéticas, es decir ondas de radio, como las que se han usado desde hace muchas décadas. 

“La red 5G usa frecuencias más cortas y por esa característica  puede compactar más información”, señaló. También explica que entre sus características está que permite compartir mucha información a mayor velocidad. 

“Estas ondas de la 5G son de la misma naturaleza que la luz, nada más que no las vemos. Al igual que la luz si uno se acerca mucho a una fuente de ondas electromagnéticas pues uno se puede quemar. Pero las ondas per sé, a través de las que nos comunicamos, están a una distancia tan lejana de nosotros que su efecto es 5 veces debajo del umbral en el que la luz le puede a uno hacer daño”, señala Juárez Reyes. 

A decir del especialista, esta tecnología requiere que las torres se ubiquen más cerca unas de otras, pero al tener menos distancia que las ocupa por ejemplo la 4G, la intensidad de radiación por torre es mucho menor.   

“La intensidad de la radiación de todas las fuentes que se mencionan (laptop, microondas, televisión, celulares, etcétera) están reguladas, se han medido, se contrata con el uso de grandes poblaciones y no hay registro de daños a la salud”, dice Juárez Reyes.

Las vacunas no tienen grafeno 

El doctor León Pedroza también explicó que en las vacunas se utilizan intencionadamente componentes para generar respuesta inflamatoria controlada y local para activar al sistema inmunitario, pero el grafeno no forma parte de estos componentes en ninguna de las vacunas conocidas y autorizadas. 

“El grafeno es una forma de carbón qué está en los lápices, pero no tiene nada qué ver con la inmunización ni con las vacunas”, dice Juárez Reyes. 

Desconectar aparatos eléctricos no es mala idea, pero en beneficio del medio ambiente 

Una de las recomendaciones que la publicación de Facebook hace es desconectar los aparatos que no estén en uso. A decir del doctor León Pedroza, “a veces tenemos que hacer cosas buenas por las razones correctas”. 

En este sentido, el especialista dice que hay que recordar que tenemos un problema ecológico en donde el uso inadecuado de la energía genera problemas a nivel ambiental, por lo que buscar utilizar menos energía siempre debe ser una prioridad para todos, y esto se puede lograr justo utilizando menos aparatos eléctricos y desconectar lo que no esté en uso. 

Pero dice que nada de esto tiene qué ver con evitar un riesgo directo para la salud de las personas. 

Por  cierto, el doctor León Pedroza también confirmó que meter los pies en agua caliente con sal “no tiene ninguna función sobre la biología humana, el sistema inmunitario o el metabolismo”. 

El efecto de la radiación en la salud se investiga de forma constante 

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer, y con base en el análisis de diversos estudios científicos, hasta ahora no se ha identificado ningún mecanismo por el que los campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja, como la que producen los celulares y los electrodomésticos, podrían causar cáncer. 

“Al contrario de la radiación (ionizante) de alta energía, los CEM de la parte no ionizante del espectro electromagnético no pueden dañar al ADN o a las células directamente. Algunos científicos han especulado que los CEM de FEB podrían causar cáncer por otros mecanismos, como al reducir las concentraciones de la hormona melatonina”, señala. 

La Organización Mundial de la Salud, por su parte, señala que “hasta la fecha, y después de muchas investigaciones realizadas, no se ha relacionado causalmente ningún efecto adverso para la salud con la exposición a las tecnologías inalámbricas”. 

Pero detalla que solo se han realizado unos pocos estudios en las frecuencias que utilizará 5G, por lo que está realizando una evaluación y revisará más la evidencia científica relacionada con los posibles riesgos para la salud.

En conclusión: No existe el síndrome de radiación 5G, y no es necesario tomar medidas para prevenirlo. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.