Falso que al quitar Escuelas de Tiempo Completo se conserven sus beneficios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Falso que se conserven beneficios de Escuelas de Tiempo Completo con el programa de entregas directas

Al eliminar Escuelas de Tiempo Completo el gobierno transfirió el presupuesto a La Escuela es Nuestra, programa enfocado en infraestructura y no en dar elementos para jornadas extendidas.
Frase
'No se terminaron los beneficios del programa de Escuelas de Tiempo Completo, sólo la forma de entregar los recursos, ahora se hará sin intermediarios'
Autor
Ana Elizabeth Vilchis, conductora de la sección Quién es Quién en las Mentiras
Lugar y fecha
Palacio Nacional, 16 de marzo de 2022
Cuartoscuro Archivo
17 de marzo, 2022
Comparte

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador eliminó Escuelas de Tiempo Completo para transferir su presupuesto al programa La Escuela es Nuestra (LEEN), donde se dan recursos a comités de padres de familia para mejoras de “infraestructura física, equipamiento y materiales para el apoyo educativo”.

En las reglas de operación de La Escuela es Nuestra, publicadas el 28 de febrero de este año, no se tienen contemplados los componentes de servicio de alimentación y de horario ampliado en las escuelas de educación básica.

Así que no, no se conservan los mismos beneficios de Escuelas de Tiempo Completo, como dijo Elizabeth Vilchis, conductora de la sección Quién es Quién en las Mentiras del gobierno federal, quien aseguró que “no se terminaron los beneficios del programa de Escuelas de Tiempo Completo”. 

Así lo mencionaron especialistas:

“Al día de hoy en términos del acuerdo publicado en el DOF de febrero no se puede destinar recursos a alimentación y jornada ampliada. En segunda, esas mismas reglas de operación publicadas por la SEP establecen que los recursos se tienen que entregar al CEAP (Comité Escolar de Administración Participativa), situación que viene desde 2011”, detalló Alejandra Donají, especialista en derechos humanos, discapacidad y género.

“No existe en ningún lugar oficial que el programa debe cumplir con esos dos objetivos (alimentación y jornada ampliada)”, coincidió Laura Ramírez, directora de Activación de Mexicanos Primero, sobre las reglas de operación.

“No es solamente un tema de cómo se entrega el dinero, es un tema de que si los objetivos no están planteados oficialmente en las reglas de operación no existen esos objetivos, aunque un juez ya había ordenado que sí los incluyeran”. 

El Sabueso contactó a Presidencia, para saber si querían hacer una precisión sobre el dicho en la conferencia mañanera, pero hasta la publicación de este texto no habían respondido.

Sustitución por un programa cuestionado

Desde 2020, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador comenzó a reducir el presupuesto para el programa de Escuelas de Tiempo Completo. De tener 10 mil 189 millones de pesos en 2019, el siguiente año bajó a 5 mil 100 millones, y en 2021 y en 2022, ya no se le dio presupuesto.

La Escuela es Nuestra, en cambio, pasó de una asignación de  7,280 millones en 2020, a una de 12,280 en 2021, y de 13,964 en 2022.

Con el programa de Escuelas de Tiempo Completo estudiantes recibían alimentos en sus planteles y  tenían acceso a actividades educativas o deportivas en horario extendido, de 6 u 8 horas por jornada en las zonas más marginadas del país. 

Después de 14 años de operación, en el 2020 se contaba con 27 mil planteles en todo el país, aplicando ese programa, de los cuales 19 mil eran indígenas y rurales, de acuerdo con el segundo informe de Gobierno de López Obrador. 

Con la publicación de la SEP en el Diario Oficial de la Federación en febrero de 2022 se confirmó que el programa se eliminaría, para transferir sus recursos a La Escuela es Nuestra.

Dicho programa promueve la participación de la comunidad escolar, para que los padres de familia decidan sobre los recursos destinados a mejorar las condiciones de los espacios educativos públicos de nivel inicial, preescolar, primaria y secundaria. 

Esto, con la construcción de aulas, baños, laboratorios, adquisición de mobiliario, computadoras, tabletas, televisores, compra de materiales educativos, entre otros. 

Sin embargo, la Auditoría Superior de la Federación ha señalado presuntas irregularidades en su operación, como la falta de certeza sobre 573 millones de pesos en 2020, sobre si realmente fueron gastados para mejorar la infraestructura de los planteles, el objetivo del programa. 

Lo anterior, por falta de mecanismos de control, supervisión y seguimiento de los apoyos otorgados, de acuerdo con la Auditoría. 

“Hasta el momento tampoco hay claridad sobre qué en infraestructura, cómo se puede usar, qué decisiones pueden tomar los comités”, señaló Ramírez. 

“Entonces también el tema de infraestructura aunque es el que más explícitamente está contemplado hace falta pues esa declaración puntual, de que sí sea para recuperar las escuelas que vivieron destrozos después de la pandemia, y que no se vaya el dinero a obras innecesarias en este momento”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.